ango-LMAP-md

Se quejan de que el DF es caro… Sí, pero mucho menos que Luanda (en Angola) que es la ciudad más cara del mundo -por segundo año consecutivo- según la lista de las ciudades más caras para expatriados en 2014 presentada por la Encuesta de Costo de Vida Internacional 2014 de Mercer.
El segundo lugar de la lista de esta consultora global de Recursos Humanos lo tiene Yamena (en Chad). 
Así que si te ofrecen traslado a cualquiera de estas dos ciudades en África deberías pedir un aumento de sueldo.
La Ciudad de México, este año, se abarató para expatriados pues pasó del sitio 138 al 150.
Ahora… Explico esto bien: no es que el DF sea en sí más barato que Luanda. La encuesta de Mercer está diseñada para ayudar a las multinacionales y a los gobiernos a determinar la compensación para sus empleados expatriados. Abarca 211 ciudades en cinco continentes y mide el costo comparativo de unos 200 elementos como vivienda, transporte, comida, vestimenta, artículos para el hogar y entretenimiento.
Entonces, vivir en Luanda es más caro que en DF porque “los productos importados vienen con una prima. Además, encontrar vivienda segura y que cumpla con los estándares de los expatriados puede ser difícil y bastante costoso también. Ésta suele ser la razón por la que algunas ciudades africanas ocupan los primeros puestos en nuestra encuesta”, explica Ed Hannibal, Socio y Líder Global de la Práctica de Movilidad de Mercer.
La otra ciudad en México dentro del listado y que también se “abarató” fue Monterrey que pasó del sitio 178 al 183.
¿Por qué importa saber en qué sitio es más caro vivir cuando eres expatriado?
Porque hoy en día “la movilidad del talento en la región (y aquí se refiere a América Latina en particular) es una tendencia en aumento debido al crecimiento de las empresas hacia nuevos mercados”, dice Sandra Huertas, Líder del Centro de Excelencia de Movilidad de Empleados para América Latina de Mercer. Por lo tanto,  “monitorear los cambios entre un periodo y otro es importante para garantizar a los asignados que puedan mantener su poder adquisitivo”.
Todos aquellos en una multinacional deberían tener esta información en mente cuando llegue la posibilidad de un traslado para que su sueldo incremente de forma paralela al costo de vida de la ciudad a la que los envían.
Les dejo un par de tablas:

Las 5 más caras en el mundo: 
1. Luanda, Angola
2. Yamena, Chad
3. Hong Kong, Hong Kong
4.  Singapur, Singapur
5. Zurich, Suiza

Las 3 más caras en América:
1. Nueva York, EU
2. Sau Paulo, Brasil
3. Los Ángeles, EU

Las 3 más caras en Europa:
1. Zurich, Suiza
2. Ginebra, Suiza
3. Berna, Suiza

Sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y en Facebook en facebook.com/vivircomoreina y espero sus opniones en la zona de comentarios. 


photoEl día de ayer Banamex y la UNAM presentaron los resultados de su encuesta “Cultura financiera de los jóvenes en México”. No saben la emoción que me dio que hay una nueva encuesta de este tipo.

Más allá de la emoción, los resultados de la encuesta son interesantes y demuestran que para los jóvenes -mexicanos entre 15 y 29 años de edad- el dinero es un medio para adquirir y consumir. Si bien muchos de ellos (y esto es una gran noticia) dicen que ahorran recurrentemente, no tienen claridad en cuanto al ahorro a largo plazo y menos aún sobre inversiones. No utilizan productos financieros y se manejan en efectivo. Dicen querer más información sobre el tema, pero con lenguaje sencillo.

El campo de oportunidad para las instituciones financieras es enorme. Tendrán, todas, que echarle un ojo a esta encuesta para ver cómo atraer a esta clientela potencial.

El resto de los mexicanos debemos pensar qué es lo que pasa, qué hacemos, hicimos o podemos hacer para que estos jóvenes, cuyas vidas serán reflejo de las decisiones financieras que tomen o no tomen hoy, tengan la información para tomar las correctas.

Les dejo algunos de los datos que me llamaron la atención:

- 95% dice que el medio de pago que utiliza con mayor frecuencia para pagar sus compras es el efectivo.

- 20% dice que encuentra mayor satisfacción en gastar el dinero que en ahorrar para el futuro.

- 56% respondió que al final de mes no le sobra dinero, y 9% que se endeuda o pide prestado.

- 52% dice ahorrar con regularidad. Sus ahorro los guardan en casa, según el 51%, donde perciben que esta más seguro.

- 3 de cada 10 dicen que no tienen una cuenta de ahorro en el banco porque no les alcanza.

- 96% no tienen una inversión bancaria.

- 75% no conocen inversiones por medio de pagarés, plazo o a la vista.

- 70% dicen no conocer las inversiones en negocios.

“La lógica es el gasto y no la inversión”, dijo ayer en la presentación de la encuesta Fernando Castañeda, director de la facultado de Ciencias políticas de la UNAM. Y el rector de la UNAM, José Narro, después añadió que este bono demográfico que tenemos en México ahora y que no se aprovecha para darles educación en prevención se puede convertir en un pagaré. La educación financiera, dijo el rector, ayuda a los jóvenes a lograr una planeación en su vida “a ser autores de su futuro y no dejarlo al azar”.

Ustedes, ¿qué opinan?, ¿cómo ven los jóvenes el dinero?, ¿por qué el consumo es tan importante?, ¿por qué el ahorro se percibe como algo positivo pero complejo de lograr?

Sigamos la conversación en Facebook y en Twitter @vivircomoreina.

 


La educación para los mexicanos es sinónimo de una mejor vida. 57% de los padres encuestados por HSBC creen que una buena universidad dará a sus hijos las habilidades para competir en su vida profesional y otro 40% cree que además de esto, una carrera universitaria, resultará en mejores oportunidades de vida.

No obstante, 54% de los padres encuestados en México (la encuesta fue realizada en 15 países) hubiera deseado empezar con el ahorro para la educación de sus hijos con tiempo, más tiempo del que tuvieron. Según la encuesta, 9 de cada 10 padres (92%) paga hoy por la educación de sus hijos; 1 de cada 10 hijos (11%) tienen becas; y solo 5% de los chamacos contribuyen a pagar su propia educación.

Ahora piensen en esto: una carrera universitaria cuesta hoy unos 650 mil pesos -en una universidad privada- y en realidad tienes unos 18 años para ahorrar para este momento de tu vida si empiezas desde que tu hijo o hija nacen. Sin entrar en mucho lío y solo dividiendo esta cantidad en años y meses el resultado es el siguiente:

Para que tus hijos puedan pagar una universidad en 18 años debes ahorrar unos 36,000 pesos al año o 3,000 pesos al mes. Esto sin pensar en inflación o los rendimientos que podrías obtener en un instrumento correcto para la inversión de tu dinero. De hecho, según el estudio de HSBC dicen que el ahorro mensual de un padre por 18 años sería de 1,700 pesos. Asumo que este cálculo es con el producto que ellos ofrecen de una seguro dotal llamado Becahorro.

Hay varias estrategias para ahorrar para la educación de los hijos. Muchas que podrán hacer más fácil tu meta de que estén preparados para el mundo global y competitivo en el que ya vivimos. La cosa es tomar las riendas desde hoy, no un par de meses antes de que lo acepten en la universidad privada de su elección.

Otro dato en la encuesta es que 71% los padres mexicanos consideran que la educación en este país no tienen los más altos estándares de calidad, no es novedad este dato, pero lo que sí me parece interesante es que 86% considerarían enviar a sus hijos a la universidad fuera de México. Si esto está en tu cabeza, entonces tienes que ahorrar mucho más desde el día uno. En serio.

Por lo que se lee en la encuesta, el sueño es tener hijos universitarios con carreras profesionales, incluso posgrados, con experiencia en otros países y por ende conocimientos de un segundo idioma. Esto suena fenomenal, y efectivamente, darle estas herramientas a tus hijos puede darles ventajas en el futuro. Pero el esfuerzo financiero para lograrlo no es sencillo. Y por eso la planeación financiera familiar es tan importante desde el día que planeamos tener hijos.

Algunas opciones para empezar el ahorro para la educación de los hijos:
- Seguros educativos: están ligados a un seguro de vida, lo cual se traduce en que si mueres ellos se encargan de cubrir la meta que tenían planeada. Pero si un día tú dejas de pagar porque te endeudaste de más o salió una eventualidad, pierdes lo que sea que hayas ahorrado.
- Cuentas de inversión: puedes abrir una cuenta de inversión y explicarle al asesor que es para cuando tus hijos vayan a la universidad. Esto le permitirá hacerte una propuesta con un horizontes de inversión a largo plazo y con un poco de riesgo al inicio para obtener mejores rendimientos. La desventaja aquí es que tienes acceso al dinero cuando quieras y podrías hacerle rasguñitos cada que andes corto de lana.
- Fideicomiso: aquí encomiendas el dinero a una institución fiduciaria  que cuida que el dinero se use para su objetivo. Si esto te interesa lo que debe quedarte muy claro son los cobros de administración y comisiones.
- Paga por adelantado: el Tec de Monterrey ofrece esta opción, compras materias hoy y tu hijo las cobra cuando ingrese a la universidad. La desventaja es que tu hijo o hija no quiera ir a esa universidad, pero se soluciona pues son materias que tú puedes vender o traspasar.

Acaba de ser el día de las madres… quizá lo que debamos hacer después de tan festejado día es pensar qué estamos haciendo por nuestros hijos del futuro. Más allá de pedirles flores y apapachos un día al año (soy madre, entiendo lo que todas queremos que nos reconozcan – por lo menos una vez al año), es momento de pensar si estamos tomando las decisiones correctas para lo que queremos darles o con lo que queremos ayudarles en el futuro. Los invito a reflexionar conmigo.

Sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook

 


Abril es el mes de la declaración anual para personas físicas. Les quedan 9 días para presentarla.

Yo ya la presenté y tuve un saldo positivo que estoy esperando me regrese el SAT pronto. ¡Yay!

(Si no sabes si debes o no presentar declaración anual da click aquí y lee lo que dice el SAT)

El proceso para presentar la declaración no fue el más sencillo. Entre las cosas que más trabajo me cuestan es esto de pedir a los clientes de todo el año que me entreguen una constancia de retención de impuestos para tener todos los papeles en orden. Hay clientes que me la dieron un minuto y medio antes de que presentara mi declaración. Pero estos son los gajes del trabajador independiente.

Otro de los rubros importantes en esta declaración anual son los gastos personales para deducciones. Hay que saber qué puedes deducir y tener siempre comprobantes válidos con RFC y domicilio fiscal. Estos papeles los tienes que guardar por cinco años por si Hacienda te quisiera hacer una revisión o auditoría después. (Abajo pongo una lista de las deducciones básicas).

Y finalmente, no se pongan a hacer su declaración anual si no tienen esto a la mano:

- Todas las constancias de percepciones y retenciones de 2013.
- Declaraciones mensuales al corriente.
- Recibos de honorarios o facturas de los gastos que vas a deducir y que están relacionados con tu actividad.
- Recibos de honorarios o facturas de pagos que realizaste en 2013.
- Recibos o facturas de pagos de colegiaturas.
- Contraseñas de acceso a los servicios electrónicos del SAT o la Firma Electrónica Avanzada (FIEL).
- Tu RFC.
- Constancia de percepciones y retenciones.
- Tu Clabe para que la pongas en caso de que haya saldo a favor.

Estos son algunos de los rubros básicos que luego se olvidan:

1- Honorarios médicos, dentales y gastos hospitalarios.
2. Medicinas incluidas en facturas de hospitales.
3. Gastos funerarios.
4. Seguros de gastos médicos.
5. Intereses del crédito hipotecario de tu casa.
6. Donativos no onerosos ni remunerativos (no más del 7% de los ingresos acumulables).
7. Aportaciones para el retiro (depositados en tu afore o planes personales de retiro y no más de 5 salarios mínimos elevados al año o 10% de tus ingresos, lo que sea menor).
8. Transporte escolar obligatorio.

Aquí les dejo la liga a la declaración anual del SAT para que empiecen ya.

Y la liga al SAT donde explican todo para personas físicas. 

Dos cosas mas que me sirvieron. Uno de mis clientes no me dio mi retención de impuestos a tiempo para el día que yo quería hacer mi declaración. La hice sin esa constancia porque pude registrar (gracias a que ya casi todo está automatizado y es electrónico) a la empresa y el SAT me lo tomó por bueno. No obstante, recomiendo tener todas las constancias para no tener problemas futuros.

Y para los que esto de pagar impuestos les da flojera… lean esto que son las multas que podrían tener que pagar – hasta 22,500 pesos.

Para los que siguen con dudas, llamen a InfoSAT: 01 800 46 36 728 (en México), y 1 877 44 88 728 (desde Estados Unidos y Canadá), de lunes a sábado de 8:00 a 21:00 horas. 

Espero sus experiencias pagando impuestos en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina o Facebook facebook.com/vivircomoreina. 

 

                                                                                                                    


El amor y el dinero parecen ser temas sin mucha relación entre sí. Pero, al final, los dos causan ilusión y los dos pueden traer problemas. Además, para conseguir uno podemos usar el otro.

Confieso que soy poco partidaria de esta celebración de corazones y sentimientos amorosos. Creo que el 14 de febrero es un día para incitarnos a gastar lo que debemos ahorrar. No obstante, utilizo el día de San Valentín como pretexto para hablar de las parejas en México y su gasto en el amor.

En México solo 34% de los hogares está formado por parejas casadas. De hecho, hay más de 20 millones de mexicanos solteros, viudos, divorciados o separados.  Y aún así, los mexicanos gastan en promedio más de 220 billones de pesos al año en la búsqueda de una pareja, según un estudio llamado ‘El costo del amor en México’.

Según las estadísticas de Seis Grados, agencia de matchmaking para los solteros mexicanos, la edad está ligada o es proporcional a la cantidad de dinero invertida en un primer encuentro:

  • El 20% de  los solteros estaría dispuesto a pagar hasta 250 pesos en una primera cita.
  • El 50% de los solteros estaría dispuesto a pagar hasta 500 pesos en una primera cita.
  • El 30% de los solteros estaría dispuesto a pagar 600 pesos o más en una primera cita.

Todos los que andan en búsqueda del amor gastan unos 16,000 pesos al año en actividades que les ayudarán a encontrar a su media naranja -salir para conocer gente, tratamientos de belleza o ropa-. Otro dato -algo esperado, la verdad- que me compartieron en Seis Grados es que los hombres gastan más que las mujeres a la hora del cortejo, 89% de los mexicanos sigue pensando que el hombre debe pagar la cuenta.

Las mujeres gastan unos 4,000 pesos menos que los hombres en actividades para encontrar el amor. Y aquí solo me pregunto si incluyen en esto las mil y un visitas a salones de belleza, depilaciones, tratamientos para uñas y demás cosas que hacemos siempre para vernos bien por si nos encontramos con un potencial galán. Y esto me lleva a otro punto, al final, no solo los solteros gastan en encontrar el amor, los emparejados gastamos en mantenerlo, aunque digan que cada vez menos.

Según los datos de Seis Grados, durante el primer año de relación, las nuevas parejas invierten alrededor de 27,000 pesos anuales en citas, actividades recreativas y de descanso. No obstante, los gastos se reducen de manera significativa mientras más tiempo tiene la relación.

¿Cuánto gastan ustedes en mantener el amor o en encontrarlo?, ¿lo tiene contabilizado?, ¿lo tienen presupuestado? 

Un par de datos curiosos que me mandaron de Seis Grados y que son de un estudio internacional realizado en 14 países que analizó la relación entre la vida en pareja y los salarios percibidos:

-          El 68% de las personas con mayor productividad están casadas o viven con sus parejas.

-          Las personas casadas incrementan su salario en 3.2% anualmente, mientras que las solteras solo lo aumentan en un 1.4%.

-          Los hombres que viven con sus parejas ganan más que los solteros. Sin embargo, las mujeres que viven con sus parejas ganan menos que las mujeres solteras.

Espero pasen un lindo y no despilfarrador día del amor y la amistad. Y me quedo esperando sus comentarios en la zona de opinión, además de que espero sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y Facebook.  

 


Resulta que el bullying no solo se da en las escuelas a los pequeños, también en las relaciones financieras.

Ser un bully financiero implica, según este artículo en U.S. News, que dentro de una relación entre dos personas uno de los dos usa su poder e influencia para controlar al otro financieramente. Las tácticas más comunes, según el artículo:

- Hacer que el otro se sienta culpable por ciertas compras
- Limitar el gasto mensual
- Hacer que el otro muestre tickets y recibos de sus adquisiciones
- No dejar al otro ir de compras solo

¿Se sienten identificados?

Me encontré este quiz en línea en el sitio de Credit Karma, navegando entre sitios y me pareció genial, además de que me hizo reflexionar mucho sobre la relación que establecemos con nuestros familiares y parejas en el aspecto financiero. (Está en inglés) Espero se animen a hacer el ejercicio y analicen cómo es que se llevan con su pareja en términos financieros. Este es un primer paso para ir mejorando las finanzas en la pareja o la familia.

Una de las preguntas del quiz es si crees que tu pareja te ha escondido o mentido sobre dinero. Y esto me lleva a uno de mis temas favoritos, la famosa cuenta secreta o partida secreta que muchos tienen con sus parejas. Responder de forma positiva a esta pregunta en el quiz no necesariamente hará que el resultado sea negativo, pues el resultado va en un rango de puntos, lo que creo es que responder sí o que seas tú quien esconde dinero de tu pareja puede ser un guiño a que uno de los dos tenga un poco de bully en su forma de tratar el dinero. Piénsenlo, es lo único que les pido.

Si resulta que tu pareja es un bully o te das cuenta que el bully eres tú:

- Intenta empezar conversaciones sobre sus finanzas con cierta frecuencia.
- Intenten hacer un presupuesto financiero familiar para aclarar cuánto entra a la casa y cómo se va el dinero.
- Hablen de lo que les molesta de cómo se tratan.

Espero sus preguntas y opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook en faceboo.com/vivircomoreina.

¡Feliz año!

 

 

 

  • Not letting his or her partner go shopping alone

 

 


El año pasado lo dije y este lo repito. El Buen Fin no te puede agarrar desprevenido. Es un evento que conoces que sucederá desde hace un año. Lo que sea que vayas a comprar lo puedes planear con tiempo para no sobreendeudarte.

Según un estudio de la Profeco publicado el año pasado, después del Buen Fin, 79.4% de quienes adquirieron un producto no gastaron más de lo planeado y 72.3% pagaron de contado. Esto quiere decir que 7 de cada 10 consumidores en el Buen Fin del año pasado pudieron juntar el dinero para adquirir el bien que necesitaban y controlaron su cartera para no pasarse de lo presupuestado.

¡Qué bien!

Este año el Buen Fin es del 15 al 18 de noviembre. Ojalá ya tengan planeada su estrategia de compra y de pago.

El sondeo, por cierto, también encontró que 6 de cada 10 consumidores planean el gasto que van a hacer durante el Buen Fin y 7 de cada 10 saben qué bien es el que van a adquirir.

Si eres de los que todavía no planea cómo o qué comprar, de aquellos a los que este Buen Fin iba a tomar por sorpresa, o de los que solo iban a darse una vuelta por las tiendas a ver qué encontraban sin presupuesto en mano, debes seguir leyendo y tomar nota pues esa no es la táctica correcta para abordar este fin de semana de descuentos. Pero no te preocupes, todavía tienes tiempo para lograr una estrategia de consumo atinada para no dañar tu cartera.

Si eres de los que planearon y tienen un presupuesto para el Buen Fin en mano, solo me queda felicitarlos. Es el tercer año de esta propuesta del gobierno para ayudar a impulsar la economía del país y para aprovecharla como consumidor lo único que podemos hacer es planear.

En fin, no importa en qué grupo estés estas recomendaciones te pueden ayudar a aprovechar este fin de semana de compras, y claro, prevenir que no terminen sufriendo las consecuencias de un consumo no planeado y que exceda sus capacidades de pago.

1. Haz la lista y sé honesto

Este año no tengo una necesidad real de compra para la familia. El año pasado, por ejemplo, necesitábamos un sillón y aprovechamos el Buen Fin para adquirirlo. Este año no me voy a poner a buscar una necesidad solo porque se acerca el fin de semana de descuentos.

Si te pasa lo mismo, no busques necesidades. Déjalo ir. No vas a perder la ‘GRAN’ y ‘ÚNICA’ oportunidad de tu vida.

Si tienes necesidades entonces empieza la lista. Quizá necesites tres cosas, anótalas en orden de importancia. Después, si en tu presupuesto no te alcanza, entonces adquiere solo para lo que tienes el dinero y vete por la más importante.

Si van a aprovechar los descuentos para adquirir los regalos de la temporada decembrina hagan una lista detallada de a quién le van a regalar y qué. No lleguen a ver qué encuentran porque la compra va a ser poco eficiente. El año pasado, me contó una conocida, que llegó sin lista y no sé qué le pasó pero al llegar a su casa tenía dos regalos para su sobrino y le faltaba un regalo para su hermana.

2. Revista tu presupuesto

No salgas a comprar si no tienes el dinero a menos de que sea una necesidad extrema. Por ejemplo, el viernes antes del Buen Fin se rompe tu refrigerador y no hay forma de arreglarlo o la compostura sale más cara que uno nuevo. En este caso puedes ir a comprar un refri aunque no tuvieras presupuestado el dinero.

En principio deberías tener un fondo de emergencia para este tipo de gastos, pero si no lo tienes, entonces revisa si puedes aprovechar un pago a meses sin intereses en una tarjeta que puedas pagar para NO generar intereses.

Para las otras necesidades menos urgentes, revisa que puedas pagarlas sin problemas.

3. Analiza la forma de pago

Si la tienda ofrece meses sin intereses o a contado con descuento, los intereses son el descuento.

Trata de tener el dinero para lo que compres, no que debas cargar efectivo, pero si lo pones en una tarjeta, que llegando el estado de cuenta lo pagues completo.

4. Sal y compara antes del Buen Fin

Tienes 10 días para salir a comparar. Revisa qué marcas/estilos/colores/precios/formas tienen las diferentes tiendas y decide cuál vas a comprar antes de que lleguen los descuentos. Ahorrarás tiempo y estrés y realizarás una mejor compra.

5. No te dejes llevar

Como dije en el primer punto, si no tienes una razón clara para aprovechar el descuento, deja pasar el Buen Fin.

Y si ya fuiste por la lavadora, y eso es todo lo que necesitas y puedes pagar, no tienes porqué ir a ver la sección de juguetes, gadgets o ropa.

Aprovecha el Buen Fin, no dejes que se aprovechen de ti.

Espero sus experiencias y más recomendaciones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina o Facebook

 

 


“Yo no puedo ahorrar, no me alcanza”, es la frase favorita de todos para hacernos burros de que el ahorro es para los que ganan mucho y no para los que tenemos que enfrentar injusticias reales laborales y salariales.

Ahorrar no es fácil. Es un esfuerzo duro que a todos, hasta al más rico, le cuesta trabajo. El ahorro es dejar de consumir hoy por un bienestar de mañana y eso es algo tan poco agradable en la mente y la vida en el día a día, que es más fácil decir que no alcanza.

No obstante, INEGI acaba de sacar este dato: El ingreso mensual promedio es de 12,708 pesos mexicanos (1,000 dólares) y el gasto promedio es de 11,248 pesos (885 dólares). Esto, según una lectura prueba que muchos por ahí podríamos ahorrar 1,460 pesos al mes en promedio.

Una segunda pregunta: ¿qué hago con 1,500 pesos al mes para que este dinero sí me ayude a lograr mis metas en el futuro? Yo les propongo que no solo ahorren este dinero en su cuenta de banco o bajo el colchón, sino que se animen a ser inversionistas u hagan crecer el dinero.

Pregunté en dos instituciones financieras qué productos tienen para este tipo de ahorro. Una es un banco (Scotiabank) y la otra una distribuidora de fondos de inversión (Allianz Fóndika). Estas fueron las respuestas. Espero les ayude a animarse a no gastar esos 1,500 pesos extras al mes y ponerlos a trabajar un poco.

Allianz Fóndika propuso dos estrategias, una invertir el dinero en un fondo de inversión y la segunda en un plan personal de retiro.
En el fondo de inversión lo más importante es que hay que empezar con 10,000, por lo que primero debes juntar tus 1,500 pesos mensuales por seis meses y después empezar con esta inversión. Lo que propone es un portafolio para personas que no vayan a tocar este dinero en el largo plazo y sin necesidades de liquidez, es decir, para un ahorro en serio y no para estar sacando y metiendo dinero cada vez que se quiera. La institución dice que es para 1 a 3 años, yo quizá pensaría en hasta 5 años. Es un portafolio con acciones por lo que no es para personas que le tengan miedo al riesgo. Y claro, esto también quiere decir que entre más joven seas, mejor que estés en este tipo de instrumentos porque por el largo plazo puedes aguantar las probables minusvalías.
El portafolio se llama Agresivo Capitales B ACB y está compuesto así:
- 25% LIQUIDEZ CP en SCOTIAGTF3 que invierte exclusivamente en Valores Gubernamentales en directo o a través de otra sociedad de inversión que invierta exclusivamente en Valores Gubernamentales.
- 15% Mediano Plazo en 15% ST&ER-6D invierte en valores de deuda gubernamentales, bancarios y privados, invierte principalmente en valores de mediano y largo plazo.
- 10% Largo Plazo pesos en ST&ER-7D invierte los recursos en valores de deuda mayoritariamente de largo plazo con duración promedio ponderada mayor a tres años y en moneda nacional.
- 50% Capitales Mdo. Local 25% CRECE+B-1 Inverte mayoritariamente en acciones, CPO’s no amortizables que coticen en la BMV, incluyendo los listados en el SIC y de manera directa o a través de ETF’s y Trackers. Y 25% GBMCREBO busca capitalizar movimientos del mercado, sin límites mínimos o máximos por tipo de valor.
Si todos los meses invirtieras 1,500 pesos en este fondo, según datos de rendimientos históricos que no garantizan los rendimientos futuros, podrías obtener, en 5 años unos 128,000 pesos.
En el Plan Personal de Retiro no necesitas un ahorro previo, empiezas con tus 1,500 pesos al mes, pero el compromiso es a 25 años para que puedas obtener también beneficios fiscales porque es ahorro para el retiro. Si sacas el dinero antes, debes pagar los impuestos correspondientes. El ejercicio que hicieron es para una persona de 40 años que planea ahorrar estos 1,500 pesos hasta sus 65 años, cuando puede retirar el dinero y lo que se logra es juntar 1.7 millones de pesos.

Scotiabank, por su parte, propone un instrumento que se llama Invierte en ti (aquí puedes consultar el simulador y hacer tus propios cálculos). Yo hice un cálculo en el que se ahorran 1,000 pesos al mes, no logré poner 1,500 y con eso a una tasa de 5% puedes lograr unos 68,000 pesos. Si incrementas esto a 2,000 pesos al mes logras 136,000 pesos a los cinco años.

Estas no son las únicas opciones. Revisen también Cetes Directo y su simulador o el ahorro voluntario de su afore, si es que tienen una. Estos son otros instrumentos o herramientas que les ayudarán a hacer crecer sus 1,500 pesos en el tiempo para lograr metas. Den el paso a ser no solo ahorradores, también inversionistas.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina

 


¿Tienes tu casa asegurada?

Lo más probable es que tu respuesta haya sido: No. Y es que solo 5% de la población cuenta con un seguro de daños, según datos de Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros.

Y es que el seguro de hogar se percibe como algo que se contrata con el dinero excedente cuando se tenga, y la verdad es que nunca se tiene. Esto es un error. Tu casa es uno de los activos más importantes de tu patrimonio. Si la pierdes, igual que tu capacidad para trabajar -lo que implica un seguro de gastos médicos mayores- es muy difícil reponerlo. Es un seguro que debería de ser indispensable.

Hace una semana Seguros Axa sacó un comunicado de prensa en el que decía que 9 de cada 10 personas le preocupa el cambio climático y que están convencidas de que hay un número mayor de eventos metereológicos y sequías.

Por otro lado, según la Organización Mundial de la Salud, los desastres naturales relacionados al cambio climático se han triplicado en los últimos 50 años, causando más de 60,000 muertes. Aún así, muy pocos en México han decidido asegurar uno de los activos más importantes que tienen como familia: la casa.

Uno de los pretextos para no asegurar la casa es que es muy caro. El seguro de una casa de interés social cuesta menos de 2,000 pesos al año y de interés medio podría costar entre 5,000 y 10,000 pesos al año. ¿Cuánto cuesta perder la casa?

Aquí algunas de las opciones que tienes:

-       Si tienes una hipoteca: Los créditos hipotecarios tienen un seguro para la vivienda, pero lo que está asegurado es el saldo insoluto de la casa.
En caso de una pérdida de la casa por un incendio, el seguro dentro de la hipoteca responde por el saldo insoluto y el primer beneficiario es el banco. En otras palabras el banco se cobra lo que le debes y si sobra te lo devuelve. Por eso debes asegurar parte de la casa por tu parte.
Lo que se recomienda asegurar por fuera son: los contenidos del bien inmueble y la parte proporcional o la diferencia entre el saldo insoluto y el valor comercial de tu casa.

-       Si rentas tu casa: En este caso lo recomendable es asegurar los contenidos de la casa –tus muebles, pantallas planas y electrodomésticos- y uno por los daños a terceros que puedas provocar en el uso de la casa. Este tipo de seguros incluye eventos como: tu perro se sale corriendo y muerde a un vecino, o tu hijo deja abierta la llave del agua e inundas el departamento de abajo.

-       Si eres dueño de tu casa: En este caso deberías adquirir la cobertura básica que se llama incendio y/o rayo. Y revisar, según tus necesidades, las coberturas adicionales.

Las coberturas adicionales son:

  1. Terremoto: Depende geográficamente de dónde vives. Si estás en el Distrito Federal o Oaxaca sería una tontería no tener esta cobertura.
  2. Riesgos hidrometeorológicos: También depende de la localización del bien y cubre huracanes y todo evento relacionado.
  3. Responsabilidad civil familiar: Este te cubrirá de errores que dañan a terceros, por ejemplo: dejas la plancha prendida al salir de tu departamento en el quinto piso de un edificio de seis pisos. Tu error provoca un incendio y el fuego sube y quema tu departamento y los dos en el piso de arriba. Esto lo debe contemplar la responsabilidad civil.
    Para calcular por cuánto debes estar cubierto piensa en el valor de tu casa y tus bienes, asume que tus vecinos deben tener más o menos lo mismo. Si vives en un edificio este monto lo multiplicas por el número de departamentos que podrías afectar con este tipo de accidentes. Lo mismo en una casa: si incendias la tuya, podrías incendiar las de los vecinos.
  4. El robo y los contenidos: Haz un inventario de tus contenidos. Aunque la aseguradora no va a dudar de los electrodomésticos o muebles, siempre ayudará que tengas fotografías que muestren que de verdad tienes tres pantallas planas. De hecho, pide a tu agente de seguros que tome fotografías o un video de los contenidos que tienes en tu casa, esto puede agilizar y simplificar el proceso de pago de una indemnización.

Por último. Si tienes obras de arte en casa y joyas compradas o heredades tienes lo que se conoce como ‘bienes de difícil o imposible reposición’. Lo recomendable es que al contratar el seguro de hogar avises a la aseguradora de dichos bienes.

La aseguradora puede enviar a un valuador para hacer un aproximado del monto por el que se deben asegurar estas piezas, pero si prefieres, puedes buscar uno que tenga certificación y registro para hacer avalúos.

Saca fotografías de estos bienes, guárdalas fuera de tu casa y envía copias a la aseguradora para que estén en tu archivo.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y Facebook


¡Qué bien cae un dinero extra! Pero, antes de salir a gastarlo, piensa cómo podrías aprovecharlo mejor.

Es la temporada del reparto de utilidades. Las empresas obtienen ganancias cada año por su actividad productiva o los servicios que ofrece, y debe compartirla con sus empleados -los que realmente ayudan a conseguir esas ganancias-. Por lo tanto, entre mayo y junio muchos recibirán un dinerito extra.

¿Cómo funciona?
Si trabajaste al menos 60 días en el año tienes derecho a este dinero.

¿Cuándo recibirás?
No todos los años es igual, así que no es un monto que puedas tener claro en tu presupuesto, porque el cálculo, según datos de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet) depende de los días que trabajaste en el año y tu sueldo.
Por cierto, si ya no trabajas en la empresa porque cambiaste de trabajo a la mitad del año, puedes ir por tu parte correspondiente.

Las empresas que no dan:
No toda empresa está obligada a dar reparto de utilidades. Por ejemplo: las de reciente creación, las de asistencia privada sin fines de lucro, las que no hayan obtenido un ingreso anual declarado al Impuesto Sobre la Renta de menos de 300,000 pesos, el IMSS y las instituciones públicas descentralizadas con fines culturales, asistenciales o de beneficencia.

¿Para qué lo puedo usar? (Y esto aplica para cualquier dinero extra, desde el reparto hasta los bonos, premios, y también si te ganaste la lotería).
1. Paga deudas. Si tienes deudas, aprovéchalo para pagarlas y dejar atrás el pago de intereses.

2. Adelanta créditos. Si tienes una hipoteca, un crédito hipotecario, personal o de nómina, y en el contrato no se penalizan los adelantos, usa el dinero para una aportación a capital y bajar así tu mensualidad o el plazo de la deuda.

3. Invierte. Piensa en esa etapa en la que ya no tengas ingresos -el retiro- y por lo menos usa una parte del dinero para invertirlo en fondos de inversión o en el ahorro voluntario de tu afore.
Si el retiro lo tienes cubierto, entonces piensa en una de tus metas financieras y aporta para lograrla.
Recuerda que debes tomar decisiones inteligentes, antes de ponerlo en cualquier fondo, pide asesoría para encontrar el mejor para tu perfil. Y si vas a hacer aportaciones en tu afore, asegúrate que ésta siga siendo la mejor en comparación con las otras.

4. Empieza tu fondo de emergencia. En teoría deberías tener un ahorro líquido y de fácil acceso de entre 3 y 6 meses de tus gastos fijos para un día o temporada lluviosa. Si no lo tienes, esta es una buena forma de empezarlo.

5. Adquiere un seguro. Si te falta el seguro de vida para uno de los proveedores de la familia, es tiempo de adquirirlo. Si puedes con ese dinero pagar tus seguros de gastos médicos mayores para que todos en la familia estén cubiertos, hazlo. Y si tu coche sigue sin seguro, más te vale que lo adquieras ya. La previsión es necesaria para unas finanzas sanas.

6. Disfrútalo. Si todo lo anterior lo tienes cubierto (sean honestos), entonces puedes usar parte de este dinero extra en un premio, gástalo en lo que traigas ganas y disfruta tu orden financiero.

Si ya recibieron su reparto, ojalá nos compartan cómo lo usaron y cómo tomaron la decisión de que era la mejor opción.

Espero sus experiencias en la zona de comentarios y sigamos la conversación por medio de Twitter en @vivircomoreina y Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina.
 

 



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones