Fui al banco a recoger una chequera. La persona que me atendió me ofreció un servicio que blinda las chequeras y los plásticos de eventualidades.

Si te clonan la tarjeta y tienes este blindaje, entonces tienes 72 horas para darte cuenta del mal uso de tu tarjeta, bloquearla y te regresan el monto hasta un tope que depende de qué producto decidas contratar.

Y algunos de ustedes se preguntarán: ¿pero eso lo hace el banco de todas maneras, correcto? Es decir, si me clonan mi tarjeta y doy a aviso, me deben regresar el monto que se utilizó de forma incorrecta, ¿correcto?

Pues no necesariamente. El banco mete tu solicitud de queja por el mal uso de tu plástico y un comité determina en un cierto número de días si te regresan todo, parte o nada de dinero.

El empleado de mi banco me hizo pensar: ¿debo contratar un seguro que cubra falsificaciones de tarjetas, robo de cheques, asalto en cajero, o transferencias hackeadas?

Un dato que me hizo pensar más sobre este servicio:
En 2011 se reportaron cerca de 160,000 fraudes de tarjetas de crédito y débito ante la Condusef.

No tengo una respuesta todavía. Tengo todos los seguros que considero necesarios: vida, auto, gastos médicos, hogar. Pero no había pensado en uno para mis objetos y actividades financieras.

Ya me han clonado la tarjeta de débito. De hecho, dos veces. En ambas ocasiones me regresaron el dinero que se utilizó, aunque casi un mes después del hecho. Quizá por eso no había considerado la idea de pagar una mensualidad por si me llegan a robar un cheque.

Es como el seguro que se paga por el celular. Para muchos es una tontería, hasta que les roban su aparato.

Yo sigo en proceso de decidir si necesito este producto. Pero les planteo un poro el funcionamiento del servicio:

1. El monto que cubre el seguro más bajo es de 50,000, cobrando una mensualidad de 88 pesos. Y cubre 4 eventos por el 25% del monto máximo, es decir, tarjetazos de 12,000 pesos, por ejemplo.

2. El seguro incluye accidentes personales o daños por un asalto en el cajero.

3. El seguro cubre todos los gastos hechos por la persona mal intencionada desde 72 horas antes del bloqueo de la tarjeta. Muchos bancos no regresan el dinero que se utilizó las 72 horas antes de que llames a bloquear tu plástico..

Todo me lleva a pensar que es un servicio que debo tener. Pero no me he animado a regresar a la sucursal a contratarlo.

¿Qué opinan ustedes?, ¿quién tiene este tipo de servicios?, ¿cómo les ha funcionado?

De verdad me interesa mucho conocer sus experiencias y opiniones, espero leerlos en la sección de comentarios. Y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina


¿Cómo está eso de las cuentas infantiles? Me han preguntado algunos seguidores en Twitter.

Al pensar en los pequeños hay que dividir lo financiero en dos:
1) lo que vamos a hacer los padres para juntarles algo significativo y
2) lo que podemos hacer para que ellos junten algo significativo.

Entonces, el ahorro que van a hacer como padres para que vayan a la universidad debe estar fuera del alcance de los hijos hasta que lleguen a la universidad y debe estar en un instrumento con buenos rendimientos y a largo plazo. Pero, la idea de tener instrumentos financieros para los niños -que ellos puedan usar- fomenta la cultura financiera y de ahorro, sobre todo.

Busqué qué ofrece el mercado en términos de cuentas de ahorro, cuáles dan tarjetas de débito y cuáles sólo permiten sacar dinero de cajeros y no “firmar”.  Además busqué datos de comisiones y montos mínimos. Espero les sirva.

Para tomar la decisión correcta, deben fijarse en un par de cosas sobre ustedes como familia:
1) Si sus hijos son responsables y pueden manejar una cartera -sin perderla- quizá el monto de reposición de tarjeta no sea tan importante.
2) Si sus hijos no serán lo suficientemente responsables para poder mantener el saldo mínimo mensual entonces hay que fijarse en esa comisión.
3) ¿Quieren que carguen efectivo o sólo puedan pagar con el plástico? Es otra pregunta importante.
4) Analicen ¿qué tan sencillo será hacer transferencias?, ¿cuánto cuestan si son entre dos bancos?, y consideren si conviene sacar la cuenta del pequeño en el banco que tienen ustedes.
5) Recuerden que es distinto una tarjeta de débito a una cuenta de ahorro en la que sólo se puede disponer de efectivo.
6) Y revisen los rendimientos, aunque en principio esto es para los domingos de sus hijos, no para el dinero para el futuro, sí vale la pena comparar.

Todo esto lo deben considerar antes de ir a firmar el contrato. La idea es que encuentren el producto que mejor responda a las necesidades de ustedes como padres y ellos como hijos.

Productos para niños por banco:
Scotiabank:

–       Inverdivertida: es para menores de 11 años y no tiene monto mínimo para apertura, se puede retirar del cajero y da intereses mensuales. Además da descuentos a los niños en parques de diversión o zoológicos. Los niños reciben una tarjeta que si la pierden, cuesta 75 pesos la reposición.

–       Inverjoven: desde los 12 a los 17 años, con un monto mínimo de 500 pesos equivalente al monto de apertura, (se cobra una comisión de 30 pesos si no se mantiene el monto mínimo y 75 por reposición de la tarjeta). Es una tarjeta de débito con la que se puede comprar y retirar dinero de cajeros.

Banca Afirme:

–       Visión Junior: es una cuenta de ahorro para menores de 18 años (desde un mes de edad) con una tarjeta para consultar saldos y hacer retiros. Llega un estado de cuenta anual al domicilio. NO hay monto mínimo para la apertura pero sí un saldo promedio mensual de 100 pesos, si no, se cobra comisión de 15 pesos. El costo de reponer la tarjeta es de 50 pesos.

IXE:

–       Ixe Club: es una cuenta de ahorro para tener entre los 6 y 18 años. Se necesitan 500 pesos para abrir la cuenta pero no hay monto mínimo. Se obtiene una tarjeta para hacer depósitos o retiros en sucursales.

HSBC:

–       Chicos: es una cuenta de ahorro para usar entre los 2 y los 15 años, no tiene monto de apertura o saldo mensual mínimo. Permite hacer depósitos y retiros en cajeros y sucursales. Cuesta 100 pesos la reposición de a tarjeta.

–       Ahorro Buxx: de 12 a 18 años se puede utilizar esta cuenta de ahorro para jóvenes. La reposición de la tarjeta cuesta 100 pesos.

Banorte:

–       Suma Menores: es una cuenta de ahorro para menores de 18 años en la que se necesitan 500 pesos para la apertura. Con un saldo mayor a 1,000 pesos se recibe un estado de cuenta. Se puede retirar dinero en cajeros.

Santander:

–       Cuenta Junior: para menores de 18 años es una cuenta que pide un saldo promedio mensual de 100 pesos. Si se pierde la tarjeta se cobran 75 pesos. Se obtiene una tarjeta de débito para sacar dinero en cajeros o hacer compras en establecimientos. Se puede abrir la cuenta para bebés de un mes de nacidos. No hay monto mínimo de saldo o para apertura. Cuesta 75 la reposición de la tarjeta.

Banca Mifel:

–       Cuenta juvenil menores, depósitos a la vista:  es una cuenta de ahorro para menores de 18 años en la que se necesitan 1,000 pesos para la apertura y 500 como saldo mínimo. No hay disposiciones de efectivo en cajeros o pagos en establecimientos. La reposición de la tarjeta cuesta 100 pesos y si no se mantiene el saldo mínimo hay un cobro de 100 pesos.

Banamex:

–       Mi cuenta: para menores de 12 años con un monto de apertura mínimo de 300 pesos y 100 pesos por reposición de tarjeta de débito. Se puede tener acceso a efectivo en cajeros.

–      Cuenta básica: una cuenta de ahorro para niños entre 12 y hasta 23 años con tarjeta de débito internacional que se acepta en establecimientos. Se puede disponer de dinero en cajeros. El depósito inicial es de mínimo 500 pesos. Tiene un seguro de accidentes hasta por 500 dólares (pero para obtenerlo hay que hacer dos compras con la tarjeta al mes). El monto de apertura es de 500 pesos saldo que se debe mantener en promedio mensual o se cobra una comisión de 30 pesos. La reposición de la tarjeta es de 100 pesos.

Dejen sus comentarios y platiquen qué cuentas bancarias tienen para sus hijos y cómo les ha ido. Y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina.

 

 

 


Una tarjeta de débito es de los primero pasos al bancarizarte y es la herramienta más amable para aprender a utilizar el sistema bancario y balancear tus finanzas.

No sé si se acuerden de ese producto viejo, viejo de una tarjeta que sacó un banco en México que era ‘la tarjeta junior’, o algo así. Era de los primeros plásticos pensados en los jóvenes. Muchos en mi generación pudimos, por primera vez ir al banco como adultos con esta tarjeta, y no sólo se sentía uno especial, sino que recibía un gesto de confianza de los padres… Sí, uno era responsable y podía tener una tarjeta de adulto…

No hay tarjetas de débito para adolescentes o menores de 18 años, pero hay de ahorro con logotipos de sus dibujos animados favoritos que les permiten sacar dinero en el cajero. (Según la edad de tu hijo, busca el producto adecuado, la idea es que en cuanto tengan la edad suficiente pidas la de débito).

Quizá ya nadie en las nuevas generaciones relacione el plástico como mis contemporáneos como un paso hacia la madurez (es más, tal vez sólo yo lo sentí así), pero el plástico sigue siendo un momento de transición.

¿Por qué sacarle a mi hijo adolescente una tarjeta de débito o ahorro?
Entre más pequeño se les enseñe a los hijos a manejar el dinero, mejor será para su futuro. Primero puedes darles las tarjetas de ahorro y cuando puedan dar el salto, pasarán a la débito, para que puedan firmar.

El débito es el efectivo en versión plástico. Las de ahorro sirven para empezar a no tener que traer siempre efectivo.

En vez de que tus hijos anden en la calle con billetes y monedas, van por la vida con un plástico, que si se pierde, no es igual que perder el dinero ‘contante y sonante’. Digamos que en este mundo donde la seguridad es tan importante, esto puede ser de ayuda. Si su plástico es sólo de ahorro, y van a necesitar efectivo, pueden ir a un cajero y sacar lo que van a necesitar.

Por otro lado, si su mesada o domingo lo depositas en su cuenta –una transferencia electrónica quita poco tiempo a los padres y se puede automatizar- los chicos pueden llevar cuenta de sus gastos al analizar su estado de cuenta y sus retiros. Esto ayuda a ir entendiendo las finanzas personales.

¿Cómo escojo qué tarjeta de débito o ahorro es la buena?
- Compara, no sólo preguntes en un banco…
– Pregunta por el saldo mínimo requerido y cuánto cuesta cuando retiras más de eso…
– Pregunta por las comisiones, como las que se cobran por sacar dinero del cajero automático.
– Si puede tener una de débito y crees que va a usar más el cajero que a firmar (la idea es que firme y no saque efectivo), entonces sí debes hacer un esfuerzo porque la institución bancaria que escojas tenga muchos cajeros…
– Al hablar con el asesor que hará los trámites, lleva a tu hijo y busquen juntos a alguien que les dé confianza. La idea es que crezca como cliente y que esta persona le ayude a buscar las mejores soluciones. Por ejemplo, que en unos años le recomiende qué tarjeta de débito o crédito le conviene, o qué fondo de inversión…

Tips para antes de soltarle el plástico…
- Establece que la cuenta esté a su nombre, pero tú también puedas firmar (si es de cheques).
– Firma con ellos la tarjeta al recibirla (si es de débito).
– Ayúdale a establecer su archivo de estados de cuenta, vouchers, contrato etc.
– Acompáñalo a cambiar su número de identificación personal. (Por seguridad, lo debes saber tú también)



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones