Este sentimiento de que todo es más caro, pero el sueldo es el mismo lo tenemos todos, sobre todo ahora que los precios al consumidor en México subieron 0.16% sólo en el mes de agosto, lo que ubica a la inflación anualizada en 3.42%.

Estos datos pueden sonar a habladuría económica poco entendible para muchos de nosotros, pero no hay cómo negar que el aguacate está muy caro y también el jitomate, y hasta en el huevo hemos visto incrementar el precio desde inicios de año.

Lo que no sube, son los salarios. Y esta es la queja de muchos en las redes sociales o en las conversaciones comunes.

¿Qué hacemos para que nuestras finanzas personales sigan a flote, o mejor aún, organizadas?

Revisar el presupuesto
Ni modo, quizá sea necesario buscar un par de recortes en el presupuesto para seguir ahorrando lo mismo de nuestro sueldo todos los meses. Ideas para hacer un presupuesto familiar.

¿Cómo se recorta un presupuesto? ‘De abajo hacia arriba’, dicen los expertos, es decir, de lo menos importante a lo más importante. La renta, por ejemplo, no se puede recortar, pero quizá sí podemos comprar menos dulces cuando vamos al cine, ahorrarnos un poco en los regalos de la temporada decembrina –comprando antes o menos- y bajarle al consumo de la luz apagando los aparatos en casa y desconectando todo cuando salimos.

No planteo que recortemos todo lo divertido, como salir a cenar a un restaurante con la pareja, porque quizá ese es el único momento que tienen sin que haya niños embarrándoles los pantalones con chocolate (mi caso personal). Pero sí buscar actividades menos costosas para divertirse. Mi esposo y yo ahora en vez de salir a cenar cada quince días, salimos una vez al mes y la otra cita que tenemos nos quedamos en casa y cocinamos juntos, o bueno, yo preparo la ensalada y la pasta y él abre el vino.

Pagar deudas
Aunque muchos no lo quieren enfrentar, es momento de hacerlo. Quizá hemos gastado un poco más de la cuenta durante el verano porque salimos de vacaciones y compramos artículos “que no necesitamos”. Hay que saldar cuentas antes de que los intereses de una tarjeta de crédito nos coman o de que dejemos otras cosas por este tipo de pagos. Además, ya es septiembre y no queremos llegar a diciembre tan apretados que debamos gastar el aguinaldo por adelantado y olvidarnos del ahorro.

Tips para pagar tus deudas:
Pagar deudas con poco dinero es posible
5 datos sobre deudas que no te dijeron

Detalles que ayudan:
Nunca he pensado que ahorrarse cosas pequeñas ayude a mantener la economía familiar, pero sí hay pequeños detalles que ayudan. Coincido con Sofía Macías, de Pequeño cerdo capitalista, que sacrificar el amado café de todas las mañanas no nos salvará de las deudas, pero recomienda dejar de sacar dinero de cajeros automáticos de bancos que no son el tuyo, y este ahorro de 30 pesos de la comisión, te permite comprar tu café. O si decides hacer el café en casa, entonces ya juntaste 60 pesos en dos actividades rutinarias.

Estos montos probablemente no te van a salvar, pero si se suman a otros esfuerzos, quizá encuentres un ahorro más sustancioso.

Ejemplos:

  1. Ir a supermercado con lista en mano o hacer el pedido por teléfono. Lean las 10 reglas financieras para ir al súper.
  2. Revisen sus estados de cuenta para ver si hay cargo irregulares –como un seguro que no aceptaron –de verdad que esto pasa mucho y son otros 100 pesos al mes-. Al revisar los estados de cuenta podemos también ver en qué estamos gastando de más: llamadas a celulares, películas de pago por evento, comidas fuera, cigarros, dulces para los niños.
  3. Revisen las fugas en casa que pueden costar caras: gas, electricidad, agua.
  4. Pongan a producir el dinero. Tener dinero guardado en casa es un riesgo. En serio. No sólo porque te lo pueden robar o lo puedes perder con una inundación –sí es caso extremo, pero ahora pasa mucho-, sino porque no estás recibiendo nada por ese ahorro. Por favor hay que dar el salto a ser ahorrador con ganancias o inversionista. No les pido que inviertan en bolsa, pero por lo menos en un fondo que les dé algo mayor a la inflación.

Estas son sólo algunas ideas, seguro ustedes tienen otras, compartan cómo han logrado que su sueldo rinda más o incrementar su ahorro.

Dejen sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina.

 


El viernes llega y uno se siente todavía mejor cuando hay sol. Se acerca la primavera y dejamos los suéteres en casa. Y, sin previo aviso, hay una vocecita en nuestra cabeza que dice:

“Uy, es tiempo de renovar el guardarropa”.

“Es tiempo de dejar de comer todo lo que nos permitimos cuando hay frío. Hay que pagar el nutriólogo, el gimnasio, el nuevo par de tennis para ir a correr y perder los kilos de más”.

“Hay que disfrutar el día ahora que hay sol, salir el fin de semana, cenar fuera en una terraza”.

Todo esto desbalancea el presupuesto, a menos de que hayas planeado bien en diciembre tu presupuesto anual. Si este es tu caso: ¡Felicidades! Puedes salir y hacerle caso a la vocecita interna (una vez, no cada que la escuches).

Si los deseos e impulsos que esta voz te piden no están apegados a tu presupuesto, debate con ella. Sí. Salir a cenar un día y disfrutar que puedes estar sentado en la terraza puede hacerte disfrutar más las vacaciones de pascua o el calorcito que viene con la temporada. ¿Pero lo puedes pagar?, ¿vas a dejar que te gane este deseo y al rato no poder pagar la colegiatura o la tenencia? (Por cierto, hay que pagar este trámite a finales de marzo).

Pregúntate: ¿Lo necesito o sólo lo deseo?, ¿si lo pago, puedo enfrentar los gastos fijos?, ¿qué tanta felicidad me va a dar este gusto? Porque también hay veces que si el momento será redituable se vale tomarlo en cuenta.

Las vocecitas internas pueden ser peligrosas, sobre todo si se pierde el control y terminas gastando lo que no debes o puedes. Pero si has sido cuidadoso y tienes el control sobre tu dinero, sal y disfruta las tardes soleadas. Cómprate algo que necesitas (no sólo algo que deseas), ten un momento de convivencia con tu pareja o tus mejores amigos. Disfruta que hiciste bien tu presupuesto y que trabajas ocho horas al día para -de vez en cuando- pasarla bien hoy y seguir ahorrando para el futuro.

Sólo recuerda una cosa: paga hasta lo que puedes, no lo que se te antoja.

Algunos tips para bajar el gasto y lograr algunos deseos:
- Si necesitas hacer un poco de ejercicio para la temporada de ropa escotada, pide una inscripción en el gimnasio con plan de medio día. Comes una ensalada en tu escritorio (que llevas desde tu casa) y haces ejercicio a la hora de la comida. Aquí ahorras hasta 1,000 pesos.
– Revisa tu presupuesto otra vez. Quizá hayas logrado no gastar en algo en los últimos meses y puedas darte un lujo ahora, como ese vestido para el calor o las sandalias.
– Vende algo de la temporada pasada y con eso compra algo nuevo.
– Si vas a salir de vacaciones (espero ya las tengas planeadas), si no, busca las gangas. Entre más tiempo te des para planear puedes conseguir mejores precios. Y si no tienes días libres, mejor, planea las vacaciones para momentos fuera de temporada, eso te puede ayudar a conseguir ahorros hasta de 30%.


Foto: EspecialAhorrar para alcanzar objetivos -como dice un lector- es algo que he repetido varias veces y en lo que creo fielmente. Pero el lector añade que su ahorro, aunque esté etiquetado para un objetivo en particular, no es para “emergencias”.

En esto diferimos, pues yo soy una fiel fan de la previsión.

Hay quien cree que por pensar en seguros y en tener cultura de previsión, se vive con miedo y que quien piensa que si algo “puede” pasar, le va a pasar.

Yo no vivo con miedo, pero como dice mi esposo, soy un poco aprehensiva y me preocupo por estar financieramente sana. ¿Por qué?

Honestamente, porque creo que el dinero es una herramienta para ser un poco más feliz (que quede claro que no digo que el dinero es sinónimo de felicidad), me puede dar la capacidad para pasar un lindo fin de semana de vacaciones, o cenar rico en un restaurante; hacer o experimentar cosas que disfruto con la gente que quiero.

Creo en tres principios básicos:

-       Si tengo control sobre mi dinero y mi situación financiera puedo gastar sin culpas. Por eso tengo un presupuesto y un registro de gastos, inversiones, ahorro y deudas.

-       Un día seré viejita, pero seguiré viviendo como reina. Quiero poder ir al cine con mi esposo, comer palomitas, nachos y pasitas con chocolate, sin preocuparme de que si nos tropezamos con un escalón mal iluminado y nos pasa algo, no podremos pagarlo. Por eso ahorro y mantengo mis seguros. No vivo con miedo, pero sí he visto el miedo de una esposa que no puede pagar una noche de cuidados intensivos para su esposo, porque se gastaron en otra cosa el dinero del seguro. 

-       Yo quiero trabajar para vivir, no vivir para trabajar. Esto quiere decir que trabajo porque me gusta disfrutar de un montón de cosas. Por eso CUIDO mi salario y mi situación financiera. No hay nada peor, y he estado ahí, que tener que trabajar un poco más para poder pagar una tarjeta de crédito que ya llevaste al límite y olvidarte de todo lo que te gusta para cubrir esos intereses.  


Invitar a cenar es mejor opción (en términos financieros) que ir a algún restaurante y pagar la cuenta de 4 personas. El problema está en que implica tiempo e imaginación, además de habilidades en la cocina.

Cuando uno trabaja, hacer una cena en viernes no es tan sencillo de lograr. Pero para no rasguñar la cartera y quedar bien con los invitados busqué a chefs mexicanos para pedirles ayuda.  

Ya sé que en el post anterior hablé de restaurantes baratos, no es que me contradiga, ese comentario era para una cita con tu pareja y esto es para invitar al jefe de la oficina a cenar. 

Les dejo una receta de Carmen ‘Titita’ Ramírez, chef del famosísimo restaurante El Bajío. Es un mole verde con verduras que queda sensacional para una cena ligera. 

Según Titita, y yo estoy totalmente de acuerdo con ella, “en la noche más vale dar verduras. Un cordero a las nueve de la noche me da patadas en el cuello toda la noche”.  

Foto: Patricia Madrigal

Foto: Patricia Madrigal

Ingredientes para 4 porciones:
1 ½ litros de agua 
2 hojas de acuyo 
1 chile poblano 
1 chile cuaresmeño 
1/2 cebolla blanca 
1 diente de ajo 
4 ramitas de cilantro 
5 hojas de lechuga orejona 
2 ramas de epazote 
50 gr. de chícharos sin vaina 
2 chayotes 
2 calabazas 
120 gr. de ejote 
120 gr. de habas peladas sin vaina 
30 gr. de masa 
2 cucharadas de aceite  
Sal al gusto

Preparación: 
Moler la cebolla y el ajo en un cuarto de litro de agua, dejar sazonar por 10 minutos hasta que haga ojitos el sofrito. 
Moler los chiles limpios el epazote, el cilantro, la hoja santa, la lechuga con otro cuarto de agua y agregarlos a la cebolla y el ajo que ya se están friendo, al final moler los chícharos con otro cuarto de agua y agregar. 
Moler la masa en otro cuarto de agua fría, agregar a la salsa que se tiene ya en la cacerola  ya cocinándose, sazonar con sal y probar. 
Se tendrán cocidas las calabazas, chayotes, habas y el ejote agregándose a la salsa; calentar y servir.

Además, para bajar el costo de los gastos en la cocina, la chef me dio unos tips:

- Enfocarse en productos mexicanos y de temporada, que son más baratos. 
- Ella nunca ha usado productos enlatados o sazonadores, dice que al final sale más caro. Para sazonar “usa cilantro o epazote, ésa es la economía de las casas”, dice. Para una sopa de tortilla, si no tienes caldo de pollo, es mejor hacer el caldillo con puro jitomate. 
- Recuerda las opciones que hacen maravillas para la economía del hogar: fideo seco, queso panela asado sobre un nopal, papas con quelites frescos, chayote o calabaza rellena y sopa de tortilla.

Para tener otras dos recetas baratas compra la revista Dinero Inteligente.


El presidente Obama y su esposa en camino a su cita en Nueva York. Foto APBienvenida al Presidente Obama y su esposa en Nueva York. Foto AP

Hace un par de semanas la pareja presidencial estadounidense tuvo una cita, un date, como dicen en inglés.

Según el periódico The New York Times, volaron de Washington DC a Nueva York para ver un show de Broadway y cenar. 

No pretendo ir a Nueva York a cenar una vez al mes, pero sí pedirle a mi esposo que hagamos una cita cada 15 días para estar solos los dos. Nada de amigos, nada de compromisos familiares, los dos solos.

Y para no hacer más grande la crisis de nuestras carteras, pero no dejar de pasarla bien encontré ya dos restaurantes a los que podemos a ir, pues tienen un menú con precios decentes y comida muy bien recomendada…

Tentenpié sobre Avenida de la Paz en San Ángel. 
Tapas mexicanas. Podemos pedir las tapas de flor de calabaza rellena de queso Oaxaca, las tortitas de huauzontle y arroz, y las tostaditas de marlin. De postre, la creme brulee de chocolate. Todo esto por 205 pesos, una cena ligera.

Denominación de Origen sobre Hegel en Polanco. 
Este es más caro que la primera opción, pero quizá vale la pena sólo ir por una copa de vino y quedarte en el bar. 

Aquí hay otras recomendaciones económicas del portal de Chilango.com



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones