Contradictorio les parecerá el título de este post. Lo es. Uno esperaría que si las expectativas que se tienen de los mercados son positivas, que las estrategias de inversión serían menos adversas al riesgo. Pues parece que este 2014 ese no es el sentimiento del inversionista.

52% de los inversionistas a nivel mundial planean adoptar estrategias más conservadoras este año, tomar menos riesgo y asumir menores rendimientos por su dinero invertido, según datos de la Encuesta del Sentimiento del Inversionista Global de la firma Franklin Templeton.

Solo en México, esta tendencia por el conservadurismo la aceptan 58% de los inversionistas encuestados.

Esto va en contra “de la opinión que la mayoría de los mismos inversionistas tienen sobre un mejor desempeño del mercado de acciones y rendimientos mejores de sus inversiones este año”, añade la encuesta. Hay una desconexión.

Otro dato que refleja la contracción: todos quieren ser más conservadores al mismo tiempo que 4 de cada 5 inversionistas sienten optimismo en cuanto a la posibilidad de alcanzar sus objetivos financieros.

En México, y esto no es dato de la encuesta, sino de varias entrevistas que he realizado a directores de instituciones financieras en los últimos meses, la tendencia del inversionista es conservadora. La mayoría de los portafolios que manejan los bancos son de perfiles conservadores. Y esto sucede cuando las tasas de interés a nivel mundial y en México están bajas e instrumentos de deuda o renta fija ya no siempre logran mantener un rendimiento por encima de la inflación.

“Un enfoque inteligente para manejar el riesgo no es evitarlo categóricamente, sino asegurarse que los riesgos tomados son intencionales, entendidos y propiamente compensados teniendo en la mira nuestras metas de inversión de largo plazo”, dijo Hugo Petricioli, country manager de Franklin Templeton Investments México.

¿Qué es lo que está pasando? Si tú tienes inversiones a largo plazo y no tomas la estrategia que Hugo plantea en esta última cita, de tomar ciertos riesgos y no evitarlos por completo, tu dinero corre peligro porque tomas decisiones basadas en los eventos del día o de corto plazo, para inversiones que tienes a largo plazo.

Entonces, ¿en qué quieren poner su dinero los inversionistas en México?

En bienes raíces y metales preciosos.

Invertir en estos dos activos no es mala idea, solo hay que tener siempre en mente la regla número 1 de las inversiones: no pongas todos tus huevos en la misma canasta y diversifica.

En fin, me pareció interesante que la encuesta reflejara esta desconexión en los inversionistas a nivel mundial y en México. Debemos, los que queremos invertir e ir haciendo más dinero con el que ya tenemos, de pensar realmente en la estrategia correcta para lograrlo y la ayuda de un buen analista financiero es clave para ordenarnos y establecer el camino que queremos seguir para conseguir nuestras metas.

Una sencilla conclusión a todo esto: Si queremos que nuestro dinero trabaje y obtenga rendimientos no podemos dejar de tomar algo de riesgo porque los instrumentos de deuda no son ya el refugio que eran antes, hay que tomar riesgo, pero éste debe ser acotado a nuestras metas y planes y lo debemos tomar asesorados.

Si quieren darse una empapara de inversiones en una lectura agradable lean “El pequeño cerdo capitalista: Inversiones” y “Maneja tu dinero para Dummies“.

Otros datos interesantes de México en la encuesta:

– Casi la mitad de los encuestados dijeron que el mercado subió en 2013, cuando en realidad bajó. Creo que andamos un poco desinformados.

– Un tercio de los inversionistas mexicanos esperan agregar o incrementar sus inversiones en acciones locales.

– Los inversionistas mexicanos son optimistas en cuanto a conseguir sus metas financieras y esto coloca al país como el tercero más optimista de la encuesta. El top 3: India, Chile y México. Los 3 menos optimistas: Japón, Corea y Francia.

 


“Yo no puedo ahorrar, no me alcanza”, es la frase favorita de todos para hacernos burros de que el ahorro es para los que ganan mucho y no para los que tenemos que enfrentar injusticias reales laborales y salariales.

Ahorrar no es fácil. Es un esfuerzo duro que a todos, hasta al más rico, le cuesta trabajo. El ahorro es dejar de consumir hoy por un bienestar de mañana y eso es algo tan poco agradable en la mente y la vida en el día a día, que es más fácil decir que no alcanza.

No obstante, INEGI acaba de sacar este dato: El ingreso mensual promedio es de 12,708 pesos mexicanos (1,000 dólares) y el gasto promedio es de 11,248 pesos (885 dólares). Esto, según una lectura prueba que muchos por ahí podríamos ahorrar 1,460 pesos al mes en promedio.

Una segunda pregunta: ¿qué hago con 1,500 pesos al mes para que este dinero sí me ayude a lograr mis metas en el futuro? Yo les propongo que no solo ahorren este dinero en su cuenta de banco o bajo el colchón, sino que se animen a ser inversionistas u hagan crecer el dinero.

Pregunté en dos instituciones financieras qué productos tienen para este tipo de ahorro. Una es un banco (Scotiabank) y la otra una distribuidora de fondos de inversión (Allianz Fóndika). Estas fueron las respuestas. Espero les ayude a animarse a no gastar esos 1,500 pesos extras al mes y ponerlos a trabajar un poco.

Allianz Fóndika propuso dos estrategias, una invertir el dinero en un fondo de inversión y la segunda en un plan personal de retiro.
En el fondo de inversión lo más importante es que hay que empezar con 10,000, por lo que primero debes juntar tus 1,500 pesos mensuales por seis meses y después empezar con esta inversión. Lo que propone es un portafolio para personas que no vayan a tocar este dinero en el largo plazo y sin necesidades de liquidez, es decir, para un ahorro en serio y no para estar sacando y metiendo dinero cada vez que se quiera. La institución dice que es para 1 a 3 años, yo quizá pensaría en hasta 5 años. Es un portafolio con acciones por lo que no es para personas que le tengan miedo al riesgo. Y claro, esto también quiere decir que entre más joven seas, mejor que estés en este tipo de instrumentos porque por el largo plazo puedes aguantar las probables minusvalías.
El portafolio se llama Agresivo Capitales B ACB y está compuesto así:
– 25% LIQUIDEZ CP en SCOTIAGTF3 que invierte exclusivamente en Valores Gubernamentales en directo o a través de otra sociedad de inversión que invierta exclusivamente en Valores Gubernamentales.
– 15% Mediano Plazo en 15% ST&ER-6D invierte en valores de deuda gubernamentales, bancarios y privados, invierte principalmente en valores de mediano y largo plazo.
– 10% Largo Plazo pesos en ST&ER-7D invierte los recursos en valores de deuda mayoritariamente de largo plazo con duración promedio ponderada mayor a tres años y en moneda nacional.
– 50% Capitales Mdo. Local 25% CRECE+B-1 Inverte mayoritariamente en acciones, CPO’s no amortizables que coticen en la BMV, incluyendo los listados en el SIC y de manera directa o a través de ETF’s y Trackers. Y 25% GBMCREBO busca capitalizar movimientos del mercado, sin límites mínimos o máximos por tipo de valor.
Si todos los meses invirtieras 1,500 pesos en este fondo, según datos de rendimientos históricos que no garantizan los rendimientos futuros, podrías obtener, en 5 años unos 128,000 pesos.
En el Plan Personal de Retiro no necesitas un ahorro previo, empiezas con tus 1,500 pesos al mes, pero el compromiso es a 25 años para que puedas obtener también beneficios fiscales porque es ahorro para el retiro. Si sacas el dinero antes, debes pagar los impuestos correspondientes. El ejercicio que hicieron es para una persona de 40 años que planea ahorrar estos 1,500 pesos hasta sus 65 años, cuando puede retirar el dinero y lo que se logra es juntar 1.7 millones de pesos.

Scotiabank, por su parte, propone un instrumento que se llama Invierte en ti (aquí puedes consultar el simulador y hacer tus propios cálculos). Yo hice un cálculo en el que se ahorran 1,000 pesos al mes, no logré poner 1,500 y con eso a una tasa de 5% puedes lograr unos 68,000 pesos. Si incrementas esto a 2,000 pesos al mes logras 136,000 pesos a los cinco años.

Estas no son las únicas opciones. Revisen también Cetes Directo y su simulador o el ahorro voluntario de su afore, si es que tienen una. Estos son otros instrumentos o herramientas que les ayudarán a hacer crecer sus 1,500 pesos en el tiempo para lograr metas. Den el paso a ser no solo ahorradores, también inversionistas.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina

 


Invertir en bolsa no es para ricos y famosos, grandes y viejos inversionistas o para quienes saben todo sobre el mundo de las finanzas. Sí es para los que tienen interés en hacer crecer su dinero, personas que tienen un cierto apetito de riesgo y visión a largo plazo. Y lo puedes hacer en línea.

Hay varias opciones: Accitrade de Banamex, Scotiatrade de Scotiabank, Bursanet de Actinver. Todas estas requieren de montos mínimos de inversión de entre 10,000 y 20,000 pesos. Y está también Kuspit, que es el nuevo jugador en este mercado, y que te permite iniciar a invertir desde 100 pesos. Kuspit es una casa de bolsa 100% en línea, es decir, no tiene un banco por detrás como los ejemplos antes mencionados.

Esta semana platiqué con Kuspit, les cuento lo que averigüé:

Lo que busca Kuspit es “democratizar las inversiones”, es decir, que todo mexicano que ahorre 100 pesos pueda hacer que este ahorro crezca. ¿Te vas a hacer rico con 100 peso al mes invertido en la bolsa?, no creo, pero seguro vas a obtener rendimientos y aprender para cuando tengas un mayor capital.

Kuspit tiene en su sitio un simulador en el que puedes aprender a invertir en varios instrumentos paso a paso. El simulador es virtual y tienes 1 millón de pesos para que entres a la bolsa. Primero podrás invertir en deuda gubernamental y poco a poco, conforme pases los módulos informativos -no llevan mucho tiempo- podrás simular la compra de otros instrumentos hasta llegar a acciones. Puedes adquirir ETF’s, por ejemplo, o fondos de inversión de renta fija y variable, y hasta un cete. Por cierto, otro sitio que permite invertir desde 100 pesos es Cetesdirecto.com -aunque por este medio no puedas comprar renta variable solo deuda gubernamental-.

Si te sientes cómodo con la información que Kuspit te da en sus módulos informativos y ya has simulado un poco lo que harías con tu dinero puedes ligar tu cuenta de Kuspit a la bancaria y hacer transferencias de tu ahorro a tu propia Clabe bancaria de Kuspit e invertir tu dinero.

Y, ¿cuánto cuesta?

Utilizar el simulador el tiempo que quieras: nada.

Si das el paso a invertir hay un cargo anual de 0.99% del valor promedio de tu portafolio. Además, pagas un 0.40% por operación. Ve la tabla comparativa de comisiones para que veas cómo andan – esta tabla me la compartieron en Kuspit (al final del post).

Esta es otra opción que facilita el proceso de maximizar tus recursos. Si has estado pensando en que es hora de que tu ahorro sobreviva a la inflación y te ofrezca algo de rendimientos, revisa las opciones y toma la mejor decisión según tus necesidades. Recuerda que de las cosas más importantes al pensar en invertir es considerar cuánto estás dispuesto a perder (para saber tu apetito de riesgo) y cómo vas a diversificar tus inversiones para que no pongas todos los huevos en la misma canasta.

Mi experiencia:

Acabo de sacar mi cuenta hace poco. No le he invertido mucho tiempo, sigo el el proceso de inversiones en deuda y fondos por mercado. Así que voy en el segundo paso de instrumentos.

Los videos y la información proporcionada me parecen ágil y sencillos. Te hacen un examen después de ver un video y leer un texto corto que te ayuda a ver si estás listo para el siguiente nivel. No te dejan invertir en fondos por mercado si no pasas los tres exámenes correspondientes y has pasado por la etapa uno de entender deuda. Cada test toma, en serio, un minuto cuando mucho – esto si pusiste atención al video y la información escrita.

Me falta pasar por las secciones de fondos indizados, acciones y baja liquidez.

Simular las inversiones es divertido y ves qué puedes hacer con un millón de pesos. Sigo en el simulador, no he decidido si quiero ligarlos a mi cuenta de banco y hacer “trading” real. Lo que me queda claro es que si estás interesado en aprender, esto te va a ayudar.

La tabla comparativa de costos por comisiones:

En fin, los invito a informarse, a jugar o familiarizarse con la plataforma de Kuspit y las otras casas de bolsa en línea y pensar seriamente en dar ese paso a ser inversionista.

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook www.facebook.com/vivircomoreina. 

 

 

 


Ayer Mark Mobius, uno de los inversionistas más reconocidos a nivel mundial y quien lleva el mando de las inversiones en mercados emergentes de Franklin Templeton, dijo que poco a poco más personas dejarán atrás sus inversiones en deuda de corto plazo para dar el paso a las acciones.

¿Por qué? Porque los rendimientos no hacen sentido.

En un desayuno con algunos miembros de la prensa en México, Mobius, quien llegó vestido completamente de blanco, excepto por la brillante corbata y el pañuelo amarillo, dijo que el reto hoy en día es encontrar activos a buen precio que no impliquen mucho riesgo. Quizá por eso, porque la renta fija no está dando rendimientos interesantes y las acciones buenas son riesgosas, es que planteó un portafolio que se combine activos en renta fija de corto plazo con acciones muy arriesgadas. Así se logra un poco de seguridad y los beneficios de unos buenos rendimientos.

Los productos que él maneja son los Frontier Funds, a los que en México todavía no tenemos acceso e invierten en países africanos y asiáticos.

No obstante, la solución a los rendimientos no está en irse a invertir a Nigeria, Mobius habló de América Latina con mucho optimismo. Perú, Chile, Colombia y Panamá son emergentes con oportunidades de inversión y a los que mexicanos pueden tener acceso en casas de bolsa y fondos de inversión o por mediod e ETFs en instituciones financieras u operadoras de fondos.

Al final el precio y la valuación es todo en inversiones, le dije a Mobius en el desayuno, y le pregunté cómo veía él a México cuando últimamente se ha dicho que ya los inversionistas extranjeros como él lo perciben caro. Mobius dijo que le sigue pareciendo un emergente interesante para sus portafolios y que aunque en los globales hay poca exposición a nuestro país, en los fondos de América Latina es de los -todavía predilectos-.

Después le pregunté qué sectores o empresas le parecían interesantes y comentó que todas las relacionadas con exportaciones y consumo. Mencionó a Walmex y a Kimberly Clark como dos de las que tienen en sus portafolios.

Finalmente, dijo, debemos aceptar que la volatilidad llegó para quedarse -causada por derivados, trading muy activo y frecuente, los apalancamientos y los hedge funds. Así que, “los mercados son como la rueda de la fortuna, puedes subirte y gritar o disfrutar el paseo”.

En lo personal soy de la idea de disfrutar el paseo. Después de escucharlo hablar me dieron ganas de llamarle a mi asesor financiero y decirle: ‘Quiero comprar más bolsa’. Pero antes de tomar decisiones sin pensar dos veces, voy a pedir una cita y revisar mi portafolio.

Aquí una entrevista que hice a Mark Mobius hace un poco más de un año que fue publicada en la revista Expansión.  

Sigamos la conversación sobre el tema de inversiones en Twitter en @vivircomoreina y Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina. 


Invertir es ya una actividad que causa miedo. Lo sé. Invertir en cosas que no conocemos, en países que no conocemos es –para muchos- una idea que causa pánico.

Pero hay quien invita a considerar el panorama global cuando se habla de inversiones. Y nunca está de más tomar en cuenta la visión de todos…

Les compartos estos datos de una encuesta para ver si eso los lleva a analizar inversiones más complejas que las de ladrillos en México, que por cierto, siguen siendo de las más populares…

45% de los encuestados en México por Franklin Templeton, una operadora de sociedades de inversión a nivel global, dicen que  la economía nacional se ha deteriorado. Esta podría ser una razón para pensar en inversiones fuera.

Pero aunque casi la mitad crean que las cosas con la economía andan mal, siguen pensando en invertir primero en México, cuando se habla de corto plazo. Casi la mitad de los encuestados en México escogió su país de origen cuando tuvieron escoger una sola región para invertir. Solo 14% cree que México ofrecerá los mejores rendimientos de inversión, lo cual sería otra señal de que hay que buscar oportunidades de inversión fuera.

La respuesta a la diversificación cambia cuando se piensa en el largo plazo, pues según la encuesta, 43% prevé que en 10 años tendrá por lo menos una quinta parte de sus inversiones fuera de México. Esto quiere decir que el invertir globalmente se considera cuando se invierte a largo plazo, lo que hacen muy pocos inversionistas.

Cuando se percibe un entorno poco positivo a nivel local, pensar de forma global puede ser natural; el problema es que hoy en día al entorno poco alentador nacional se le suma lo que escuchamos de bolsas internacionales bajando, tipos de cambio inestables y que Grecia sigue sin salir de sus problemas. Quizá por eso olvidamos la idea de invertir en China.

Lo entiendo. Pero por eso muchos recomiendan entender bien el principio de la diversificación, y se refieren a no solo tener cetes, bonos e incluso acciones de la Bolsa, sino a la diversificación geográfica, es decir, invertir en Brasil, China o la India.

¿Cómo invertir fuera de México cuando no se es experto en inversiones?

  1. Hay que buscar una asesoría que ofrezca información de calidad y confianza.
  2. Hay que pensar en portafolios con fondos de inversión que tengan inversiones en varias regiones geográficas.

Esto sonará genérico para muchos. Sobre todo si seguimos los resultados de la encuesta, donde solo 6% de los inversionistas tiene fondos de inversión en su portafolio. Y los bienes raíces siguen siendo el tipo de inversión más popular (30%), seguido por los metales (15%), acciones (4%) y bonos (4%). Si la seguridad está en lo tangible, como los ladrillos, pensar en fondos mutuos o sociedades de inversión con productos asiáticos es una locura para muchos.

Pero los expertos insisten que si en el mundo las fronteras han ido desapareciendo,  la migración ha cambiado y las empresas pueden tener presencia en miles de países al mismo tiempo, es probable que invertir a nivel global sea importante.

“La mayoría de las oportunidades de inversión en el mundo son globales, los inversionistas que prefieren invertir solo en sus mercados locales podrían estar perdiendo oportunidades potenciales en otras partes del mundo”, dice Hugo Petricioli, encargado de la operadora en México.

No hay que echarlo en saco roto, debemos pensar en cómo maximizar nuestro dinero, debemos pensar en que somos parte de un mundo –literalmente- de oportunidades y que quizá hay que buscarlas también fuera de México.

Espero sus opiniones en la zona de comentarios. Y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina.

 


Ayer estuve en un seminario de manejo de activos y escuché a un par de manejadores de fondos y expertos hablar de este sector.

Les voy a compartir un par de datos y comentarios con la intención de que pensemos –los que no somos expertos, sino clientes o clientes potenciales de estos expertos- qué queremos hacer con nuestro dinero.

- En México hay 30 operadores de fondos que ofrecen 544 fondos de inversión.
- Hay 2 millones de clientes que tienen dinero invertido en fondos, sólo 165,000 están en renta variable.

Pocos aprovechamos los beneficios que el mercado ofrece para hacer crecer nuestro dinero. No creo que invertir todo lo que tengamos en deuda sea malo. Me parece que hemos olvidado que en un contexto de volatilidad, aunque se busque seguridad para mantener el dinero, hay que aprovechar oportunidades de inversiones a largo plazo y diversificar.

De hecho, ayer Pierre Emmanuel Bouyer de BNP Paribas en Nueva York, inició su charla cuestionando la diversificación de activos. Y es que durante la crisis por más diversificado que estuviera un portafolio, todo activo tuvo pérdidas. Esto me deprimió un poco, la verdad, pues son partidaria de la diversificación. Y estaba a punto de llamarle a mi asesor para regresar el 100% de mi portafolio a deuda cuando Bouyer demostró que si se hubiera invertido en materias primas o commodities hace ocho años se hubiera podido minimizar la volatilidad provocada por la crisis porque estos activos no reaccionan al mercado sino a otros factores como la oferta, la demanda o el clima.

Entonces, el principio de diversificación sigue en pie, la cosa es que el asesor encuentre contigo qué tipo de diversificación conviene…

Obviamente, decía Bouyer, este análisis se puede hacer sobre el pasado y no es tan fácil cuando se piensa en el futuro, pero como inversionistas: ¿queremos hacer crecer nuestro dinero o sólo protegerlo de inflación?, ¿queremos buscar activos que nos permitan obtener valor agregado y ayudarnos a lograr nuestras metas a largo plazo o sólo hacernos sentir tranquilos de que seguimos juntando bajo el colchón?

Hugo Petricioli de Franklin Templeton decía que en México los manejadores de fondos no han logrado convencer a la clase media de que hay que invertir. Tiene razón. Sólo los manejadores de fondos y los que trabajan en Fóndika, GBM, Santander o la operadora o distribuidora que ustedes elijan saben cómo funciona el mundo de los fondos y los beneficios de invertir en ellos. Si ellos no buscan cómo explicar a los clientes por qué conviene, cuánto cobran por estar con ellos y no dicen cómo es que les importa cuidar el dinero que se pone en sus manos, no van a lograr que los mexicanos maximicemos nuestro ahorro.

Ahora, no dejo fuera lo que siempre he dicho de que somos los ahorradores los responsables de informarnos y buscar opciones; de educarnos en cuanto a lo que es mejor para nuestro dinero. Pero, después de lo que escuché ayer, creo que debemos hacer una mancuerna entre clientes y expertos en el sector. Nosotros -los clientes- debemos informarnos y pedir lo mejor para nuestro dinero, ellos -los expertos- deben explicarnos bien por qué debemos darles nuestro dinero.

Ustedes, ¿en qué invierten? Y, ¿por qué invierten o no en fondos?

Espero sus comentarios en la sección de opinión y sigamos la conversación por Twitter en @vivircomoreina.

 


Sólo tres de cada 100 mexicanos cuentan con una inversión, según datos de la Encuesta Nacional en Vivienda de Usos de Servicios Financieros elaborada en 2009 por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).
De esos que sí tienen inversiones el 51% prefiere el pagaré bancario,  la segunda preferencia son las sociedades de inversión.
Y el último dato: al preguntar por qué invierten la respuesta favorita fue “estar protegido” y la seguna favorita fue “iniciar un negocio”.
Me enteré de esto mientras entrevistaba a un caso para un artículo en la próxima edición de Dinero Inteligente, quien me contaba que perdió –durante la crisis- un 40% de su portafolio en renta variable, y que todavía no ha terminado de recuperarse.
Me contó que cuendo vio la pérdida se dijo: “No sé por qué invertí en esto, mejor hubiera comprado un departamento chiquito y lo hubiera rentado”.
Ella es una de las tres personas en cada cien mexicanos que invierten. Y se enfrentó a la realidad de la renta variable. El problema es que hasta que no vio que perdía su dinero nunca se había preguntado o había sido MUY clara con su asesor de para qué quería ese dinero y para cuándo.
Aprendió la lección: se ha convertido ahora en la mujer más informada en cuanto a fondos de inversión y fondos de renta variable. Diario revisa a cuánto está el IPC, llama a su asesor cuando quiere comprar más en renta variable y en relativamente pocas semanas calcula que tendrá todo el dinero perdido en su portafolio.
El siguiente paso, es que ahora sí se siente a pensar para qué quiere ese dinero y cuándo lo va a necesitar. Después llamará a su asesor y le expliquará a él y confiará en que este personaje le haga caso. (Sí ya todos hemos escuchado de los asesores que no hacen caso).
“Me volví proactiva, porque nadie va a cuidar mejor mi dinero que yo”, me dijo, sobre todo ahora que ha habido oportunidades.
Y tiene toda la razón. Por eso estar informados es el primer paso. Tomar la decisión de qué hacer con el dinero y cuál es tu mejor opción, debe ser una decisión informada, así que, haz la tarea.
Quizá hay que empezar por entender que sí ha una diferencia entre ahorrar e invertir. Según la Condusef el ahorro es ‘la cantidad del ingreso que no se destina al gasto cotidiano con el propósito de guardarlo y utilizarlo en el futuro’. Mientras tanto, una inversión es ‘la canalización de recursos a actividades productivas, como las inversiones en valores, con el propósito de incrementar, en un plazo determinado, nuestro patrimonio en un porcentaje no menor a la inflación’.
Más datos en Todo sobre el ahorro, en la página de la Condusef, trae un glosario de términos muy útiles. http://portalif.condusef.gob.mx/condusefahorro/p02.php#
Y una calculadora para saber cuánto puedes ganar. http://portalif.condusef.gob.mx/condusefahorro/datos.phpSólo tres de cada 100 mexicanos cuentan con una inversión, según datos de la Encuesta Nacional en Vivienda de Usos de Servicios Financieros elaborada en 2009 por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Sólo tres de cada 100 mexicanos cuentan con una inversión, según datos de la Encuesta Nacional en Vivienda de Usos de Servicios Financieros elaborada en 2009 por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

De esos que sí tienen inversiones el 51% prefiere el pagaré bancario,  la segunda preferencia son las sociedades de inversión.

Y el último dato: al preguntar por qué invierten la respuesta favorita fue “estar protegido” y la segunda favorita fue “iniciar un negocio”.

Me enteré de esto mientras entrevistaba a un caso para un artículo en la próxima edición de Dinero Inteligente. Ella me contaba que perdió –durante la crisis- un 40% de su portafolio en renta variable, y que todavía no ha terminado de recuperarse.

Me contó que cuando vio la pérdida se dijo: “No sé por qué invertí en esto, mejor hubiera comprado un departamento chiquito y lo hubiera rentado”.

Ella es una de las tres personas -en cada cien mexicanos- que invierten. Y se enfrentó a la realidad de la renta variable. El problema es que hasta que no vio que perdía su dinero nunca se había preguntado o había sido MUY clara con su asesor de para qué quería ese dinero y para cuándo.

Aprendió la lección: se ha convertido ahora en la mujer más informada en cuanto a fondos de inversión y fondos de renta variable. Diario revisa a cuánto está el IPC, llama a su asesor cuando quiere comprar más en renta variable y en relativamente pocas semanas calcula que tendrá todo el dinero perdido, de regreso en su portafolio.

El siguiente paso, es que ahora sí piense para qué quiere ese dinero y cuándo lo va a necesitar. Después llamará a su asesor y le expliquará a él. Finalmente, confiará en que este personaje le haga caso. (Sí ya todos hemos escuchado de los asesores que no hacen caso).

“Me volví proactiva, porque nadie va a cuidar mejor mi dinero que yo”, me dijo, sobre todo ahora que ha habido oportunidades.

Y tiene toda la razón. Por eso estar informados es el primer paso. Tomar la decisión de qué hacer con el dinero y cuál es tu mejor opción, debe ser una decisión informada, así que, haz la tarea.

Quizá hay que empezar por entender que sí hay una diferencia entre ahorrar e invertir. Según la Condusef el ahorro es ‘la cantidad del ingreso que no se destina al gasto cotidiano con el propósito de guardarlo y utilizarlo en el futuro’. Mientras tanto, una inversión es ‘la canalización de recursos a actividades productivas, como las inversiones en valores, con el propósito de incrementar, en un plazo determinado, nuestro patrimonio en un porcentaje no menor a la inflación’.

Si se espera un rendimiento, hay que recordar que a mayor rendimiento, mayor riesgo.

Más datos en Todo sobre el ahorro, en la página de la Condusef, trae un glosario de términos muy útiles.

Y una calculadora para saber cuánto puedes ganar.


Foto: Especial

La recuperación se asoma. Personas en bienes raíces ya vendieron algo después de meses de sequía, los que perdieron en sus inversiones en la bolsa ya sintieron la mejora (recuerden que la renta variable siempre se adelanta a otros indicadores), y –según una encuesta del Wall Street Journal- 57% de los economistas encuestados cree que la recesión ya terminó.

Esto no quiere decir que de la noche a la mañana se deje de sentir la crisis. Sólo que las señales se acercan y hay que prepararse.

Ya he dicho que tener un plan es de las estrategias más importantes para estar cubierto, porque si sabes a dónde quieres llegar, no es tan fácil desviarte. Dentro de este plan hay que tener un presupuesto a corto, mediano y largo plazo. Y dentro del presupuesto hay que tener un monto dedicado al ahorro. Aquí entran las inversiones.

Y hablar de inversiones no es sólo en mercados o bonos y materias primas. Una inversión también es en bienes raíces, arte (aunque este tema tiene sus aristas, lean lo que dice un experto al respecto), centenarios, dólares, negocios, o lo que se les ocurra que ofrezca una plusvalía o rendimiento.

Uno de los principios fundamentales de la inversión, pero fácil de olvidar es: DIVERSIFICAR.

Sólo diversificando se protegen las inversiones de un revés económico. Entonces, si uno tiene un portafolio diversificado, otro ahorro en dólares, y un negocio propio, es menos probable que en todo le vaya mal al mismo tiempo. En comparación con alguien que sólo tiene sus ahorros en dólares. Entonces, si vas a invertir, lo primero es pensar en la diversificación.

Y no hay que desanimarse cuando se escucha la palabra inversión, ya lo dice Ramit Sethi, en su libro I will teach you how to be rich, invertir no es para los ricos, sino para quien quiere manejar sus finanzas y está de acuerdo en hacerlo con disciplina. Por ejemplo: En México, con un peso ahorrado puedes invertir en los instrumentos que ofrece tu Afore. Aquí un artículo que les puede servir. Invertir se puede con una ahorro pequeño, la idea es crecer ese ahorro poco a poco y diversificar para bajar el riesgo.

Otras dos cosas en qué pensar, además de la diversificación:

1) Saber para cuándo vas a necesitar el dinero que vas a invertir. No se vale poner el dinero que necesitas en un año en la bolsa, por ejemplo. Ese instrumento es de largo plazo.
2) No olvides el riesgo. Toda inversión lo tiene. Pregunta, infórmate y analiza. Si sabes cuánto puedes perder, tomarás una decisión más informada.

Les dejo otras lecturas que les pueden ayudar en la decisión de invertir, en cómo buscar una estrategia y casos de éxito que muestran que no es necesario ser millonario para lograr un ahorro que permita hacer crecer el dinero con el tiempo.

Si tienes 5,000 pesos
Si quieres invertir en bienes raíces
Cómo lograrlo, un caso de éxito
La opción de la bolsa


Dentro de la cultura financiera y la previsión hay temas que matan cualquier conversación. Uno es el seguro de vida, el otro es el testamento. 

“Nadie tiene la vida comprada” me dijo un profesor del Itam en una entrevista sobre planeación financiera y añadió que por eso los jóvenes deben pensar en hacer un testamento. 

Mi primera reacción fue que como no tengo hijos no necesito un testamento. Error. 

El segundo pensamiento que tuve es que no tengo nada que dejar. Este es otro error. 

Lo que me explicó un notario es que el testamento es un documento para los bienes del futuro. Es decir, yo planeo que en unos cuántos años voy a ser dueña de un bien inmueble, eso es lo que dejaría a mis hijos, si es que para ese momento los tengo. 

Lo sé, suena a futureo absoluto, miedo y hasta a una invitación. 

El tema se relaciona con la cercanía de la muerte por lo que se ha negado o tachado su naturaleza de herramienta previsora. Nadie quiere hablar del testamento.  

Sin embargo, todos hemos escuchado de alguien que murió intestado y dejó una serie de problemas para su familia, y no necesariamente porque tenía una herencia enorme que dejar, sino una cuenta larga de deudas. Lo que el testamento arregla son los líos familiares, que se cumplan tus deseos y no se pierda lo que sí tienes de patrimonio. 

Yo sigo sin tener testamento. Pero empezaré a hacer mi lista, porque en septiembre es el mes del testamento. Esto quiere decir que los miembros de la Asociación Nacional del Notariado Mexicano y los consejos y colegios de notarios de México se ponen de acuerdo, cobran menos y amplían sus horarios de trabajo para que quien quiera pueda hacer su testamento. 

¿Tú tienes testamento?


574995_legs

Invertir en la Bolsa Mexicana de Valores, o en acciones de empresas extranjeras suena sexy. Además, tiene cierta connotación de que quien lo hace se parece a Michael Douglas en la película Wall Street

O bueno, a mí me gusta imaginar eso…

Pero no es nada sexy invertir en acciones. Es un ejercicio de paciencia, tiempo, conocimientos, previsión, organización y de tener a un asesor financiero que te ayude a tomar decisiones inteligentes. 

Ninguna de estas palabras es o hace pensar en algo sexy.

El portafolio de inversiones es como tu closet. Hay cosas que puedes poner y cosas que no. Por ejemplo, yo no puedo ponerme una minifalda. No me lo tomen a mal, hay a quienes se les ve fantástica, a mí simplemente se me ve mal.

¿Qué hago? Las he donado todas, porque sí hice el intento de ver si encontraba una que se me viera bien… hasta la fecha, no lo he logrado.

Lo mismo hago con mi portafolio de inversiones. Tengo un perfil de riesgo moderado, invierto 30% en un fondo que imita al IPC (Índice de Precios y Cotizaciones, la lista de las empresas con más y mayores movimientos en la Bolsa en México) y el resto en deuda gubernamental y algunas monedas.

PERO me queda claro que lo mío, lo mío no son los instrumentos que no están registrados y avalados por Hacienda y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), como las populares ‘Forex’ o mercados de divisas. Ya otros blogeros en CNNExpansión.com han explicado el peligro de estos instrumentos, tanto Roberto Morán, como Verónica Galán.

Quizá haya expertos que manejen a la perfección sus finanzas y sean lo suficientemente calificados para hacer lo que quieran con su dinero, pero mi perfil de riesgo acaba en los terrenos que me suenan similares al caso Madoff o Stanford.

Con esto me refiero a instrumentos que no entiendo ni yo, ni mi asesor, ni el CEO de Old Mutual, Bob Head, a quien entrevisté hace una semana y me dijo que habían analizado el fondo de Madoff para ver si se valía ofrecerlo a sus clientes y no entendieron la filosofía de éste, por lo que –a pesar de los magníficos rendimientos que ofrecía- no permitieron que sus vendedores lo ofrecieran en Old Mutual o Skandia. Al final, él también recomienda apegarse a los fondos e instrumentos que sí están autorizadas por Hacienda y la CNBV.  (Hay una lista de los fondos registrados en la página de la Condusef). 

En fin… cada quien con su cada cuál… yo me alejo de las minifaldas y los instrumentos de inversión que no van con mi perfil de riesgo. 



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones