photoEl día de ayer Banamex y la UNAM presentaron los resultados de su encuesta “Cultura financiera de los jóvenes en México”. No saben la emoción que me dio que hay una nueva encuesta de este tipo.

Más allá de la emoción, los resultados de la encuesta son interesantes y demuestran que para los jóvenes -mexicanos entre 15 y 29 años de edad- el dinero es un medio para adquirir y consumir. Si bien muchos de ellos (y esto es una gran noticia) dicen que ahorran recurrentemente, no tienen claridad en cuanto al ahorro a largo plazo y menos aún sobre inversiones. No utilizan productos financieros y se manejan en efectivo. Dicen querer más información sobre el tema, pero con lenguaje sencillo.

El campo de oportunidad para las instituciones financieras es enorme. Tendrán, todas, que echarle un ojo a esta encuesta para ver cómo atraer a esta clientela potencial.

El resto de los mexicanos debemos pensar qué es lo que pasa, qué hacemos, hicimos o podemos hacer para que estos jóvenes, cuyas vidas serán reflejo de las decisiones financieras que tomen o no tomen hoy, tengan la información para tomar las correctas.

Les dejo algunos de los datos que me llamaron la atención:

- 95% dice que el medio de pago que utiliza con mayor frecuencia para pagar sus compras es el efectivo.

- 20% dice que encuentra mayor satisfacción en gastar el dinero que en ahorrar para el futuro.

- 56% respondió que al final de mes no le sobra dinero, y 9% que se endeuda o pide prestado.

- 52% dice ahorrar con regularidad. Sus ahorro los guardan en casa, según el 51%, donde perciben que esta más seguro.

- 3 de cada 10 dicen que no tienen una cuenta de ahorro en el banco porque no les alcanza.

- 96% no tienen una inversión bancaria.

- 75% no conocen inversiones por medio de pagarés, plazo o a la vista.

- 70% dicen no conocer las inversiones en negocios.

“La lógica es el gasto y no la inversión”, dijo ayer en la presentación de la encuesta Fernando Castañeda, director de la facultado de Ciencias políticas de la UNAM. Y el rector de la UNAM, José Narro, después añadió que este bono demográfico que tenemos en México ahora y que no se aprovecha para darles educación en prevención se puede convertir en un pagaré. La educación financiera, dijo el rector, ayuda a los jóvenes a lograr una planeación en su vida “a ser autores de su futuro y no dejarlo al azar”.

Ustedes, ¿qué opinan?, ¿cómo ven los jóvenes el dinero?, ¿por qué el consumo es tan importante?, ¿por qué el ahorro se percibe como algo positivo pero complejo de lograr?

Sigamos la conversación en Facebook y en Twitter @vivircomoreina.

 


La educación para los mexicanos es sinónimo de una mejor vida. 57% de los padres encuestados por HSBC creen que una buena universidad dará a sus hijos las habilidades para competir en su vida profesional y otro 40% cree que además de esto, una carrera universitaria, resultará en mejores oportunidades de vida.

No obstante, 54% de los padres encuestados en México (la encuesta fue realizada en 15 países) hubiera deseado empezar con el ahorro para la educación de sus hijos con tiempo, más tiempo del que tuvieron. Según la encuesta, 9 de cada 10 padres (92%) paga hoy por la educación de sus hijos; 1 de cada 10 hijos (11%) tienen becas; y solo 5% de los chamacos contribuyen a pagar su propia educación.

Ahora piensen en esto: una carrera universitaria cuesta hoy unos 650 mil pesos -en una universidad privada- y en realidad tienes unos 18 años para ahorrar para este momento de tu vida si empiezas desde que tu hijo o hija nacen. Sin entrar en mucho lío y solo dividiendo esta cantidad en años y meses el resultado es el siguiente:

Para que tus hijos puedan pagar una universidad en 18 años debes ahorrar unos 36,000 pesos al año o 3,000 pesos al mes. Esto sin pensar en inflación o los rendimientos que podrías obtener en un instrumento correcto para la inversión de tu dinero. De hecho, según el estudio de HSBC dicen que el ahorro mensual de un padre por 18 años sería de 1,700 pesos. Asumo que este cálculo es con el producto que ellos ofrecen de una seguro dotal llamado Becahorro.

Hay varias estrategias para ahorrar para la educación de los hijos. Muchas que podrán hacer más fácil tu meta de que estén preparados para el mundo global y competitivo en el que ya vivimos. La cosa es tomar las riendas desde hoy, no un par de meses antes de que lo acepten en la universidad privada de su elección.

Otro dato en la encuesta es que 71% los padres mexicanos consideran que la educación en este país no tienen los más altos estándares de calidad, no es novedad este dato, pero lo que sí me parece interesante es que 86% considerarían enviar a sus hijos a la universidad fuera de México. Si esto está en tu cabeza, entonces tienes que ahorrar mucho más desde el día uno. En serio.

Por lo que se lee en la encuesta, el sueño es tener hijos universitarios con carreras profesionales, incluso posgrados, con experiencia en otros países y por ende conocimientos de un segundo idioma. Esto suena fenomenal, y efectivamente, darle estas herramientas a tus hijos puede darles ventajas en el futuro. Pero el esfuerzo financiero para lograrlo no es sencillo. Y por eso la planeación financiera familiar es tan importante desde el día que planeamos tener hijos.

Algunas opciones para empezar el ahorro para la educación de los hijos:
- Seguros educativos: están ligados a un seguro de vida, lo cual se traduce en que si mueres ellos se encargan de cubrir la meta que tenían planeada. Pero si un día tú dejas de pagar porque te endeudaste de más o salió una eventualidad, pierdes lo que sea que hayas ahorrado.
- Cuentas de inversión: puedes abrir una cuenta de inversión y explicarle al asesor que es para cuando tus hijos vayan a la universidad. Esto le permitirá hacerte una propuesta con un horizontes de inversión a largo plazo y con un poco de riesgo al inicio para obtener mejores rendimientos. La desventaja aquí es que tienes acceso al dinero cuando quieras y podrías hacerle rasguñitos cada que andes corto de lana.
- Fideicomiso: aquí encomiendas el dinero a una institución fiduciaria  que cuida que el dinero se use para su objetivo. Si esto te interesa lo que debe quedarte muy claro son los cobros de administración y comisiones.
- Paga por adelantado: el Tec de Monterrey ofrece esta opción, compras materias hoy y tu hijo las cobra cuando ingrese a la universidad. La desventaja es que tu hijo o hija no quiera ir a esa universidad, pero se soluciona pues son materias que tú puedes vender o traspasar.

Acaba de ser el día de las madres… quizá lo que debamos hacer después de tan festejado día es pensar qué estamos haciendo por nuestros hijos del futuro. Más allá de pedirles flores y apapachos un día al año (soy madre, entiendo lo que todas queremos que nos reconozcan – por lo menos una vez al año), es momento de pensar si estamos tomando las decisiones correctas para lo que queremos darles o con lo que queremos ayudarles en el futuro. Los invito a reflexionar conmigo.

Sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook

 


Resulta que el bullying no solo se da en las escuelas a los pequeños, también en las relaciones financieras.

Ser un bully financiero implica, según este artículo en U.S. News, que dentro de una relación entre dos personas uno de los dos usa su poder e influencia para controlar al otro financieramente. Las tácticas más comunes, según el artículo:

- Hacer que el otro se sienta culpable por ciertas compras
- Limitar el gasto mensual
- Hacer que el otro muestre tickets y recibos de sus adquisiciones
- No dejar al otro ir de compras solo

¿Se sienten identificados?

Me encontré este quiz en línea en el sitio de Credit Karma, navegando entre sitios y me pareció genial, además de que me hizo reflexionar mucho sobre la relación que establecemos con nuestros familiares y parejas en el aspecto financiero. (Está en inglés) Espero se animen a hacer el ejercicio y analicen cómo es que se llevan con su pareja en términos financieros. Este es un primer paso para ir mejorando las finanzas en la pareja o la familia.

Una de las preguntas del quiz es si crees que tu pareja te ha escondido o mentido sobre dinero. Y esto me lleva a uno de mis temas favoritos, la famosa cuenta secreta o partida secreta que muchos tienen con sus parejas. Responder de forma positiva a esta pregunta en el quiz no necesariamente hará que el resultado sea negativo, pues el resultado va en un rango de puntos, lo que creo es que responder sí o que seas tú quien esconde dinero de tu pareja puede ser un guiño a que uno de los dos tenga un poco de bully en su forma de tratar el dinero. Piénsenlo, es lo único que les pido.

Si resulta que tu pareja es un bully o te das cuenta que el bully eres tú:

- Intenta empezar conversaciones sobre sus finanzas con cierta frecuencia.
- Intenten hacer un presupuesto financiero familiar para aclarar cuánto entra a la casa y cómo se va el dinero.
- Hablen de lo que les molesta de cómo se tratan.

Espero sus preguntas y opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook en faceboo.com/vivircomoreina.

¡Feliz año!

 

 

 

  • Not letting his or her partner go shopping alone

 

 


Septiembre es el mes del testamento. Y ya casi se acaba el mes, así que si sigues sin aprovechar los descuentos, es el último momento para hacerlo.

Durante septiembre los notarios se ponen de acuerdo y ofrecen descuentos de hasta 50% en el trámite del testamento. Así que si el costo era tu pretexto, ahora no lo puedes utilizar.

Pero más allá del descuento que ofrecen los notarios, testar es un derecho que tienes como mexicano que te permite decidir a quién quieres dejarle los bienes que has logrado juntar con tu trabajo, a quién quieres dejarle tu patrimonio. Y no creas que debes hacer una lista de lo que tienes al mínimo detalle -a menos de que quieras ser muy específico de quién se queda con qué- en un testamento puedes ser bastante vago e incluso hablar de bienes futuros e hijos futuros.

Por ejemplo: puedes establecer que todo lo que tengas se divida equitativamente entre los hijos que tienes hoy y los que puedas llegar a tener hasta el día que mueras. Es un documento que no tienes que modificar con cada hijo que tengas o cada bien que vendas o adquieras. Insisto, a menos de que quieras tú establecer qué le dejas a quién.

¿Cuándo hacerlo? Legalmente solo necesitas tener 16 años cumplidos y una identificación para poder hacer un testamento. Yo creo que hay que tener un testamento desde el momento en el que eres financieramente independiente, que tienes un sueldo, una afore que podrías heredar, un automóvil o una linda bicicleta en la que te transportas al trabajo.

Este testamento no solo protegerá a tu familia y ayudará a evitar conflictos a la hora de que faltes (siempre hay pleitos cuando alguien muere y deja bienes, cualquiera que sean, sin testamento), pero también te ayudará a hacer un análisis de tu patrimonio porque aunque no hagas una lista de lo que tienes, por lo menos vas a pensar qué es lo que estás dejando en las manos de tus beneficiarios. Solo pensar en lo que tienes te ayudará a entender cómo estás financieramente hablando -podrías darte cuenta de que no tienes más que deudas o que  tienes muchas joyas y poco dinero líquido- el objetivo es que te permitirá analizar y pensar un poco en hacia dónde quieres ir con el patrimonio que estás logrando.

Esta es una razón válida para que te animes a buscar a un notario y finalmente testes.

Si tienes hijos, antes de correr a hacer tu testamento debes hablar con tu pareja y decidir quién cuidaría de ellos si los dos faltan, si bien el testamento es personal, es importante que en el tuyo y en de tu pareja quede claro quién queda como tutor de los niños. Solo eso es lo que tienen que compartir los dos. De hecho, el testar no se traduce en que tu pareja sepa lo que tienes  -un miedo que muchos tienen de hacer un testamento-.

Los invito a pensar un poco las razones por las que no han hecho su testamento y de paso hacer esta lista mental de los bienes que tienen para iniciar un análisis de lo que compone su patrimonio.

Sigamos la conversación en la zona de comentarios, en Twitter @vivircomoreina, Facebook, y mi sitio web.  

 

 

 


Una vez más algunos de los integrantes del clan financiero nos unimos para hacer una cadena de blogs sobre el dinero, esta vez, pensados en la mujer porque hoy es nuestro día. ¡Feliz día de la mujer!

Si han llegado aquí porque leyeron el blog de Sofía Macías de El Pequeño Cerdo Capitalista, entonces ya se enteraron de si es o no mala educación preguntar el sueldo. (Si no lo han leído, vayan).

A mí me toca hablar de cuando el sueldo que reciben las mujeres es mayor al que reciben sus parejas.

Un par de datos que llaman la atención:
La portada de la revista Time titulada “The richer sex” o algo como “El sexo más rico” dice:
-       4 de cada 10 esposas que trabajan tienen un salario mayor al de su marido. Esto no se traduce en que ganen igual que sus pares, de hecho, las mujeres que trabajan tiempo completo siguen ganando el 81% de lo que gana el hombre en un puesto igual. Eso quiere decir que las mujeres que mantienen sus hogares lo hacen con menos dinero que sus pares hombres.
-       Es probable que en 25 años las carreras de derecho y medicina sean dominadas por el sexo femenino.
-       Las mujeres solteras entre los 22 y los 30 años que viven en la mayoría de las grandes ciudades estadounidenses tienen un ingreso promedio mayor al de sus pares hombres.

Y sí, son datos en Estados Unidos y en México, dirán algunos, la realidad es distinta (aquí una numeralia de la realidad de las mujeres en México). Aquí 40% de las esposas no ganan más que sus maridos. Pero de que hay casos de parejas que viven así, eso es una realidad.

Yo conozco un par. Ellas son las ejecutivas que trabajan y ganan más y sus parejas ayudan en la casa y/o con los hijos. ¿Qué es lo correcto? Nadie sabe, cada pareja debe acomodarse según sus necesidades. Porque el que ella gane más no se traduce en que necesariamente tenga menos tiempo para los hijos. Y el que él gane menos tampoco es equivalente de que pueda tomar el rol de proveedor en casa.

Cuándo les preguntas a ellos si son felices de que sus esposas traigan más dinero a casa, te dicen que sí. Pero, ¿realmente son sinceros?, ¿no les importa que ellas paguen la cuenta en el restaurante?

Pregunté en Twitter y Facebook las respuestas incluían las siguientes frases:
“Intimidante por la educación que nos dieron, pero deberíamos estar orgullosos”.
“Si gana más que yo no me inquieta, los dos ganamos”.
“Me da mucho estar al lado de una mujer exitosa, me impulsa y comparte conocimiento”.
“Que no importa quién aporte más o menos, ambos tienen compromisos en la casa y mucho más con los hijos”.

El mundo laboral ha cambiado. Las mujeres llegan a puestos directivos cuando antes era impensable. Balancean trabajo y casa, proveen dinero y tiempo a la familia. Y sus parejas las ayudan y las impulsan. (Un par de notas al respecto que les pueden interesar: Guerra por las mujeres, Administra tu hogar como a la empresa).

Si estás en esta posición y ganas más que tu pareja o ella gana más que tú, estos tips los pueden ayudar a que las finanzas en pareja no causen estrés emocional:

  1. Tengan una cuenta para los gastos de la casa en la que los dos aporten y los dos puedan comprar cosas sin permisos. Lo que entra ahí es de los dos y ambos pueden comprar lo que crean necesario para la casa.
  2. Hablen de quién paga cuando salen juntos. Habrá a quienes no les moleste que la mujer firme la cuenta incluso frente a los amigos. Habrá a quienes sí. Hablen antes de que hieran sentimientos. Y un detalle, no porque ella firme, quiere decir que ella paga, ¡eh!
  3. Hablen de dinero. Esto no lo puedo dejar de decir. Sin una buena comunicación no hay barrera que detenga las emociones de la relación financiera. Si tienen metas en conjunto y saben por qué cada uno hace lo que hace y aporta lo que aporta, no habrá resentimientos.
  4. Como mujer, por favor no te sientas mal. Si tú eres la que te sientes mal porque tu marido gana menos, a él lo vas a poner en la situación de sentirse incómodo. Entonces, no porque ganes más debe cambiar el arreglo que tenían como pareja.
  5. Dividan responsabilidades: Sean claros de a quién le toca qué en la familia. Y no solo respecto a quién recoge a los hijos de la clase de natación, sino del ingreso de ambos, qué y cuánto es para qué. Para más sobre esto, lean la nota que les compartí un poco más arriba titulada ‘Administra tu hogar como la empresa’.

Este es solo uno de los temas relacionados con las mujeres y el dinero, para seguir leyendo y obteniendo más información, lean el post en el blog de Isela Muñoz, El Peso Nuestro de Cada Día, a quien por cierto hay que felicitar no solo por ser mujer, sino porque su blog hoy cumple 5 años. Su blog de hoy es: Finanzas para mujeres, lo que deberías saber de dinero.

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y en Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina.  


El dinero es uno de los temas que en las parejas puede costar peleas eternas y llegar a rompimientos poco amables.

No es laprimera vez que hablo del tema. Pero ahora quiero plantear dos preguntas que pueden estar en la cabeza de muchos:

1. ¿Cómo, cuándo y dónde es el mejor momento y situación para hablar de dinero con la pareja?, ¿qué tantas veces debemos revisar las metas y presupuesto que establezcamos juntos?

2. ¿Cuál es el peor error financiero que podemos cometer en términos de el dinero y la pareja?
En la cama no será el lugar adecuado para platicar de las necesidades financieras de la familia. Hay que hacer una cita y ponerlo en la agenda. Sentarse con el presupuesto y las dudas que cada uno tiene.
Ninguno tendrá hábitos administrativos similares, por lo que lo mejor que podemos hacer es escuchar al otro con la misma atención que queremos recibir.
Cada pareja, según sus necesidades, deudas, ingresos y gastos debe establecer cada cuánto quieren y deben revisar el presupuesto. Una vez cada dos meses si tus finanzas andan poco estables o dos veces al año, si ya tienes bajo control tus gastos y tu presupuesto.
Finalmente, soy creyente de que el peor error financiero que podemos cometer es nohablar con la pareja o la familia sobre dinero.Eso de que no se habla de este tema es cosa del pasado. Afilen los lápices juntos, busquen las estrategias que les funcionan y corrijan errores como familia o unidad.
Para leer más sobre el tema te recomiendo este post de Karla Bayly en el sitio de Hablemos Dinero.
Sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y en Facebook en Facebook.com/vivircomoreina.

Ayer, en el marco de la 5ta Semana Nacional de Educación Financiera, presenté junto con José Antonio García García Luna de la Anáhuac Norte y Fernando Castañeda de la UNAM, la encuesta de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore) titulada “Ahorro y Futuro: ¿Cómo piensan los estudiantes universitarios?” en el Museo Interactivo de Economía (MIDE).

La encuesta la pueden leer aquí.

Les quiero compartir e invitar a reflexionar sobre uno de los aspectos que me parecieron interesantes.

Según la encuesta, 66% de los universitarios dicen no haber platicado del retiro laboral en la familia.

De hecho la mayoría cree que sus padres se jubilarán a los 58 años –algo jóvenes, sobre todo en comparación con la edad estipulada de retiro de 65 años- pero lo que me impactó es que 58% tienen claro que van a aportar para ayudar al retiro de sus padres.

Y 65% responden de forma negativa a las consecuencias de que los hijos deban hacerse cargo de sus padres, económicamente, durante su vejez.

Para resumir: No hablamos del retiro en casa, pero es claro que vamos a tener que ayudar a nuestros padres y esto nos trae a la cabeza consecuencias negativas como: “menos dinero para mí”, “renunciar a nuestra vida” o “problemas maritales”.

A 15 años de la creación de las afores y la reforma al sistema de pensiones, los invito a reflexionar qué pasa en esta generación que le queda claro que sus padres han hecho tantos sacrificios por ellos, que cuando sean adultos van a tener que cuidarlos económicamente porque sus pensiones o negocios o activos que tengan no van a alcanzar.

Sin hablar del retiro o planes de jubilación en casa, los padres de familia han dejado claro que sus hijos deben apoyarlos en correspondencia al sacrificio que los padres han hecho por ellos.

Me imagino que en el futuro cuando estos mexicanos tengan treinta y tantos y deban pasarle un dinerito al mes a sus padres, no solo van a tener problemas maritales, sino que no me queda claro que vayan a poder ahorrar para sus metas o su jubilación. Si no hacemos aportaciones voluntarias a los treinta y tantos (ojalá las hiciéramos desde antes) porque estamos ayudando a nuestros padres, ¿vamos nosotros a pedirles a nuestros hijos que nos ayuden? Por cierto, eso es algo que estos universitarios no quieren pues solo 1% respondió que sus hijos los ayudarán con su manutención económica la hora de su retiro.

Ustedes, ¿quieren mantener a sus padres?, ¿ya les ayudan?, ¿quieren que sus hijos los ayuden en el futuro?

Me interesaría mucho su opinión al respecto y la espero en la zona de comentarios. Sigamos la conversación a través de Twitter en @vivircomoreina.  

 


Solo 3 de cada 100 personas tienen un testamento en México, en otras palabras, 97 de cada 100 mexicanos podrían morir dejando un lío a sus familiares.

Mañana es viernes 28 de septiembre y si no has aprovechado que este mes en el Distrito Federal cuesta 1,500 pesos hacer tu testamento (el costo depende del Estados de la República en el que vivas), todavía tienes chance de lograrlo.

¿Qué necesitas?
-       Ir con un notario.
-       Ser mayor de 16 años.
-       Presentar una identificación.
-       Pagar.
-       Dedicarle unas dos horas al notario.

¿Por qué te conviene hacerlo?

Los notarios con los que he hablado siempre me dicen que hay que tener un testamento para no dejar problemas a los familiares a la hora de nuestra muerte. Yo le sumo otra cosa –algo un poco más egoísta- pero hay que tener un testamento para que se hagan las cosas como nosotros queremos que se hagan.

¿Quién quieres que cuide a tu hijo?
¿Quién crees que pueda querer más a tu perro?
¿A quién quieres dejarle tu departamento o el anillo que te dejó tu abuelita?

Solo porque se sigan tus deseos hasta el mínimo detalle es que vale la pena dejarlos por escrito.

¿Cómo busco a un notario?

Si no conoces a alguno o ubicas la notaría que esté cerca de donde vives, puedes buscarlos en los siguientes sitios:

Directorio del Colegio de Notarios del Distrito Federal.
La Asociación Nacional del Notariado Mexicano donde puedes encontrar Notarios en toda la República.
Directorio de Notarios de la Secretaría de Gobernación.

Aclaraciones a mitos y creencias:

1. “Es que puedo cambiar de parecer” – Sí puedes cambiar de parecer y por eso puedes cambiar tu testamento las veces que quieras.

2. “Todavía no tengo hijos” – No solo porque no tengas hijos no tienes qué heredar. ¿Tienes una cuenta de banco?, ¿un bien inmueble?, ¿una joya?, ¿una mascota?, ¿una colección de monedas?
Ya con esto es razón suficiente para dejar dicho a quién quieres dejarle tus cosas.

3. “Es que no sé ni qué información debo saber” – No te preocupes, normalmente nadie sabe bien a qué va cuando se hace el primer testamento. Pero hay tres figuras en las que debes o puedes pensar en camino al notario y en quienes debes confiar mucho:

a) El albacea – persona que entregará los bienes a los herederos.
b) El tutor – persona encomendada para el cuidado de tus hijos menores de edad y su educación.
c) El curador – persona que vigilará que el tutor haga bien su trabajo.

Ya tienes toda la información que necesitas, anímate y lánzate por tu testamento con descuento.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación por Twitter en @vivircomoreina. 


Hablar de dinero con la pareja no es romántico.

Pero hablar de dinero con tu media naranja es necesario para seguir siendo pareja.

No es un tema de conversación que se toca en la cama, pero sí que se debe hablar para que en el futuro tu vida amorosa se mantenga tan romántica como hoy. En serio.

Desde antes de vivir juntos, casarse o compartir una tarjeta de crédito o cuenta bancaria es recomendable que se cuenten su situación financiera, y lo más importante que debes saber es cuánto debe “tu amor de la vida”.

Las deudas que podría tener:
-       Hipoteca para un bien inmueble.
-       Créditos para un auto.
-       Crédito educativo.
-       Crédito personal.
-       Deuda personal, es decir, le debe a su tío rico.
-       Crédito para su negocio.
-       Deuda en tarjetas de crédito.

Las deudas que cada uno tenga antes de compartir su vida, son propias, cada uno debe ser responsable de lo que debe a menos que decidan unir sus deudas y trabajarlas o saldarlas juntos. Esta decisión no se recomienda para parejas que empiezan a conocerse, sino para aquellas que ya saben cómo funcionan financieramente.

En cuanto se muden juntos, no muden sus deudas… primero hablen de ellas, vean cuáles son las más caras y establezcan una estrategia que les funcione para saldarlas sin que esto les cause estrés en su relación de pareja o que uno se convierta en el responsable de las deudas del otro.

Dejen muy claro quién y cómo van a pagar lo que cada uno debe y cuánto de su ingreso mensual van a destinar para esto. Por ejemplo, yo pago mes a mes mi préstamo educativo. Desde el inicio de mi matrimonio establecí que mi prioridad era pagar esta deuda. Entonces, hicimos las cuentas para ver cuánto tendría yo después de pagar mi crédito al mes para aportar a los gastos que tenemos en conjunto.

Es cuestión de organizarse para que las cosas queden claras y no haya peleas innecesarias.

Por otro lado, las deudas que contraigan juntos, son de los dos. Si van a pedir un crédito para un auto o una hipoteca, deben hablar de las condiciones juntos y hacer cuentas juntos antes de que uno de ustedes corra a firmar un contrato para sorprender al otro con una nueva casa.

Las deudas son una de las causas de pleito en las parejas, si no lo hablamos con claridad la palabra divorcio o separación puede asomarse en el horizonte. Para que tengan un control de las deudas es recomendable:

-       Discutir cómo gastan y cómo pagan: ¿pagas la deuda de tu tarjeta de crédito cada mes?, ¿o pagas solo el mínimo? Saber esto te ayudará a evitar problemas de altos intereses en tarjetas, hablen de lo que deben en sus plásticos, presupuesten cómo van a pagar estas deudas –ya sean adquiridas previo a estar juntos, o desde que iniciaron su vida como pareja-.

-       Revisen sus historiales crediticios juntos: saquen su historial una vez al año, que es gratis, en el Buró de Crédito y revisen sus calificaciones financieras. Recuerden que el día que quieran pedir un crédito en conjunto, para una casa, el mal historial de uno puede afectar en las condiciones de crédito para los dos.

-       Sean honestos sobre lo que no han pagado en el pasado: saca este tema lo antes posible, antes de que los cobradores te empiecen a llamar a ti por las deudas de tu pareja. Hablen de cómo pueden resolver estos problemas juntos.

¿Cómo han ustedes resuelto el tema de las deudas con su pareja?

Espero sus experiencias y opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina.

 


Ya hemos llegado a la primera vacación larga del año. La semana santa y de pascua están a la vuelta de la esquina.

Para estas alturas ya todos deberíamos tener muy planeada la actividad para estos días de asueto, ya sea salir del lugar en el que vivimos para pasar unos días fuera o quedarnos en casa a descansar.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) tiene todo un micrositio para los consumidores turistas. Les comparto algunos de lo puntos que me parecieron interesantes y relacionados a la organización de las finanzas para las vacaciones:

  1. “Compara los servicios que te brindan los proveedores. Recuerda que la información es tu principal aliada para consumir de manera inteligente.
  2. Reserva con anticipación la transportación y el hospedaje; así ahorrarás y asegurarás tus vacaciones.
  3. Elabora una relación de los gastos que harás antes y durante el viaje. Procura respetar tu presupuesto para que de regreso a casa no tengas que pagar las consecuencias.
  4. Al reservar en un hotel, asegúrate de conocer todos los términos y condiciones para que no te lleves sorpresas desagradables.
  5. Las aerolíneas de bajo costo son una opción poco conocida. Acércate a ellas y valora sus ventajas.”

Por otro lado, si han decidido quedarse en casa y descansar, no se descuiden y crean que esto es inofensivo para su cartera. De hecho, quedarse en casa durante las vacaciones también puede afectar a las finanzas pues gastamos en cosas fuera de nuestro consumo diario y hasta nos premiamos por “no haber salido de vacaciones” lo que luego hace que se abuse de las tarjetas o se gaste de más en actividades poco usuales.

Les dejo un par de recomendaciones para los que se quedan en casa:

  1. Hagan un presupuesto para las vacaciones en casa. Acepten que van a tener tiempo libre y por ende van a gastar, así que más vale que sea un gasto consciente y apegado a lo que se puede hacer.
  2. Busquen actividades económicas y que normalmente no tengan tiempo de hacer durante los fines de semana. El zoológico, los museos o los parques son sitios que pueden proveer actividades para la familia son que sea sumamente caro.
  3. No olviden sus tarjetas de descuento de estudiantes o profesores o adultos mayores, es el momento para utilizarlas.
  4. En serio, no se premien comprando cosas que no necesitan porque ustedes “son los únicos que no salieron de vacaciones”. Disfruten su casa, vecindario y ciudad vacía para conocer lugares que no han conocido.

Si son de los que hacen planes a última hora… Recuerden que pueden conseguir buenos precios en sitios de internet, pero comparen. Por favor, comparen. Y sean cuidadosos de los sitios para que no se topen con alguno fraudulento.

Disfruten su tiempo, disfruten a las personas con las que lo decidan compartir. Sé que suena cursi, pero eso es lo que yo me propongo hacer estas vacaciones. Y claro, apegarme al presupuesto de forma tajante. Lo prometo.

Cuenten si tienen estrategias para gastar de forma moderada en sus vacaciones.

Espero sus comentarios en la sección de opinión y sigamos la conversación por Twitter en @vivircomoreina.


 

 



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones