Abril es el mes de la declaración anual para personas físicas. Les quedan 9 días para presentarla.

Yo ya la presenté y tuve un saldo positivo que estoy esperando me regrese el SAT pronto. ¡Yay!

(Si no sabes si debes o no presentar declaración anual da click aquí y lee lo que dice el SAT)

El proceso para presentar la declaración no fue el más sencillo. Entre las cosas que más trabajo me cuestan es esto de pedir a los clientes de todo el año que me entreguen una constancia de retención de impuestos para tener todos los papeles en orden. Hay clientes que me la dieron un minuto y medio antes de que presentara mi declaración. Pero estos son los gajes del trabajador independiente.

Otro de los rubros importantes en esta declaración anual son los gastos personales para deducciones. Hay que saber qué puedes deducir y tener siempre comprobantes válidos con RFC y domicilio fiscal. Estos papeles los tienes que guardar por cinco años por si Hacienda te quisiera hacer una revisión o auditoría después. (Abajo pongo una lista de las deducciones básicas).

Y finalmente, no se pongan a hacer su declaración anual si no tienen esto a la mano:

- Todas las constancias de percepciones y retenciones de 2013.
- Declaraciones mensuales al corriente.
- Recibos de honorarios o facturas de los gastos que vas a deducir y que están relacionados con tu actividad.
- Recibos de honorarios o facturas de pagos que realizaste en 2013.
- Recibos o facturas de pagos de colegiaturas.
- Contraseñas de acceso a los servicios electrónicos del SAT o la Firma Electrónica Avanzada (FIEL).
- Tu RFC.
- Constancia de percepciones y retenciones.
- Tu Clabe para que la pongas en caso de que haya saldo a favor.

Estos son algunos de los rubros básicos que luego se olvidan:

1- Honorarios médicos, dentales y gastos hospitalarios.
2. Medicinas incluidas en facturas de hospitales.
3. Gastos funerarios.
4. Seguros de gastos médicos.
5. Intereses del crédito hipotecario de tu casa.
6. Donativos no onerosos ni remunerativos (no más del 7% de los ingresos acumulables).
7. Aportaciones para el retiro (depositados en tu afore o planes personales de retiro y no más de 5 salarios mínimos elevados al año o 10% de tus ingresos, lo que sea menor).
8. Transporte escolar obligatorio.

Aquí les dejo la liga a la declaración anual del SAT para que empiecen ya.

Y la liga al SAT donde explican todo para personas físicas. 

Dos cosas mas que me sirvieron. Uno de mis clientes no me dio mi retención de impuestos a tiempo para el día que yo quería hacer mi declaración. La hice sin esa constancia porque pude registrar (gracias a que ya casi todo está automatizado y es electrónico) a la empresa y el SAT me lo tomó por bueno. No obstante, recomiendo tener todas las constancias para no tener problemas futuros.

Y para los que esto de pagar impuestos les da flojera… lean esto que son las multas que podrían tener que pagar – hasta 22,500 pesos.

Para los que siguen con dudas, llamen a InfoSAT: 01 800 46 36 728 (en México), y 1 877 44 88 728 (desde Estados Unidos y Canadá), de lunes a sábado de 8:00 a 21:00 horas. 

Espero sus experiencias pagando impuestos en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina o Facebook facebook.com/vivircomoreina. 

 

                                                                                                                    


En México, 7 de cada 10 retirados cuenta con una vivienda de su propiedad, es decir un inmueble que está a su nombre, según datos de la última encuesta de Amafore sobre la situación que enfrentan las personas en edad de retiro, publicada en agosto de 2013.

Este es un dato positivo, sí, hasta cierto punto.

Los ladrillos son el patrimonio que en México más se valora y el que se tiene, pues si bien los viejitos de hoy tienen casa, 4 de cada 10 trabajan y de éstos el 83% lo hace porque necesita el dinero. Solo 16% de los adultos mayores a los 65 años que trabajan lo hacen porque quieren mantenerse activos.

De los que trabajan 77% tienen ingresos menores a los 5,500 pesos al mes. Además de que 7 de cada 10 cuentan con dependientes económicos.

Y el escenario se va poniendo más gris.

28% de los encuestados dependen económicamente de alguien más y en su gran mayoría, quienes los apoyan o mantienen son los hijos.

Imagino que los hijos quizá no tengan casa propia y vivan en la de sus padres o renten, este dato no viene en la encuesta, lo asumo porque 4 de cada 10 dice que para sus hijos es difícil o hasta muy difícil mantenerlos. El dinero que quizá podrían ahorrar para la adquisición de un inmueble se va en la ayuda a sus padres.

Y la cereza en el pastel o la lección de todo esto para las siguientes generaciones es que solo 2 de cada 10 hizo planes para el momento de su jubilación y su vida después de los 65 años. 63% dice que no ahorró porque no le alcanzaba para eso.

Los ladrillos son un gran activo patrimonial, es positivo que tan alto porcentaje tenga casa. Pero es preocupante que sigan trabajando por necesidad, porque entonces es muy probable que el mantenimiento de la casa sea un peso. Por eso tantos reciban ayuda de sus hijos para no solo ellos, sino sus dependientes económicos.

La planeación, las metas a futuro y el ahorro para enfrentar esta etapa de vida son esenciales. Jóvenes, ahora que pueden trabajar, planeen, establezcan metas y ahorren  para llegar a las canas con casa y dinero para disfrutar la vida.

 

 


¡Qué bien cae un dinero extra! Pero, antes de salir a gastarlo, piensa cómo podrías aprovecharlo mejor.

Es la temporada del reparto de utilidades. Las empresas obtienen ganancias cada año por su actividad productiva o los servicios que ofrece, y debe compartirla con sus empleados -los que realmente ayudan a conseguir esas ganancias-. Por lo tanto, entre mayo y junio muchos recibirán un dinerito extra.

¿Cómo funciona?
Si trabajaste al menos 60 días en el año tienes derecho a este dinero.

¿Cuándo recibirás?
No todos los años es igual, así que no es un monto que puedas tener claro en tu presupuesto, porque el cálculo, según datos de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet) depende de los días que trabajaste en el año y tu sueldo.
Por cierto, si ya no trabajas en la empresa porque cambiaste de trabajo a la mitad del año, puedes ir por tu parte correspondiente.

Las empresas que no dan:
No toda empresa está obligada a dar reparto de utilidades. Por ejemplo: las de reciente creación, las de asistencia privada sin fines de lucro, las que no hayan obtenido un ingreso anual declarado al Impuesto Sobre la Renta de menos de 300,000 pesos, el IMSS y las instituciones públicas descentralizadas con fines culturales, asistenciales o de beneficencia.

¿Para qué lo puedo usar? (Y esto aplica para cualquier dinero extra, desde el reparto hasta los bonos, premios, y también si te ganaste la lotería).
1. Paga deudas. Si tienes deudas, aprovéchalo para pagarlas y dejar atrás el pago de intereses.

2. Adelanta créditos. Si tienes una hipoteca, un crédito hipotecario, personal o de nómina, y en el contrato no se penalizan los adelantos, usa el dinero para una aportación a capital y bajar así tu mensualidad o el plazo de la deuda.

3. Invierte. Piensa en esa etapa en la que ya no tengas ingresos -el retiro- y por lo menos usa una parte del dinero para invertirlo en fondos de inversión o en el ahorro voluntario de tu afore.
Si el retiro lo tienes cubierto, entonces piensa en una de tus metas financieras y aporta para lograrla.
Recuerda que debes tomar decisiones inteligentes, antes de ponerlo en cualquier fondo, pide asesoría para encontrar el mejor para tu perfil. Y si vas a hacer aportaciones en tu afore, asegúrate que ésta siga siendo la mejor en comparación con las otras.

4. Empieza tu fondo de emergencia. En teoría deberías tener un ahorro líquido y de fácil acceso de entre 3 y 6 meses de tus gastos fijos para un día o temporada lluviosa. Si no lo tienes, esta es una buena forma de empezarlo.

5. Adquiere un seguro. Si te falta el seguro de vida para uno de los proveedores de la familia, es tiempo de adquirirlo. Si puedes con ese dinero pagar tus seguros de gastos médicos mayores para que todos en la familia estén cubiertos, hazlo. Y si tu coche sigue sin seguro, más te vale que lo adquieras ya. La previsión es necesaria para unas finanzas sanas.

6. Disfrútalo. Si todo lo anterior lo tienes cubierto (sean honestos), entonces puedes usar parte de este dinero extra en un premio, gástalo en lo que traigas ganas y disfruta tu orden financiero.

Si ya recibieron su reparto, ojalá nos compartan cómo lo usaron y cómo tomaron la decisión de que era la mejor opción.

Espero sus experiencias en la zona de comentarios y sigamos la conversación por medio de Twitter en @vivircomoreina y Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina.
 

 


Una vez más algunos de los integrantes del clan financiero nos unimos para hacer una cadena de blogs sobre el dinero, esta vez, pensados en la mujer porque hoy es nuestro día. ¡Feliz día de la mujer!

Si han llegado aquí porque leyeron el blog de Sofía Macías de El Pequeño Cerdo Capitalista, entonces ya se enteraron de si es o no mala educación preguntar el sueldo. (Si no lo han leído, vayan).

A mí me toca hablar de cuando el sueldo que reciben las mujeres es mayor al que reciben sus parejas.

Un par de datos que llaman la atención:
La portada de la revista Time titulada “The richer sex” o algo como “El sexo más rico” dice:
-       4 de cada 10 esposas que trabajan tienen un salario mayor al de su marido. Esto no se traduce en que ganen igual que sus pares, de hecho, las mujeres que trabajan tiempo completo siguen ganando el 81% de lo que gana el hombre en un puesto igual. Eso quiere decir que las mujeres que mantienen sus hogares lo hacen con menos dinero que sus pares hombres.
-       Es probable que en 25 años las carreras de derecho y medicina sean dominadas por el sexo femenino.
-       Las mujeres solteras entre los 22 y los 30 años que viven en la mayoría de las grandes ciudades estadounidenses tienen un ingreso promedio mayor al de sus pares hombres.

Y sí, son datos en Estados Unidos y en México, dirán algunos, la realidad es distinta (aquí una numeralia de la realidad de las mujeres en México). Aquí 40% de las esposas no ganan más que sus maridos. Pero de que hay casos de parejas que viven así, eso es una realidad.

Yo conozco un par. Ellas son las ejecutivas que trabajan y ganan más y sus parejas ayudan en la casa y/o con los hijos. ¿Qué es lo correcto? Nadie sabe, cada pareja debe acomodarse según sus necesidades. Porque el que ella gane más no se traduce en que necesariamente tenga menos tiempo para los hijos. Y el que él gane menos tampoco es equivalente de que pueda tomar el rol de proveedor en casa.

Cuándo les preguntas a ellos si son felices de que sus esposas traigan más dinero a casa, te dicen que sí. Pero, ¿realmente son sinceros?, ¿no les importa que ellas paguen la cuenta en el restaurante?

Pregunté en Twitter y Facebook las respuestas incluían las siguientes frases:
“Intimidante por la educación que nos dieron, pero deberíamos estar orgullosos”.
“Si gana más que yo no me inquieta, los dos ganamos”.
“Me da mucho estar al lado de una mujer exitosa, me impulsa y comparte conocimiento”.
“Que no importa quién aporte más o menos, ambos tienen compromisos en la casa y mucho más con los hijos”.

El mundo laboral ha cambiado. Las mujeres llegan a puestos directivos cuando antes era impensable. Balancean trabajo y casa, proveen dinero y tiempo a la familia. Y sus parejas las ayudan y las impulsan. (Un par de notas al respecto que les pueden interesar: Guerra por las mujeres, Administra tu hogar como a la empresa).

Si estás en esta posición y ganas más que tu pareja o ella gana más que tú, estos tips los pueden ayudar a que las finanzas en pareja no causen estrés emocional:

  1. Tengan una cuenta para los gastos de la casa en la que los dos aporten y los dos puedan comprar cosas sin permisos. Lo que entra ahí es de los dos y ambos pueden comprar lo que crean necesario para la casa.
  2. Hablen de quién paga cuando salen juntos. Habrá a quienes no les moleste que la mujer firme la cuenta incluso frente a los amigos. Habrá a quienes sí. Hablen antes de que hieran sentimientos. Y un detalle, no porque ella firme, quiere decir que ella paga, ¡eh!
  3. Hablen de dinero. Esto no lo puedo dejar de decir. Sin una buena comunicación no hay barrera que detenga las emociones de la relación financiera. Si tienen metas en conjunto y saben por qué cada uno hace lo que hace y aporta lo que aporta, no habrá resentimientos.
  4. Como mujer, por favor no te sientas mal. Si tú eres la que te sientes mal porque tu marido gana menos, a él lo vas a poner en la situación de sentirse incómodo. Entonces, no porque ganes más debe cambiar el arreglo que tenían como pareja.
  5. Dividan responsabilidades: Sean claros de a quién le toca qué en la familia. Y no solo respecto a quién recoge a los hijos de la clase de natación, sino del ingreso de ambos, qué y cuánto es para qué. Para más sobre esto, lean la nota que les compartí un poco más arriba titulada ‘Administra tu hogar como la empresa’.

Este es solo uno de los temas relacionados con las mujeres y el dinero, para seguir leyendo y obteniendo más información, lean el post en el blog de Isela Muñoz, El Peso Nuestro de Cada Día, a quien por cierto hay que felicitar no solo por ser mujer, sino porque su blog hoy cumple 5 años. Su blog de hoy es: Finanzas para mujeres, lo que deberías saber de dinero.

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y en Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina.  


“Si una economía quiere crecer rápidamente debe buscar el capitalismo emprendedor”, dijo Robert E. Litman, coautor del libro Capitalismo bueno, capitalismo malo, en una entrevista con la revista Expansión hace un par de años.

Hoy voy a escribir de esto del emprendedurismo. ¿Cómo se relaciona con las finanzas personales? Nuestros negocios son nuestra fuente de ingresos. El 72% del empleo en México es generado por las Pymes. Muchas de éstas son los negocios de un emprendedor.

México ha hecho varios esfuerzos por buscar impulso al emprendedurismo. En la Secretaría de Economía hay programas interesantes como el Fondo de Apoyo para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (otorga apoyos a proyectos que fomentan creación, consolidación y competitividad) o el Fondo de Innovación Tecnológica (fideicomiso para apoyar a Pymes innovadoras y de desarrollo tecnológico), por mencionar algunos. Y ahora está el nuevo Instituto Nacional del Emprendedor que fue anunciado hace a penas unas semanas.

Todo esfuerzo en esta área me parece valioso. No quiero hablar de lo que hace el gobierno por ayudar a los emprendedores. Sobre todo cuando se sabe que hacer negocios o emprender un negocio no es un camino sencillo. Lo que quiero recuperar y compartir con ustedes son tres reflexiones de tres expertos en el tema de emprender me han dado en entrevistas en los últimos años. Espero les sirvan y los inspiren a emprender, sobre todo, a innovar.

- Abrir un negocio no es lo mismo que ser emprendedor. Emprender implica generar un valor agregado, pero Ernesto Cervera de GEA una vez me dijo que una palabra clave puede ser ‘responsabilidad social’ pues el emprendedor debe tener un impacto en la economía y crear un negocio que repercuta en la multiplicación del empleo, además de ofrecer productos o servicios innovadores.

- La clave es la innovación. Sobre innovación he escuchado a Jana Nieto hablar sin parar. Ella ha dedicado su vida al tema de los emprendedores, antes en la Secretaría de Economía y ahora en 3M. Para ella, si mal no recuerdo una conversación que tuvimos, la innovación no solo de debe o puede dar en los productos o los servicios, sino en la forma de hacer el negocio. Para ella, en la innovación está la propuesta de valor.
En una entrevista que le hice antes de salir de SE me dio este dato:  Si 71 empresas medianas en México dieran el salto a ser grandes y se institucionalizaran, el Producto Interno Bruto (PIB) incrementaría un punto porcentual.
Esto viene al caso porque otro de los programas que existen para apoyo al emprendedor es el de ‘Mercado de Deuda para Empresas’ el cual con apoyo de la Bolsa Mexicana de Valores, la Asociación Mexicana de Capital Privado y Endeavor permite a empresas medianas la posibilidad de tener una calificación bursátil y eventualmente, levantar deuda. Por cierto, hay en México unas 7,000 empresas que podrían interesarse en este programa y que representan ya el 40% del PIB.

- Ten una visión amplia. No puedes tener el deseo de emprender en un X sector si no lo conoces casi a la perfección. Recuerdo que para Rodrigo Villar de New Ventures este era un punto en el que los emprendedores en México debían trabajar. Me decía que el emprendedor debe tener conocer la industria a nivel global, saber dónde está la competencia del otro lado del mundo, no solamente la local, por ejemplo. Para él, en el conocimiento del sector en el que se quiere emprender es donde se encontrarán los nichos del negocio por atender, las fuentes de apoyo y la clave de cómo y por dónde innovar.

Estoy segura de que ustedes, sobre todo si son emprendedores, tendrán otras reflexiones que compartir. Por favor, háganlo.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y Facebook facebook.com/vivircomoreina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Ayer presentaron los resultados de la encuesta de INEGI y Consar titulada: ‘Primera Encuesta Nacional de Trayectorias Laborales’. Es un esfuerzo interesante de las dos instituciones por entender cómo trabajamos en México y qué tanta seguridad social obtenemos por nuestro trabajo.

Uno de los resultados que más asustan, por ejemplo, es que más de la mitad de la población analizada no está afiliada a alguna institución de seguridad social.

Pero lo que quiero compartir hoy en este post son las diferencias entre hombres y mujeres en el ámbito laboral, según los resultados de la encuesta.

De las personas que cambiaron de trabajo en el periodo analizado, un 65.8% de la muestra, la mayoría de los hombres (68.8%) se dedicó a buscar trabajo, mientras que en el caso de las mujeres 33.7% buscó trabajo y 32.7% se dedicó al hogar. Esto no es sorprendente, es probable que las mujeres que regresaron a casa del ámbito laboral lo hayan hecho por un embarazo o el cuidado de los hijos. Lo que me sorprende es que:

1. Un porcentaje mayor de mujeres quiere jubilarse a una edad más temprana, en comparación con los hombres. Es decir, queremos trabajar menos tiempo. 74.4% de las mujeres quieren jubilarse con menos de 60 años, mientras que los hombres el 59% quiere jubilarse antes de cumplir 60. Ojo, no olviden que la edad de retiro estipulada en México es de 65 años.

2.   Si bien un 46.2% de los trabajadores dijeron que ahorran, en porcentaje, las mujeres (47.9%) ahorran menos que los hombres (50.9%).

Con estos tres datos se podría concluir lo siguiente: Las mujeres, cuando dejamos nuestro trabajo, tres de cada 10 regresamos a casa. De las que están en el mercado laboral, 7 de cada 10 ya no quiere trabajar a sus 60 años. Y además, de las que trabajan y se quieren retirar a una edad menor, 5 de cada 10 ahorran.

Es normal que muchas mujeres decidamos dejar el mercado laboral por temporadas largas por el cuidado de los hijos o una enfermedad, pero me parece importante reflexionar por qué queremos trabajar menos tiempo que los hombres y por qué ahorramos menos. Si queremos pasarla bien al jubilarnos, antes de nuestros 60 años, ¿no sería bueno que todas estuviéramos ahorrando? (¿Y, mucho…?)

¿Ustedes qué opinan?

Si quieren leer más sobre los datos de la encuesta, revisen: Mexicanos: más trabajo y ¿más salario?

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y en Facebook

 


El día que te cases vendrán gastos importantes que debas hacer. Independientemente de si quieres una boda real o solo firmar ante el juez y echar unos tacos con los amigos, el matrimonio implica gastos que pueden afectar tu cartera.

Por ejemplo: cambio de casa, comprar una cama, el viaje de luna de miel, el pago del juez civil, o el vestido de novia.

Habrá quien ahorre toda su vida para la boda de sus sueños, habrá a quien le ayuden sus familiares y habrá otros que deban juntar un dinero para el festejo. Y todos, después, deberán ir formando patrimonio con su pareja.

No importa en qué caso estés, y cuánto dinero quieras para tu matrimonio o la vida nueva con tu pareja, una lana extra siempre ayuda.

Y aquí es donde entra tu afore.

¿Qué la afore no es para el retiro?
Sí, la afore es ese dinero que juntas durante años para que el día que te retires puedas tener un colchón. Pero la afore no solo es un instrumento para tener el día de tu retiro, resulta que la afore puede ayudarte con los gastos de tu boda con un beneficio que se llama Retiros por Matrimonio.

¿Cómo funciona el retiro por matrimonio?
-       Debes ser trabajador dado de alta ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y tener afore.
-       Debes tener 150 semanas cotizadas.
-       Puedes retirar 30 días de salario mínimo vigente en el DF a la fecha de la celebración del matrimonio. Esto es equivalente a unos 1,800 pesos.
-       El matrimonio debe haberse celebrado a partir del 1 de julio de 1997.
-       Debes contar con la Resolución de Ayuda de Gastos de Matrimonio del IMSS que pides en la Unidad de Medicina Familiar que te corresponde.
-       Ve a tu afore con la Resolución.
-       La afore te entrega los recursos en un máximo de 5 días hábiles.
-       Solo puedes pedir este beneficio una vez en la vida
-       No se descuentan semanas de cotización al solicitarlo.

¿Qué puedo pagar con 1,800?
Esto ya es cuestión de imaginación, pero les dejo unas ideas:
-       Según esta nota publicada en Dinero Inteligente, por invitado gastas entre 350 y 1,200 pesos, así que el retiro de tu afore puede cubrir de 1 hasta 5 invitados al banquete.
-       Si se fueran de luna de miel a Chicago volando por Volaris, con los 1,800 pesos podrían pagar la mitad de uno de los dos vuelos. Para abril de 2013, por ejemplo, Volaris ofrece hoy tarifas de 3,700 pesos por viaje rendondo de Ciudad de México a Chicago.
-       También podrías pagar la tercera parte de un colchón matrimonial que vendan en Liverpool.
-       Y también esto te ayudaría a pagar el maquillaje y peinado de la novia en un salón de belleza.

Piensa que estamos hablando de 1,800 pesos si lo pide solo uno de los dos, pero si tú y tu pareja piden el beneficio, entonces recibirán lo doble.

¿Y si ya me casé?
Todavía tienes el derecho de pedir este beneficio.

Hablando con Edgar González, coordinador de información y vinculación de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), me comentó algo que me pareció interesante: Más allá de la boda, este retiro es un derecho. Quizá ya te casaste hace un par de años pero ahora tienes un apuro económico, y sabes qué puedes hacer: pedir tu beneficio por matrimonio.

En este caso lo que debes saber es que el salario se cotiza según el año en que te casaste, por lo que si tu acta de matrimonio es de 2000, entonces te otorgarán 30 días según el salario de ese año.

En 2011, según datos de Consar, las afores otorgaron a los mexicanos 136.5 millones de pesos en este beneficio, y de enero a julio de 2012 han dado 87.8 millones de pesos.

¿Qué más podrían hacer con este dinero?

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación vía Twitter en @vivircomoreina.


La pregunta que está en la mente de todos desde hace casi un mes.

Resulta que a inicios de julio el Servicios de Administración Tributaria (SAT) inició una nueva era en la emisión de comprobantes. Y todos entramos en pánico.

Hace unos meses publiqué este post sobre cómo ir migrando a la era de comprobantes digitales y los requisitos de información que deben tener los comprobantes fiscales. Muchos enviaron sus dudas sobre nuevos requisitos.

La respuesta a sus dudas, espero responder a todas.

Lo que pide el SAT por medio del Código Fiscal de la Federación, en los recibos o comprobantes fiscales, que antes no pedía:

-       El régimen fiscal en el que tributas: Si no sabes cuál es, entonces puedes ingresar al sitio del SAT y dentro del apartado ‘Mi Portal’ dar click a ‘Servicios por Internet’ y luego ‘Guía de obligaciones’ para que lo sepas.

-       Forma en la que se realizará el pago y datos de la cuenta o tarjeta de crédito con que se realiza el mismo: En teoría debes anotar la forma en la que te van a pagar, por ejemplo, poner transferencia bancaria o cheque y los últimos cuatro dígitos de la cuenta o tarjeta con la que se realice el pago. Si no tienes esta información a la hora de emitir el recibo, entonces anotas “No aplica”.

-       RFC genérico: Esto ya se pedía antes, pero ahora si la persona o empresa a la que le prestas un servicio es, por ejemplo, un extranjero residente en México, debes anotar la clave correspondiente. Lo mismo si es público en general sin clave de registro.

Las claves las puedes encontrar en el Artículo 29-A, fracción IV del CFF, y regla 2.7.1.2 de la RMISC 2012.

-       Unidad de medida: Si prestas un servicio u otorgas el uso o goce de bienes de forma temporal, entonces pones “No aplica”, porque lo de las medidas es para enajenación de bienes.

¿Tengo que hacer nuevos recibos?
Sí. No hay de otra. Si sigues con recibos o comprobantes de papel deberás imprimir de nuevo los folios que tienes restantes con las nuevas indicaciones. Lo bueno es que no debes adquirir nuevos folios y te ahorrarás ese proceso.

Si ya te quedan pocos folios, entonces de todas maneras ibas a tener que pedir nuevos en el SAT y de una vez mandas hacer los nuevos comprobantes con los requisitos.

Si ya migraste a digital, felicidades, y solo habla con tu contador para ver cómo integras a tus comprobantes los datos faltantes.

¿Cuándo debo tener los recibos listos?
En teoría, desde el 1 de julio. Pero, muchas empresas han otorgado un periodo de ajuste de un mes, es decir, hasta el 1 de agosto en el que permiten a sus proveedores de servicios anotar a mano o por medio de un sello los datos requeridos en lo que tienen sus nuevos recibos.

Así que debes averiguar, según a quién le ofreces servicios, hasta cuándo te van a recibir los comprobantes antiguos con los datos a mano o en sello.

Les dejo un video de mi participación en el programa de Agenda Mujer en Efekto TV donde también hablé de esto:


“Muerte e impuestos”, dicen, son las únicas cosas ciertas en la vida.

Si para estas alturas te quedan pocos recibos de papel y no sabes qué sigue con esto de las nuevas reglas digitales… sigue leyendo.

“Cada persona es un caso distinto, lo mejor es acudir con tu contador para que él te dé las opciones y puedan escoger la mejor según tus ingresos y necesidades”, explica Rubén Herrero, presidente de Impuestum Contadores. Pero, les dejo una guía general:

Paso 1: Tu ingreso
Cualquier persona física que esté dada de alta por honorarios, como arrendadores, o por actividad empresarial deben dejar atrás el papel para mantener una sana relación con Hacienda a más tardar en diciembre de 2012.

Por cierto… Si estás dado de alta por actividad empresarial, sólo los que están dados de alta como REPECOS no están obligados a migrar a lo electrónico y siguen con sus notas en papel.

La primera consideración que debes hacer cuando se acaben tus recibos de papel es identificar si tus ingresos superan o podrían superar los 4 millones de pesos. En el caso de que ganes más de esta cantidad, entonces sí debes efectuar tu facturación digital a través de internet (CFDI), es decir, tener facturas electrónicas.

Si no ganas eso, todavía tienes la posibilidad de emitir comprobantes fiscales en papel con tu código de barras bidimensional.

Paso 2a: La digitalización
Si debes optar –porque tengas ingresos mayores a 4 mdp- o quieres ya dar el paso a la digitalización es recomendable que estés bien informado de todos los pasos y que hagas una buena búsqueda de proveedores. Tu contador te puede ayudar.

- Lo primero que debes hacer es tramitar tu Firma Electrónica Avanzada (FIEL).
- Después de la FIEL deberás tramitar un Certificado de Sello Digital (CSD) que es, básicamente, con lo que vas a firmar tus facturas electrónicas.
- Deberás contar con un sistema informático para generar tus facturas que puedes desarrollar, adquirir o arrendar a un tercero.
Si no quieres tener o contratar un sistema para generar el comprobante digital, puedes adquirir los servicios con un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC), quienes podrán generar y validar tu CFDI.
- Ya que tengas tu comprobante digital, lo debes enviar a un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC) para validar, asignar el folio e incorporar el sello digital a las facturas. La lista de los proveedores autorizados está en el sitio del SAT, la forma más fácil para encontrarlos es introduciendo en el buscador ‘proveedores pac’, explica Rubén Herrero de Impuestum.
Todo proveedor PAC ofrece servicios básicos gratuitos obligatorios. Así que si no ganas 4 millones pero ya tus clientes te piden facturas electrónicas, no debes gastar dinero en la migración, aunque sí deberás diseñar y almacenar tus recibos.
- Tu factura electrónica estará guardada en un archivo XML que puede transformarse en formato PDF para su impresión o lectura. Tu obligación es conservar todas tus facturas electrónicas, tal como lo hacías con las de papel para tenerlas a disposición de las autoridades. “Hay que guardar estos documentos por un periodo de 5 años”, explica Arturo Morales, coordinador de vicepresidencia fiscal en el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).
- El costo promedio de 100 timbres electrónicos para las facturas es de entre 300 y 400 pesos, explica Morales, es decir, de 2 pesos por factura aproximadamente.

Paso 2b: La bidimensionalidad
Si no estás listo para dar el salto a la digitalización, puedes, hasta ahora, imprimir recibos en papel con tu código de barras bidimensional.
“La decisión entre código de barras bidimensional y la factura electrónica es personal y depende de los ingresos y el cliente que se tenga”, dice Arturo Morales, del IMCP.
Si por medio de tus recibos obtienes ingresos de unos 5,000 pesos quizá no quieras pagar el servicio digital o hacer las facturas electrónicas tú mismo, por lo que los recibos con CBB son una buena opción, mientras tu cliente no te pida la factura electrónica. Según Morales, la mayoría de las empresas grandes del país ya están demandando recibos y facturas electrónicas.

- Para tener recibos con CBB, lo primero que debes hacer es solicitar la aprobación de series y folios en el portal del SAT. Entra a Información y servicios en la sección de comprobantes fiscales y selecciona la opción de Comprobantes Fiscales Impresos con código de barras bidimensionales (CBB).
- Ya que tengas la imagen de tu CBB deberás crear un diseño de recibo de honorarios y anexarle el CBB. “Esto lo puede hacer la persona en su computadora o acudir por el servicio a las empresa donde solía imprimir sus recibos de papel”, explica Herrero de Impuestum.

El costo promedio por 100 recibos mandados a hacer en imprenta con CBB es de 500 a 700 pesos.

¿Qué información deben tener mis recibos con código de barras bidimensional?
- Nombre, denominación o razón social
- Registro Federal de Contribuyentes del emisor y de la persona a favor de quién se expida (esta se escribe al momento de entregar la factura).
- Domicilio fiscal
- Lugar y fecha de expedición
- Cantidad y clase de mercancías o descripción del servicio
- Valor unitario en número e importe total en número o letra
- Monto de los impuestos que deben trasladarse desglosado por tasas
- Si se trata de ventas de primera mano de mercancía de importación el recibo debe tener el número y la fecha del documento aduanero y la aduana por la que se realizó la importación.
- CBB proporcionado por el SAT al contribuyente al momento de la asignación de los folios, mismo que deberá reproducirse con un mínimo 200/200 dpi en un área de impresión no menor a 2.75 cm por 2.75 cm.

Y, si quieres diseñar tus recibos, este es el requerimiento:
- El número de aprobación del folio asignado por SICOFI.
- El número de folio asignado por el SAT y en su caso, la serie.
- La leyenda: “La reproducción apócrifa de este comprobante constituye un delito en los términos de las disposiciones fiscales”. Esta debe estar impresa en letra de por lo menos 5 puntos.
- La leyenda “Este comprobante tendrá una vigencia de dos años contados a partir de la fecha de aprobación de la asignación de folios, la cual es: dd/mm/aaaa”. También en letra de mínimo 5 puntos.
- Señalar si el pago se hace en una exhibición.
- En el caso de personas físicas que tributen conforme al Régimen de Actividades Empresariales y Profesionales, así como en el Régimen Intermedio; además, debe imprimir la leyenda “Efectos fiscales al pago” de conformidad con lo señalado en la fracción III del Art.133 de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

Por último, les dejo un video para ver cómo hacer la solicitud de folios y código de barras para comprobantes fiscales impresos.

Imagen de previsualización de YouTube

Espero esto les haya servido. Dejen su opinión en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina.


Emprender no es tarea sencilla. Hace poco entrevistaba a un dueño de una franquicia que me decía que hay perfiles de todo tipo, pero quien emprende tiene que tener un mayor apetito por el riesgo y tener ciertas características muy definidas. Este franquiciatario consideraba que él no tenía las características de estos emprendedores, pero sí quería un negocio propio, por lo que optó por una franquicia.

Pero más allá de este caso que entrevisté, lo que es que es cierto, es que al emprendedor muchas veces se le ve como héroe porque se aventó contra viento y marea en competencia con los grandes jugadores que ya navegan las aguas a nivel internacional. Y sí, muchos quizá sean héroes. Pero la gran mayoría son personas que tienen cierta forma de enfrentar los problemas y retos que llegan a la hora de querer lograr su idea.

Hoy me llegó un estudio de Credit Suisse sobre emprendedores titulado “David contra Goliat: cómo los emprendedores superan los retos de empresas en crecimiento”.

Según el estudio, los emprendedores de alto-crecimiento, que por lo que se explica son muy exitosos y han logrado un crecimiento importante en sus empresas, son aquéllos que enfrentan estos desafíos con esta perspectiva:

  1. Las personas: los emprendedores de alto-crecimiento son responsables y se adaptan con facilidad, entienden que lo que es un equipo y han dejado a un lado esta percepción de que son “lobos solitarios –individuos ferozmente independientes que forjan sus propios caminos”.
  2. Recursos financieros: todo emprendedor debe enfrentar el estrés de encontrar capital para iniciar su negocio, pero los emprendedores de alto-crecimiento son ingeniosos para capitalizar el crecimiento. Además son eficientes para conseguir capital y para tener operaciones eficientes. De hecho, la recomendación de uno de los casos analizados en el estudio es no iniciar con mucho dinero –de inversionistas- porque esto puede crear la ilusión de que tienes un buen negocio cuando no es cierto.
    Finalmente, comparte otro de los casos, ya que se llega a la etapa de crecimiento en la que capital externo es necesaria, entonces hay que encontrar “el dinero correcto, no cualquier dinero”.
  3. Redes empresariales: las redes de los emprendedores de alto-crecimiento deben ser multidimensionales e incluir amigos y familiares, pero lo que los hace diferentes es que establecen relaciones de sociedades estratégicas con sus clientes, proveedores y hasta competidores.
  4. Sacudidas del medio ambiente: en principio, según el estudio, las situaciones macroeconómicas no afectan al emprendedurismo, pero tienen un efecto en la forma en la que el emprendedor decide hacer crecer su negocio. Los emprendedores de alto-crecimiento le tienen poco miedo al fracaso y son persistentes, de hecho, son capaces de transformar eventos inesperados en algo rentable. Parten de la idea de que “si la vida te da limones, haz limonada”.

Hoy en Twitter pregunté qué es lo que debía incluir en mi post sobre emprendedurismo y la mayoría de los seguidores que respondieron mencionaban una palabra con cierta frecuencia: orden.

Y es que el orden en el manejo del negocio es esencial para el emprendedor. Entonces más allá de las características que el estudio de Credit Suisse encuentra en emprendedores de alto-crecimiento hay algunos principios básicos que ayudan a que el emprendedurismo no termine en historia de terror financiera:

1)    Para llevar una idea a convertirse en un negocio hay que establecer desde el inicio qué es lo que tu idea está resolviendo: un problema de servicio, una necesidad de producto, etc. Esto te ayudará a saber qué necesitarás para lanzar el negocio.
2)    El plan de negocios no debe faltar y debe ser lo más específico y detallado posible.
3)    El dinero de la empresa es de la empresa, no del emprendedor. Por eso es que el creador debe tener un sueldo asignado para que no saque dinero de la caja.
4)    Ten un presupuesto que incluya un registro de ingresos y de egresos.

Según Yli Renko, uno de los autores del estudio de Credit Suisse, “la clave está en ver a los emprendedores y su crecimiento empresarial como un proceso de aprendizaje en donde los emprendedores continuamente mejoran la habilidad para tomar decisiones en ambientes de incertidumbre. Los emprendedores se tienen que ver como los resuelve-problemas e improvisadores que utilizan cualquiera de los recursos que tengan a la mano.”

¿Ustedes cuáles creen que sean las características que hacen a un emprendedor más exitoso que otro?

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina.

 

 



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones