Desde este lunes pasado ya puedes ir a un 7Eleven y hacer un depósito en tu afore para el ahorro voluntario. Más fácil no puede ser. Más pretextos ya no podemos encontrar. Eso de que depositar en la afore sea complicado o quede lejos es, literalmente, una mentira.

Lo único que necesitas es tu CURP y el dinero que quieras depositar – el mínimo es de 50 pesos -.

El ahorro voluntario en México es casi inexistente. Representa apenas el 1% (23,231.6 pesos) del total de los recursos acumulados que hoy suman 2.3 billones de pesos. En otras palabras. Nadie ahorra de forma voluntaria en las afores.

Esta falta de ahorro voluntario es una tristeza porque -como he dicho muchas veces en este espacio- tu afore no va a ser suficiente. De hecho, en el evento para presentar este programa, el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, cuestionó si el ahorro para el retiro será suficiente para sostener una pensión digna para quienes completan una vida de trabajo. Bien calculan los expertos que la afore solo te permitirá retirarte con aproximadamente 30% de tus ingresos. Videgaray resaltó que el ahorro voluntario puede hacer una gran diferencia en la vida de una mujer o de un hombre que se retira, pues según cálculos de la Consar, el incrementar en 1% el ahorro voluntario a una afore de manera sostenida, puede incrementar al monto de la pensión hasta en un 12%.

El propósito de Consar al hacer esta liga con la Amafore y 7Eleven es simplificar los mecanismos para las aportaciones voluntarias, de modo que todos los mexicanos tengan acceso a un mecanismo de ahorro seguro, sencillo y a la vuelta de la esquina, explicó Carlos Ramírez, presidente de Consar.

Pensemos en el futuro, pensemos en cómo queremos vivir cuando ya no trabajemos. Y, por favor, dejemos de ser flojos, ir a la esquina y depositar 50 pesos al mes podría permitirnos estar mejor cuando tengamos canas.

Les dejo otro dato para que vean que sí se puede ahorrar algo si ponemos orden. De acuerdo con un estudio publicado por la Profeco, el mexicano promedio puede desembolsar hasta 19,000 pesos al año en gastos no contabilizados o los conocidos como hormiga. ¿Cuáles? Café, galletas, cigarros, refrescos, botanas y propinas. Imaginen cortar a la mitad estos gastos y lograr un ahorro voluntario de 9,500 pesos al año.

Empecemos por ahí.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook en Facebook.com/vivircomoreina. 

 

 


2 de cada 10 trabajadores independientes en México no han pensado de qué vivirán cuando dejen de trabajar.

9 de cada 10 trabajadores independientes nunca ha calculado cuánto deberían ahorrar para su retiro.

Estos trabajadores, les recuerdo, es probable que no tengan afore aunque pueden hacer aportaciones voluntarias y tener cuentas sin patrón para ahorrar para la vejez. De hecho, solo existen 251,165 cuentas de trabajadores independientes de las 51,500,030 cuentas administradas por las afores.

Y regreso al punto inicial, estos trabajadores que no tienen afores y por ende aportaciones patronales o del gobierno para su retiro, si no ahorran por su cuenta, son los que vivirán a expensas de la familia.

Si eres un joven prometedor, es hora de que te cuestiones si tus padres o tíos están en esta situación. Si eres un joven prometedor independientes es momento de que planees cómo le vas a hacer cuando seas viejo. Y si ya no eres tan joven y estás en esta circunstancia, ¡aguas!

En la nueva encuesta de la Consar titulada “Trabajadores Independientes/Informales” se tomó en cuenta a los profesionistas independientes, las personas que cuentan con estudios a nivel licenciatura que desempeñan actividades relacionadas con la profesión estudiada y que trabajan de manera independiente (abogados, médicos, dentistas, etc.); y a los trabajadores por su cuenta (oficios), personas cuyo trabajo, oficio u ocupación principal es realizado en su propio negocio, pueden tener trabajadores con y sin retribución, o mediante la prestación de servicios personales, que no están a las órdenes de ningún patrón.

Algunos datos que en los que vale la pena pensar un poco:

  • 41.7% del total de encuestados dice ahorrar, al menos para temas de corto plazo, siendo los profesionistas independientes quienes más ahorran en comparación con los trabajadores por su cuenta.
  • Del universo de encuestados que dijo “SÍ ahorrar”, poco más del 50% actualmente está ahorrando para emergencias o imprevisto. Como segunda opción los profesionistas independientes ahorran para viajes y vacaciones y los trabajadores por su cuenta para comprar o construir una casa.
  • Entre $100 y $500 pesos es la cantidad de los que señalaron ahorrar “cada semana” y más de $500 para los que ahorran “cada mes”. Al preguntarles a los encuestados cuánto consideran como una buena jubilación, 6 de cada 10 trabajadores por su cuenta dijo que hasta $5,000 pesos, mientras que 1 de cada 3 profesionistas independientes considero recibir entre $7,500 y $10,000 pesos. Cabe señalar que estas cantidades son, en promedio, equivalente a una tasa de reemplazo cercana al 100% (de acuerdo con los gastos que ambos segmentos manifestaron realizar mensualmente).
  • Al 64% de los encuestados les gustaría contar, cuando menos, con un ingreso superior al 75% de su ingreso actual.

En conclusión, la mayoría de mis colegas independientes no saben bien cómo van a enfrentar su retiro o ahorran para ese momento irremediable de la vida, pero tienen ganas de mantener por lo menos un ingreso del 75% de lo que ganan hoy en día.

¿Alguien más cree que hay algo extraño en esta realidad financiera?

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación por Twitter y Facebook.

 

 

 


Si eres de los que dicen alguna de las siguientes frases, ya sea a tus amigos o solo en tu cabeza, estás cometiendo un gravísimo error:

1. “Voy a empezar a invertir en serio y ahorrar de forma constante cuando junte suficiente para tener un contrato con X casa de bolsa o banco”.

2. “Eso de ahorrar es para cuando sea más viejo, por ahora a disfrutar lo que gano”.

3. “Sí, ya casi estoy a punto de lograr un colchón para en serio tomar en cuenta eso del ahorro, nada más que pase esta racha de vacas flacas”.

¿Te identificaste?

Todos nos hemos justificado el no ahorrar en algún momento de la vida. El resultado es que dejamos pasar el tiempo pensando que un día lo vamos a tener todo en orden para lograr ahorrar y ese momento perfecto para empezar a hacer crecer el dinero nunca llega.

Hay muchas formas de ahorrar -en instrumentos formales y con rendimientos- desde un peso. ¿Cuáles?

Ejemplos:

- El ahorro voluntario en la afore. Sí, ahí puedes ahorrar desde un peso.
- Los PPR (Planes Personales de Retiro), hay algunos que te piden que pongas desde 1,000 pesos al mes sin ahorro de inicio.
- CetesDirecto en donde puedes invertir desde 100 pesos.

Y, ¿qué es lo que pasa si dejas pasar más el tiempo?

Miren esto:

Cortesía: Resuelve Tu Futuro

Cortesía: Resuelve Tu Futuro

 

 

 

 

 

 

 

 

(PUEDEN DAR CLICK EN LA IMAGEN PARA VER LOS DATOS A DETALLE)

Lo que pueden ver aquí es que si ahorras 500 pesos al mes desde que tienes 25 años en un Plan Personal de Retiro (PPR) logras juntar una aportación de 240,000 pesos, que con los intereses compuestos y beneficios fiscales, termina siendo un ahorro de unos 2 millones de pesos. Si empiezas tu ahorro 10 años después la diferencia es de 60% y logras una meta de 836,156 pesos. Y así va bajando el monto. Esto no solo es resultado de ahorrar menos tiempo, también de perder intereses compuestos, donde está la clave del ahorro a largo plazo.

No dejemos para luego lo que podemos empezar hoy.

¿Que el retiro es muy lejano? Bueno… ¿ya empezaron con el ahorro para su casa o su negocio o la universidad de sus hijos?

No pierdan ni un día más.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter o Facebook


photoEl día de ayer Banamex y la UNAM presentaron los resultados de su encuesta “Cultura financiera de los jóvenes en México”. No saben la emoción que me dio que hay una nueva encuesta de este tipo.

Más allá de la emoción, los resultados de la encuesta son interesantes y demuestran que para los jóvenes -mexicanos entre 15 y 29 años de edad- el dinero es un medio para adquirir y consumir. Si bien muchos de ellos (y esto es una gran noticia) dicen que ahorran recurrentemente, no tienen claridad en cuanto al ahorro a largo plazo y menos aún sobre inversiones. No utilizan productos financieros y se manejan en efectivo. Dicen querer más información sobre el tema, pero con lenguaje sencillo.

El campo de oportunidad para las instituciones financieras es enorme. Tendrán, todas, que echarle un ojo a esta encuesta para ver cómo atraer a esta clientela potencial.

El resto de los mexicanos debemos pensar qué es lo que pasa, qué hacemos, hicimos o podemos hacer para que estos jóvenes, cuyas vidas serán reflejo de las decisiones financieras que tomen o no tomen hoy, tengan la información para tomar las correctas.

Les dejo algunos de los datos que me llamaron la atención:

- 95% dice que el medio de pago que utiliza con mayor frecuencia para pagar sus compras es el efectivo.

- 20% dice que encuentra mayor satisfacción en gastar el dinero que en ahorrar para el futuro.

- 56% respondió que al final de mes no le sobra dinero, y 9% que se endeuda o pide prestado.

- 52% dice ahorrar con regularidad. Sus ahorro los guardan en casa, según el 51%, donde perciben que esta más seguro.

- 3 de cada 10 dicen que no tienen una cuenta de ahorro en el banco porque no les alcanza.

- 96% no tienen una inversión bancaria.

- 75% no conocen inversiones por medio de pagarés, plazo o a la vista.

- 70% dicen no conocer las inversiones en negocios.

“La lógica es el gasto y no la inversión”, dijo ayer en la presentación de la encuesta Fernando Castañeda, director de la facultado de Ciencias políticas de la UNAM. Y el rector de la UNAM, José Narro, después añadió que este bono demográfico que tenemos en México ahora y que no se aprovecha para darles educación en prevención se puede convertir en un pagaré. La educación financiera, dijo el rector, ayuda a los jóvenes a lograr una planeación en su vida “a ser autores de su futuro y no dejarlo al azar”.

Ustedes, ¿qué opinan?, ¿cómo ven los jóvenes el dinero?, ¿por qué el consumo es tan importante?, ¿por qué el ahorro se percibe como algo positivo pero complejo de lograr?

Sigamos la conversación en Facebook y en Twitter @vivircomoreina.

 


La educación para los mexicanos es sinónimo de una mejor vida. 57% de los padres encuestados por HSBC creen que una buena universidad dará a sus hijos las habilidades para competir en su vida profesional y otro 40% cree que además de esto, una carrera universitaria, resultará en mejores oportunidades de vida.

No obstante, 54% de los padres encuestados en México (la encuesta fue realizada en 15 países) hubiera deseado empezar con el ahorro para la educación de sus hijos con tiempo, más tiempo del que tuvieron. Según la encuesta, 9 de cada 10 padres (92%) paga hoy por la educación de sus hijos; 1 de cada 10 hijos (11%) tienen becas; y solo 5% de los chamacos contribuyen a pagar su propia educación.

Ahora piensen en esto: una carrera universitaria cuesta hoy unos 650 mil pesos -en una universidad privada- y en realidad tienes unos 18 años para ahorrar para este momento de tu vida si empiezas desde que tu hijo o hija nacen. Sin entrar en mucho lío y solo dividiendo esta cantidad en años y meses el resultado es el siguiente:

Para que tus hijos puedan pagar una universidad en 18 años debes ahorrar unos 36,000 pesos al año o 3,000 pesos al mes. Esto sin pensar en inflación o los rendimientos que podrías obtener en un instrumento correcto para la inversión de tu dinero. De hecho, según el estudio de HSBC dicen que el ahorro mensual de un padre por 18 años sería de 1,700 pesos. Asumo que este cálculo es con el producto que ellos ofrecen de una seguro dotal llamado Becahorro.

Hay varias estrategias para ahorrar para la educación de los hijos. Muchas que podrán hacer más fácil tu meta de que estén preparados para el mundo global y competitivo en el que ya vivimos. La cosa es tomar las riendas desde hoy, no un par de meses antes de que lo acepten en la universidad privada de su elección.

Otro dato en la encuesta es que 71% los padres mexicanos consideran que la educación en este país no tienen los más altos estándares de calidad, no es novedad este dato, pero lo que sí me parece interesante es que 86% considerarían enviar a sus hijos a la universidad fuera de México. Si esto está en tu cabeza, entonces tienes que ahorrar mucho más desde el día uno. En serio.

Por lo que se lee en la encuesta, el sueño es tener hijos universitarios con carreras profesionales, incluso posgrados, con experiencia en otros países y por ende conocimientos de un segundo idioma. Esto suena fenomenal, y efectivamente, darle estas herramientas a tus hijos puede darles ventajas en el futuro. Pero el esfuerzo financiero para lograrlo no es sencillo. Y por eso la planeación financiera familiar es tan importante desde el día que planeamos tener hijos.

Algunas opciones para empezar el ahorro para la educación de los hijos:
- Seguros educativos: están ligados a un seguro de vida, lo cual se traduce en que si mueres ellos se encargan de cubrir la meta que tenían planeada. Pero si un día tú dejas de pagar porque te endeudaste de más o salió una eventualidad, pierdes lo que sea que hayas ahorrado.
- Cuentas de inversión: puedes abrir una cuenta de inversión y explicarle al asesor que es para cuando tus hijos vayan a la universidad. Esto le permitirá hacerte una propuesta con un horizontes de inversión a largo plazo y con un poco de riesgo al inicio para obtener mejores rendimientos. La desventaja aquí es que tienes acceso al dinero cuando quieras y podrías hacerle rasguñitos cada que andes corto de lana.
- Fideicomiso: aquí encomiendas el dinero a una institución fiduciaria  que cuida que el dinero se use para su objetivo. Si esto te interesa lo que debe quedarte muy claro son los cobros de administración y comisiones.
- Paga por adelantado: el Tec de Monterrey ofrece esta opción, compras materias hoy y tu hijo las cobra cuando ingrese a la universidad. La desventaja es que tu hijo o hija no quiera ir a esa universidad, pero se soluciona pues son materias que tú puedes vender o traspasar.

Acaba de ser el día de las madres… quizá lo que debamos hacer después de tan festejado día es pensar qué estamos haciendo por nuestros hijos del futuro. Más allá de pedirles flores y apapachos un día al año (soy madre, entiendo lo que todas queremos que nos reconozcan – por lo menos una vez al año), es momento de pensar si estamos tomando las decisiones correctas para lo que queremos darles o con lo que queremos ayudarles en el futuro. Los invito a reflexionar conmigo.

Sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook

 


Ya estamos a un par de días de que los empleadores entreguen el aguinaldo.

“¡Yuhuu!”, dirán todos los afortunados que reciben este ingreso extraordinario. Pero no corran a gastarlo sin leer esto.

El aguinaldo lo debes recibir antes del 20 de diciembre y su monto mínimo es de 15 días de salario, según datos de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet). Es una prestación laboral para todos los empleados, no solo los de base, también “los de confianza, los de planta, los sindicalizados, los contratados por obra o tiempo determinado, los eventuales, los trabajadores del campo”, dice un comunicado de la Profedet. Tu empleador no puede decirte que no hay aguinaldo porque este año no se vendió tan bien o no te portaste bien o hay crisis.

¿Qué hacer con este dinero extra?, es la pregunta clave. Y como todos los años, les diré de nuevo que este ingreso NO es para pagar el pavo, los regalos, las fiestas y las vacaciones de fin de año. O, por lo menos, no todo el aguinaldo debe destinarse para esto.

Según el estudio “Compras de Navidad 2012: Intenciones y Expectativas de los Consumidores en México y Latinoamérica”, realizado por la firma Deloitte, 42% de los encuestados indica que destinará su aguinaldo a las compras navideñas y el 51% al pago de deudas.

Una buena parte de tu aguinaldo la debes destinar al ahorro, y mejor aún, a la inversión para proteger el valor de tu ahorro. Según INEGI en octubre de 2013 los precios al consumidor aumentaron 0.48% con respecto al año pasado. Esto quiere decir que la comida, las bebidas, los cigarros y hasta la electricidad están más caros que antes, explica Alan Gómez, Director de Soluciones de Inversión de Principal Financial Group México. Estos incrementos anuales hacen que gastemos más, por lo tanto, nuestro ahorro debería de incrementar proporcionalmente. Solo por este dato debes sentarte a pensar qué hacer y cómo gastar tu aguinaldo de forma eficiente.

El pago de deudas es importante, y hay que usar este dinero para eso. Pero si así te vas a gastar tu aguinaldo este año, espero sea aprendizaje suficiente para no hacerlo de nuevo el año que viene. Hay que dejar de gastar el aguinaldo de forma adelantada porque entonces este “premio” no es “premio”.

Si debes pagar algunas deudas, hazlo. Después toma un porcentaje -yo digo que no más del 20% de tu aguinaldo- y eso sí destínalo a los gastos de esta temporada. Si llevaste un presupuesto anual y medio te apegaste a él, no vas a necesitar este dinero para el pavo. Pero sí se vale un “gustito”. UNO.

De esta forma, podrás ahorrar un porcentaje importante de tu aguinaldo para eventualidades futuras, ya sea algo a corto plazo, o el retiro. Tus metas a corto plazo pueden ser las siguientes vacaciones, los 15 años de la hija o a mediano plazo, el enganche de un departamento. Asegúrate de que sabes para qué estas guardando tu aguinaldo.

Según Gómez de Principal, destinar 40% del aguinaldo al ahorro debe ser una obligación “por el bien tuyo y de tu familia”, dice y añade que  “la disciplina financiera es importante los 365 días del año y los “regalos” extra de dinero como el aguinaldo o el reparto de utilidades deberían de verse como la mejor opción para iniciar un ahorro, darle un empujón a tu fondo de inversión o llenar más la alcancía de tu ahorro para el retiro. Recuerda que si no lo haces por ti, nadie más lo hará”.

Tiene razón. Este dinero extraordinario debe utilizarse de forma extraordinaria, no para siempre estar pagando deudas.

La encuesta de Capacidades Financieras en México, realizada por el Banco Mundial,  señala que sólo el 34% de la población puede cubrir un gasto importante imprevisto. Además el 70% de los adultos encuestados reportan hacer planes financieros, pero sólo un 34% de éstos siguen sus propios planes.

El aguinaldo es ese dinero que te ayudará a lograr tus planes para el 2014 o más allá en el tiempo o cubrir un gasto imprevisto.

Si este año ya no lo lograste y tienes comprometido tu aguinaldo, ponte el propósito de que no te pase lo mismo el año que viene.

La Condusef, por cierto, da estas recomendaciones para un uso adecuado del aguinaldo:

1. Elabora un presupuesto para esta época, en donde consideres también los compromisos que deberás enfrentar a inicio de año, a fin de evitar al máximo la denominada “Cuesta de Enero”.
2. Si tienes oportunidad, paga deudas de corto plazo como las tarjetas de crédito, ya que con ello disminuyes tu nivel de ingreso comprometido para el próximo año.
3. Considera ahorrar una parte de tu aguinaldo para enfrentar algún imprevisto.
4. Evita participar en todos los intercambios de regalos, analiza cuáles son los más importantes en el ámbito personal y con ello evitarás gastos innecesarios.
5. Compara precios antes de adquirir un producto, te sorprenderás del ahorro que puedes lograr en cada artículo.
6. Cuestiona si requieres o necesitas algo que viste en una tienda, ya que en algunas ocasiones sólo se realizan compras por impulso o porque el artículo tenía algún descuento o alguna promoción a meses sin intereses.

Espero sus comentarios en la zona de opinión, compartan sus experiencias y recomendaciones. Y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y en Facebook.  

 

 


En México, 7 de cada 10 retirados cuenta con una vivienda de su propiedad, es decir un inmueble que está a su nombre, según datos de la última encuesta de Amafore sobre la situación que enfrentan las personas en edad de retiro, publicada en agosto de 2013.

Este es un dato positivo, sí, hasta cierto punto.

Los ladrillos son el patrimonio que en México más se valora y el que se tiene, pues si bien los viejitos de hoy tienen casa, 4 de cada 10 trabajan y de éstos el 83% lo hace porque necesita el dinero. Solo 16% de los adultos mayores a los 65 años que trabajan lo hacen porque quieren mantenerse activos.

De los que trabajan 77% tienen ingresos menores a los 5,500 pesos al mes. Además de que 7 de cada 10 cuentan con dependientes económicos.

Y el escenario se va poniendo más gris.

28% de los encuestados dependen económicamente de alguien más y en su gran mayoría, quienes los apoyan o mantienen son los hijos.

Imagino que los hijos quizá no tengan casa propia y vivan en la de sus padres o renten, este dato no viene en la encuesta, lo asumo porque 4 de cada 10 dice que para sus hijos es difícil o hasta muy difícil mantenerlos. El dinero que quizá podrían ahorrar para la adquisición de un inmueble se va en la ayuda a sus padres.

Y la cereza en el pastel o la lección de todo esto para las siguientes generaciones es que solo 2 de cada 10 hizo planes para el momento de su jubilación y su vida después de los 65 años. 63% dice que no ahorró porque no le alcanzaba para eso.

Los ladrillos son un gran activo patrimonial, es positivo que tan alto porcentaje tenga casa. Pero es preocupante que sigan trabajando por necesidad, porque entonces es muy probable que el mantenimiento de la casa sea un peso. Por eso tantos reciban ayuda de sus hijos para no solo ellos, sino sus dependientes económicos.

La planeación, las metas a futuro y el ahorro para enfrentar esta etapa de vida son esenciales. Jóvenes, ahora que pueden trabajar, planeen, establezcan metas y ahorren  para llegar a las canas con casa y dinero para disfrutar la vida.

 

 


“Yo no puedo ahorrar, no me alcanza”, es la frase favorita de todos para hacernos burros de que el ahorro es para los que ganan mucho y no para los que tenemos que enfrentar injusticias reales laborales y salariales.

Ahorrar no es fácil. Es un esfuerzo duro que a todos, hasta al más rico, le cuesta trabajo. El ahorro es dejar de consumir hoy por un bienestar de mañana y eso es algo tan poco agradable en la mente y la vida en el día a día, que es más fácil decir que no alcanza.

No obstante, INEGI acaba de sacar este dato: El ingreso mensual promedio es de 12,708 pesos mexicanos (1,000 dólares) y el gasto promedio es de 11,248 pesos (885 dólares). Esto, según una lectura prueba que muchos por ahí podríamos ahorrar 1,460 pesos al mes en promedio.

Una segunda pregunta: ¿qué hago con 1,500 pesos al mes para que este dinero sí me ayude a lograr mis metas en el futuro? Yo les propongo que no solo ahorren este dinero en su cuenta de banco o bajo el colchón, sino que se animen a ser inversionistas u hagan crecer el dinero.

Pregunté en dos instituciones financieras qué productos tienen para este tipo de ahorro. Una es un banco (Scotiabank) y la otra una distribuidora de fondos de inversión (Allianz Fóndika). Estas fueron las respuestas. Espero les ayude a animarse a no gastar esos 1,500 pesos extras al mes y ponerlos a trabajar un poco.

Allianz Fóndika propuso dos estrategias, una invertir el dinero en un fondo de inversión y la segunda en un plan personal de retiro.
En el fondo de inversión lo más importante es que hay que empezar con 10,000, por lo que primero debes juntar tus 1,500 pesos mensuales por seis meses y después empezar con esta inversión. Lo que propone es un portafolio para personas que no vayan a tocar este dinero en el largo plazo y sin necesidades de liquidez, es decir, para un ahorro en serio y no para estar sacando y metiendo dinero cada vez que se quiera. La institución dice que es para 1 a 3 años, yo quizá pensaría en hasta 5 años. Es un portafolio con acciones por lo que no es para personas que le tengan miedo al riesgo. Y claro, esto también quiere decir que entre más joven seas, mejor que estés en este tipo de instrumentos porque por el largo plazo puedes aguantar las probables minusvalías.
El portafolio se llama Agresivo Capitales B ACB y está compuesto así:
- 25% LIQUIDEZ CP en SCOTIAGTF3 que invierte exclusivamente en Valores Gubernamentales en directo o a través de otra sociedad de inversión que invierta exclusivamente en Valores Gubernamentales.
- 15% Mediano Plazo en 15% ST&ER-6D invierte en valores de deuda gubernamentales, bancarios y privados, invierte principalmente en valores de mediano y largo plazo.
- 10% Largo Plazo pesos en ST&ER-7D invierte los recursos en valores de deuda mayoritariamente de largo plazo con duración promedio ponderada mayor a tres años y en moneda nacional.
- 50% Capitales Mdo. Local 25% CRECE+B-1 Inverte mayoritariamente en acciones, CPO’s no amortizables que coticen en la BMV, incluyendo los listados en el SIC y de manera directa o a través de ETF’s y Trackers. Y 25% GBMCREBO busca capitalizar movimientos del mercado, sin límites mínimos o máximos por tipo de valor.
Si todos los meses invirtieras 1,500 pesos en este fondo, según datos de rendimientos históricos que no garantizan los rendimientos futuros, podrías obtener, en 5 años unos 128,000 pesos.
En el Plan Personal de Retiro no necesitas un ahorro previo, empiezas con tus 1,500 pesos al mes, pero el compromiso es a 25 años para que puedas obtener también beneficios fiscales porque es ahorro para el retiro. Si sacas el dinero antes, debes pagar los impuestos correspondientes. El ejercicio que hicieron es para una persona de 40 años que planea ahorrar estos 1,500 pesos hasta sus 65 años, cuando puede retirar el dinero y lo que se logra es juntar 1.7 millones de pesos.

Scotiabank, por su parte, propone un instrumento que se llama Invierte en ti (aquí puedes consultar el simulador y hacer tus propios cálculos). Yo hice un cálculo en el que se ahorran 1,000 pesos al mes, no logré poner 1,500 y con eso a una tasa de 5% puedes lograr unos 68,000 pesos. Si incrementas esto a 2,000 pesos al mes logras 136,000 pesos a los cinco años.

Estas no son las únicas opciones. Revisen también Cetes Directo y su simulador o el ahorro voluntario de su afore, si es que tienen una. Estos son otros instrumentos o herramientas que les ayudarán a hacer crecer sus 1,500 pesos en el tiempo para lograr metas. Den el paso a ser no solo ahorradores, también inversionistas.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina

 


Este primero de julio fue el cumpleaños 16 del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) que en 1997 cambió las reglas del juego para que los trabajadores afiliados al IMSS tuvieran un sistema de pensión de contribución definida y una cuenta individual, es decir, las afores.

Hay un panorama muy alentador de cómo gracias al SAR y la reforma hoy el IMSS y el ISSSTE tienen un sistema de pensiones sostenible. Y es cierto, pero no hay que cantar victoria. El SAR tiene grandes retos por delante y la verdad, es que tú tienes mucho trabajo que hacer para que el día de mañana lo que recibas con tu pensión te alcance para vivir dignamente. Así que en parte… si ya eres generación afore y cuando cumplas 65 años no te alcanza, será tu culpa.

A 16 años este es el panorama:
- Existen 12 afores.
- Las afores tienen casi 2,000 millones de pesos bajo administración.
- El dinero de los trabajadores en las afores representa el 13% del Producto Interno Bruto (PIB) del país.
- Existen 49 millones de mexicanos con una cuenta individual de afore.
- Los rendimientos que se han ofrecido en los últimos 16 años en han sido del 13.07% nominal y 6.4% real promedio anual.
- Las afores han financiado a empresas mexicanas de distintos tamaños con 657,141 millones de pesos.

En toda teoría todos los que se retiren bajo esta nueva ley -con su afore- formarán parte de un sistema de pensiones sostenible, que si bien no resolverá nuestros problemas a la hora de tener canas, sí nos permite mejorar la cantidad que vamos a recibir por medio de aportaciones voluntarias y sabiendo -exactamente- cuánto dinero tienes en tu cuenta.

Pero, como dije antes, el SAR tiene muchos retos para que los mexicanos puedan tener y lograr una pensión más digna.

Retos claves:
- Con una aportación del 6.5% del salario -como se pide a los afiliados al IMSS- o de 11.30% -afiliados al ISSSTE- no será suficiente para tener una pensión del 70% de tu último ingreso. Estas aportaciones deben incrementar, ya sea con aportaciones voluntarias de los trabajadores -cosa que no sucede con mucha frecuencia- o que por ley se obligue al trabajador a aportar más para su retiro.
- Por otro lado, al SAR están solo los trabajadores afiliados al IMSS o al ISSSTE, es importante que los que trabajan para gobiernos estatales o municipales, universidades públicas y paraestatales den el salto a un sistema de contribución definida para que el sistema sea viable. ¿Por qué? Pensemos que hoy el bono demográfico en México hace que muchos jóvenes trabajen y paguen por las pensiones de los viejitos, pero esto se va a revertir y en 35 años habrá ´mas pensionados que jóvenes trabajando, esto en principio es uno de los factores por los cuales no tener un sistema como el propuesto por el SAR no hace sentido a largo plazo.
- Al inicio, la mayoría del dinero en las afores se invertía en deuda gubernamental, ahora ya hay posibilidad de invertir en instrumentos mucho más complejos. Ese ha sido un avance interesante, pero debe seguir avanzando pues el tope de inversión en renta variable, por ejemplo, de solo 20% de la cartera es insuficiente para que se logren rendimientos interesantes, sobre todo conforme vaya creciendo el dinero administrado por las afores.

¿Festejamos o no?
Queda claro que el SAR tiene muchos retos por delante.

México también tiene muchas batallas que ganar para que su sistema de pensiones no sea una carga terrible en unos años.

Pero el mayor reto lo tenemos cada uno de los mexicanos que no pensamos en el retiro, que no ahorramos para el retiro, que no tenemos idea de en qué afore estamos, de si aportamos o no, o incluso seguimos con la idea de que las afores son una tomada de pelo.

El retiro, como he dicho varias veces en este mismo espacio, está en nuestras manos. El gobierno nos ayudará cada vez menos, las familias no podrán con la carga económica de sus adultos mayores. Si quieres pasarla bien cuando te retires, debes trabajar en tu pensión desde hoy.

Da click en la palabra para leer más sobre lo que he escrito sobre afores y retiro.

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación por medio de Twitter en @vivircomoreina o Facebook.com/vivircomoreina

 


¡Qué bien cae un dinero extra! Pero, antes de salir a gastarlo, piensa cómo podrías aprovecharlo mejor.

Es la temporada del reparto de utilidades. Las empresas obtienen ganancias cada año por su actividad productiva o los servicios que ofrece, y debe compartirla con sus empleados -los que realmente ayudan a conseguir esas ganancias-. Por lo tanto, entre mayo y junio muchos recibirán un dinerito extra.

¿Cómo funciona?
Si trabajaste al menos 60 días en el año tienes derecho a este dinero.

¿Cuándo recibirás?
No todos los años es igual, así que no es un monto que puedas tener claro en tu presupuesto, porque el cálculo, según datos de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet) depende de los días que trabajaste en el año y tu sueldo.
Por cierto, si ya no trabajas en la empresa porque cambiaste de trabajo a la mitad del año, puedes ir por tu parte correspondiente.

Las empresas que no dan:
No toda empresa está obligada a dar reparto de utilidades. Por ejemplo: las de reciente creación, las de asistencia privada sin fines de lucro, las que no hayan obtenido un ingreso anual declarado al Impuesto Sobre la Renta de menos de 300,000 pesos, el IMSS y las instituciones públicas descentralizadas con fines culturales, asistenciales o de beneficencia.

¿Para qué lo puedo usar? (Y esto aplica para cualquier dinero extra, desde el reparto hasta los bonos, premios, y también si te ganaste la lotería).
1. Paga deudas. Si tienes deudas, aprovéchalo para pagarlas y dejar atrás el pago de intereses.

2. Adelanta créditos. Si tienes una hipoteca, un crédito hipotecario, personal o de nómina, y en el contrato no se penalizan los adelantos, usa el dinero para una aportación a capital y bajar así tu mensualidad o el plazo de la deuda.

3. Invierte. Piensa en esa etapa en la que ya no tengas ingresos -el retiro- y por lo menos usa una parte del dinero para invertirlo en fondos de inversión o en el ahorro voluntario de tu afore.
Si el retiro lo tienes cubierto, entonces piensa en una de tus metas financieras y aporta para lograrla.
Recuerda que debes tomar decisiones inteligentes, antes de ponerlo en cualquier fondo, pide asesoría para encontrar el mejor para tu perfil. Y si vas a hacer aportaciones en tu afore, asegúrate que ésta siga siendo la mejor en comparación con las otras.

4. Empieza tu fondo de emergencia. En teoría deberías tener un ahorro líquido y de fácil acceso de entre 3 y 6 meses de tus gastos fijos para un día o temporada lluviosa. Si no lo tienes, esta es una buena forma de empezarlo.

5. Adquiere un seguro. Si te falta el seguro de vida para uno de los proveedores de la familia, es tiempo de adquirirlo. Si puedes con ese dinero pagar tus seguros de gastos médicos mayores para que todos en la familia estén cubiertos, hazlo. Y si tu coche sigue sin seguro, más te vale que lo adquieras ya. La previsión es necesaria para unas finanzas sanas.

6. Disfrútalo. Si todo lo anterior lo tienes cubierto (sean honestos), entonces puedes usar parte de este dinero extra en un premio, gástalo en lo que traigas ganas y disfruta tu orden financiero.

Si ya recibieron su reparto, ojalá nos compartan cómo lo usaron y cómo tomaron la decisión de que era la mejor opción.

Espero sus experiencias en la zona de comentarios y sigamos la conversación por medio de Twitter en @vivircomoreina y Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina.
 

 



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones