No será la primera vez que lo diga en este espacio: cuando de dinero se trata todavía nos inclinamos por el gasto.

Es entendible. ¿Por qué dejaría de gastar hoy y pasarla bien por juntar algo para luego?

Recibí los resultados de la encuesta online de Nielsen que mide confianza del consumidor y decisiones de gastos. Veamos qué muestra:

El estudio en general registró un aumento en el índice de confianza de los consumidores en el mundo, -en Alemania subió dos puntos, en Estados Unidos, uno, igual que en México. En otras palabras, creemos que la cosa va mejor. Buena noticia.

En cuanto a finanzas personales, más de la mitad de los mexicanos piensa que el panorama para los próximos 12 meses es favorable, así lo indicó el 56% de los encuestados. Respecto a si es un buen momento para realizar compras de productos que se desean o necesitan, 36% manifestó que sí, un incremento de 4 puntos en comparación al trimestre anterior.

De hecho, tan va mejor que 20% de los mexicanos dijo que está dispuesto a gastar su dinero extra en vacaciones y 27% en ropa nueva.

Queremos gastar en pasarla bien y vernos bien.

Lo que pregunto es: ¿y el ahorro?, ¿o la inversión?

En abril de 2009 escribí el primer post de este blog. De ese momento al día de hoy el porcentaje no ha cambiado mucho: alrededor de 36% de los mexicanos dicen que ahorran y la mayoría de los que ahorran dice que es para una emergencia. Además, los lugares favoritos para el ahorro siguen siendo el banco, el colchón y las cajas de ahorro. Solo 1% de los encuestados por Consar dice que tiene su dinero invertido en fondos de inversión.

Primero optamos por gastar en ropa y vacaciones que pensar en el ahorro y menos en la inversión.

Mi conclusión: esto nos pasa porque seguimos pensando en el ahorro como algo que nos limita, un hábito que implica que cerremos la llave de la diversión. Se nos olvida que en realidad el ahorro es lo que nos permite “hacer”, “lograr”, “conseguir”. Lo que nos libera. Para entender más sobre los errores que cometemos que nos impiden ahorrar, ve este webinar que hice esta misma semana.

¿Ustedes qué opinan?

Ya que mencioné mi primer post, que hace seis años titulé “Le puse el cuerno a mi salón de belleza“, cuento y confieso que este es mi último para este espacio dentro de CNNExpansion.com. Pronto, “Vivir como reina y gastar como plebeya” tendrá espacio nuevo. Espero me acompañen ahí, así como lo hicieron aquí.

Por estos seis años, gracias. Gracias a todos por acompañarme.

Sigamos, como siempre, la conversación por Twitter en @vivircomoreina y en Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina.

Nos vemos pronto.


“Dime las 10 reglas que debo seguir para tener unas finanzas sanas” fue la petición que recibí de un lector. Y, la verdad, ojalá pudiera decirles que todo se reduce a 10 pasos o 10 reglas o 10 recomendaciones. La verdad es que unas finanzas sanas es optar por un estilo de vida, así como lo haces cuando decides ser sano, hacer ejercicio y dejar a un lado -excepto en contadas ocasiones- las delicias de chocolate y malvavisco.

No obstante, me senté con todas las ganas de poder dar una respuesta a este lector que me ponía un reto. Y esto fue lo que concluí. Aquí hay 10 pasos, el decálogo para lo que yo considero, unas finanzas sanas. La cosa está en que cada paso implica un esfuerzo fuerte en sí. Cada paso tiene, dentro de sí mismo, otros 10 pasos.

Por ejemplo, en el paso 1, para tener un presupuesto hay que saber hacer un registro de gastos y otro de ingresos que refleje la realidad de cómo utilizas el dinero. Y hacerlo detallado para que así puedas seguirlo. Por lo tanto, cada paso puede tener, en sí, varios.

Se los dejo por ahora para que vayan, como yo, pensando por qué es que hace sentido. Y si creen que falta algo, me lo compartan.

Más adelante, espero poder desarrollar cada paso para que tengamos al final, el decálogo detallado de las finanzas sanas.

1. Tener un presupuesto, seguirlo y actualizarlo

2. Tener y hacer un ahorro constante

3. Invertir tu ahorro según tus objetivos, al plazo correcto

4. Conocerte como consumidor

5. Saber diferenciar entre la deuda sana y la no sana

6. Siempre comparar productos antes de adquirirlos

7. Que la pago de tus deudas nunca rebase al 30% de tus ingresos mensuales antes de impuestos

8. Tener un plan a corto, mediano y largo plazo

9. Ser previsor y contar con seguros

10. Nunca, nuca olvidar el retiro.

Espero sus comentarios, ayúdenme a completar esto, compartan qué les funciona para desarrollar cada uno de los puntos.

Sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook.com/vivircomoreina.


piggo es una plataforma en línea para ahorrar e invertir en dos sociedades de inversión de la casa de bolsa GBM. Pretende ayudar a todo aquel que no ha logrado un hábito de ahorro para que su dinero crezca y pueda lograr sus objetivos.

Pensando en la transparencia les aviso que trabajo con piggo y escribo en su sitio web.

Aún así, pensé que sería interesante contar mi experiencia con la plataforma, explicar lo que me gusta y lo que me costó trabajo al usar el portal e iniciar parte de mi estrategia de inversión con ellos.

Lo que pretendo al contar esta experiencia es invitarlos a pensar lo fácil que puede ser iniciar un ahorro con inversión, que vean que existen productos que pueden ayudarnos a lograr objetivos y hacerlos pensar por qué no han dado el primer paso.

Les cuento, paso a paso, como fue mi experiencia:

1 Registro: Hay que dar bastante información, la misma que darías para abrir una cuenta de inversión en cualquier lado. Así que eso toma un poco de tiempo, pero la verdad es que el diseño lo hace menos tedioso. Además, hay detalles que me hicieron reír como la siguiente pregunta:

ERES UN ROBOT

Por un momento dudé, porque a veces sí me siento como robot, y quise poner quizá. ¿Qué hubiera pasado?, no sé.

Debes dar información fiscal, comprobantes de domicilio y tu IFE o pasaporte para poder abrir la cuenta. Todo lo subes como archivos adjuntos. Y si no funciona, lo puedes enviar por mail poniéndote en contacto con alguien del equipiggo (ayuda en línea). Yo tuve que pedir ayuda, acepto que soy iletrada en esto de la tecnología. Y todas las veces que envío un correo, escribo algo en el chat o llamo, hay alguien amable del otro lado que responde y ayuda. Esto, van a decir, es porque quieren captar clientes. Y sí, quizá si estás abriendo tu cuenta y necesitas ayuda serán muy amables, pero también lo fueron cuando hablé desesperada porque  la pantalla “se quedaba pensando” y no podía avanzar en la creación de mis objetivos. Pero eso lo relato más adelante.

El registro es sencillo y después de que corroboran tus datos te avisan que está lista tu cuenta para crear tus objetivos.

2 Pensar en los objetivos: Confieso que esto fue lo más difícil. Estuve frente a la pantalla un rato piense y piense. ¿Qué es lo que quiero y para cuándo lo quiero?  

Y también les digo que la clave es justo esto, saber qué queremos.

Al final decidí -hasta hora- establecer dos objetivos. Los dos a mediano plazo.

Objetivo 1:

Yo ya tengo una inversión a muy largo plazo que no toco y a la cual aporto regularmente. Pero ese ahorro es para complementar mi afore.

En piggo decidí hacer un ahorro para mis hijos, un colchonsito que les quiero hacer para un día lluvioso y para mandarlos a un campamento de verano en Alemania. Lo puse a mediano plazo, dentro de casi 5 años pensando que #vivircomoprincipe tendrá 9 años y #elpetitprince tendrá 6 años, lo que en principio me parece suficiente para irse unas semanas solos a un campamento. La verdad es que tenía poca idea de los costos, pero pregunté a algunas mamás de la escuela y con ese monto en mente le pedí a piggo que me hiciera el cálculo de lo que voy a necesitar en 5 años, por el tema de la inflación, y ese resultado se convirtió en mi objetivo.

Aquí hago una aportación mensual y además les he dado a todos los familiares la cuenta clabe para que aporten al fondo de los sobrinos/ahijados/nietos. De esta forma puedo superar el objetivo establecido o en algún momento bajarle a mi aportación mensual.

Además de que obligo a todos los familiares a pensar en el futuro de mis hijos y por lo tanto, quizá hasta en el suyo.

Objetivo 2: 

Mi segundo objetivo es un ahorro para mí, a mediano plazo -porque tengo ya cubierta mi estrategia de largo plazo- para mis gustitos, para apapacharme, pues. No le puse una etiqueta muy clara, porque a veces quiero una sala nueva, pero también me gustaría invitar a mi esposo de viaje. Aquí puse una aportación inicial, un ahorro previo y automaticé para que me quiten una cantidad al mes.

En ambos objetivos añadí más riesgo del que piggo me recomendaba. Porque lo padre de esta herramienta es que te dice cuánto puedes ganar o no – si le pones más riesgo a tu inversión. Como yo tengo un buen estómago para el riesgo, puse un poco más de renta variable en los dos objetivos.

Así se ve cuando vas moviendo entre más y menos acciones, tienes tu ahorro (lo que vas a poner tú), el escenario esperado, el optimista y el pesimista.

RIESGO

Aquí deben analizar qué tanto están dispuestos a arriesgar. Esta parte, por cierto, es muy divertida. Y aquí  fue donde me travé también porque al mover y poner más riesgo, sale un aviso que te dice que estás cambiando la estrategia recomendada. Y yo, o mi computadora, no podíamos ver esa ventana. Hablé mil veces y las mil veces el equipiggo me ayudó todo el tiempo necesario hasta que resolvimos mi problema. Que por cierto, fue una tontería. Pero el punto es la amabilidad y disponibilidad del otro lado de la pantalla o teléfono. Créanme que me pasa pocas veces y lo saben porque siempre me quejo.

3. Automatizar: Esto es lo que nos ayuda a no sentir el ahorro. Cuando en piggo das chance de que te quiten el dinero directamente de tu cuenta, entonces te olvidas del pendiente de “tengo que meterle dinero a mi inversión”. piggo jala de tu cuenta de cheques el dinero el día que le dices y ni cuenta te vas a dar de que tienes menos, porque te vas a acostumbrar a vivir con lo que sí tienes en tu cuenta. 

Esta es la mejor manera de poner al ahorro como una prioridad y dejar de verlo como lo que me sobra al final del mes.

4. Mi conclusión: Creo que lo interesante es el proceso de pensamiento y reflexión en el que entré. Me importa ahorrar, quiero tener dinero y quiero poder cumplir objetivos, pero no había pensado realmente en qué quería, qué nombre le pondría y cuánto necesitaría. Este ejercicio me ayudó a planear mejor y por eso, me gusta piggo.

Espero que con esto los invite a sentirse obligados a pensar en qué es lo que quieren, para qué, exactamente, es que están ahorrando. O, los que no ahorran, cómo van a conseguir eso que sueñan si no le aportan un centavo. Y peor aún, cómo lo van a lograr si sus metas están en la cabeza y ni siquiera las han puesto en papel para saber cuánto se van a tardar en lograrlas.


Sí, a partir del 2016 la Consar iniciará un proceso para obtener los datos biométricos de los más de 52 millones de clientes que tenemos una afore. Por lo tanto, cada vez que tú te acerques para algo, ya sea un retiro por matrimonio o por desempleo, o que quieras empezar a hacer ahorro voluntario, no te espantes si te piden tus huellas digitales y graban tu voz.

Es una “etapa de modernización”, me dijo Carlos Ramírez, presidente de Consar, en una entrevista. El modelo que ahora tienen, explica, es obsoleto. Por ejemplo, para hacer un traspaso el promotor debe pedir 8 documentos, muchos de los cuales, el cliente ha entregado más de una vez a su afore. Pero como todo es papel y hay que comprobar todo, el proceso es efectivamente obsoleto.

Por eso Consar hará un expediente electrónico único de cada usuario al que más adelante se le incluirán los datos biométricos mencionados. Este expediente electrónico único ayudará a bajar los costos de las afores (menos viajes de promotores para recopilar documentos), ahorrar recursos (menos papel) y además, evitar los problemas de seguridad y traspasos indebidos que se han dado en el sistema.

Cuando un promotor cambiaba de una afore para trabajar en otra, podía llevarse consigo los papeles de sus clientes y traspasarlos sin permiso de los titulares de la cuenta. Esto se evitará con el expediente único y más cuando tengan que pedirte una confirmación de voz para poder hacer traspasos o ajustes y cambios a tu cuenta de afore.

“Es un proceso que va a tomar tiempo, pero es un cambio fundamental”, dijo Ramírez.

Otra novedad es que las cuentas que tengan un ahorro voluntario de 8,000 pesos, si desean un traspaso, deberán hacerlo personalmente.

Acepta  Carlos Ramírez que esto parece engorroso para los que sí tienen ahorro, pero dijo que es también una forma de hacer un llamado a las afores a impulsar el ahorro voluntario porque ayudará con la retención de clientes. En lo personal sí creo que es engorroso tener que hacer un trámite en ventanilla cuando eres de los pocos que se preocupan por el retiro y de los 200,000 que tienen ahorro voluntario, pero también me interesa que si tengo ahorro voluntario no sea muy fácil que me cambien de afore sin mi autorización. Así que al final, está bien que sea más complejo.

El año pasado se realizaron 2.4 millones de traspasos de los cuales “un porcentaje significativo” (así explica Consar en un comunicado de prensa) no eran deseados por el cliente.

Hay cambios y mejoras en las afores. Ya puedes hacer aportaciones en el 7 Eleven, como comento en este otro post, y además tu dinero se invierte por medio de mandatos y puede estar recibiendo rendimientos interesantes en Europa, como explico en este otro post, así que me emociona lo que está pasando en Consar.

Estos cambios deben ser también una llamada de atención a los usuarios, hay que voltear a ver a la afore, enterarnos de qué está pasando con ese dinero que aportamos ahí mes con mes. Hay que acercarnos a pensar en el futuro, en nuestro retiro y qué es lo que queremos de él o cómo lo vamos a querer vivir.


Screen Shot 2015-01-16 at 9.45.45 AMSí, en Suiza existe este servicio para usuarios estresados y cortos de tiempo que buscan maximizar el uso de su dinero. Entonces, por 165 dólares norteamericanos la hora te transportas y desenredas la cabeza.

Esta es una de las grandes tendencias de los consumidores, según datos de Euromonitor, “los consumidores están maximizando su tiempo y dinero al encontrar productos y servicios que satisfacen múltiples necesidades” dice la firma en su estudio titulado “Las 10 principales tendencias globales de consumo en 2015″.

Esto de compartir espacios, como lo hace el terapeuta con el taxista, se ve ya y verá más en otras formas, según Euromonitor, y se le llama consumo colaborativo. Es parte de la cultura de compartir productos y servicios. La marca de ropa Patagonia se asoció con eBay para redistribuir productos usados. Esto lo hemos visto en México, y el mundo, con el formato de crowdfunding en el que entre varios inversionistas apoyan a un emprendedor y así buscan mejorar los rendimientos que pueden tener en inversiones de instituciones bancarias. O, en los espacios de trabajo compartido en los que rentas una oficina y compartes con otras firmas.

Esto, según el estudio, muestra cómo estamos más interesados en tener acceso que en ser dueños. Y es que tenemos acceso a invertir en una empresa emprendedora, pero no somos dueños. Tenemos acceso a una oficina linda, pero no somos dueños. Al no ser dueño el costo de eso a lo que conseguimos acceso es más barato. Cuidamos el dinero sin sentir que no tenemos “acceso”, pues.

Otros ejemplos de esto son Uber o Airbnb.

Además de la conveniencia y ahorro de tiempo y dinero, hay un impulso de consumo liderado por el corazón. Esto quiere decir que sí nos importa si lo que compramos hizo daño al medio ambiente o a otras personas en el proceso de creación o de llegar a nuestras manos. Por eso es que “lo verde” o de “comercio justo” aún cuando puede ser más caro tiene éxito entre los consumidores. Te hace sentir bien y eso nos gusta.

Es interesante pensar cómo consumimos y por qué escogemos los productos que llevamos a casa. Las tendencias de Euromonitor nos dan una idea de qué es lo que hacemos como consumidores y quizá algunas más en cuanto a cómo podemos cuidar el dinero.

Espero sus comentarios y sus experiencias: cómo es que maximizan el dinero y el tiempo, cómo es que comparten sus consumos.

Y, si lo que quieren es ajustar sus negocios a las tendencias, aquí les dejo las 10 tendencias globales de los consumidores para 2015 de Euromonitor:

  • Comprar conveniencia
  • Malls y centros comerciales en modo comunidad
  • La privacidad importa
  • Consumo como una ruta hacia el progreso
  • Personas influyentes: cada vez más como nosotros
  • Compartamos: surge la vida sin equipaje
  • Los Millennials
  • De compras por el mundo
  • De lo virtual hacia lo real y de regreso
  • Conexión y bienestar: salud conectada

10639524_700361706686443_6707783361953434000_n

Foto de Julieta Osuna de Cruz enviada para el concurso ‘Qué es para ti Vivir como reina y gastar como plebeya.

 

El sábado acabó el concurso que hice con Sofía Macías de Pequeño Cerdo Capitalista para regalar un ejemplar de mi libro. (Gracias Sofía por este divertido ejercicio que compartiste con mi libro).

La idea era enviar una foto que reflejara lo que es “Vivir como reina y gastar como plebeya”.

Lo que llegó me hizo pensar en lo que son las finanzas personales y la relación que llevamos con el dinero.

Para muchos “Vivir como reina” era la posibilidad de viajar sin preocupaciones financieras. Otros dijeron que era gastar poco en experiencias que les eran gratificantes. Hubo un ejemplo con el que me identifiqué mucho -porque así he cargado por todos lados a mis dos hijos y por eso es la foto de este post-, y Julieta decía que para ella “Vivir como reina y gastar como plebeya” era gastar poco por disfrutar una tarde con su hijo. Y otra foto, la del único hombre que se animó a participar, explicaba que “Vivir como reyes y gastar como plebeyos” era disfrutar la vida sin preocuparte por el costo de las actividades, objetos y experiencias adquiridas porque ese dinero lo tienes contemplado. (Por cierto, todas las fotos las pueden ver en mi página de Facebook en el álbum de Concurso: Qué es para ti Vivir Como Reina).

Revisé las fotos que compartieron. Vi mil veces las imágenes y pensé qué transmitían. Al final, mi conclusión es que para muchos Vivir como reina y gastar como plebeya se traduce en tener la libertad de tomar las decisiones que queramos. Y sí, eso es también para mí el significado del título de este blog. (Por cierto, este año cumplí 5 años de escribir en este espacio y de hablar de lo que es “Vivir como reina y gastar como plebeya” y eso me hace muy feliz).

Tomar control de nuestras finanzas, aprender a hacer un presupuesto, controlar la “tarjetitis”, como la llama Sofía, y aprender a planear es DECIDIR que queremos vivir mejor, es optar por querernos y cuidarnos más. ¿Cómo?, ¿por qué?

Porque al final al cuidar tu dinero, hacerlo crecer, pensar en ti cuando tengas canas y no gastarte todo lo que te llega cada quincena es ponerte a ti primero antes que todas las otras cosas y personas que tienes alrededor.

Los invito a pensar en esto, en por qué sí o por qué no se han puesto a ustedes primero. Sobre todo a los que siguen posponiendo el ahorro o los que creen que hablar de dinero es todavía de mala educación y que más vale ni mencionarlo porque igual y se nos va el que sí tenemos en las manos.

Y no se confundan. Hay veces en la vida en las que las prioridades son diferentes y endeudarse es la forma de conseguir lo que se quiere, y no está mal, solo hay que hacerlo consciente: me endeudo porque este es mi plan y requiere de esta deuda para lograrse.

¡Felicidades a los que ya tomaron la decisión de tener el control! ¡Felicidades a los que ya planean y saben cómo gastan! ¡Felicidades a quienes se pueden dar el lujo de gastar como se les antoje! Eso es “Vivir como reyes y gastar como plebeyos”.

Espero sigamos la conversación en Twitter y Facebook y dejen sus comentarios aquí en la zona de opinión. 


photoEl día de ayer Banamex y la UNAM presentaron los resultados de su encuesta “Cultura financiera de los jóvenes en México”. No saben la emoción que me dio que hay una nueva encuesta de este tipo.

Más allá de la emoción, los resultados de la encuesta son interesantes y demuestran que para los jóvenes -mexicanos entre 15 y 29 años de edad- el dinero es un medio para adquirir y consumir. Si bien muchos de ellos (y esto es una gran noticia) dicen que ahorran recurrentemente, no tienen claridad en cuanto al ahorro a largo plazo y menos aún sobre inversiones. No utilizan productos financieros y se manejan en efectivo. Dicen querer más información sobre el tema, pero con lenguaje sencillo.

El campo de oportunidad para las instituciones financieras es enorme. Tendrán, todas, que echarle un ojo a esta encuesta para ver cómo atraer a esta clientela potencial.

El resto de los mexicanos debemos pensar qué es lo que pasa, qué hacemos, hicimos o podemos hacer para que estos jóvenes, cuyas vidas serán reflejo de las decisiones financieras que tomen o no tomen hoy, tengan la información para tomar las correctas.

Les dejo algunos de los datos que me llamaron la atención:

– 95% dice que el medio de pago que utiliza con mayor frecuencia para pagar sus compras es el efectivo.

– 20% dice que encuentra mayor satisfacción en gastar el dinero que en ahorrar para el futuro.

– 56% respondió que al final de mes no le sobra dinero, y 9% que se endeuda o pide prestado.

– 52% dice ahorrar con regularidad. Sus ahorro los guardan en casa, según el 51%, donde perciben que esta más seguro.

– 3 de cada 10 dicen que no tienen una cuenta de ahorro en el banco porque no les alcanza.

– 96% no tienen una inversión bancaria.

– 75% no conocen inversiones por medio de pagarés, plazo o a la vista.

– 70% dicen no conocer las inversiones en negocios.

“La lógica es el gasto y no la inversión”, dijo ayer en la presentación de la encuesta Fernando Castañeda, director de la facultado de Ciencias políticas de la UNAM. Y el rector de la UNAM, José Narro, después añadió que este bono demográfico que tenemos en México ahora y que no se aprovecha para darles educación en prevención se puede convertir en un pagaré. La educación financiera, dijo el rector, ayuda a los jóvenes a lograr una planeación en su vida “a ser autores de su futuro y no dejarlo al azar”.

Ustedes, ¿qué opinan?, ¿cómo ven los jóvenes el dinero?, ¿por qué el consumo es tan importante?, ¿por qué el ahorro se percibe como algo positivo pero complejo de lograr?

Sigamos la conversación en Facebook y en Twitter @vivircomoreina.

 


La educación para los mexicanos es sinónimo de una mejor vida. 57% de los padres encuestados por HSBC creen que una buena universidad dará a sus hijos las habilidades para competir en su vida profesional y otro 40% cree que además de esto, una carrera universitaria, resultará en mejores oportunidades de vida.

No obstante, 54% de los padres encuestados en México (la encuesta fue realizada en 15 países) hubiera deseado empezar con el ahorro para la educación de sus hijos con tiempo, más tiempo del que tuvieron. Según la encuesta, 9 de cada 10 padres (92%) paga hoy por la educación de sus hijos; 1 de cada 10 hijos (11%) tienen becas; y solo 5% de los chamacos contribuyen a pagar su propia educación.

Ahora piensen en esto: una carrera universitaria cuesta hoy unos 650 mil pesos -en una universidad privada- y en realidad tienes unos 18 años para ahorrar para este momento de tu vida si empiezas desde que tu hijo o hija nacen. Sin entrar en mucho lío y solo dividiendo esta cantidad en años y meses el resultado es el siguiente:

Para que tus hijos puedan pagar una universidad en 18 años debes ahorrar unos 36,000 pesos al año o 3,000 pesos al mes. Esto sin pensar en inflación o los rendimientos que podrías obtener en un instrumento correcto para la inversión de tu dinero. De hecho, según el estudio de HSBC dicen que el ahorro mensual de un padre por 18 años sería de 1,700 pesos. Asumo que este cálculo es con el producto que ellos ofrecen de una seguro dotal llamado Becahorro.

Hay varias estrategias para ahorrar para la educación de los hijos. Muchas que podrán hacer más fácil tu meta de que estén preparados para el mundo global y competitivo en el que ya vivimos. La cosa es tomar las riendas desde hoy, no un par de meses antes de que lo acepten en la universidad privada de su elección.

Otro dato en la encuesta es que 71% los padres mexicanos consideran que la educación en este país no tienen los más altos estándares de calidad, no es novedad este dato, pero lo que sí me parece interesante es que 86% considerarían enviar a sus hijos a la universidad fuera de México. Si esto está en tu cabeza, entonces tienes que ahorrar mucho más desde el día uno. En serio.

Por lo que se lee en la encuesta, el sueño es tener hijos universitarios con carreras profesionales, incluso posgrados, con experiencia en otros países y por ende conocimientos de un segundo idioma. Esto suena fenomenal, y efectivamente, darle estas herramientas a tus hijos puede darles ventajas en el futuro. Pero el esfuerzo financiero para lograrlo no es sencillo. Y por eso la planeación financiera familiar es tan importante desde el día que planeamos tener hijos.

Algunas opciones para empezar el ahorro para la educación de los hijos:
- Seguros educativos: están ligados a un seguro de vida, lo cual se traduce en que si mueres ellos se encargan de cubrir la meta que tenían planeada. Pero si un día tú dejas de pagar porque te endeudaste de más o salió una eventualidad, pierdes lo que sea que hayas ahorrado.
- Cuentas de inversión: puedes abrir una cuenta de inversión y explicarle al asesor que es para cuando tus hijos vayan a la universidad. Esto le permitirá hacerte una propuesta con un horizontes de inversión a largo plazo y con un poco de riesgo al inicio para obtener mejores rendimientos. La desventaja aquí es que tienes acceso al dinero cuando quieras y podrías hacerle rasguñitos cada que andes corto de lana.
- Fideicomiso: aquí encomiendas el dinero a una institución fiduciaria  que cuida que el dinero se use para su objetivo. Si esto te interesa lo que debe quedarte muy claro son los cobros de administración y comisiones.
- Paga por adelantado: el Tec de Monterrey ofrece esta opción, compras materias hoy y tu hijo las cobra cuando ingrese a la universidad. La desventaja es que tu hijo o hija no quiera ir a esa universidad, pero se soluciona pues son materias que tú puedes vender o traspasar.

Acaba de ser el día de las madres… quizá lo que debamos hacer después de tan festejado día es pensar qué estamos haciendo por nuestros hijos del futuro. Más allá de pedirles flores y apapachos un día al año (soy madre, entiendo lo que todas queremos que nos reconozcan – por lo menos una vez al año), es momento de pensar si estamos tomando las decisiones correctas para lo que queremos darles o con lo que queremos ayudarles en el futuro. Los invito a reflexionar conmigo.

Sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook

 


Abril es el mes de la declaración anual para personas físicas. Les quedan 9 días para presentarla.

Yo ya la presenté y tuve un saldo positivo que estoy esperando me regrese el SAT pronto. ¡Yay!

(Si no sabes si debes o no presentar declaración anual da click aquí y lee lo que dice el SAT)

El proceso para presentar la declaración no fue el más sencillo. Entre las cosas que más trabajo me cuestan es esto de pedir a los clientes de todo el año que me entreguen una constancia de retención de impuestos para tener todos los papeles en orden. Hay clientes que me la dieron un minuto y medio antes de que presentara mi declaración. Pero estos son los gajes del trabajador independiente.

Otro de los rubros importantes en esta declaración anual son los gastos personales para deducciones. Hay que saber qué puedes deducir y tener siempre comprobantes válidos con RFC y domicilio fiscal. Estos papeles los tienes que guardar por cinco años por si Hacienda te quisiera hacer una revisión o auditoría después. (Abajo pongo una lista de las deducciones básicas).

Y finalmente, no se pongan a hacer su declaración anual si no tienen esto a la mano:

– Todas las constancias de percepciones y retenciones de 2013.
– Declaraciones mensuales al corriente.
– Recibos de honorarios o facturas de los gastos que vas a deducir y que están relacionados con tu actividad.
– Recibos de honorarios o facturas de pagos que realizaste en 2013.
– Recibos o facturas de pagos de colegiaturas.
– Contraseñas de acceso a los servicios electrónicos del SAT o la Firma Electrónica Avanzada (FIEL).
– Tu RFC.
– Constancia de percepciones y retenciones.
– Tu Clabe para que la pongas en caso de que haya saldo a favor.

Estos son algunos de los rubros básicos que luego se olvidan:

1- Honorarios médicos, dentales y gastos hospitalarios.
2. Medicinas incluidas en facturas de hospitales.
3. Gastos funerarios.
4. Seguros de gastos médicos.
5. Intereses del crédito hipotecario de tu casa.
6. Donativos no onerosos ni remunerativos (no más del 7% de los ingresos acumulables).
7. Aportaciones para el retiro (depositados en tu afore o planes personales de retiro y no más de 5 salarios mínimos elevados al año o 10% de tus ingresos, lo que sea menor).
8. Transporte escolar obligatorio.

Aquí les dejo la liga a la declaración anual del SAT para que empiecen ya.

Y la liga al SAT donde explican todo para personas físicas. 

Dos cosas mas que me sirvieron. Uno de mis clientes no me dio mi retención de impuestos a tiempo para el día que yo quería hacer mi declaración. La hice sin esa constancia porque pude registrar (gracias a que ya casi todo está automatizado y es electrónico) a la empresa y el SAT me lo tomó por bueno. No obstante, recomiendo tener todas las constancias para no tener problemas futuros.

Y para los que esto de pagar impuestos les da flojera… lean esto que son las multas que podrían tener que pagar – hasta 22,500 pesos.

Para los que siguen con dudas, llamen a InfoSAT: 01 800 46 36 728 (en México), y 1 877 44 88 728 (desde Estados Unidos y Canadá), de lunes a sábado de 8:00 a 21:00 horas. 

Espero sus experiencias pagando impuestos en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina o Facebook facebook.com/vivircomoreina. 

 

                                                                                                                    


La venta de seguros por medio de la red será el ring de la competencia de las aseguradores en los siguientes tres años, según un estudio de Accenture.  “La tendencia fluye a un esquema donde no será necesario ser una aseguradora para ofrecer coberturas; es así que las aseguradoras replantean sus modelos para que la venta en línea se fortalezca en sus portales y en los proveedores externos”, dice el estudio.

Se venderán pólizas en dispositivos y aplicaciones móviles, redes sociales y venta online.

Hoy, si quieres un seguro buscas a un agente y le pides que te explique qué es lo que necesitas y qué es lo que se ajusta a tu presupuesto. Según Accenture, en el futuro, comprarás tus seguros por medio de tu celular. Según el estudio, los agentes, corredores y la banca seguirá siendo el principal actor de adquisición de seguros, pero parte de las compras se trasladarán a esta venta ‘online’, o eso creen el 66% de las aseguradoras en el estudio.

Esto, en teoría, bajará los costos administrativos de mercadeo y distribución. Y me parece muy interesante que puedas armar tu paquete de previsión en línea, que decidas qué producto es el que te conviene y que puedas comparar, incluso, la interfase por la que te quieran vender el seguro. Mi duda, honestamente, es qué tantos de nosotros conocemos realmente qué tipo de seguro necesitamos. Al final, el trabajo del agente es de no solo venderte la póliza, sino acompañarte en el proceso de escoger la aseguradora y el producto ideal para ti. ¿Qué tanto conocemos el mundo de los seguros para tomar la decisión solos? Yo, en lo personal, sigo buscando a mi agente cada vez que tengo que hacer un ajuste, cambio o adquisición de un seguro.

Quizá este cuestionamiento les parezca poco importante. Al final, leeremos la información para ver qué producto es el mejor para nuestras necesidades. Y, entonces recuerdo lo que me han dicho expertos en el sector durante muchos años: el más grande problema es que nadie lee con cuidado la póliza que adquiere.

Vender seguros por medio de redes sociales es una gran estrategia y me parece una muy interesante tendencia. Quizá así logremos que en México más del 5% adquiera un seguro de gastos médicos mayores (esa es la cifra de los que tenemos uno hoy) y que más del 7% se preocupe por tener un seguro de vida. Lo que me pregunto es si de esta forma podremos no solo estar asegurados, sino tener el producto que necesitemos según nuestra capacidad de pago y necesidades personales.

El trabajo de las aseguradoras será titánico: explicar los productos al cliente y ofrecer lo que el cliente quiere. Porque cuando vas a comprar algo en línea, lo que buscas es poder hacer algo a tu medida. Y pienso en los boletos de avión: ¿quiero un boleto que me permita cambiar de horario, o uno que me permita subirme con más maletas al avión? Y entonces, armo mi viaje. Así imagino que será la venta de los seguros por medio de redes sociales… ¿Cómo la imaginan ustedes?

Accenture en su estudio, ofrece cuatro recomendaciones para la estrategia digital de las aseguradoras y las firmas que ofertan seguros:

1.         Interacción más fluida entre los canales de venta – El intercambio de comunicación entre aseguradora-asegurado  tendrá que ser más sencillo y acelerado y consistente a través de todos los canales.

2.         Aumento de las relaciones digitales con los clientes finales  – El vínculo se tiende a estrechar una vez que el cliente puede acceder a sus pólizas y servicios mediante unos cuantos clics.

3.         Simplicidad operativa –  La sencillez de las pólizas y coberturas que se adquieren por el medio digital será un elemento de gran importancia para la contratación de pólizas en línea.

4.         Mejor aprovechamiento y análisis de la información para fijación de precios y personalización – Las preferencias dadas por el cliente ayudarán a las aseguradoras a brindar coberturas a la medida y en el momento en que el cliente les requiere.

Será cosa de esperar a ver qué es lo que las aseguradoras nos ofrecen en los siguientes tres años. Ojalá sean plataformas que nos permitan encontrar lo mejor para nosotros los clientes.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook www.facebook.com/vivircomoreina

 

 



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones