El pasado miércoles la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) me invitó a participar en un Hangout en el que respondimos a varias preguntas enviadas por seguidores de Twitter sobre las finanzas. Fue una dinámica muy divertida en la que escogimos algunas de las preguntas enviadas unos días antes del Hangout.

Llegaron más de 60 preguntas y escogimos 20. A estos 20 se les enviará un libro mío y además, escogimos 5 de esas 20 para participar en el Hangout y responder a sus preguntas.

Al final, tuvimos tiempo para responder preguntas de las otras que nos enviaron y de algunos usuarios que participaron activamente en el Hangout.

En fin, lo comparto aquí porque creo que las dudas que resolvimos no son de solo un par de personas, sino que son preguntas que todos nos hemos hecho. Abarcan temas como inversiones, pago de deudas, cómo hacer un presupuesto, cómo hablar con los niños de dinero, e incluso sobre activos en los que se puede invertir.

Espero les sirva para resolver algunas de sus dudas.

Y por cierto… dejo también las láminas informativas de las que hablamos en el Hangout para que las puedan ver a detalle y con calma. Aquí las pueden descargar el PDF: LaminasHangout

 

Por si no pueden ver el video, aquí la liga.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook.com/vivircomoreina

 


El año pasado lo dije y este lo repito. El Buen Fin no te puede agarrar desprevenido. Es un evento que conoces que sucederá desde hace un año. Lo que sea que vayas a comprar lo puedes planear con tiempo para no sobreendeudarte.

Según un estudio de la Profeco publicado el año pasado, después del Buen Fin, 79.4% de quienes adquirieron un producto no gastaron más de lo planeado y 72.3% pagaron de contado. Esto quiere decir que 7 de cada 10 consumidores en el Buen Fin del año pasado pudieron juntar el dinero para adquirir el bien que necesitaban y controlaron su cartera para no pasarse de lo presupuestado.

¡Qué bien!

Este año el Buen Fin es del 15 al 18 de noviembre. Ojalá ya tengan planeada su estrategia de compra y de pago.

El sondeo, por cierto, también encontró que 6 de cada 10 consumidores planean el gasto que van a hacer durante el Buen Fin y 7 de cada 10 saben qué bien es el que van a adquirir.

Si eres de los que todavía no planea cómo o qué comprar, de aquellos a los que este Buen Fin iba a tomar por sorpresa, o de los que solo iban a darse una vuelta por las tiendas a ver qué encontraban sin presupuesto en mano, debes seguir leyendo y tomar nota pues esa no es la táctica correcta para abordar este fin de semana de descuentos. Pero no te preocupes, todavía tienes tiempo para lograr una estrategia de consumo atinada para no dañar tu cartera.

Si eres de los que planearon y tienen un presupuesto para el Buen Fin en mano, solo me queda felicitarlos. Es el tercer año de esta propuesta del gobierno para ayudar a impulsar la economía del país y para aprovecharla como consumidor lo único que podemos hacer es planear.

En fin, no importa en qué grupo estés estas recomendaciones te pueden ayudar a aprovechar este fin de semana de compras, y claro, prevenir que no terminen sufriendo las consecuencias de un consumo no planeado y que exceda sus capacidades de pago.

1. Haz la lista y sé honesto

Este año no tengo una necesidad real de compra para la familia. El año pasado, por ejemplo, necesitábamos un sillón y aprovechamos el Buen Fin para adquirirlo. Este año no me voy a poner a buscar una necesidad solo porque se acerca el fin de semana de descuentos.

Si te pasa lo mismo, no busques necesidades. Déjalo ir. No vas a perder la ‘GRAN’ y ‘ÚNICA’ oportunidad de tu vida.

Si tienes necesidades entonces empieza la lista. Quizá necesites tres cosas, anótalas en orden de importancia. Después, si en tu presupuesto no te alcanza, entonces adquiere solo para lo que tienes el dinero y vete por la más importante.

Si van a aprovechar los descuentos para adquirir los regalos de la temporada decembrina hagan una lista detallada de a quién le van a regalar y qué. No lleguen a ver qué encuentran porque la compra va a ser poco eficiente. El año pasado, me contó una conocida, que llegó sin lista y no sé qué le pasó pero al llegar a su casa tenía dos regalos para su sobrino y le faltaba un regalo para su hermana.

2. Revista tu presupuesto

No salgas a comprar si no tienes el dinero a menos de que sea una necesidad extrema. Por ejemplo, el viernes antes del Buen Fin se rompe tu refrigerador y no hay forma de arreglarlo o la compostura sale más cara que uno nuevo. En este caso puedes ir a comprar un refri aunque no tuvieras presupuestado el dinero.

En principio deberías tener un fondo de emergencia para este tipo de gastos, pero si no lo tienes, entonces revisa si puedes aprovechar un pago a meses sin intereses en una tarjeta que puedas pagar para NO generar intereses.

Para las otras necesidades menos urgentes, revisa que puedas pagarlas sin problemas.

3. Analiza la forma de pago

Si la tienda ofrece meses sin intereses o a contado con descuento, los intereses son el descuento.

Trata de tener el dinero para lo que compres, no que debas cargar efectivo, pero si lo pones en una tarjeta, que llegando el estado de cuenta lo pagues completo.

4. Sal y compara antes del Buen Fin

Tienes 10 días para salir a comparar. Revisa qué marcas/estilos/colores/precios/formas tienen las diferentes tiendas y decide cuál vas a comprar antes de que lleguen los descuentos. Ahorrarás tiempo y estrés y realizarás una mejor compra.

5. No te dejes llevar

Como dije en el primer punto, si no tienes una razón clara para aprovechar el descuento, deja pasar el Buen Fin.

Y si ya fuiste por la lavadora, y eso es todo lo que necesitas y puedes pagar, no tienes porqué ir a ver la sección de juguetes, gadgets o ropa.

Aprovecha el Buen Fin, no dejes que se aprovechen de ti.

Espero sus experiencias y más recomendaciones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina o Facebook

 

 


¡Qué bien cae un dinero extra! Pero, antes de salir a gastarlo, piensa cómo podrías aprovecharlo mejor.

Es la temporada del reparto de utilidades. Las empresas obtienen ganancias cada año por su actividad productiva o los servicios que ofrece, y debe compartirla con sus empleados -los que realmente ayudan a conseguir esas ganancias-. Por lo tanto, entre mayo y junio muchos recibirán un dinerito extra.

¿Cómo funciona?
Si trabajaste al menos 60 días en el año tienes derecho a este dinero.

¿Cuándo recibirás?
No todos los años es igual, así que no es un monto que puedas tener claro en tu presupuesto, porque el cálculo, según datos de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet) depende de los días que trabajaste en el año y tu sueldo.
Por cierto, si ya no trabajas en la empresa porque cambiaste de trabajo a la mitad del año, puedes ir por tu parte correspondiente.

Las empresas que no dan:
No toda empresa está obligada a dar reparto de utilidades. Por ejemplo: las de reciente creación, las de asistencia privada sin fines de lucro, las que no hayan obtenido un ingreso anual declarado al Impuesto Sobre la Renta de menos de 300,000 pesos, el IMSS y las instituciones públicas descentralizadas con fines culturales, asistenciales o de beneficencia.

¿Para qué lo puedo usar? (Y esto aplica para cualquier dinero extra, desde el reparto hasta los bonos, premios, y también si te ganaste la lotería).
1. Paga deudas. Si tienes deudas, aprovéchalo para pagarlas y dejar atrás el pago de intereses.

2. Adelanta créditos. Si tienes una hipoteca, un crédito hipotecario, personal o de nómina, y en el contrato no se penalizan los adelantos, usa el dinero para una aportación a capital y bajar así tu mensualidad o el plazo de la deuda.

3. Invierte. Piensa en esa etapa en la que ya no tengas ingresos -el retiro- y por lo menos usa una parte del dinero para invertirlo en fondos de inversión o en el ahorro voluntario de tu afore.
Si el retiro lo tienes cubierto, entonces piensa en una de tus metas financieras y aporta para lograrla.
Recuerda que debes tomar decisiones inteligentes, antes de ponerlo en cualquier fondo, pide asesoría para encontrar el mejor para tu perfil. Y si vas a hacer aportaciones en tu afore, asegúrate que ésta siga siendo la mejor en comparación con las otras.

4. Empieza tu fondo de emergencia. En teoría deberías tener un ahorro líquido y de fácil acceso de entre 3 y 6 meses de tus gastos fijos para un día o temporada lluviosa. Si no lo tienes, esta es una buena forma de empezarlo.

5. Adquiere un seguro. Si te falta el seguro de vida para uno de los proveedores de la familia, es tiempo de adquirirlo. Si puedes con ese dinero pagar tus seguros de gastos médicos mayores para que todos en la familia estén cubiertos, hazlo. Y si tu coche sigue sin seguro, más te vale que lo adquieras ya. La previsión es necesaria para unas finanzas sanas.

6. Disfrútalo. Si todo lo anterior lo tienes cubierto (sean honestos), entonces puedes usar parte de este dinero extra en un premio, gástalo en lo que traigas ganas y disfruta tu orden financiero.

Si ya recibieron su reparto, ojalá nos compartan cómo lo usaron y cómo tomaron la decisión de que era la mejor opción.

Espero sus experiencias en la zona de comentarios y sigamos la conversación por medio de Twitter en @vivircomoreina y Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina.
 

 


Foto: Especial.

“Ahorrar es para tontos”.
“La organización financiera es una pérdida de tiempo”.
“¡Qué flojera que le den tanta importancia al dinero!”

He escuchado estas frases por todos lados. Sobre todo cuando se enteran que escribo sobre finanzas personales. “Es como tema de autoayuda, ¿no?”, me dicen.

No sé qué tengan en contra de ayudarse a vivir mejor. No sé por qué hablar de dinero es para los que basan su vida en conceptos capitalistas y monetarios.

Solo les digo una cosa: todos en este mundo tendremos que enfrentar la toma de decisiones financieras a lo largo de la vida, varias veces.
1. “¿No importa en qué banco abra mi cuenta de nómina?”, si eso te vale, podrías escoger una que te cobre más comisiones y te ayude a perder más valor a tus ingresos.
2. “Nunca sacaré una tarjeta de crédito”. OK, no quieres tener un plástico porque son muy caros y caes en el juego de pagarle a los bancos. Nada más recuerda que si no tienes un historial crediticio, el día que necesites un crédito para comprar una casa o iniciar tu propio negocio -ese que te va a hacer independiente del mundo- es menos probable que te lo den.
3. “Jamás pediré una hipoteca para comprar casa”. Endeudarse, si no es necesario, quizá no valga la pena. Pero, si no se tiene el dinero para pagar un bien inmueble y se quiere uno para formar patrimonio, ¿cómo piensan hacerlo? Si tienen un secreto, que me digan. Si creen que ahorrando, perfecto, pero ¿en qué instrumentos van a ahorrar o invertir su dinero para conseguir el monto necesario para comprar ladrillos?, ¿debajo del colchón?
4. “¿Seguros?, pero si eso solo llama a la mala suerte”. Un seguro es un instrumento de previsión. Si crees que nunca te va a pasar nada porque no tienes seguro es que no entiendes lo que es prevenir y que no has preguntado lo que cuesta un siniestro, una enfermedad, un accidente. Si no tienes seguro, por lo menos ten un fondo de emergencia importante en relación a tus ingresos y que te permita enfrentar cualquier tipo de eventualidad.

Estos son cuatro ejemplos de momentos en la vida en los que no estar informado sobre temas financieros puede crearte una pesadilla en tu vida. Una mala decisión te puede endeudar por décadas. Una mala decisión te puede llevar a nunca conseguir la meta que te estableciste. El que no te importe lo que pasa con la Bolsa, el tipo de cambio, si hay o no fondos de inversión, tarjetas de crédito, afores, etcétera, solo te deja fuera de los temas que podrían ayudarte a vivir mejor, o por lo menos, más tranquilo.

¿De verdad no te deben importar los temas relacionados con el dinero?, ¿en serio no quieres saber cómo hacerle para que el ingreso por el que trabajas valga más en el futuro?

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina o Facebook en facebook.com/vivircomoreina

 


Invertir en bolsa no es para ricos y famosos, grandes y viejos inversionistas o para quienes saben todo sobre el mundo de las finanzas. Sí es para los que tienen interés en hacer crecer su dinero, personas que tienen un cierto apetito de riesgo y visión a largo plazo. Y lo puedes hacer en línea.

Hay varias opciones: Accitrade de Banamex, Scotiatrade de Scotiabank, Bursanet de Actinver. Todas estas requieren de montos mínimos de inversión de entre 10,000 y 20,000 pesos. Y está también Kuspit, que es el nuevo jugador en este mercado, y que te permite iniciar a invertir desde 100 pesos. Kuspit es una casa de bolsa 100% en línea, es decir, no tiene un banco por detrás como los ejemplos antes mencionados.

Esta semana platiqué con Kuspit, les cuento lo que averigüé:

Lo que busca Kuspit es “democratizar las inversiones”, es decir, que todo mexicano que ahorre 100 pesos pueda hacer que este ahorro crezca. ¿Te vas a hacer rico con 100 peso al mes invertido en la bolsa?, no creo, pero seguro vas a obtener rendimientos y aprender para cuando tengas un mayor capital.

Kuspit tiene en su sitio un simulador en el que puedes aprender a invertir en varios instrumentos paso a paso. El simulador es virtual y tienes 1 millón de pesos para que entres a la bolsa. Primero podrás invertir en deuda gubernamental y poco a poco, conforme pases los módulos informativos -no llevan mucho tiempo- podrás simular la compra de otros instrumentos hasta llegar a acciones. Puedes adquirir ETF’s, por ejemplo, o fondos de inversión de renta fija y variable, y hasta un cete. Por cierto, otro sitio que permite invertir desde 100 pesos es Cetesdirecto.com -aunque por este medio no puedas comprar renta variable solo deuda gubernamental-.

Si te sientes cómodo con la información que Kuspit te da en sus módulos informativos y ya has simulado un poco lo que harías con tu dinero puedes ligar tu cuenta de Kuspit a la bancaria y hacer transferencias de tu ahorro a tu propia Clabe bancaria de Kuspit e invertir tu dinero.

Y, ¿cuánto cuesta?

Utilizar el simulador el tiempo que quieras: nada.

Si das el paso a invertir hay un cargo anual de 0.99% del valor promedio de tu portafolio. Además, pagas un 0.40% por operación. Ve la tabla comparativa de comisiones para que veas cómo andan – esta tabla me la compartieron en Kuspit (al final del post).

Esta es otra opción que facilita el proceso de maximizar tus recursos. Si has estado pensando en que es hora de que tu ahorro sobreviva a la inflación y te ofrezca algo de rendimientos, revisa las opciones y toma la mejor decisión según tus necesidades. Recuerda que de las cosas más importantes al pensar en invertir es considerar cuánto estás dispuesto a perder (para saber tu apetito de riesgo) y cómo vas a diversificar tus inversiones para que no pongas todos los huevos en la misma canasta.

Mi experiencia:

Acabo de sacar mi cuenta hace poco. No le he invertido mucho tiempo, sigo el el proceso de inversiones en deuda y fondos por mercado. Así que voy en el segundo paso de instrumentos.

Los videos y la información proporcionada me parecen ágil y sencillos. Te hacen un examen después de ver un video y leer un texto corto que te ayuda a ver si estás listo para el siguiente nivel. No te dejan invertir en fondos por mercado si no pasas los tres exámenes correspondientes y has pasado por la etapa uno de entender deuda. Cada test toma, en serio, un minuto cuando mucho – esto si pusiste atención al video y la información escrita.

Me falta pasar por las secciones de fondos indizados, acciones y baja liquidez.

Simular las inversiones es divertido y ves qué puedes hacer con un millón de pesos. Sigo en el simulador, no he decidido si quiero ligarlos a mi cuenta de banco y hacer “trading” real. Lo que me queda claro es que si estás interesado en aprender, esto te va a ayudar.

La tabla comparativa de costos por comisiones:

En fin, los invito a informarse, a jugar o familiarizarse con la plataforma de Kuspit y las otras casas de bolsa en línea y pensar seriamente en dar ese paso a ser inversionista.

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook www.facebook.com/vivircomoreina. 

 

 

 


Nunca más llegará a tu casa una promoción en tu estado de cuenta de la tarjeta de crédito que diga: “Te damos un mes de pago mínimo de cero pesos”. Y esto, aunque no lo creas, es una buena noticia.

Les voy a explicar el nuevo ‘suelo’ establecido por Banco de México para el cobro de los pagos mínimos en la tarjeta de crédito y luego les compartiré un par de recomendaciones para pagar deudas.

LA REGLA NUEVA
La forma de calcular cuánto cobra el banco ha ido cambiando poco a poco y este enero pasado entró la última regla. Ahora hay un mínimo calculado de lo que el banco te debe cobrar por lo que has gastado.

Banco de México no tenía establecido un criterio de cómo calcular un pago mínimo, por lo que los bancos podían ofrecer estos pagos de cero pesos y permitir a sus clientes seguir compre y compre y genere y genere intereses.

De ahora en adelante tu pago mínimo será el monto mayor a una de estas dos fórmulas:
1) 1l 1.25% del límite de la línea de crédito
2) la suma de i) 1.5% del saldo insoluto de la parte revolvente de la línea de crédito al corte sin contar intereses o IVA + ii) los intereses y el IVA.

Esta será la forma de calcular un pago mínimo, pero el banco puede cobrarte más. Esto es el piso.

Aquí un ejemplo que compartió Condusef:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este piso del pago mínimo ayudará a que se paguen los intereses y la bola de nieve de las tarjetas no sea tan complicada. O por lo menos este es el objetivo.

RECOMENDACIONES PARA PAGAR
Si ya tienes muchas deudas y no sabes qué hacer, como le pasa a 7 de cada 10 personas que no pagan el total de su tarjeta de crédito cada mes, un par de recomendaciones que pueden ayudarte:

1.  Paga más del mínimo, por lo menos 3 veces lo que te pide tu banco.
2. Solo paga el mínimo en caso de una emergencia real o en caso de que tengas un plan de pagos en el que te estés enfocando en una deuda primero.
3. Revisa tu presupuesto y trata de encontrar cómo recortar algún gasto para empezar a pagar estas deudas que vienes arrastrando.
4. Muchas veces parte del problema es que las instituciones financieras van incrementando tu línea de crédito y tú no dices que no, entonces sigues gastando como si tu tarjeta fuera la extensión de tu sueldo. Esto es un error. Para ahora. Pide que bajen tu límite de crédito y guarda la tarjeta de un cajón hasta que acabes de pagar lo que debes.
5. Si ya no sabes cómo recortar para pagar las deudas del plástico entonces busca ayuda. Acércate a la institución financiera y pregunta si hay planes de pago que te puedan ayudar. Si la cosa ya está muy complicada, puedes buscar a una reparadora de crédito en donde te asesoran y ayudan a lograr saldar tu deuda. A veces, hasta ayudan a conseguirte un descuento. No olvides que este tipo de servicios tienen un costo: 40 pesos por cada 10,000 que debas y 10% del ahorro que logren conseguirte. Entonces si te ayudan a bajar tu deuda de 10,000 pesos a 6,000, pagas 40 pesos por los 10,000 de tu deuda y 400 pesos por el descuento logrado.
6. No caigas en engaños. Hay reparadoras de crédito patito. Busca una con cierto reconocimiento y que no te prometa que acabará con tus deudas sin que tú pagues nada. Promesa que suena paradisíaca, es probable que sea un engaño.

 Compartan sus recomendaciones para salir de deudas en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y en Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina.


El dinero es uno de los temas que en las parejas puede costar peleas eternas y llegar a rompimientos poco amables.

No es laprimera vez que hablo del tema. Pero ahora quiero plantear dos preguntas que pueden estar en la cabeza de muchos:

1. ¿Cómo, cuándo y dónde es el mejor momento y situación para hablar de dinero con la pareja?, ¿qué tantas veces debemos revisar las metas y presupuesto que establezcamos juntos?

2. ¿Cuál es el peor error financiero que podemos cometer en términos de el dinero y la pareja?
En la cama no será el lugar adecuado para platicar de las necesidades financieras de la familia. Hay que hacer una cita y ponerlo en la agenda. Sentarse con el presupuesto y las dudas que cada uno tiene.
Ninguno tendrá hábitos administrativos similares, por lo que lo mejor que podemos hacer es escuchar al otro con la misma atención que queremos recibir.
Cada pareja, según sus necesidades, deudas, ingresos y gastos debe establecer cada cuánto quieren y deben revisar el presupuesto. Una vez cada dos meses si tus finanzas andan poco estables o dos veces al año, si ya tienes bajo control tus gastos y tu presupuesto.
Finalmente, soy creyente de que el peor error financiero que podemos cometer es nohablar con la pareja o la familia sobre dinero.Eso de que no se habla de este tema es cosa del pasado. Afilen los lápices juntos, busquen las estrategias que les funcionan y corrijan errores como familia o unidad.
Para leer más sobre el tema te recomiendo este post de Karla Bayly en el sitio de Hablemos Dinero.
Sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y en Facebook en Facebook.com/vivircomoreina.

Es la temporada del tarjetazo y de darse gustitos. Los centros comerciales están llenos, la gente camina con bolsas por las calles, algunos llevan comprando desde noviembre y el Buen Fin.

Pero, parece que este 2012 los mexicanos tenemos un poco más de conciencia en cuanto al gasto desmesurado en diciembre.

¿Habremos sufrido mucho la cuesta de enero pasado?

45% de los encuestados por Deloitte para su estudio “Compras de Navidad 2012: Intenciones y expectativas de los consumidores en México”, va a gastar menos que el año pasado porque quieren reducir deudas o ahorrar.

De hecho, 52% de los encuestados dice que destinará su aguinaldo para ahorrar, 51% para pagar deudas y 42% para las compras de la temporada. (Nota: No suman 100% porque las preguntas no son excluyentes).

Un estudio de GfK, empresa de estudios de mercado, arrojó datos similares, ellos dicen que 40% de los mexicanos destinará su aguinaldo al gasto de la temporada.

Lo interesante de este segundo estudio es que tiene una muestra de las tres ciudades más grandes del país. Así, resulta que en Monterrey 77% usará este dinero extraordindario para regalos; en Guadalajara el 39% y en el Distrito Federal el 30%.

Pareciera que en Monterrey son los más gastalones. Pero no se vayan con la finta, porque también los regios son de los que más guardadito harán para la cuesta de enero, pues 54% dice que ahorrará parte de este aguinaldo. En Guadalajara 38% dicen que ahorrarán y en el DF solo el 31%.

¿Cómo entender esto? Si bien en Monterrey muchos usarán su aguinaldo para los regalos, también serán de los que guardarán una parte para enfrentar mejor el 2013.

¿Será que en Guadalajara y Distrito Federal andamos más endeudados?

¿Cómo nos gusta comprar?
Según el estudio de Deloitte, en promedio los mexicanos compramos 5 regalos y en ellos gastamos más de 65o pesos. Y, lo que buscamos, nuestra prioridad, son las promociones (89%), por eso muchos salimos a hacer compras navideñas desde el Buen Fin. El servicio es el segundo elemento que tomamos en cuenta, pues 87% busca variedad y vendedores atentos y calificados.

¿Cómo haremos en enero?
Por más de que ahorremos el aguinaldo, se espera que enero estemos endeudados. Luego de los gastos navideños y de fin de año, la demanda por préstamos prendarios crecerá entre 10 y 15% en enero, dijo el presidente del consejo de administración de Prendamex, Roberto Alor, en una nota publicada en CNNExpnasión.com.

Según datos de Alor, el préstamo promedio será de 1,500 pesos con una tasa de interés mensual de entre 5 y 7%, dependiendo de la entidad a la que se acuda.

Si te estás poniendo nervioso…
Si al leer esto empezaste a sudar porque desde noviembre andas gastado, ya te acabaste el aguinaldo, te faltan algunas compras y ya le traes miedo a la cuesta de enero, lee los siguientes artículos.
Cuesta de enero, ¿en diciembre?
- 5 tips para ahorrar en regalos navideños
- Tu bolsillo, ¿listo para fin de año?

Y ustedes, ¿cómo se sienten para este fin de año?, ¿cómo han gastado?, ¿qué hicieron con su aguinaldo?

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y en Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina. 

¡Felices fiestas!

 

 


Si algo debemos hacer todos en diciembre es cerrar el año financiero. Decimos adiós a muchas cosas: año de ingresos, año de impuestos, año de gastos y deudas.

Con suerte, algunos de ustedes serán asalariados y recibirán un dinero extraordinaro, es decir: su aguinaldo. Otros, que somos independientes, buscamos la forma de tener un poco más de ingresos al final del año para ‘lograr juntar’ un aguinaldo. En cualquiera de los dos casos, si tienen un dinero extra este fin de año, es buena idea que piensen cómo lo van a aprovechar.

Ideas para usar el aguinaldo hay muchas. Pero lo interesante sería hacer un cierre de año financiero contemplando ingresos y egresos más allá de solo el aguinaldo.

La Condusef, por ejemplo, dice que lo dividas en tres rubros: ahorro, pego de deudas y gastos de la temporada.

La Condusef tiene razón. Pero hay que hacer un análisis de cómo se portaron financieramente este 2012.

Un par de preguntas que ayudarán a establecer cómo andan:

  1. Este dinero extraordinario, ¿lo necesitan todo porque están muy endeudados?
  2. ¿Cuánto lograron ahorrar en el año?, y ¿qué porcentaje de este dinero extraordinario ahorrarás?
  3. ¿Qué panorama tengo para enero? Sean honestos, ¿ven una cuesta desde el Buen Fin, por ejemplo, van a llegar más o menos ilesos o hasta les va a sobrar?

Según las respuestas a estas preguntas entonces hagan un plan para el año que viene y contemplen lo siguiente:

  1. Qué ingresos esperan tener.
  2. Cómo van a cambiar sus gastos el año que viene. Consideren nuevos miembros de la familia, trabajos diferentes, cambio de casa y por ende de trayectos de transporte, etcétera.
  3. Establezcan un ahorro desde el inicio, y si pueden, automatícenlo. (Para esto pueden hacer aportaciones voluntarias a afore o revisen el ahorro automático de CetesDirecto.com, por ejemplo).
  4. Qué tan endeudados van a iniciar el año. Y establezcan un plan de ataque de deudas. Para esto les recomiendo leer el libro de Isela Muñoz de El peso nuestro de Cada día “De deudor a millonario” que pueden descargar aquí.
  5. Cómo y cuándo van a pagar instrumentos de previsión como seguros.

Con esto tendrán una idea de cómo enfrentar el año nuevo y de ahí cerrarán el 2012 con un plan establecido, además de que según el resultado podrán ajustar sus gastos para el fin de año. Y con esto, pueden regresar al aguinaldo y entonces establecer los porcentajes que destinarán a cada rubro que recomienda la Condusef.

Esto es solo una guía que me funciona a mí a lograr un plan para luego establecer propósitos. Espero les sirva. Y si tienen una estrategia distinta, por favor compártanla.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y en Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina. 


El Buen Fin no es novedad. Y si no te cuidas y te dejas llevar por ‘esa gran promoción’, podrías terminar con deudas hasta el cuello. Si has sido previsor o consumidor inteligente, puede que de verdad encuentres esa gran oportunidad.

Desde hace un año sabíamos que en noviembre de 2012 llegaría la recién creada temporada de descuentos. Del 16 al 19 de noviembre los bancos, departamentales y autoservicios ofrecerán descuentos, promociones o gangas que te harán querer remodelar tu casa, clóset o despensa de la cocina. De hecho, según datos de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio y Servicios Turísticos (Concanaco Servytur) se venderán unos 140 millones de pesos.

Pero no porque haya gangas debes salir corriendo por ‘lo que sea que creas que necesitas’ o ‘lo que crees que es de verdad una gran oportunidad’.

La cruda verdad: si desde el año pasado (o por lo menos hace unos meses), no hiciste un apartado para este Buen Fin, entonces no estás preparado para ir a aprovecharlo. Una variación sería: tengo el dinero para los regalos de la temporada decembrina apartado y lo que voy a hacer es comprarlos en el Buen Fin. En ese caso: adelante. 

Insisto, si no tienes un plan desde hace tiempo, en el que hayas apartado para esta temporada, mejor escóndete en la cama y aléjate de las tiendas.

Otra estrategia que podría ser aceptable para salir a comprar: si se te descompone el refrigerador el 14 de noviembre, entonces, sal a comprar uno durante el Buen Fin. (Bravo para los que les pasa eso, o algo similar, y tienen un fondo de emergencia para echar mano – en vez de firmar todo en el plástico para ver cómo lo pagan luego).

Mi plan de ataque:
Yo quiero un tapete para la sala de televisión de mi casa. Llevo desde febrero pensando en eso y he ido juntando extritas y sobrias para esta meta. La verdad, se me había olvidado el Buen Fin, pero ahora que lo veo cerca, es probable que salga esa semana a comprar de mi tapete.

¿Probable? Sí. Definitivo: No.

Primero: no voy a ir a buscar el tapete el Buen Fin y ahí hay una diferencia. Más bien, antes del Buen Fin iré a ver las opciones que me gusten, escoger, preguntar precios y tomar una decisión. Si el dinero que ya tengo ahorrado me alcanza para el tapete, entonces durante el Buen Fin iré a pagar y regresaré corriendo a mi casa para esconderme de esas ‘oportunidades de una vez en la vida’. ¿Por qué? Porque no tengo dinero para más compras.

Estrategias para cuidarte del Buen Fin:
– Sal con solo el efectivo que puedes pagar. Y si por seguridad no quieres ir con el efectivo, deja el monto que puedes pagar en tu tarjeta de débito y el resto, escóndelo.
– Trata de no engancharte en los meses sin intereses. Si te ha pasado el ejemplo del refrigerador y debes adquirirlo así, entonces adelante, solo sé consciente de cuánto vas a pagar y por cuánto tiempo.
– No salgas a ver ‘qué te encuentras’. Lleva una lista de lo que debes comprar, sé eficiente.

Y ustedes: ¿Qué van a hacer con esto del Buen Fin?, ¿alguien tiene ya claro qué es lo que va a buscar y cuánto va a gastar?, ¿alguien que quiera confesar que muere de ganas de ir, e irá, sin tener el dinero para hacerlo?

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación por Twitter en @vivircomoreina o Facebook: www.facebook.com/vivircomoreina

 

 

 

 



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones