Abril es el mes de la declaración anual para personas físicas. Les quedan 9 días para presentarla.

Yo ya la presenté y tuve un saldo positivo que estoy esperando me regrese el SAT pronto. ¡Yay!

(Si no sabes si debes o no presentar declaración anual da click aquí y lee lo que dice el SAT)

El proceso para presentar la declaración no fue el más sencillo. Entre las cosas que más trabajo me cuestan es esto de pedir a los clientes de todo el año que me entreguen una constancia de retención de impuestos para tener todos los papeles en orden. Hay clientes que me la dieron un minuto y medio antes de que presentara mi declaración. Pero estos son los gajes del trabajador independiente.

Otro de los rubros importantes en esta declaración anual son los gastos personales para deducciones. Hay que saber qué puedes deducir y tener siempre comprobantes válidos con RFC y domicilio fiscal. Estos papeles los tienes que guardar por cinco años por si Hacienda te quisiera hacer una revisión o auditoría después. (Abajo pongo una lista de las deducciones básicas).

Y finalmente, no se pongan a hacer su declaración anual si no tienen esto a la mano:

– Todas las constancias de percepciones y retenciones de 2013.
– Declaraciones mensuales al corriente.
– Recibos de honorarios o facturas de los gastos que vas a deducir y que están relacionados con tu actividad.
– Recibos de honorarios o facturas de pagos que realizaste en 2013.
– Recibos o facturas de pagos de colegiaturas.
– Contraseñas de acceso a los servicios electrónicos del SAT o la Firma Electrónica Avanzada (FIEL).
– Tu RFC.
– Constancia de percepciones y retenciones.
– Tu Clabe para que la pongas en caso de que haya saldo a favor.

Estos son algunos de los rubros básicos que luego se olvidan:

1- Honorarios médicos, dentales y gastos hospitalarios.
2. Medicinas incluidas en facturas de hospitales.
3. Gastos funerarios.
4. Seguros de gastos médicos.
5. Intereses del crédito hipotecario de tu casa.
6. Donativos no onerosos ni remunerativos (no más del 7% de los ingresos acumulables).
7. Aportaciones para el retiro (depositados en tu afore o planes personales de retiro y no más de 5 salarios mínimos elevados al año o 10% de tus ingresos, lo que sea menor).
8. Transporte escolar obligatorio.

Aquí les dejo la liga a la declaración anual del SAT para que empiecen ya.

Y la liga al SAT donde explican todo para personas físicas. 

Dos cosas mas que me sirvieron. Uno de mis clientes no me dio mi retención de impuestos a tiempo para el día que yo quería hacer mi declaración. La hice sin esa constancia porque pude registrar (gracias a que ya casi todo está automatizado y es electrónico) a la empresa y el SAT me lo tomó por bueno. No obstante, recomiendo tener todas las constancias para no tener problemas futuros.

Y para los que esto de pagar impuestos les da flojera… lean esto que son las multas que podrían tener que pagar – hasta 22,500 pesos.

Para los que siguen con dudas, llamen a InfoSAT: 01 800 46 36 728 (en México), y 1 877 44 88 728 (desde Estados Unidos y Canadá), de lunes a sábado de 8:00 a 21:00 horas. 

Espero sus experiencias pagando impuestos en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina o Facebook facebook.com/vivircomoreina. 

 

                                                                                                                    


Resulta que el bullying no solo se da en las escuelas a los pequeños, también en las relaciones financieras.

Ser un bully financiero implica, según este artículo en U.S. News, que dentro de una relación entre dos personas uno de los dos usa su poder e influencia para controlar al otro financieramente. Las tácticas más comunes, según el artículo:

– Hacer que el otro se sienta culpable por ciertas compras
– Limitar el gasto mensual
– Hacer que el otro muestre tickets y recibos de sus adquisiciones
– No dejar al otro ir de compras solo

¿Se sienten identificados?

Me encontré este quiz en línea en el sitio de Credit Karma, navegando entre sitios y me pareció genial, además de que me hizo reflexionar mucho sobre la relación que establecemos con nuestros familiares y parejas en el aspecto financiero. (Está en inglés) Espero se animen a hacer el ejercicio y analicen cómo es que se llevan con su pareja en términos financieros. Este es un primer paso para ir mejorando las finanzas en la pareja o la familia.

Una de las preguntas del quiz es si crees que tu pareja te ha escondido o mentido sobre dinero. Y esto me lleva a uno de mis temas favoritos, la famosa cuenta secreta o partida secreta que muchos tienen con sus parejas. Responder de forma positiva a esta pregunta en el quiz no necesariamente hará que el resultado sea negativo, pues el resultado va en un rango de puntos, lo que creo es que responder sí o que seas tú quien esconde dinero de tu pareja puede ser un guiño a que uno de los dos tenga un poco de bully en su forma de tratar el dinero. Piénsenlo, es lo único que les pido.

Si resulta que tu pareja es un bully o te das cuenta que el bully eres tú:

– Intenta empezar conversaciones sobre sus finanzas con cierta frecuencia.
– Intenten hacer un presupuesto financiero familiar para aclarar cuánto entra a la casa y cómo se va el dinero.
– Hablen de lo que les molesta de cómo se tratan.

Espero sus preguntas y opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook en faceboo.com/vivircomoreina.

¡Feliz año!

 

 

 

  • Not letting his or her partner go shopping alone

 

 


Ya estamos a un par de días de que los empleadores entreguen el aguinaldo.

“¡Yuhuu!”, dirán todos los afortunados que reciben este ingreso extraordinario. Pero no corran a gastarlo sin leer esto.

El aguinaldo lo debes recibir antes del 20 de diciembre y su monto mínimo es de 15 días de salario, según datos de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet). Es una prestación laboral para todos los empleados, no solo los de base, también “los de confianza, los de planta, los sindicalizados, los contratados por obra o tiempo determinado, los eventuales, los trabajadores del campo”, dice un comunicado de la Profedet. Tu empleador no puede decirte que no hay aguinaldo porque este año no se vendió tan bien o no te portaste bien o hay crisis.

¿Qué hacer con este dinero extra?, es la pregunta clave. Y como todos los años, les diré de nuevo que este ingreso NO es para pagar el pavo, los regalos, las fiestas y las vacaciones de fin de año. O, por lo menos, no todo el aguinaldo debe destinarse para esto.

Según el estudio “Compras de Navidad 2012: Intenciones y Expectativas de los Consumidores en México y Latinoamérica”, realizado por la firma Deloitte, 42% de los encuestados indica que destinará su aguinaldo a las compras navideñas y el 51% al pago de deudas.

Una buena parte de tu aguinaldo la debes destinar al ahorro, y mejor aún, a la inversión para proteger el valor de tu ahorro. Según INEGI en octubre de 2013 los precios al consumidor aumentaron 0.48% con respecto al año pasado. Esto quiere decir que la comida, las bebidas, los cigarros y hasta la electricidad están más caros que antes, explica Alan Gómez, Director de Soluciones de Inversión de Principal Financial Group México. Estos incrementos anuales hacen que gastemos más, por lo tanto, nuestro ahorro debería de incrementar proporcionalmente. Solo por este dato debes sentarte a pensar qué hacer y cómo gastar tu aguinaldo de forma eficiente.

El pago de deudas es importante, y hay que usar este dinero para eso. Pero si así te vas a gastar tu aguinaldo este año, espero sea aprendizaje suficiente para no hacerlo de nuevo el año que viene. Hay que dejar de gastar el aguinaldo de forma adelantada porque entonces este “premio” no es “premio”.

Si debes pagar algunas deudas, hazlo. Después toma un porcentaje -yo digo que no más del 20% de tu aguinaldo- y eso sí destínalo a los gastos de esta temporada. Si llevaste un presupuesto anual y medio te apegaste a él, no vas a necesitar este dinero para el pavo. Pero sí se vale un “gustito”. UNO.

De esta forma, podrás ahorrar un porcentaje importante de tu aguinaldo para eventualidades futuras, ya sea algo a corto plazo, o el retiro. Tus metas a corto plazo pueden ser las siguientes vacaciones, los 15 años de la hija o a mediano plazo, el enganche de un departamento. Asegúrate de que sabes para qué estas guardando tu aguinaldo.

Según Gómez de Principal, destinar 40% del aguinaldo al ahorro debe ser una obligación “por el bien tuyo y de tu familia”, dice y añade que  “la disciplina financiera es importante los 365 días del año y los “regalos” extra de dinero como el aguinaldo o el reparto de utilidades deberían de verse como la mejor opción para iniciar un ahorro, darle un empujón a tu fondo de inversión o llenar más la alcancía de tu ahorro para el retiro. Recuerda que si no lo haces por ti, nadie más lo hará”.

Tiene razón. Este dinero extraordinario debe utilizarse de forma extraordinaria, no para siempre estar pagando deudas.

La encuesta de Capacidades Financieras en México, realizada por el Banco Mundial,  señala que sólo el 34% de la población puede cubrir un gasto importante imprevisto. Además el 70% de los adultos encuestados reportan hacer planes financieros, pero sólo un 34% de éstos siguen sus propios planes.

El aguinaldo es ese dinero que te ayudará a lograr tus planes para el 2014 o más allá en el tiempo o cubrir un gasto imprevisto.

Si este año ya no lo lograste y tienes comprometido tu aguinaldo, ponte el propósito de que no te pase lo mismo el año que viene.

La Condusef, por cierto, da estas recomendaciones para un uso adecuado del aguinaldo:

1. Elabora un presupuesto para esta época, en donde consideres también los compromisos que deberás enfrentar a inicio de año, a fin de evitar al máximo la denominada “Cuesta de Enero”.
2. Si tienes oportunidad, paga deudas de corto plazo como las tarjetas de crédito, ya que con ello disminuyes tu nivel de ingreso comprometido para el próximo año.
3. Considera ahorrar una parte de tu aguinaldo para enfrentar algún imprevisto.
4. Evita participar en todos los intercambios de regalos, analiza cuáles son los más importantes en el ámbito personal y con ello evitarás gastos innecesarios.
5. Compara precios antes de adquirir un producto, te sorprenderás del ahorro que puedes lograr en cada artículo.
6. Cuestiona si requieres o necesitas algo que viste en una tienda, ya que en algunas ocasiones sólo se realizan compras por impulso o porque el artículo tenía algún descuento o alguna promoción a meses sin intereses.

Espero sus comentarios en la zona de opinión, compartan sus experiencias y recomendaciones. Y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y en Facebook.  

 

 


Septiembre es el mes del testamento. Y ya casi se acaba el mes, así que si sigues sin aprovechar los descuentos, es el último momento para hacerlo.

Durante septiembre los notarios se ponen de acuerdo y ofrecen descuentos de hasta 50% en el trámite del testamento. Así que si el costo era tu pretexto, ahora no lo puedes utilizar.

Pero más allá del descuento que ofrecen los notarios, testar es un derecho que tienes como mexicano que te permite decidir a quién quieres dejarle los bienes que has logrado juntar con tu trabajo, a quién quieres dejarle tu patrimonio. Y no creas que debes hacer una lista de lo que tienes al mínimo detalle -a menos de que quieras ser muy específico de quién se queda con qué- en un testamento puedes ser bastante vago e incluso hablar de bienes futuros e hijos futuros.

Por ejemplo: puedes establecer que todo lo que tengas se divida equitativamente entre los hijos que tienes hoy y los que puedas llegar a tener hasta el día que mueras. Es un documento que no tienes que modificar con cada hijo que tengas o cada bien que vendas o adquieras. Insisto, a menos de que quieras tú establecer qué le dejas a quién.

¿Cuándo hacerlo? Legalmente solo necesitas tener 16 años cumplidos y una identificación para poder hacer un testamento. Yo creo que hay que tener un testamento desde el momento en el que eres financieramente independiente, que tienes un sueldo, una afore que podrías heredar, un automóvil o una linda bicicleta en la que te transportas al trabajo.

Este testamento no solo protegerá a tu familia y ayudará a evitar conflictos a la hora de que faltes (siempre hay pleitos cuando alguien muere y deja bienes, cualquiera que sean, sin testamento), pero también te ayudará a hacer un análisis de tu patrimonio porque aunque no hagas una lista de lo que tienes, por lo menos vas a pensar qué es lo que estás dejando en las manos de tus beneficiarios. Solo pensar en lo que tienes te ayudará a entender cómo estás financieramente hablando -podrías darte cuenta de que no tienes más que deudas o que  tienes muchas joyas y poco dinero líquido- el objetivo es que te permitirá analizar y pensar un poco en hacia dónde quieres ir con el patrimonio que estás logrando.

Esta es una razón válida para que te animes a buscar a un notario y finalmente testes.

Si tienes hijos, antes de correr a hacer tu testamento debes hablar con tu pareja y decidir quién cuidaría de ellos si los dos faltan, si bien el testamento es personal, es importante que en el tuyo y en de tu pareja quede claro quién queda como tutor de los niños. Solo eso es lo que tienen que compartir los dos. De hecho, el testar no se traduce en que tu pareja sepa lo que tienes  -un miedo que muchos tienen de hacer un testamento-.

Los invito a pensar un poco las razones por las que no han hecho su testamento y de paso hacer esta lista mental de los bienes que tienen para iniciar un análisis de lo que compone su patrimonio.

Sigamos la conversación en la zona de comentarios, en Twitter @vivircomoreina, Facebook, y mi sitio web.  

 

 

 


¿Tienes tu casa asegurada?

Lo más probable es que tu respuesta haya sido: No. Y es que solo 5% de la población cuenta con un seguro de daños, según datos de Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros.

Y es que el seguro de hogar se percibe como algo que se contrata con el dinero excedente cuando se tenga, y la verdad es que nunca se tiene. Esto es un error. Tu casa es uno de los activos más importantes de tu patrimonio. Si la pierdes, igual que tu capacidad para trabajar -lo que implica un seguro de gastos médicos mayores- es muy difícil reponerlo. Es un seguro que debería de ser indispensable.

Hace una semana Seguros Axa sacó un comunicado de prensa en el que decía que 9 de cada 10 personas le preocupa el cambio climático y que están convencidas de que hay un número mayor de eventos metereológicos y sequías.

Por otro lado, según la Organización Mundial de la Salud, los desastres naturales relacionados al cambio climático se han triplicado en los últimos 50 años, causando más de 60,000 muertes. Aún así, muy pocos en México han decidido asegurar uno de los activos más importantes que tienen como familia: la casa.

Uno de los pretextos para no asegurar la casa es que es muy caro. El seguro de una casa de interés social cuesta menos de 2,000 pesos al año y de interés medio podría costar entre 5,000 y 10,000 pesos al año. ¿Cuánto cuesta perder la casa?

Aquí algunas de las opciones que tienes:

–       Si tienes una hipoteca: Los créditos hipotecarios tienen un seguro para la vivienda, pero lo que está asegurado es el saldo insoluto de la casa.
En caso de una pérdida de la casa por un incendio, el seguro dentro de la hipoteca responde por el saldo insoluto y el primer beneficiario es el banco. En otras palabras el banco se cobra lo que le debes y si sobra te lo devuelve. Por eso debes asegurar parte de la casa por tu parte.
Lo que se recomienda asegurar por fuera son: los contenidos del bien inmueble y la parte proporcional o la diferencia entre el saldo insoluto y el valor comercial de tu casa.

–       Si rentas tu casa: En este caso lo recomendable es asegurar los contenidos de la casa –tus muebles, pantallas planas y electrodomésticos- y uno por los daños a terceros que puedas provocar en el uso de la casa. Este tipo de seguros incluye eventos como: tu perro se sale corriendo y muerde a un vecino, o tu hijo deja abierta la llave del agua e inundas el departamento de abajo.

–       Si eres dueño de tu casa: En este caso deberías adquirir la cobertura básica que se llama incendio y/o rayo. Y revisar, según tus necesidades, las coberturas adicionales.

Las coberturas adicionales son:

  1. Terremoto: Depende geográficamente de dónde vives. Si estás en el Distrito Federal o Oaxaca sería una tontería no tener esta cobertura.
  2. Riesgos hidrometeorológicos: También depende de la localización del bien y cubre huracanes y todo evento relacionado.
  3. Responsabilidad civil familiar: Este te cubrirá de errores que dañan a terceros, por ejemplo: dejas la plancha prendida al salir de tu departamento en el quinto piso de un edificio de seis pisos. Tu error provoca un incendio y el fuego sube y quema tu departamento y los dos en el piso de arriba. Esto lo debe contemplar la responsabilidad civil.
    Para calcular por cuánto debes estar cubierto piensa en el valor de tu casa y tus bienes, asume que tus vecinos deben tener más o menos lo mismo. Si vives en un edificio este monto lo multiplicas por el número de departamentos que podrías afectar con este tipo de accidentes. Lo mismo en una casa: si incendias la tuya, podrías incendiar las de los vecinos.
  4. El robo y los contenidos: Haz un inventario de tus contenidos. Aunque la aseguradora no va a dudar de los electrodomésticos o muebles, siempre ayudará que tengas fotografías que muestren que de verdad tienes tres pantallas planas. De hecho, pide a tu agente de seguros que tome fotografías o un video de los contenidos que tienes en tu casa, esto puede agilizar y simplificar el proceso de pago de una indemnización.

Por último. Si tienes obras de arte en casa y joyas compradas o heredades tienes lo que se conoce como ‘bienes de difícil o imposible reposición’. Lo recomendable es que al contratar el seguro de hogar avises a la aseguradora de dichos bienes.

La aseguradora puede enviar a un valuador para hacer un aproximado del monto por el que se deben asegurar estas piezas, pero si prefieres, puedes buscar uno que tenga certificación y registro para hacer avalúos.

Saca fotografías de estos bienes, guárdalas fuera de tu casa y envía copias a la aseguradora para que estén en tu archivo.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y Facebook


Solo 3 de cada 100 personas tienen un testamento en México, en otras palabras, 97 de cada 100 mexicanos podrían morir dejando un lío a sus familiares.

Mañana es viernes 28 de septiembre y si no has aprovechado que este mes en el Distrito Federal cuesta 1,500 pesos hacer tu testamento (el costo depende del Estados de la República en el que vivas), todavía tienes chance de lograrlo.

¿Qué necesitas?
-       Ir con un notario.
–       Ser mayor de 16 años.
–       Presentar una identificación.
–       Pagar.
–       Dedicarle unas dos horas al notario.

¿Por qué te conviene hacerlo?

Los notarios con los que he hablado siempre me dicen que hay que tener un testamento para no dejar problemas a los familiares a la hora de nuestra muerte. Yo le sumo otra cosa –algo un poco más egoísta- pero hay que tener un testamento para que se hagan las cosas como nosotros queremos que se hagan.

¿Quién quieres que cuide a tu hijo?
¿Quién crees que pueda querer más a tu perro?
¿A quién quieres dejarle tu departamento o el anillo que te dejó tu abuelita?

Solo porque se sigan tus deseos hasta el mínimo detalle es que vale la pena dejarlos por escrito.

¿Cómo busco a un notario?

Si no conoces a alguno o ubicas la notaría que esté cerca de donde vives, puedes buscarlos en los siguientes sitios:

Directorio del Colegio de Notarios del Distrito Federal.
La Asociación Nacional del Notariado Mexicano donde puedes encontrar Notarios en toda la República.
Directorio de Notarios de la Secretaría de Gobernación.

Aclaraciones a mitos y creencias:

1. “Es que puedo cambiar de parecer” – Sí puedes cambiar de parecer y por eso puedes cambiar tu testamento las veces que quieras.

2. “Todavía no tengo hijos” – No solo porque no tengas hijos no tienes qué heredar. ¿Tienes una cuenta de banco?, ¿un bien inmueble?, ¿una joya?, ¿una mascota?, ¿una colección de monedas?
Ya con esto es razón suficiente para dejar dicho a quién quieres dejarle tus cosas.

3. “Es que no sé ni qué información debo saber” – No te preocupes, normalmente nadie sabe bien a qué va cuando se hace el primer testamento. Pero hay tres figuras en las que debes o puedes pensar en camino al notario y en quienes debes confiar mucho:

a) El albacea – persona que entregará los bienes a los herederos.
b) El tutor – persona encomendada para el cuidado de tus hijos menores de edad y su educación.
c) El curador – persona que vigilará que el tutor haga bien su trabajo.

Ya tienes toda la información que necesitas, anímate y lánzate por tu testamento con descuento.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación por Twitter en @vivircomoreina. 


Sí, existe ya un crédito hipotecario que podría ayudarte a pagar la universidad de tus hijos, o iniciar ese negocio que tanto has deseado.

¿Qué necesitas tener? Una casa.

BBVA Bancomer anunció hoy su nuevo producto, el crédito hipotecario liquidez, que permite que utilices tu casa para obtener dinero en efectivo. En otras palabras, hipotecas tu casa entre 5 y 15 años y obtienes un dinero para la universidad de tus hijos, tu maestría o invertir en un negocio.

El crédito es a tasa fija y te presta hasta el 70% del valor de tu casa. No tienes que decirles para qué quieres el dinero y no te cobran comisión por apertura.

La tasa es de 13.7%. Un crédito hipotecario para conseguir casa tienen tasas de interés alrededor del 10%. Y aunque es un poco más caro, tiene beneficios, por ejemplo, es más barato que los créditos de nómina o los personales.

“Es una oportunidad interesante para gente que no sabe cómo hacer para pagar la universidad de sus hijos, que es el desembolso más grande de una familia y lo debe hacer por cuatro años”, me dijo Enrique Medina, director de desarrollo de negocios de la banca comercial de BBVA Bancomer, quien añade que puede servir para otro tipos de objetivos personales y familiares, por ejemplo, puede ayudar a una persona jubilada, con casa propia, y ganas de iniciar un negocio.

Ahora, tomar la decisión de hipotecar tu casa para lograr una meta financiera no es una decisión sencilla. Muchos dirán que es un riesgo.

En realidad si conoces tu nivel de endeudamiento, tu capacidad de pago y el plazo de la meta es similar al del crédito, dice Medina, puedes aprovechar los instrumentos que ofrece el mercado. Según Fernando Soto-Hay, director general de Tu Hipoteca Fácil, lo recomendable es que saques el 30% del valor de casa en este tipo de créditos y trates de que no sea más del 50%.

Es cuestión de cada usuario encontrar los instrumentos correctos para alcanzar sus objetivos, sin meterse en líos financieros.

Pero si hay productos específicos para pagar la universidad de tus hijos, ¿por qué usar este?

Es cierto, hay seguros educativos que pagas durante años para poder pagar una licenciatura. Pero si estás a punto de que tu primer hijo entre a la universidad y nunca hiciste lo del seguro, quizá este instrumento ayude.

Igual que si ya no tienes un ingreso fijo y no te quieres quedar sin liquidez para iniciar tu nuevo negocio. En este caso, Soto Hay recomienda que sea un negocio que conozcas, que tu socio -si tienes uno- entienda, no en un negocio que no tienes idea de qué trata o que te ha recomendado el vecino. De hecho, Soto Hay recomienda que si vas a invertir el dinero de tus ladrillos en un negocio, sea el que ya tienes y que quieres hacer crecer.

Otra función de este tipo de créditos, cuenta Soto Hay, es el deshacerte de deudas incómodas, como las familiares.

Según un comunicado que me acaba de llegar de BBVA Bancomer, la institución financiera planea otorgar 36,000 créditos hipotecarios este año, de los cuales 10% quiere que sean para este producto.

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación por Twitter en @vivircomoreina.

 


Más del 90% de las empresas en México son pequeñas y medianas empresas o Pymes. Muchas familias mexicanas viven de una Pyme.

De todas las Pymes que existen, 96.7% son microempresas (hasta 15 empleados); 2.3% son pequeñas (de 16 a 50 empleados); y 1% son medianas (de 51 a 250 empleados).

Y les planteo un caso hipotético:

¿Qué pasa si una familia mexicana invierte todo su capital en una tienda de zapatos y en el transcurso de la entrega del primer cargamento sufren la eventualidad de un robo del inventario en camino?

Este escenario se traduce en una familia mexicana que se queda sin nada, ni negocio, ni ahorros.

¿Qué pasaría si esta Pyme hubiera contratado un seguro? Tendría cubierta esta eventualidad y podría conseguir un segundo envío de inventario sin desembolsar más dinero.

Pero la cultura de seguros en México todavía no penetra a los niveles necesarios como para que una Pyme adquiera un seguro. Todavía ni hemos logramos una penetración de seguros de automóvil completa –sólo 47% de los coches que circulan están asegurados-. Sólo 7% de la población tiene seguro de vida y 3% de las casas están aseguradas.

Van a decir que qué tiene esto que ver con finanzas personales. El negocio que tenemos para mantener a la familia es otra de las maquininitas de dinero con las que contamos –nuestro cuerpo es la primera y sólo 5% de mexicanos tienen un seguros de gastos médicos mayores- y por ende hay que prever una eventualidad. En otras palabras, hay que pensar en un seguro.

Esta semana descubrí un producto que podría ayudar a esto y se los comparto para que analicen si es algo que puede servirles en sus negocios. Y también, espero sus comentarios.

Axa sacó seguros para Pymes que cubren las necesidades de las empresas según su giro. Hablé con Sandra Aguirre Portillo, quien lleva el segmento de Pymes en la aseguradora, y me contó que, por ejemplo, si tienes un restaurante este seguro cubre la posibilidad de un incendio en la cocina; si tienes un comercio cubren el transporte de los productos. Además, en caso de siniestro en 7 días prometen que te dan -por lo menos- un anticipo del 50% del monto que necesites para dar continuidad a tu negocio, en otras palabras, que no cierres tu empresa porque se inundó y no tienes qué vender.

Además, aseguran a tus empleados por si les pasa algo o a los clientes que puedan lastimarse porque el piso estaba resbaloso, por poner otro ejemplo.

El costo aproximado del seguro se conforma así: (los costos, según me explicó Aguirre, varían por la zona, el giro y la cobertura que se pide)

Para microempresa de entre 2,500 a 5,000 pesos al año.
Para pequeña empresa de alrededor de 18,000 pesos al año.
Para las empresas medianas: de entre 30,000 y 50,000 pesos al año.

Para más información visita: www.axa.mx/negocios

Insisto, es otro aspecto que debemos tomar en cuenta para el presupuesto de seguros del siguiente año.

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina.

 


Si tienes la meta de llevar una buena relación con el dinero, entonces crear patrimonio debe ser algo que tienes danzando en la cabeza.

Una forma de crear patrimonio son los bienes inmuebles.

Una casa que vas a vivir te permitirá tener invertido un dinero en algo tangible, y aunque no es de liquidez inmediata, y no será la mejor inversión si la vendes por un apuro económico, si es un bien que heredas y que crea patrimonio para tu familia.

No por nada a rentar inmuebles se le llama el negocio de las viudas… adquirir bienes inmuebles para uso o para rentar da rendimientos.

Como escribí en un artículo para la revista  Metros Cúbicos, en los últimos años, la plusvalía en los inmuebles se ha mantenido en 4.5%. Si a esto se le suma se le suma la rentabilidad del bien inmueble, (las casas se rentan en 0.6% del valor) el resultado puede ser interesante.

Ejemplo: Si hace 5 años hubieras invertido 2 millones de pesos en CETES o UDIS, tu rendimiento sería más o menos de 38%. Pero si lo hubieras invertido en una propiedad en una zona con buena plusvalía, como Polanco, en la Ciudad de México, hubieras tenido un rendimiento de un 29%. Si a esta plusvalía del inmueble le sumas la rentabilidad el rendimiento acumulado puede llegar al 50%.

Entonces, ¿por qué no saltamos todos a comprar ya?

  1. No hay que comprar casa si esto es una inversión que no puedes pagar. Si bien utilizar un crédito hipotecario te permite adquirir una casa sin descapitalizarte, hay que analizar si puedes pagar este crédito. No compres algo que después te deje sin capacidades para pagar la colegiatura de tus hijos. (En este post hay una tabla que dice cuánto pedir de crédito según tu salario). Si quieres saber cuánto gastar en tu casa lee esta nota de Metros Cúbicos.
  2. Decide si quieres un bien inmueble como inversionista o para vivirlo. Si lo vas a vivir, deberás tomar en cuenta tu etapa de vida y los planes a futuro para saber qué comprar y cuándo. Si lo quieres como inversionista, piensa que es una actividad que toma tiempo. ¿Vas a poder lidiar con inquilinos y cobrar las rentas?

Si tienes en la cabeza adquirir un bien inmueble, piensa cómo esto puede afectar tus finanzas personales. ¿Por qué lo quieres?, ¿para qué lo quieres?, y ¿es la casa correcta?

Para responder a esta tercera pregunta, responde a las siguientes preguntas…

El bien inmueble…

Sí __ No__ Está en una zona en la que quiero vivir.

Sí __ No__ Está en una zona cercana a mi lugar de trabajo.

Sí __ No__ La escuela de mis hijos queda a una distancia manejable.

Sí __ No__ Los servicios que utilizo están cerca (banco, supermercado, restaurantes que me gustan, etc).

Sí __ No__ Mi familia puede visitarme porque mi casa no les quedará muy lejos.

Sí __ No__ ¿Estoy haciendo una compra emocional porque la casa me gusta? O ¿el bien inmueble cubre mis necesidades?

Sí __ No__ Esta casa ¿me servirá para cubrir mis necesidades en un futuro cercano?, ¿cumple mi proyecto de vida de 5 a 10 años?

Si respondiste a la mayoría que sí, entonces puedes pensar en dar el siguiente paso y analizar cómo la vas a pagar…

No saltes a comprar porque creas que cualquier cosa va a crear tu patrimonio, un bien inmueble es una decisión compleja y hay que analizar todas las aristas antes de firmar un contrato.


¿Has pensado que ese nuevo saco que compraste por impulso a 6 meses sin intereses puede dañar a tu familia?

Un gasto fuera del presupuesto, un capricho que después no puedas pagar y termine convirtiéndose en una vorágine de intereses sobre intereses puede resultar en que una de las metas financieras de tu familia no se cumpla.

Sí, quizá exageré con mencionar que un saco puede arruinar la economía de la familia, pero un refrigerador de esos que salen en todas las series estadounidenses, o un automóvil fuera de tu alcance sí.

Para tener una economía familiar sana todos los miembros de la familia deben hacer un esfuerzo, deben también entender las metas y objetivos que tienen en conjunto y saber cómo se maneja el dinero en casa.

No hay que negar la participación de los hijos, pues serán ellos quienes tengan ideas geniales de ahorro o quienes puedan –con un capricho o berrinche- rasguñar el patrimonio.

Quizá me repito, pero el no planear cómo se va a utilizar el dinero que se tiene y gastarlo sin lineamiento alguno a todos nos puede llevar a la quiebra.

La economía familiar se maneja como la de la empresa: tiene ingresos, egresos, pasivos y activos, y lo que debemos tener es un plan financiero que guíe a la familia hacia ciertas metas.

Por ejemplo, una meta puede ser la universidad de los hijos, otra, el fondo de retiro para los padres. Pero, si no tenemos claro que deseamos que nuestros hijos vayan a la universidad o cuánto queremos tener para vivir a partir de los 65 años, no vamos a lograr el objetivo.

Hoy, en una de las conferencias de la Tercera Semana Nacional de Educación Financiera  el procurador Federal del Consumidor, Antonio Morales de la Peña, y el Presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Luis Pazos de la Torre, presentaron 20 lineamientos que me parecen interesantes: Los 10 pasos para una economía familiar sana y los 10 errores financieros que afectan tu bolsillo.

Se los dejo sólo para pensar qué nos falta o dónde la estamos errando… y añado algunos enlaces a otras notas relacionadas. Eso sí, no olviden que cualquier error se puede remediar…

Los 10 errores financieros:
1. Pagar el mínimo de la tarjeta de crédito.
2. Manejar muchas tarjetas de crédito.
3. No hacer frente a tus deudas.
4. No tener dinero disponible para emergencias.
5. No conocer tu historial crediticio.
6. No estar asegurado.
7. No tener claro qué necesitas.
8. Invertir en instituciones no autorizadas.
9. Firmar sin leer los contratos.
10. No comparar el CAT.

Los 10 pasos para una economía familiar sana:
1. Elabora un presupuesto.
2. Prioriza tus gastos.
3. Consume inteligentemente.
4. Compara precio y calidad.
5. Conoce tu capacidad de endeudamiento.
6. Usa el crédito a tu favor.
7. No te retrases en tus pagos.
8. Ten un plan de vida financiero.
9. Decídete a ahorrar.
10. Prepara tu retiro.

Y tú, ¿has cometido uno de los errores que después arreglaste siguiendo uno de los pasos para tener una economía familiar sana?



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones