“Dime las 10 reglas que debo seguir para tener unas finanzas sanas” fue la petición que recibí de un lector. Y, la verdad, ojalá pudiera decirles que todo se reduce a 10 pasos o 10 reglas o 10 recomendaciones. La verdad es que unas finanzas sanas es optar por un estilo de vida, así como lo haces cuando decides ser sano, hacer ejercicio y dejar a un lado -excepto en contadas ocasiones- las delicias de chocolate y malvavisco.

No obstante, me senté con todas las ganas de poder dar una respuesta a este lector que me ponía un reto. Y esto fue lo que concluí. Aquí hay 10 pasos, el decálogo para lo que yo considero, unas finanzas sanas. La cosa está en que cada paso implica un esfuerzo fuerte en sí. Cada paso tiene, dentro de sí mismo, otros 10 pasos.

Por ejemplo, en el paso 1, para tener un presupuesto hay que saber hacer un registro de gastos y otro de ingresos que refleje la realidad de cómo utilizas el dinero. Y hacerlo detallado para que así puedas seguirlo. Por lo tanto, cada paso puede tener, en sí, varios.

Se los dejo por ahora para que vayan, como yo, pensando por qué es que hace sentido. Y si creen que falta algo, me lo compartan.

Más adelante, espero poder desarrollar cada paso para que tengamos al final, el decálogo detallado de las finanzas sanas.

1. Tener un presupuesto, seguirlo y actualizarlo

2. Tener y hacer un ahorro constante

3. Invertir tu ahorro según tus objetivos, al plazo correcto

4. Conocerte como consumidor

5. Saber diferenciar entre la deuda sana y la no sana

6. Siempre comparar productos antes de adquirirlos

7. Que la pago de tus deudas nunca rebase al 30% de tus ingresos mensuales antes de impuestos

8. Tener un plan a corto, mediano y largo plazo

9. Ser previsor y contar con seguros

10. Nunca, nuca olvidar el retiro.

Espero sus comentarios, ayúdenme a completar esto, compartan qué les funciona para desarrollar cada uno de los puntos.

Sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook.com/vivircomoreina.


piggo es una plataforma en línea para ahorrar e invertir en dos sociedades de inversión de la casa de bolsa GBM. Pretende ayudar a todo aquel que no ha logrado un hábito de ahorro para que su dinero crezca y pueda lograr sus objetivos.

Pensando en la transparencia les aviso que trabajo con piggo y escribo en su sitio web.

Aún así, pensé que sería interesante contar mi experiencia con la plataforma, explicar lo que me gusta y lo que me costó trabajo al usar el portal e iniciar parte de mi estrategia de inversión con ellos.

Lo que pretendo al contar esta experiencia es invitarlos a pensar lo fácil que puede ser iniciar un ahorro con inversión, que vean que existen productos que pueden ayudarnos a lograr objetivos y hacerlos pensar por qué no han dado el primer paso.

Les cuento, paso a paso, como fue mi experiencia:

1 Registro: Hay que dar bastante información, la misma que darías para abrir una cuenta de inversión en cualquier lado. Así que eso toma un poco de tiempo, pero la verdad es que el diseño lo hace menos tedioso. Además, hay detalles que me hicieron reír como la siguiente pregunta:

ERES UN ROBOT

Por un momento dudé, porque a veces sí me siento como robot, y quise poner quizá. ¿Qué hubiera pasado?, no sé.

Debes dar información fiscal, comprobantes de domicilio y tu IFE o pasaporte para poder abrir la cuenta. Todo lo subes como archivos adjuntos. Y si no funciona, lo puedes enviar por mail poniéndote en contacto con alguien del equipiggo (ayuda en línea). Yo tuve que pedir ayuda, acepto que soy iletrada en esto de la tecnología. Y todas las veces que envío un correo, escribo algo en el chat o llamo, hay alguien amable del otro lado que responde y ayuda. Esto, van a decir, es porque quieren captar clientes. Y sí, quizá si estás abriendo tu cuenta y necesitas ayuda serán muy amables, pero también lo fueron cuando hablé desesperada porque  la pantalla “se quedaba pensando” y no podía avanzar en la creación de mis objetivos. Pero eso lo relato más adelante.

El registro es sencillo y después de que corroboran tus datos te avisan que está lista tu cuenta para crear tus objetivos.

2 Pensar en los objetivos: Confieso que esto fue lo más difícil. Estuve frente a la pantalla un rato piense y piense. ¿Qué es lo que quiero y para cuándo lo quiero?  

Y también les digo que la clave es justo esto, saber qué queremos.

Al final decidí -hasta hora- establecer dos objetivos. Los dos a mediano plazo.

Objetivo 1:

Yo ya tengo una inversión a muy largo plazo que no toco y a la cual aporto regularmente. Pero ese ahorro es para complementar mi afore.

En piggo decidí hacer un ahorro para mis hijos, un colchonsito que les quiero hacer para un día lluvioso y para mandarlos a un campamento de verano en Alemania. Lo puse a mediano plazo, dentro de casi 5 años pensando que #vivircomoprincipe tendrá 9 años y #elpetitprince tendrá 6 años, lo que en principio me parece suficiente para irse unas semanas solos a un campamento. La verdad es que tenía poca idea de los costos, pero pregunté a algunas mamás de la escuela y con ese monto en mente le pedí a piggo que me hiciera el cálculo de lo que voy a necesitar en 5 años, por el tema de la inflación, y ese resultado se convirtió en mi objetivo.

Aquí hago una aportación mensual y además les he dado a todos los familiares la cuenta clabe para que aporten al fondo de los sobrinos/ahijados/nietos. De esta forma puedo superar el objetivo establecido o en algún momento bajarle a mi aportación mensual.

Además de que obligo a todos los familiares a pensar en el futuro de mis hijos y por lo tanto, quizá hasta en el suyo.

Objetivo 2: 

Mi segundo objetivo es un ahorro para mí, a mediano plazo -porque tengo ya cubierta mi estrategia de largo plazo- para mis gustitos, para apapacharme, pues. No le puse una etiqueta muy clara, porque a veces quiero una sala nueva, pero también me gustaría invitar a mi esposo de viaje. Aquí puse una aportación inicial, un ahorro previo y automaticé para que me quiten una cantidad al mes.

En ambos objetivos añadí más riesgo del que piggo me recomendaba. Porque lo padre de esta herramienta es que te dice cuánto puedes ganar o no – si le pones más riesgo a tu inversión. Como yo tengo un buen estómago para el riesgo, puse un poco más de renta variable en los dos objetivos.

Así se ve cuando vas moviendo entre más y menos acciones, tienes tu ahorro (lo que vas a poner tú), el escenario esperado, el optimista y el pesimista.

RIESGO

Aquí deben analizar qué tanto están dispuestos a arriesgar. Esta parte, por cierto, es muy divertida. Y aquí  fue donde me travé también porque al mover y poner más riesgo, sale un aviso que te dice que estás cambiando la estrategia recomendada. Y yo, o mi computadora, no podíamos ver esa ventana. Hablé mil veces y las mil veces el equipiggo me ayudó todo el tiempo necesario hasta que resolvimos mi problema. Que por cierto, fue una tontería. Pero el punto es la amabilidad y disponibilidad del otro lado de la pantalla o teléfono. Créanme que me pasa pocas veces y lo saben porque siempre me quejo.

3. Automatizar: Esto es lo que nos ayuda a no sentir el ahorro. Cuando en piggo das chance de que te quiten el dinero directamente de tu cuenta, entonces te olvidas del pendiente de “tengo que meterle dinero a mi inversión”. piggo jala de tu cuenta de cheques el dinero el día que le dices y ni cuenta te vas a dar de que tienes menos, porque te vas a acostumbrar a vivir con lo que sí tienes en tu cuenta. 

Esta es la mejor manera de poner al ahorro como una prioridad y dejar de verlo como lo que me sobra al final del mes.

4. Mi conclusión: Creo que lo interesante es el proceso de pensamiento y reflexión en el que entré. Me importa ahorrar, quiero tener dinero y quiero poder cumplir objetivos, pero no había pensado realmente en qué quería, qué nombre le pondría y cuánto necesitaría. Este ejercicio me ayudó a planear mejor y por eso, me gusta piggo.

Espero que con esto los invite a sentirse obligados a pensar en qué es lo que quieren, para qué, exactamente, es que están ahorrando. O, los que no ahorran, cómo van a conseguir eso que sueñan si no le aportan un centavo. Y peor aún, cómo lo van a lograr si sus metas están en la cabeza y ni siquiera las han puesto en papel para saber cuánto se van a tardar en lograrlas.


Sí, a partir del 2016 la Consar iniciará un proceso para obtener los datos biométricos de los más de 52 millones de clientes que tenemos una afore. Por lo tanto, cada vez que tú te acerques para algo, ya sea un retiro por matrimonio o por desempleo, o que quieras empezar a hacer ahorro voluntario, no te espantes si te piden tus huellas digitales y graban tu voz.

Es una “etapa de modernización”, me dijo Carlos Ramírez, presidente de Consar, en una entrevista. El modelo que ahora tienen, explica, es obsoleto. Por ejemplo, para hacer un traspaso el promotor debe pedir 8 documentos, muchos de los cuales, el cliente ha entregado más de una vez a su afore. Pero como todo es papel y hay que comprobar todo, el proceso es efectivamente obsoleto.

Por eso Consar hará un expediente electrónico único de cada usuario al que más adelante se le incluirán los datos biométricos mencionados. Este expediente electrónico único ayudará a bajar los costos de las afores (menos viajes de promotores para recopilar documentos), ahorrar recursos (menos papel) y además, evitar los problemas de seguridad y traspasos indebidos que se han dado en el sistema.

Cuando un promotor cambiaba de una afore para trabajar en otra, podía llevarse consigo los papeles de sus clientes y traspasarlos sin permiso de los titulares de la cuenta. Esto se evitará con el expediente único y más cuando tengan que pedirte una confirmación de voz para poder hacer traspasos o ajustes y cambios a tu cuenta de afore.

“Es un proceso que va a tomar tiempo, pero es un cambio fundamental”, dijo Ramírez.

Otra novedad es que las cuentas que tengan un ahorro voluntario de 8,000 pesos, si desean un traspaso, deberán hacerlo personalmente.

Acepta  Carlos Ramírez que esto parece engorroso para los que sí tienen ahorro, pero dijo que es también una forma de hacer un llamado a las afores a impulsar el ahorro voluntario porque ayudará con la retención de clientes. En lo personal sí creo que es engorroso tener que hacer un trámite en ventanilla cuando eres de los pocos que se preocupan por el retiro y de los 200,000 que tienen ahorro voluntario, pero también me interesa que si tengo ahorro voluntario no sea muy fácil que me cambien de afore sin mi autorización. Así que al final, está bien que sea más complejo.

El año pasado se realizaron 2.4 millones de traspasos de los cuales “un porcentaje significativo” (así explica Consar en un comunicado de prensa) no eran deseados por el cliente.

Hay cambios y mejoras en las afores. Ya puedes hacer aportaciones en el 7 Eleven, como comento en este otro post, y además tu dinero se invierte por medio de mandatos y puede estar recibiendo rendimientos interesantes en Europa, como explico en este otro post, así que me emociona lo que está pasando en Consar.

Estos cambios deben ser también una llamada de atención a los usuarios, hay que voltear a ver a la afore, enterarnos de qué está pasando con ese dinero que aportamos ahí mes con mes. Hay que acercarnos a pensar en el futuro, en nuestro retiro y qué es lo que queremos de él o cómo lo vamos a querer vivir.


El pasado miércoles la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) me invitó a participar en un Hangout en el que respondimos a varias preguntas enviadas por seguidores de Twitter sobre las finanzas. Fue una dinámica muy divertida en la que escogimos algunas de las preguntas enviadas unos días antes del Hangout.

Llegaron más de 60 preguntas y escogimos 20. A estos 20 se les enviará un libro mío y además, escogimos 5 de esas 20 para participar en el Hangout y responder a sus preguntas.

Al final, tuvimos tiempo para responder preguntas de las otras que nos enviaron y de algunos usuarios que participaron activamente en el Hangout.

En fin, lo comparto aquí porque creo que las dudas que resolvimos no son de solo un par de personas, sino que son preguntas que todos nos hemos hecho. Abarcan temas como inversiones, pago de deudas, cómo hacer un presupuesto, cómo hablar con los niños de dinero, e incluso sobre activos en los que se puede invertir.

Espero les sirva para resolver algunas de sus dudas.

Y por cierto… dejo también las láminas informativas de las que hablamos en el Hangout para que las puedan ver a detalle y con calma. Aquí las pueden descargar el PDF: LaminasHangout

 

Por si no pueden ver el video, aquí la liga.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook.com/vivircomoreina

 


RallyDMA - Cerdito

Hoy es el Día Mundial del Ahorro.

Y en un país en el que la mitad de la población no ahorra -y aquí solo me retiro al ahorro financiero-, este día es importante porque quiere decir que todavía hay mucho trabajo por hacer.

Pero lo que quiero mencionar hoy es que el Día Mundial del Ahorro no debe estar solo enfocado en el ahorro de pesos y centavos. El día de hoy debe importarte porque puede que por considerar el ‘ahorro’ un sacrificio estés perdiéndote del verdadero significado de la palabra y la acción.

El ahorro, como dice Carlos Noriega, presidente de la Asociación Mexicana de Afores, en el Prólogo de mi libro “Vivir como reina y gastar como plebeya”, proviene del árabe ‘hurr’ que quiere decir ‘libre’. “En la Edad Media la palabra se usó para designar a quien es “libre, el que no es esclavo”. Así ahorrar consistía en “dar la libertada un esclavo o prisionero”. Más adelante la expresión se empleó en el sentido de “liberar a alguien de algo””, dice Noriega en el Prólogo. Liberarnos de algo es, por ejemplo, pagar una deuda adquirida.

Regresando al punto de partida, esta asociación del ahorro con la libertad me lleva a pensar que no solo queremos ser libres de deudas, también de lo que no nos hace sustentables. Por lo tanto, en este Día Mundial del Ahorro los invito a pensar en que podemos ahorrar en muchos lados: al apagar la luz o cerrar el agua, en gasolina y en todo nuestro consumo. Esto nos lleva también a una libertad, no solo por el ahorro financiero obvio de pagar menos en la cuenta de luz o al poner gasolina al automóvil, sino en saber funcionar con menos de lo que tenemos y vivir mejor.

Y, lo que creo más importante, es que veamos a la acción de ahorrar como algo que nos da libertad, no sacrificios.

 

Tips para ahorrar en estos rubros que menciono:
– Gasolina: cuida los neumáticos y su presión, no utilices tanto el aire acondicionado, comparte el automóvil.
– Luz: desconecta todos los aparatos que tienen luces constantes, conocidos como vampiros; apaga la luz y utiliza la lavadora, por ejemplo, por las noches.
– Consumo: pregúntate si lo quieres o lo necesitas, compara precios antes de comprar, apréndete las 3 r’s: reutiliza, reduce y recicla.

Ahora, para festejar este Día Mundial del Ahorro, Amafore organizó un Rally de pistas y a mí me toca ponerles una que los lleva al último paso.

PISTA:

Estás muy cerca de la meta del #RallyDMA, ahora avísale a @AMAFORE_MX en un tweet cómo ahorras en el #DíaMundialDelAhorro. Recuerda que deberás seguirlos para recibir la última pista.

Suerte a todos.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación por Twitter en @vivircomoreina o Facebook en Facebook.com/vivircomoreina.  

 


Desde este lunes pasado ya puedes ir a un 7Eleven y hacer un depósito en tu afore para el ahorro voluntario. Más fácil no puede ser. Más pretextos ya no podemos encontrar. Eso de que depositar en la afore sea complicado o quede lejos es, literalmente, una mentira.

Lo único que necesitas es tu CURP y el dinero que quieras depositar – el mínimo es de 50 pesos -.

El ahorro voluntario en México es casi inexistente. Representa apenas el 1% (23,231.6 pesos) del total de los recursos acumulados que hoy suman 2.3 billones de pesos. En otras palabras. Nadie ahorra de forma voluntaria en las afores.

Esta falta de ahorro voluntario es una tristeza porque -como he dicho muchas veces en este espacio- tu afore no va a ser suficiente. De hecho, en el evento para presentar este programa, el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, cuestionó si el ahorro para el retiro será suficiente para sostener una pensión digna para quienes completan una vida de trabajo. Bien calculan los expertos que la afore solo te permitirá retirarte con aproximadamente 30% de tus ingresos. Videgaray resaltó que el ahorro voluntario puede hacer una gran diferencia en la vida de una mujer o de un hombre que se retira, pues según cálculos de la Consar, el incrementar en 1% el ahorro voluntario a una afore de manera sostenida, puede incrementar al monto de la pensión hasta en un 12%.

El propósito de Consar al hacer esta liga con la Amafore y 7Eleven es simplificar los mecanismos para las aportaciones voluntarias, de modo que todos los mexicanos tengan acceso a un mecanismo de ahorro seguro, sencillo y a la vuelta de la esquina, explicó Carlos Ramírez, presidente de Consar.

Pensemos en el futuro, pensemos en cómo queremos vivir cuando ya no trabajemos. Y, por favor, dejemos de ser flojos, ir a la esquina y depositar 50 pesos al mes podría permitirnos estar mejor cuando tengamos canas.

Les dejo otro dato para que vean que sí se puede ahorrar algo si ponemos orden. De acuerdo con un estudio publicado por la Profeco, el mexicano promedio puede desembolsar hasta 19,000 pesos al año en gastos no contabilizados o los conocidos como hormiga. ¿Cuáles? Café, galletas, cigarros, refrescos, botanas y propinas. Imaginen cortar a la mitad estos gastos y lograr un ahorro voluntario de 9,500 pesos al año.

Empecemos por ahí.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook en Facebook.com/vivircomoreina. 

 

 


2 de cada 10 trabajadores independientes en México no han pensado de qué vivirán cuando dejen de trabajar.

9 de cada 10 trabajadores independientes nunca ha calculado cuánto deberían ahorrar para su retiro.

Estos trabajadores, les recuerdo, es probable que no tengan afore aunque pueden hacer aportaciones voluntarias y tener cuentas sin patrón para ahorrar para la vejez. De hecho, solo existen 251,165 cuentas de trabajadores independientes de las 51,500,030 cuentas administradas por las afores.

Y regreso al punto inicial, estos trabajadores que no tienen afores y por ende aportaciones patronales o del gobierno para su retiro, si no ahorran por su cuenta, son los que vivirán a expensas de la familia.

Si eres un joven prometedor, es hora de que te cuestiones si tus padres o tíos están en esta situación. Si eres un joven prometedor independientes es momento de que planees cómo le vas a hacer cuando seas viejo. Y si ya no eres tan joven y estás en esta circunstancia, ¡aguas!

En la nueva encuesta de la Consar titulada “Trabajadores Independientes/Informales” se tomó en cuenta a los profesionistas independientes, las personas que cuentan con estudios a nivel licenciatura que desempeñan actividades relacionadas con la profesión estudiada y que trabajan de manera independiente (abogados, médicos, dentistas, etc.); y a los trabajadores por su cuenta (oficios), personas cuyo trabajo, oficio u ocupación principal es realizado en su propio negocio, pueden tener trabajadores con y sin retribución, o mediante la prestación de servicios personales, que no están a las órdenes de ningún patrón.

Algunos datos que en los que vale la pena pensar un poco:

  • 41.7% del total de encuestados dice ahorrar, al menos para temas de corto plazo, siendo los profesionistas independientes quienes más ahorran en comparación con los trabajadores por su cuenta.
  • Del universo de encuestados que dijo “SÍ ahorrar”, poco más del 50% actualmente está ahorrando para emergencias o imprevisto. Como segunda opción los profesionistas independientes ahorran para viajes y vacaciones y los trabajadores por su cuenta para comprar o construir una casa.
  • Entre $100 y $500 pesos es la cantidad de los que señalaron ahorrar “cada semana” y más de $500 para los que ahorran “cada mes”. Al preguntarles a los encuestados cuánto consideran como una buena jubilación, 6 de cada 10 trabajadores por su cuenta dijo que hasta $5,000 pesos, mientras que 1 de cada 3 profesionistas independientes considero recibir entre $7,500 y $10,000 pesos. Cabe señalar que estas cantidades son, en promedio, equivalente a una tasa de reemplazo cercana al 100% (de acuerdo con los gastos que ambos segmentos manifestaron realizar mensualmente).
  • Al 64% de los encuestados les gustaría contar, cuando menos, con un ingreso superior al 75% de su ingreso actual.

En conclusión, la mayoría de mis colegas independientes no saben bien cómo van a enfrentar su retiro o ahorran para ese momento irremediable de la vida, pero tienen ganas de mantener por lo menos un ingreso del 75% de lo que ganan hoy en día.

¿Alguien más cree que hay algo extraño en esta realidad financiera?

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación por Twitter y Facebook.

 

 

 


Si eres de los que dicen alguna de las siguientes frases, ya sea a tus amigos o solo en tu cabeza, estás cometiendo un gravísimo error:

1. “Voy a empezar a invertir en serio y ahorrar de forma constante cuando junte suficiente para tener un contrato con X casa de bolsa o banco”.

2. “Eso de ahorrar es para cuando sea más viejo, por ahora a disfrutar lo que gano”.

3. “Sí, ya casi estoy a punto de lograr un colchón para en serio tomar en cuenta eso del ahorro, nada más que pase esta racha de vacas flacas”.

¿Te identificaste?

Todos nos hemos justificado el no ahorrar en algún momento de la vida. El resultado es que dejamos pasar el tiempo pensando que un día lo vamos a tener todo en orden para lograr ahorrar y ese momento perfecto para empezar a hacer crecer el dinero nunca llega.

Hay muchas formas de ahorrar -en instrumentos formales y con rendimientos- desde un peso. ¿Cuáles?

Ejemplos:

– El ahorro voluntario en la afore. Sí, ahí puedes ahorrar desde un peso.
– Los PPR (Planes Personales de Retiro), hay algunos que te piden que pongas desde 1,000 pesos al mes sin ahorro de inicio.
– CetesDirecto en donde puedes invertir desde 100 pesos.

Y, ¿qué es lo que pasa si dejas pasar más el tiempo?

Miren esto:

Cortesía: Resuelve Tu Futuro

Cortesía: Resuelve Tu Futuro

 

 

 

 

 

 

 

 

(PUEDEN DAR CLICK EN LA IMAGEN PARA VER LOS DATOS A DETALLE)

Lo que pueden ver aquí es que si ahorras 500 pesos al mes desde que tienes 25 años en un Plan Personal de Retiro (PPR) logras juntar una aportación de 240,000 pesos, que con los intereses compuestos y beneficios fiscales, termina siendo un ahorro de unos 2 millones de pesos. Si empiezas tu ahorro 10 años después la diferencia es de 60% y logras una meta de 836,156 pesos. Y así va bajando el monto. Esto no solo es resultado de ahorrar menos tiempo, también de perder intereses compuestos, donde está la clave del ahorro a largo plazo.

No dejemos para luego lo que podemos empezar hoy.

¿Que el retiro es muy lejano? Bueno… ¿ya empezaron con el ahorro para su casa o su negocio o la universidad de sus hijos?

No pierdan ni un día más.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter o Facebook


photoEl día de ayer Banamex y la UNAM presentaron los resultados de su encuesta “Cultura financiera de los jóvenes en México”. No saben la emoción que me dio que hay una nueva encuesta de este tipo.

Más allá de la emoción, los resultados de la encuesta son interesantes y demuestran que para los jóvenes -mexicanos entre 15 y 29 años de edad- el dinero es un medio para adquirir y consumir. Si bien muchos de ellos (y esto es una gran noticia) dicen que ahorran recurrentemente, no tienen claridad en cuanto al ahorro a largo plazo y menos aún sobre inversiones. No utilizan productos financieros y se manejan en efectivo. Dicen querer más información sobre el tema, pero con lenguaje sencillo.

El campo de oportunidad para las instituciones financieras es enorme. Tendrán, todas, que echarle un ojo a esta encuesta para ver cómo atraer a esta clientela potencial.

El resto de los mexicanos debemos pensar qué es lo que pasa, qué hacemos, hicimos o podemos hacer para que estos jóvenes, cuyas vidas serán reflejo de las decisiones financieras que tomen o no tomen hoy, tengan la información para tomar las correctas.

Les dejo algunos de los datos que me llamaron la atención:

– 95% dice que el medio de pago que utiliza con mayor frecuencia para pagar sus compras es el efectivo.

– 20% dice que encuentra mayor satisfacción en gastar el dinero que en ahorrar para el futuro.

– 56% respondió que al final de mes no le sobra dinero, y 9% que se endeuda o pide prestado.

– 52% dice ahorrar con regularidad. Sus ahorro los guardan en casa, según el 51%, donde perciben que esta más seguro.

– 3 de cada 10 dicen que no tienen una cuenta de ahorro en el banco porque no les alcanza.

– 96% no tienen una inversión bancaria.

– 75% no conocen inversiones por medio de pagarés, plazo o a la vista.

– 70% dicen no conocer las inversiones en negocios.

“La lógica es el gasto y no la inversión”, dijo ayer en la presentación de la encuesta Fernando Castañeda, director de la facultado de Ciencias políticas de la UNAM. Y el rector de la UNAM, José Narro, después añadió que este bono demográfico que tenemos en México ahora y que no se aprovecha para darles educación en prevención se puede convertir en un pagaré. La educación financiera, dijo el rector, ayuda a los jóvenes a lograr una planeación en su vida “a ser autores de su futuro y no dejarlo al azar”.

Ustedes, ¿qué opinan?, ¿cómo ven los jóvenes el dinero?, ¿por qué el consumo es tan importante?, ¿por qué el ahorro se percibe como algo positivo pero complejo de lograr?

Sigamos la conversación en Facebook y en Twitter @vivircomoreina.

 


La educación para los mexicanos es sinónimo de una mejor vida. 57% de los padres encuestados por HSBC creen que una buena universidad dará a sus hijos las habilidades para competir en su vida profesional y otro 40% cree que además de esto, una carrera universitaria, resultará en mejores oportunidades de vida.

No obstante, 54% de los padres encuestados en México (la encuesta fue realizada en 15 países) hubiera deseado empezar con el ahorro para la educación de sus hijos con tiempo, más tiempo del que tuvieron. Según la encuesta, 9 de cada 10 padres (92%) paga hoy por la educación de sus hijos; 1 de cada 10 hijos (11%) tienen becas; y solo 5% de los chamacos contribuyen a pagar su propia educación.

Ahora piensen en esto: una carrera universitaria cuesta hoy unos 650 mil pesos -en una universidad privada- y en realidad tienes unos 18 años para ahorrar para este momento de tu vida si empiezas desde que tu hijo o hija nacen. Sin entrar en mucho lío y solo dividiendo esta cantidad en años y meses el resultado es el siguiente:

Para que tus hijos puedan pagar una universidad en 18 años debes ahorrar unos 36,000 pesos al año o 3,000 pesos al mes. Esto sin pensar en inflación o los rendimientos que podrías obtener en un instrumento correcto para la inversión de tu dinero. De hecho, según el estudio de HSBC dicen que el ahorro mensual de un padre por 18 años sería de 1,700 pesos. Asumo que este cálculo es con el producto que ellos ofrecen de una seguro dotal llamado Becahorro.

Hay varias estrategias para ahorrar para la educación de los hijos. Muchas que podrán hacer más fácil tu meta de que estén preparados para el mundo global y competitivo en el que ya vivimos. La cosa es tomar las riendas desde hoy, no un par de meses antes de que lo acepten en la universidad privada de su elección.

Otro dato en la encuesta es que 71% los padres mexicanos consideran que la educación en este país no tienen los más altos estándares de calidad, no es novedad este dato, pero lo que sí me parece interesante es que 86% considerarían enviar a sus hijos a la universidad fuera de México. Si esto está en tu cabeza, entonces tienes que ahorrar mucho más desde el día uno. En serio.

Por lo que se lee en la encuesta, el sueño es tener hijos universitarios con carreras profesionales, incluso posgrados, con experiencia en otros países y por ende conocimientos de un segundo idioma. Esto suena fenomenal, y efectivamente, darle estas herramientas a tus hijos puede darles ventajas en el futuro. Pero el esfuerzo financiero para lograrlo no es sencillo. Y por eso la planeación financiera familiar es tan importante desde el día que planeamos tener hijos.

Algunas opciones para empezar el ahorro para la educación de los hijos:
- Seguros educativos: están ligados a un seguro de vida, lo cual se traduce en que si mueres ellos se encargan de cubrir la meta que tenían planeada. Pero si un día tú dejas de pagar porque te endeudaste de más o salió una eventualidad, pierdes lo que sea que hayas ahorrado.
- Cuentas de inversión: puedes abrir una cuenta de inversión y explicarle al asesor que es para cuando tus hijos vayan a la universidad. Esto le permitirá hacerte una propuesta con un horizontes de inversión a largo plazo y con un poco de riesgo al inicio para obtener mejores rendimientos. La desventaja aquí es que tienes acceso al dinero cuando quieras y podrías hacerle rasguñitos cada que andes corto de lana.
- Fideicomiso: aquí encomiendas el dinero a una institución fiduciaria  que cuida que el dinero se use para su objetivo. Si esto te interesa lo que debe quedarte muy claro son los cobros de administración y comisiones.
- Paga por adelantado: el Tec de Monterrey ofrece esta opción, compras materias hoy y tu hijo las cobra cuando ingrese a la universidad. La desventaja es que tu hijo o hija no quiera ir a esa universidad, pero se soluciona pues son materias que tú puedes vender o traspasar.

Acaba de ser el día de las madres… quizá lo que debamos hacer después de tan festejado día es pensar qué estamos haciendo por nuestros hijos del futuro. Más allá de pedirles flores y apapachos un día al año (soy madre, entiendo lo que todas queremos que nos reconozcan – por lo menos una vez al año), es momento de pensar si estamos tomando las decisiones correctas para lo que queremos darles o con lo que queremos ayudarles en el futuro. Los invito a reflexionar conmigo.

Sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook

 



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones