El amor y el dinero parecen ser temas sin mucha relación entre sí. Pero, al final, los dos causan ilusión y los dos pueden traer problemas. Además, para conseguir uno podemos usar el otro.

Confieso que soy poco partidaria de esta celebración de corazones y sentimientos amorosos. Creo que el 14 de febrero es un día para incitarnos a gastar lo que debemos ahorrar. No obstante, utilizo el día de San Valentín como pretexto para hablar de las parejas en México y su gasto en el amor.

En México solo 34% de los hogares está formado por parejas casadas. De hecho, hay más de 20 millones de mexicanos solteros, viudos, divorciados o separados.  Y aún así, los mexicanos gastan en promedio más de 220 billones de pesos al año en la búsqueda de una pareja, según un estudio llamado ‘El costo del amor en México’.

Según las estadísticas de Seis Grados, agencia de matchmaking para los solteros mexicanos, la edad está ligada o es proporcional a la cantidad de dinero invertida en un primer encuentro:

  • El 20% de  los solteros estaría dispuesto a pagar hasta 250 pesos en una primera cita.
  • El 50% de los solteros estaría dispuesto a pagar hasta 500 pesos en una primera cita.
  • El 30% de los solteros estaría dispuesto a pagar 600 pesos o más en una primera cita.

Todos los que andan en búsqueda del amor gastan unos 16,000 pesos al año en actividades que les ayudarán a encontrar a su media naranja -salir para conocer gente, tratamientos de belleza o ropa-. Otro dato -algo esperado, la verdad- que me compartieron en Seis Grados es que los hombres gastan más que las mujeres a la hora del cortejo, 89% de los mexicanos sigue pensando que el hombre debe pagar la cuenta.

Las mujeres gastan unos 4,000 pesos menos que los hombres en actividades para encontrar el amor. Y aquí solo me pregunto si incluyen en esto las mil y un visitas a salones de belleza, depilaciones, tratamientos para uñas y demás cosas que hacemos siempre para vernos bien por si nos encontramos con un potencial galán. Y esto me lleva a otro punto, al final, no solo los solteros gastan en encontrar el amor, los emparejados gastamos en mantenerlo, aunque digan que cada vez menos.

Según los datos de Seis Grados, durante el primer año de relación, las nuevas parejas invierten alrededor de 27,000 pesos anuales en citas, actividades recreativas y de descanso. No obstante, los gastos se reducen de manera significativa mientras más tiempo tiene la relación.

¿Cuánto gastan ustedes en mantener el amor o en encontrarlo?, ¿lo tiene contabilizado?, ¿lo tienen presupuestado? 

Un par de datos curiosos que me mandaron de Seis Grados y que son de un estudio internacional realizado en 14 países que analizó la relación entre la vida en pareja y los salarios percibidos:

–          El 68% de las personas con mayor productividad están casadas o viven con sus parejas.

–          Las personas casadas incrementan su salario en 3.2% anualmente, mientras que las solteras solo lo aumentan en un 1.4%.

–          Los hombres que viven con sus parejas ganan más que los solteros. Sin embargo, las mujeres que viven con sus parejas ganan menos que las mujeres solteras.

Espero pasen un lindo y no despilfarrador día del amor y la amistad. Y me quedo esperando sus comentarios en la zona de opinión, además de que espero sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y Facebook.  

 


Lo acepto. Hace un par de días perdí el tiempo pensando cómo sería vivir como la realeza inglesa -que en mi imaginación no tiene problemas de presupuesto- o como Carlos Slim, el hombre más rico del mundo.

Imaginé viajes ilimitados, compras ilimitadas, comidas en restaurantes de los que solo he leído reseñas e inversiones muy divertidas. Sí, aunque es una idea errónea, en ese momento pensé que si fuera millonaria sí invertiría en países que me suenan exóticos y prometedores.

Después regresé a la realidad. Es enero 2013, estoy más gastada de lo normal (sí, eso también lo acepto) y debo sentarme a trabajar porque este mes hay que pagar: tenencias, prediales, colegiatura (ups, me acabo de acordar que en eso voy tarde), y tarjetas de crédito.

Un día después volví a invertir tiempo en pensar en esto “del deseo de ser millonarios”. Y recordé lo que alguien una vez me dijo: ‘igual que otros, un millonario que no cuide su dinero debe vivir apretado por deudas, apretado por estar fuera de su capacidad de pago, estresado por cuentas por cobrar o pagar’. Entonces pensé: así, quizá no disfrute tanto viajar en avión privado para cenar en el Noma en Copenhagen, Dinamarca.

Y me repito. Es enero y seguramente todos nos sentimos un poco abrumados por las finanzas del año que apenas empieza, pero ser millonarios o ‘vivir como millonarios’ no depende de tener millones en la cuenta, sino de saber manejar el dinero que sí tienes. Es cierto, sin los millones no hay avión privado y viajes para comer en el Arzak, pero quizá puedas lograr probar la comida de Juan Mari y Elena si sacas puntos para un viaje con millas o ahorras el siguiente aguinaldo completo para que en 2014 puedas pasarla bomba en el verano en San Sebastián, España. (Sofía Macías acaba de escribir algo sobre esto del aguinaldo para las vacaciones)

“Vivir como reina y gastar como plebeya” es un espacio que me ayuda a aterrizar el vivir financieramente tranquila. Desde 2009 he buscado que por medio de la información que aquí comparto podamos todos vivir sin mucho estrés, pasarla bien con el dinero que sí tenemos y buscar las alternativas que tenemos al alcance de nuestras manos para vivir como realeza – o como la realeza de nuestras posibilidades.

Como ven en este post, a veces se me olvida y me dejo llevar por el sueño de los miles de millones o en las angustias de un mes complicado para las finanzas. Por eso regreso a este blog y se los comparto, para que entre todos busquemos la información, los instrumentos, las herramientas, los libros, los cursos, las clases y demás herramientas que nos ayuden a cuidar el dinero por el que trabajamos todos los días del año.

Es 2013. Es el cuarto año de este espacio y me encantará que sea uno en el que compartamos información, exijamos a nuestras instituciones financieras el servicio que merecemos y los instrumentos que queremos para invertir nuestro dinero. Los invito a de verdad hacer un esfuerzo porque todos -juntos- logremos “Vivir como reina (o rey) y vivir como plebey@”.

La libertad financiera no depende de los millones que tengamos o no tengamos, sino de cómo manejamos el dinero que sí tenemos y lo maximizamos para vivir felices.

Buen inicio de año y buenas finanzas para todos.

Por cierto, una primera recomendación para cuidar el dinero, es que se echen un clavado a este sitio nuevo de Robero Morán, antes editor de la revista Dinero Inteligente: Dinero Dinero

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y Facebook www.facebook.com/vivircomoreina. 

 


Es la temporada del tarjetazo y de darse gustitos. Los centros comerciales están llenos, la gente camina con bolsas por las calles, algunos llevan comprando desde noviembre y el Buen Fin.

Pero, parece que este 2012 los mexicanos tenemos un poco más de conciencia en cuanto al gasto desmesurado en diciembre.

¿Habremos sufrido mucho la cuesta de enero pasado?

45% de los encuestados por Deloitte para su estudio “Compras de Navidad 2012: Intenciones y expectativas de los consumidores en México”, va a gastar menos que el año pasado porque quieren reducir deudas o ahorrar.

De hecho, 52% de los encuestados dice que destinará su aguinaldo para ahorrar, 51% para pagar deudas y 42% para las compras de la temporada. (Nota: No suman 100% porque las preguntas no son excluyentes).

Un estudio de GfK, empresa de estudios de mercado, arrojó datos similares, ellos dicen que 40% de los mexicanos destinará su aguinaldo al gasto de la temporada.

Lo interesante de este segundo estudio es que tiene una muestra de las tres ciudades más grandes del país. Así, resulta que en Monterrey 77% usará este dinero extraordindario para regalos; en Guadalajara el 39% y en el Distrito Federal el 30%.

Pareciera que en Monterrey son los más gastalones. Pero no se vayan con la finta, porque también los regios son de los que más guardadito harán para la cuesta de enero, pues 54% dice que ahorrará parte de este aguinaldo. En Guadalajara 38% dicen que ahorrarán y en el DF solo el 31%.

¿Cómo entender esto? Si bien en Monterrey muchos usarán su aguinaldo para los regalos, también serán de los que guardarán una parte para enfrentar mejor el 2013.

¿Será que en Guadalajara y Distrito Federal andamos más endeudados?

¿Cómo nos gusta comprar?
Según el estudio de Deloitte, en promedio los mexicanos compramos 5 regalos y en ellos gastamos más de 65o pesos. Y, lo que buscamos, nuestra prioridad, son las promociones (89%), por eso muchos salimos a hacer compras navideñas desde el Buen Fin. El servicio es el segundo elemento que tomamos en cuenta, pues 87% busca variedad y vendedores atentos y calificados.

¿Cómo haremos en enero?
Por más de que ahorremos el aguinaldo, se espera que enero estemos endeudados. Luego de los gastos navideños y de fin de año, la demanda por préstamos prendarios crecerá entre 10 y 15% en enero, dijo el presidente del consejo de administración de Prendamex, Roberto Alor, en una nota publicada en CNNExpnasión.com.

Según datos de Alor, el préstamo promedio será de 1,500 pesos con una tasa de interés mensual de entre 5 y 7%, dependiendo de la entidad a la que se acuda.

Si te estás poniendo nervioso…
Si al leer esto empezaste a sudar porque desde noviembre andas gastado, ya te acabaste el aguinaldo, te faltan algunas compras y ya le traes miedo a la cuesta de enero, lee los siguientes artículos.
Cuesta de enero, ¿en diciembre?
- 5 tips para ahorrar en regalos navideños
- Tu bolsillo, ¿listo para fin de año?

Y ustedes, ¿cómo se sienten para este fin de año?, ¿cómo han gastado?, ¿qué hicieron con su aguinaldo?

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y en Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina. 

¡Felices fiestas!

 

 


El Buen Fin no es novedad. Y si no te cuidas y te dejas llevar por ‘esa gran promoción’, podrías terminar con deudas hasta el cuello. Si has sido previsor o consumidor inteligente, puede que de verdad encuentres esa gran oportunidad.

Desde hace un año sabíamos que en noviembre de 2012 llegaría la recién creada temporada de descuentos. Del 16 al 19 de noviembre los bancos, departamentales y autoservicios ofrecerán descuentos, promociones o gangas que te harán querer remodelar tu casa, clóset o despensa de la cocina. De hecho, según datos de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio y Servicios Turísticos (Concanaco Servytur) se venderán unos 140 millones de pesos.

Pero no porque haya gangas debes salir corriendo por ‘lo que sea que creas que necesitas’ o ‘lo que crees que es de verdad una gran oportunidad’.

La cruda verdad: si desde el año pasado (o por lo menos hace unos meses), no hiciste un apartado para este Buen Fin, entonces no estás preparado para ir a aprovecharlo. Una variación sería: tengo el dinero para los regalos de la temporada decembrina apartado y lo que voy a hacer es comprarlos en el Buen Fin. En ese caso: adelante. 

Insisto, si no tienes un plan desde hace tiempo, en el que hayas apartado para esta temporada, mejor escóndete en la cama y aléjate de las tiendas.

Otra estrategia que podría ser aceptable para salir a comprar: si se te descompone el refrigerador el 14 de noviembre, entonces, sal a comprar uno durante el Buen Fin. (Bravo para los que les pasa eso, o algo similar, y tienen un fondo de emergencia para echar mano – en vez de firmar todo en el plástico para ver cómo lo pagan luego).

Mi plan de ataque:
Yo quiero un tapete para la sala de televisión de mi casa. Llevo desde febrero pensando en eso y he ido juntando extritas y sobrias para esta meta. La verdad, se me había olvidado el Buen Fin, pero ahora que lo veo cerca, es probable que salga esa semana a comprar de mi tapete.

¿Probable? Sí. Definitivo: No.

Primero: no voy a ir a buscar el tapete el Buen Fin y ahí hay una diferencia. Más bien, antes del Buen Fin iré a ver las opciones que me gusten, escoger, preguntar precios y tomar una decisión. Si el dinero que ya tengo ahorrado me alcanza para el tapete, entonces durante el Buen Fin iré a pagar y regresaré corriendo a mi casa para esconderme de esas ‘oportunidades de una vez en la vida’. ¿Por qué? Porque no tengo dinero para más compras.

Estrategias para cuidarte del Buen Fin:
– Sal con solo el efectivo que puedes pagar. Y si por seguridad no quieres ir con el efectivo, deja el monto que puedes pagar en tu tarjeta de débito y el resto, escóndelo.
– Trata de no engancharte en los meses sin intereses. Si te ha pasado el ejemplo del refrigerador y debes adquirirlo así, entonces adelante, solo sé consciente de cuánto vas a pagar y por cuánto tiempo.
– No salgas a ver ‘qué te encuentras’. Lleva una lista de lo que debes comprar, sé eficiente.

Y ustedes: ¿Qué van a hacer con esto del Buen Fin?, ¿alguien tiene ya claro qué es lo que va a buscar y cuánto va a gastar?, ¿alguien que quiera confesar que muere de ganas de ir, e irá, sin tener el dinero para hacerlo?

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación por Twitter en @vivircomoreina o Facebook: www.facebook.com/vivircomoreina

 

 

 

 


Hoy es día del niño y miles de pequeños están felices de recibir algún regalo que sus padres adquirieron para que él o ella no se quedara sin nada en este día tan especial. ¡Qué tontería!

Soy una ‘grinch’ y lo acepto. ¿Coda?, quizá. Dolida de que no me celebraron el día del niño; no recuerdo que hace treinta años se celebrara como hoy, pero digamos que también. No me gusta este día, como no disfruto muchos otros.

Así como no gasto el 14 de febrero, no quiero caer en las compras culposas del día del niño o día del padre, del periodista o de la mujer. Aunque acepto que  a mi mamá todos los años le doy un detalle, pues con ella sí pierdo, aunque no espero que me den nada a mí. Bueno, sólo un poco de tiempo.

Esa es mi propuesta. Lo comenté a finales de la semana pasada en el programa de radio de Ana María Salazar: me parece que lo más valioso que podemos dar a los niños en este día es tiempo con sus padres. Lo mejor que podemos darle -o lo que yo quiero recibir- el día de las madres es tiempo con mi esposo e hijo, mis padres, hermanos o quien quiera estar conmigo. Por favor no gastemos en flores que ese día cuestan lo doble, en globos o juguetes que son un gasto extra y que no son absolutamente necesarios.

Adina Chelminsky, asesora financiera se ha declarado varias veces una ‘grinch’ de estos festejos. Hoy me uno a ella. Ella dice en una nota publicada en un diario mexicano, hablando del 14 de febrero: “Más que el día del ‘amor y la amistad’ es el día de ‘dime cuánto gastas y te diré cuánto me quieres'”. Y añade que para demostrar el amor que se le tiene a la pareja existen 365 días del año, no uno en el que todo lo que se adquiere tiene sobreprecio.

Tiene razón. Y hoy en el festejo del día del niño, pasa lo mismo. Lo que los niños quieren es tiempo con sus padres. O eso es lo que deberían querer si no los hemos acostumbrado a gadgets tecnológicos por sólo ‘ser niños’. Festejemos la niñez con nuestros hijos diario.

Dediquémosles un poco de tiempo con el celular, computadora, tablet, televisión o cualquier otro aparato distractor apagado y dejemos de gastar por una culpa que ni entendemos. Bien decía Ana María Salazar en su programa a finales de la semana pasada: son regalos de culpa.

Y yo insisto: si tienes un monto presupuestado que de verdad no tiene una mejor intención que adquirir un regalo para tus hijos, entonces, adelante, compra algo. Pero primero piensa si no sería mejor pagar la deuda de la tarjeta de crédito, pagar el teléfono a tiempo, o lo mejor de todo: ahorrar.

 

 


Ya hemos llegado a la primera vacación larga del año. La semana santa y de pascua están a la vuelta de la esquina.

Para estas alturas ya todos deberíamos tener muy planeada la actividad para estos días de asueto, ya sea salir del lugar en el que vivimos para pasar unos días fuera o quedarnos en casa a descansar.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) tiene todo un micrositio para los consumidores turistas. Les comparto algunos de lo puntos que me parecieron interesantes y relacionados a la organización de las finanzas para las vacaciones:

  1. “Compara los servicios que te brindan los proveedores. Recuerda que la información es tu principal aliada para consumir de manera inteligente.
  2. Reserva con anticipación la transportación y el hospedaje; así ahorrarás y asegurarás tus vacaciones.
  3. Elabora una relación de los gastos que harás antes y durante el viaje. Procura respetar tu presupuesto para que de regreso a casa no tengas que pagar las consecuencias.
  4. Al reservar en un hotel, asegúrate de conocer todos los términos y condiciones para que no te lleves sorpresas desagradables.
  5. Las aerolíneas de bajo costo son una opción poco conocida. Acércate a ellas y valora sus ventajas.”

Por otro lado, si han decidido quedarse en casa y descansar, no se descuiden y crean que esto es inofensivo para su cartera. De hecho, quedarse en casa durante las vacaciones también puede afectar a las finanzas pues gastamos en cosas fuera de nuestro consumo diario y hasta nos premiamos por “no haber salido de vacaciones” lo que luego hace que se abuse de las tarjetas o se gaste de más en actividades poco usuales.

Les dejo un par de recomendaciones para los que se quedan en casa:

  1. Hagan un presupuesto para las vacaciones en casa. Acepten que van a tener tiempo libre y por ende van a gastar, así que más vale que sea un gasto consciente y apegado a lo que se puede hacer.
  2. Busquen actividades económicas y que normalmente no tengan tiempo de hacer durante los fines de semana. El zoológico, los museos o los parques son sitios que pueden proveer actividades para la familia son que sea sumamente caro.
  3. No olviden sus tarjetas de descuento de estudiantes o profesores o adultos mayores, es el momento para utilizarlas.
  4. En serio, no se premien comprando cosas que no necesitan porque ustedes “son los únicos que no salieron de vacaciones”. Disfruten su casa, vecindario y ciudad vacía para conocer lugares que no han conocido.

Si son de los que hacen planes a última hora… Recuerden que pueden conseguir buenos precios en sitios de internet, pero comparen. Por favor, comparen. Y sean cuidadosos de los sitios para que no se topen con alguno fraudulento.

Disfruten su tiempo, disfruten a las personas con las que lo decidan compartir. Sé que suena cursi, pero eso es lo que yo me propongo hacer estas vacaciones. Y claro, apegarme al presupuesto de forma tajante. Lo prometo.

Cuenten si tienen estrategias para gastar de forma moderada en sus vacaciones.

Espero sus comentarios en la sección de opinión y sigamos la conversación por Twitter en @vivircomoreina.


 

 


Se acercan las rebajas y la temporada decembrina de compras. Y no sé ustedes, pero más allá de dar regalos, a mí me gusta comprarme un par de cositas ‘de mí para mí’.

Aunque tengo un monto establecido para esto en mi presupuesto, la verdad es que cada año me cuesta trabajo apegarme a él. Al final, confieso, me encanta comprar. Por eso busco estrategias para conseguir descuentos.

Para hablar de compras de temporada y de armar un buen guardarropa busqué a Ángeles Batista, @BoticaPop, Blogger de moda, quien respondió un par de dudas y envió tips para los que nos gusta pensar en un guardarropa perfecto.

“Cuando era adolescente jamás logré verle sentido a una frase como ‘vestir bien sin gastar demasiado’, me parecía imposible. Quizá en mi cabeza ‘vestir bien’ equivalía a ‘vestir marcas caras’ y así resulta imposible”, dice Ángeles.

Para ella, vestir bien es conocerte y sentirte seguro con lo que llevas puesto. Está lindo, ¿no creen?

Pero, ¿hay que despedirse del sueño de un par de Louboutin? No necesariamente. Según @BoticaPop “en un armario equilibrado, hay una proporción de piezas de temporada que te durarán tres meses, contra una cantidad mayor de piezas básicas que te durarán para siempre”. Yo digo que si tuviera unos Louboutin los usaría para cada evento elegante.

Ángeles recomienda tener una bolsa buena que vas a usar en muchas ocasiones, un par abrigos caros, un vestido negro de coctel y una camisa blanca “que te la pongas y te mejore el cuerpo al instante”. Aunque no especifica lo de los zapatos, yo se los añado a mi lista.

Y como dice la experta, no hay que olvidar que la moda tiene grandes ciclos, va y viene, por lo que puedes usar tu ropa de cada temporada, varias temporadas. En otras palabras, no hay que cambiar de guardarropa cada tres meses, como nos gustaría hacerlo cuando vemos el nuevo aparador de las tiendas. Eso sí, dice Ángeles, puedes utilizar piezas ‘trendy’ o de moda que hagan divertido tu guardarropa por temporada – estas piezas son las que duran tres meses, pero no hay que invertir mucho en ellas.

¿Dónde comprar?

Ángeles recomienda aprovechar las rebajas para “adquirir piezas de marcas que normalmente estarán fuera de tu alcance.” Pero hay que tener cuidado, dice y “resistir la tentación de llevarte montones de playeras de cien pesos en cualquier tienda de Inditex o de llenar tu clóset de bolsos de plástico. Mejor compra uno lujoso que puedas llevar a todas partes”. Así se arman las colecciones “respetables”.

Otra recomendación de la experta: “Grupo Axo organiza una venta corporativa dos veces al año y todas las marcas del grupo tienen importantes descuentos, no es poca cosa cuando sabes que esas marcas son Armani, Marc Jacobs y Etro, entre otras. Este año la venta es el 21 y 22 de Octubre de 10 a 18 hrs en el Centro Banamex. ¿Y cómo se entera uno de esas cosas? En internet. Sigue en Twitter a revistas especializadas o mejor aún, de bloggers de moda y eventualmente te enterarás de las ventas especiales, las rebajas y las liquidaciones”.  Según Ángeles, y muero de coraje que me la perdí, hace poco tiempo cerró la boutique de Marc Jacobs en Masaryk y liquidaron todo con 75% de descuento.

En cuanto a los mercados de ropa usada y bazares de caridad, por más rechazo que se tenga a eso, dice, “nunca sabes qué pieza increíble vas a encontrar por unos pocos pesos, sólo es cuestión de abrir la mirada”. Aquí pueden encontrar más tips sobre esto.

Según Ángeles un buen guardarropa implica “imaginación, buenos básicos y saber invertir”, creo que con la información que nos compartió y que les dejo en este post pueden lograrlo.

Y ustedes, ¿qué estrategias usan para tener un guardarropa que las mantenga felices?

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina.

 

 



Ya estamos a mediados de septiembre y muy cerca del último trimestre del año. En las tiendas aparecen ya decoraciones navideñas –un poco temprano para mi gusto- y en un par de semanas empezará la publicidad del consumismo en el que caemos para el fin de año.

Las fiestas de diciembre me encantan, disfruto mucho el intercambio de regalos y las grandes comilonas, pero también es una época que –invariablemente- estresa mis finanzas. Por eso, planeo con tiempo mis gastos del último trimestre, al igual que mis inversiones.

Mi meta es mantener un bienestar financiero a pesar de todos los gastos que hago a finales de año.

¿Qué es bienestar financiero?

Cuando las personas “satisfacen sus necesidades materiales con facilidad, sus ingresos son iguales o mayores a los gastos y poseen bienes materiales suficientes para mantener una buena calidad de vida”, dice Principal Financial en sus talleres gratuitos de finanzas personales.

Y, ¿cómo se logra?

Básicamente, con disciplina, buenos hábitos financieros y la toma de decisiones correctas. En el taller de la institución financiera explican que “se requiere información, educación, ser constante y prevenir riesgos que puedan afectar nuestro bienestar”.

Y, todo esto, ¿cómo está relacionado con la compra de regalos o gastos del último trimestre del año?

Si desde principios de año tenemos en el presupuesto un monto asignado y apartado para la temporada es probable que ya sepamos más o menos cuánto vamos a gastar, pero si no, entonces es tiempo de hacerlo para mantener nuestro bienestar financiero.

Por ejemplo:

– Establezcan la cantidad de dinero que tienen para gastar en regalos.

– Hagan una lista de los probables regalos que van a dar.

– Establezcan un monto probable para cada regalo sin que se pasen de su presupuesto.

– Hagan lo mismo para gastos en comidas/cenas que organicen o en las que forman parte.

Esto ayudará a mantener cierto orden en las finanzas. Y para que el ahorro no falte,  es mejor no utilizar dinero que no tenemos para los regalos, es decir, traten de no contar con el aguinaldo, por ejemplo. Este dinero extra que llega al final de año no es para gastos decembrinos, lo ideal es que vaya directo al ahorro. El aguinaldo es equivalente a, por lo menos, una quincena de sueldo.

Si logran juntar su aguinaldo con un par de ahorros extras en este último trimestre y deciden invertir, en un par de años pueden lograr acumular un monto importante para una meta familiar.

Un ejemplo que da Principal Financial en su taller:

Si logras juntar 23,280 pesos de tu aguinaldo con un par de ahorros extras como cigarros, algún bono o un par de comidas fuera de casa y lo inviertes (cada año), esto podrías conseguir:

Tiempo de la inversión Inversión anual Monto acumulado al final del plazo*
Inversión en 3 años $23,280 $74,478
Inversión en 5 años $23,280 $133,078
Inversión en 10 años $23,280 $319,377
Inversión en 18 años $23,280 $855,061

Entonces, si desde hoy presupuestan los gastos de este último trimestre, si además planean dónde y cuándo van a comprar y aprovechan algunos bazares o días de descuentos y ahorran su aguinaldo, en enero del año que viene no verán rasguñado su bienestar financiero.

Ustedes, ¿cómo juntan y planean los gastos que ya vienen?, ¿logran ahorrar un extra a finales de año?

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y continuemos la conversación en Twitter en @vivircomoreina.

* Para la proyección de inversión que utilizo como ejemplo, Principal Financial consideró una tasa de: 3 años, 6.50%. 5 años, 6.70%. 10 años, 6.85%. 18 años, 7.8%. Rendimientos brutos nominales, basados en expectativas de mercado de largo plazo. Portafolio de 3 años: PRINMAS. Portafolio de 5 años: LS1 (primeros 2 años) y PRINMAS (3 últimos años). Portafolio de 10 años: LS1 (primeros 7 años) y PRINMAS (3 últimos años). Portafolio de 18 años: LS1 (primeros 8 años), LS2 (7 años) y PRINMAS (3 últimos años).

 


Foto: Cortesía Dinero Inteligente

En el post anterior, la cadena que está ligada a otros blogs financieros, podrán ver que hay lecciones financieras en todo, hasta en las películas. Esto me regresa a la serie de posts que he ido compartiendo con ustedes sobre lo que aprendemos de dinero en la familia y cómo compartimos con las siguientes generaciones nuestra relación con este medio.

Entrevisté a tres personajes: el actor Rafael Sánchez Navarro, la escritora Brenda Lozano y el financiero Manuel Somoza, quienes compartieron sus lecciones de finanzas.

Después un asesor financiero, Mauricio Medina, director general de Planifik, analizó sus experiencias y escribió un comentario. La idea es aprender de otros, pero con asesoría experta.

En este post comparto con ustedes la entrevista y las lecciones de Rafael Sánchez Navarro.

El actor: Rafael Sánchez Navarro, 53 años
- Ahorro, dinero y libertad
“De cada dos pesos que entren, guarda uno” decía la abuela Julia a Rafael Sánchez Navarro, quien participa en la puesta en escena de ‘Por el gusto de morir bajo el volcán’, una adaptación del clásico ‘Bajo el volcán’ del inglés Malcom Lowry.
Sánchez Navarro ha seguido el consejo. Así logró llegar a un punto en el que dice que lo más importante que el dinero le ha comprado es “la libertad de poder hacer los trabajos que quiero y de no hacer los trabajos que no quiero, de vivir como quiero y de hacer las cosas que quiero. Para eso sirve el dinero sobrante, cuando lo hay”, dice. Esta, dice, es la gran lección.

- A ganarse la vida
A la siguiente generación le dice: “Lo que me decía mi padre: aprende a trabajar, aprende a ganarte la vida y entiende que no es lo mismo. Aprender a ganarte la vida, a hacer que el dinero que entre te rinda para una vida digna es muy complicado y tiene mucho mérito”.

- Las volatilidades y las inversiones
Otras lecciones que comparte el actor están relacionadas con su experiencia personal, durante el sexenio del Presidente José López Portillo Sánchez Navarro vio desvanecer una cuenta bancaria que había ahorrado en dólares. “Me dio mucho rencor porque era muy joven y la primera lección que aprendí fue que una decisión política podía pulverizar el patrimonio de la gente”.
Por esta y otras devaluaciones sólo cree en las inversiones en bienes raíces “algo que es sólido, lo ves, lo tocas y lo puedes comprar y vender. En eso sí creo y me parece una inversión inteligente y un negocio noble”. Cuatro años tardó en comprar su casa al contado y 20 años después cree que podría venderla a por lo menos el doble de la inversión inicial.
El actor mexicano, hijo de Manolo Fábregas, también cree en inversiones en arte o antigüedades.

- Seguros, ¿sin seguros?
“Me da vergüenza decirlo, pero no creo en los seguros”, dice Sánchez Navarro.
Hoy sólo tiene asegurado su automóvil, por obligación civil, pero prefiere tener dinero ahorrado para cualquier eventualidad médica. No obstante, acepta, “mi filosofía es poco ortodoxa y no es lo más recomendable”.

El análisis: Que el miedo no obstruya tu patrimonio
Por Mauricio Medina, director general de Planifik, una empresa de asesoría en finanzas personales. Puedes seguir a la empresa en @Planifik_Asesor.
Rafael Sánchez Navarro resume en una oración cómo ser financieramente responsables: “… hacer que el dinero que entre te rinda para una vida digna es muy complicado y tiene mucho mérito”. Esta frase llevada a la práctica te hará llevar una buena relación con tus finanzas, ahorrando e invirtiendo.
La experiencia en cuentas de inversión llevó a Rafael Sánchez Navarro a desconfiar de estos instrumentos, pero el riesgo es un componente inherente de toda inversión. Por ejemplo, él confía en los bienes raíces, pero de la misma forma en que el tipo de cambio puede sufrir una devaluación y mermar el capital invertido, un bien inmueble está expuesto a otro tipo de riesgos que pueden modificar el valor del activo.
Para algunas personas la inversión en bienes raíces es más segura, pero es una realidad que la liquidez no es tan alta como en otro tipo de instrumentos y hay que considerar esto a la hora de decidirse por este tipo de activos. En otras palabras, el día que necesitas dinero en efectivo rápido puedes llegar a mal-vender tu activo y perderle dinero a tu vivienda.
Lo cierto es que diversificando lo invertido se minimiza el riesgo del patrimonio, así se pueden tener activos con diferentes retornos esperados, liquidez y horizontes de inversión. Esta es la clave para estar seguros.
Aunque estemos tranquilos con nuestra situación financiera, existe un riesgo potencial si no contamos con pólizas de seguros. Alguien podrá ser capaz de contar con los recursos para pagar algún tratamiento médico o reparar un coche chocado, sin embargo, hasta que no suceda una eventualidad sabremos si nuestros ahorros son lo suficientemente grandes para hacerles frente. Esa incertidumbre muchos no están dispuestos a averiguarla. No todos deben, como bien reconoce Rafael Sánchez Navarro, omitir el pago de seguros.

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina.


Ilustración: Luis Ledesma

Ilustración: Luis Ledesma

Esta es la segunda de las tres relaciones emocionales que podemos tener con el dinero.

La semana pasada puse un primer post sobre las relaciones que expliqué en la presentación que hice para TEDxSLP el mes de mayo, titulada “Dios proveerá”. Ahora les comparto esta segunda con el afán de seguir poniendo sobre la mesa el tema de que si tenemos autocrítica y entendemos cómo nos llevamos con el dinero, podremos hacerlo crecer más.

DEFINICIÓN

Una persona que tiene esta relación de “Tengo que mostrar que tengo (aunque no tengo)” vive creyendo que el dinero llama dinero.

Y tiene razón, el dinero llama –muchas veces- más dinero, pero NO SIEMPRE.

Esta persona es de las que prefieren gastar en un automóvil que en una mejor casa, por ejemplo, y no importa cuál sea su realidad financiera, aparenta tener más porque de esta forma cree que tendrá acceso a las posibilidades o experiencias y relaciones que lo llevarán a hacer más dinero.

Esta persona, cuando habla de dinero en casa, sólo habla de los costos de los lujos que tiene, jamás de las deudas.

LO POSITIVO DE ESTA RELACIÓN

Esta persona sabe muy bien cuánto gana, cuánto gasta y cuánto debe.

Es probable que en algún momento, por tener esta actitud, sí logre conseguir un muy buen negocio que le traiga más dinero.

Esta persona vive como le gusta vivir, con los lujos que le causan placer.

Es una persona que consigue el estatus social que desea y esto lo hace sentirse que ha conseguido algo mejor en su experiencia de vida y lo acerca más a tener más dinero.

Es una persona que sabe muy bien cómo ‘jinetear’ el dinero: con un extra paga la tarjeta, el mínimo, claro, pero así puede seguir firmando, por ejemplo.

LO NEGATIVO DE ESTA RELACIÓN

Es muy probable que esta persona esté endeudado hasta el cuello.

Considera que el ahorro sólo quita posibilidades de invertir en ti y, por ende, de conseguir mejores rendimientos a futuro.

Es probable que jamás lea este blog.

No está preparado para enfrentar una eventualidad porque no tiene un fondo de ahorro o algo de liquidez disponible. Para una hospitalización, por ejemplo, tendría que recurrir a endeudarse más.

CÓMO SER MEJOR

Disfrutar de la vida, se vale. Bien dice el dicho que lo bailado nadie te lo quita. Así que si lo que te gustan son los buenos automóviles y relojes, adelante, compra. PERO, no lo compres todo al mismo tiempo abusando del plástico. Has un plan de tus deseos y de cómo podrás adquirirlos en el corto plazo sin la necesidad de que recibas llamadas del banco a las 10pm en lunes porque no has pagado el mínimo.

Si ya estás en esto, hay que congelar la tarjeta, es decir, dejar de gastar y empezar a pagar. Ni modo. Una idea que puede ayudar: pensar en pedir ayuda, ya sea al banco al que se le debe, o a una reparadora de crédito.

Por otro lado, como el ahorro no es algo que le interese, entonces es probable que no tenga dinero para una emergencia. Es importante hacer conciencia de que tener algo para eventualidades es esencial. Hay que empezar el fondo de emergencia, ¡ya!

Aunque verte bien y vestirte bien puede ayudar a subir escaleras en la vida profesional, hay un límite, y ese se puede encontrar en un presupuesto, por lo que esta persona debe tener un presupuesto para saber cuándo parar con las comidas de negocios.

Finalmente, todo negociante sabe que no hay que poner los huevos en la misma canasta, así que por qué invertir todo el dinero que se tiene en un mismo, cuando se puede diversificar. Esta persona, ya que pague sus deudas, podría buscar fondos de inversión que le ayuden a maximizar sus recursos.

Estas son sólo algunas ideas que pueden ayudar a una persona que se relaciona así con el dinero. Estoy segura de que a ustedes –porque todos conocemos a alguien así y sabemos qué les ha funcionado- podrán compartir muchas más.

Espero sus recomendaciones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina

 



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones