2010 pinta bien. El entorno económico muestra mejoras y hay optimismo. ¿Es hora de invertir? ¿O ya es muy tarde?

He pensado en revisar con mi asesor mi portafolio de inversión y ver cuánto puedo aportar este y en qué lo quiero invertir.

Asumiendo que no soy la única pensando en su dinero o deliberando qué hacer y por dónde invertir para vivir mejor, les comparto la información que obtuve esta mañana:

En un desayuno de prensa con Manuel Somoza y Juan Musi de la nueva Somoza Finamex Inversiones, una empresa dedicada a manejar y diseñar portafolios de inversión para personas que tengan por lo menos un millón de pesos y, por ende, un horizonte de largo plazo, hablaron del panorama económico que vislumbran y las recomendaciones que les están haciendo a sus clientes.

Fue como asesoría para inversionistas calificados, pero para los que no somos calificados…

Un poco de contexto:
Según un reporte de CIBanco el 2009 fue un año muy difícil y la contracción anual real estimada del PIB fue de alrededor de 7%, una cifra mayor a la de la crisis de 1995. Sin embargo, hay luz al final del túnel, dice el reporte, sobre todo por las mejores perspectivas en Estados Unidos (al final seguimos amarrados a como les vaya a ellos) y los siguientes elementos:
1)   Un incremento en el atractivo para los flujos de inversión.
2)   La fortaleza financiera.

Entonces, 2010 pinta bien.

Los datos estimados que dieron Somoza y Musi que muestran optimismo:
-       No se dará el temido y ya mencionado efecto W (otra caída después de una recuperación).
-       Estiman que México verá un crecimiento del PIB de 3.8% para 2010 y de hasta 4.5% en 2011.
-       La inflación que estiman es de 5.06% para 2010 (esta cifra puede asustar), pero baja a 3.7% para 2011.
-       El tipo de cambio del peso cerrará 2010 en 12.90 pesos por dólar.
-       La Bolsa mexicana puede crecer este año (de enero a diciembre) de 20 a 22%, es decir, que podría llegar a tocar los 38,000 puntos otra vez. (Hoy anda por los 30,000).

Lo que dicen a sus inversionistas:
-       Si se piensa invertir en monedas, les gusta el peso, después como segunda opción el dólar y no tanto el yen. ¿Por qué el peso? Porque hay inversión extranjera y reservas.
-       Creen que la Bolsa mexicana va a tener este crecimiento en los primeros 6 meses del año, más que en el segundo semestre. ¿Por qué? La posibilidad de que suban las tasas de interés.
-       Las commodities les parecen interesantes y que seguirán mostrando mejorías pero no de la forma en la que ya se recuperaron. Es decir, estiman que habrá un incremento moderado.
-       Los mercados de países emergenetes siguen siendo atractivos, pero como con las commodities, ya tuvieron su ajuste y su crecimiento será moderado.
-       Y la recomendación básica y que no se debe olvidar: hay que diversificar.

Tomar decisiones:
Me parece que esta información ayuda a formar un panorama para analizar las opciones y dar el primer paso hacia la oficina del asesor. Esto no es todo: hay que investigar un poco más, hacer números, arrastrar el lápiz y analizar tu perfil para que tomes una decisión correcta.

Dos cosas que no hay que olvidar: si se piensa invertir en renta variable hay que pensar a largo plazo. Y, hay que dejar las decisiones madurar y no andar cambiando de estrategia cada vez que se vea cualquier cambio en los mercado o las circunstancias.


Foto: Israel PérezLas mujeres ricas, muy ricas dicen que gastan menos de lo que podrían gastar. 

¿Las mujeres gastamos menos que los hombres?

Eso escribe Robert Frank en su blog The Wealth Report en el Wall Street Journal y cita un estudio de Wilminton Trust, una institución financiera en Estados Unidos. 

El 90% de las encuestadas, cita Frank, aceptaron gastar menos de lo que sus ingresos les permitirían. Algunas aceptaron que lo hacían para dar un ejemplo a sus hijos, pues estaban preocupadas por el efecto que podría tener el exceso del dinero en ellos. 

Este artículo habla de 40 mujeres con un valor financiero neto de 25 millones de dólares o más…

Yo no sé cómo o cuánto gastaría si tuviera esa cantidad en mi cuenta de banco, pero hay ciertas cosas en las que sí soy más cuidadosa que mi esposo, quien a veces me discribe, simplemente, como una ‘coda’. 

Otra tendencia, y digo tendencia porque ya van más de tres mujeres que me lo dicen, es que las mujeres no hablan claro del dinero con sus parejas. Esconden dinero de sus maridos. 

Una amiga me dijo que ella llevaba años con una cuenta de inversiones -que le dio sus mamá- sin decirle nada a su esposo. 

¿Eso no podría causarle problemas con Hacienda?, fue lo primero que pensé -quizá por ñoña, o igual por tonta- porque no escondo mi cuenta de nómina o  la de inversión de mi pareja. 

Hacienda no le hará daño a mi amiga, mientras ella haga su declaración de impuestos y siga trabajando. Si deja de trabajar, y su cuenta no crece con cantidades extraordinarias, tampoco habría problema. 

Entonces, ¿gastaremos menos porque somos más frugales o porque en realidad nunca decimos lo que realmente gastamos?

Cuéntame si escondes dinero de tu pareja.


Sube y baja… ¿llegará a 12 pesos?, o ¿subirá a 14? Y, ¿la influenza porcina puede afectar el tipo de cambio?

Un director de fondos de inversión me dijo, cuando todavía se podían hacer entrevistas en persona, que cada vez que tenía un poco de dinero al final de la semana, no le importaba a cuánto estaba el dólar, él compraba. Así se fue a Disneylandia con sus hijos una vez.

‘Mira nada más’, pensé… pero se me olvidó preguntarle si guardaba los dólares en el colchón o compraba en su fondo de inversión.

Quiero seguir su ejemplo para ver si puedo irme a Nueva York para mi aniversario de bodas el año que viene cuando se pueda viajar sin riesgo de contagio. ¿A poco no estaría padre?

Un ahorro a corto plazo.

Foto cortesía de The Pod Hotel

Me acaban de recomendar un hotel bueno, bonito y barato que en internet se ve increíble: The Pod Hotel, cuesta desde 69 dólares el cuarto y está muy céntrico. (La calle 51 entre la segunda y la tercera avenida).

El ahorro es sacrificar algo hoy, para un beneficio mañana.

He decidido sacrificar salir de la oficina a comer -que antes me permitía una vez a la semana- y esos 150 pesos juntarlos y comprar dólares para el año que viene. Si lo hago por un año tendré 7,800 pesos o unos 630 dólares que me pagarían cuatro noches de hotel y un boleto de avión o una cena.

El avión cuesta entre 250 y 280 dólares con las dos aerolíneas mexicanas, pero como este precio puede cambiar de hoy a un año, quizá termine usando millas para el avión y pago una muy buena cena para festejar el aniversario.

Mis dudas: ¿Espero que baje más o compro ya que está a 13.70?

¿Y cuando los compre, los guardo en un sobre debajo de mi cama o qué se supone que debo hacer?



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones