“Yo no puedo ahorrar, no me alcanza”, es la frase favorita de todos para hacernos burros de que el ahorro es para los que ganan mucho y no para los que tenemos que enfrentar injusticias reales laborales y salariales.

Ahorrar no es fácil. Es un esfuerzo duro que a todos, hasta al más rico, le cuesta trabajo. El ahorro es dejar de consumir hoy por un bienestar de mañana y eso es algo tan poco agradable en la mente y la vida en el día a día, que es más fácil decir que no alcanza.

No obstante, INEGI acaba de sacar este dato: El ingreso mensual promedio es de 12,708 pesos mexicanos (1,000 dólares) y el gasto promedio es de 11,248 pesos (885 dólares). Esto, según una lectura prueba que muchos por ahí podríamos ahorrar 1,460 pesos al mes en promedio.

Una segunda pregunta: ¿qué hago con 1,500 pesos al mes para que este dinero sí me ayude a lograr mis metas en el futuro? Yo les propongo que no solo ahorren este dinero en su cuenta de banco o bajo el colchón, sino que se animen a ser inversionistas u hagan crecer el dinero.

Pregunté en dos instituciones financieras qué productos tienen para este tipo de ahorro. Una es un banco (Scotiabank) y la otra una distribuidora de fondos de inversión (Allianz Fóndika). Estas fueron las respuestas. Espero les ayude a animarse a no gastar esos 1,500 pesos extras al mes y ponerlos a trabajar un poco.

Allianz Fóndika propuso dos estrategias, una invertir el dinero en un fondo de inversión y la segunda en un plan personal de retiro.
En el fondo de inversión lo más importante es que hay que empezar con 10,000, por lo que primero debes juntar tus 1,500 pesos mensuales por seis meses y después empezar con esta inversión. Lo que propone es un portafolio para personas que no vayan a tocar este dinero en el largo plazo y sin necesidades de liquidez, es decir, para un ahorro en serio y no para estar sacando y metiendo dinero cada vez que se quiera. La institución dice que es para 1 a 3 años, yo quizá pensaría en hasta 5 años. Es un portafolio con acciones por lo que no es para personas que le tengan miedo al riesgo. Y claro, esto también quiere decir que entre más joven seas, mejor que estés en este tipo de instrumentos porque por el largo plazo puedes aguantar las probables minusvalías.
El portafolio se llama Agresivo Capitales B ACB y está compuesto así:
- 25% LIQUIDEZ CP en SCOTIAGTF3 que invierte exclusivamente en Valores Gubernamentales en directo o a través de otra sociedad de inversión que invierta exclusivamente en Valores Gubernamentales.
- 15% Mediano Plazo en 15% ST&ER-6D invierte en valores de deuda gubernamentales, bancarios y privados, invierte principalmente en valores de mediano y largo plazo.
- 10% Largo Plazo pesos en ST&ER-7D invierte los recursos en valores de deuda mayoritariamente de largo plazo con duración promedio ponderada mayor a tres años y en moneda nacional.
- 50% Capitales Mdo. Local 25% CRECE+B-1 Inverte mayoritariamente en acciones, CPO’s no amortizables que coticen en la BMV, incluyendo los listados en el SIC y de manera directa o a través de ETF’s y Trackers. Y 25% GBMCREBO busca capitalizar movimientos del mercado, sin límites mínimos o máximos por tipo de valor.
Si todos los meses invirtieras 1,500 pesos en este fondo, según datos de rendimientos históricos que no garantizan los rendimientos futuros, podrías obtener, en 5 años unos 128,000 pesos.
En el Plan Personal de Retiro no necesitas un ahorro previo, empiezas con tus 1,500 pesos al mes, pero el compromiso es a 25 años para que puedas obtener también beneficios fiscales porque es ahorro para el retiro. Si sacas el dinero antes, debes pagar los impuestos correspondientes. El ejercicio que hicieron es para una persona de 40 años que planea ahorrar estos 1,500 pesos hasta sus 65 años, cuando puede retirar el dinero y lo que se logra es juntar 1.7 millones de pesos.

Scotiabank, por su parte, propone un instrumento que se llama Invierte en ti (aquí puedes consultar el simulador y hacer tus propios cálculos). Yo hice un cálculo en el que se ahorran 1,000 pesos al mes, no logré poner 1,500 y con eso a una tasa de 5% puedes lograr unos 68,000 pesos. Si incrementas esto a 2,000 pesos al mes logras 136,000 pesos a los cinco años.

Estas no son las únicas opciones. Revisen también Cetes Directo y su simulador o el ahorro voluntario de su afore, si es que tienen una. Estos son otros instrumentos o herramientas que les ayudarán a hacer crecer sus 1,500 pesos en el tiempo para lograr metas. Den el paso a ser no solo ahorradores, también inversionistas.

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook en www.facebook.com/vivircomoreina

 


Foto: Especial.

“Ahorrar es para tontos”.
“La organización financiera es una pérdida de tiempo”.
“¡Qué flojera que le den tanta importancia al dinero!”

He escuchado estas frases por todos lados. Sobre todo cuando se enteran que escribo sobre finanzas personales. “Es como tema de autoayuda, ¿no?”, me dicen.

No sé qué tengan en contra de ayudarse a vivir mejor. No sé por qué hablar de dinero es para los que basan su vida en conceptos capitalistas y monetarios.

Solo les digo una cosa: todos en este mundo tendremos que enfrentar la toma de decisiones financieras a lo largo de la vida, varias veces.
1. “¿No importa en qué banco abra mi cuenta de nómina?”, si eso te vale, podrías escoger una que te cobre más comisiones y te ayude a perder más valor a tus ingresos.
2. “Nunca sacaré una tarjeta de crédito”. OK, no quieres tener un plástico porque son muy caros y caes en el juego de pagarle a los bancos. Nada más recuerda que si no tienes un historial crediticio, el día que necesites un crédito para comprar una casa o iniciar tu propio negocio -ese que te va a hacer independiente del mundo- es menos probable que te lo den.
3. “Jamás pediré una hipoteca para comprar casa”. Endeudarse, si no es necesario, quizá no valga la pena. Pero, si no se tiene el dinero para pagar un bien inmueble y se quiere uno para formar patrimonio, ¿cómo piensan hacerlo? Si tienen un secreto, que me digan. Si creen que ahorrando, perfecto, pero ¿en qué instrumentos van a ahorrar o invertir su dinero para conseguir el monto necesario para comprar ladrillos?, ¿debajo del colchón?
4. “¿Seguros?, pero si eso solo llama a la mala suerte”. Un seguro es un instrumento de previsión. Si crees que nunca te va a pasar nada porque no tienes seguro es que no entiendes lo que es prevenir y que no has preguntado lo que cuesta un siniestro, una enfermedad, un accidente. Si no tienes seguro, por lo menos ten un fondo de emergencia importante en relación a tus ingresos y que te permita enfrentar cualquier tipo de eventualidad.

Estos son cuatro ejemplos de momentos en la vida en los que no estar informado sobre temas financieros puede crearte una pesadilla en tu vida. Una mala decisión te puede endeudar por décadas. Una mala decisión te puede llevar a nunca conseguir la meta que te estableciste. El que no te importe lo que pasa con la Bolsa, el tipo de cambio, si hay o no fondos de inversión, tarjetas de crédito, afores, etcétera, solo te deja fuera de los temas que podrían ayudarte a vivir mejor, o por lo menos, más tranquilo.

¿De verdad no te deben importar los temas relacionados con el dinero?, ¿en serio no quieres saber cómo hacerle para que el ingreso por el que trabajas valga más en el futuro?

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina o Facebook en facebook.com/vivircomoreina

 


Invertir en bolsa no es para ricos y famosos, grandes y viejos inversionistas o para quienes saben todo sobre el mundo de las finanzas. Sí es para los que tienen interés en hacer crecer su dinero, personas que tienen un cierto apetito de riesgo y visión a largo plazo. Y lo puedes hacer en línea.

Hay varias opciones: Accitrade de Banamex, Scotiatrade de Scotiabank, Bursanet de Actinver. Todas estas requieren de montos mínimos de inversión de entre 10,000 y 20,000 pesos. Y está también Kuspit, que es el nuevo jugador en este mercado, y que te permite iniciar a invertir desde 100 pesos. Kuspit es una casa de bolsa 100% en línea, es decir, no tiene un banco por detrás como los ejemplos antes mencionados.

Esta semana platiqué con Kuspit, les cuento lo que averigüé:

Lo que busca Kuspit es “democratizar las inversiones”, es decir, que todo mexicano que ahorre 100 pesos pueda hacer que este ahorro crezca. ¿Te vas a hacer rico con 100 peso al mes invertido en la bolsa?, no creo, pero seguro vas a obtener rendimientos y aprender para cuando tengas un mayor capital.

Kuspit tiene en su sitio un simulador en el que puedes aprender a invertir en varios instrumentos paso a paso. El simulador es virtual y tienes 1 millón de pesos para que entres a la bolsa. Primero podrás invertir en deuda gubernamental y poco a poco, conforme pases los módulos informativos -no llevan mucho tiempo- podrás simular la compra de otros instrumentos hasta llegar a acciones. Puedes adquirir ETF’s, por ejemplo, o fondos de inversión de renta fija y variable, y hasta un cete. Por cierto, otro sitio que permite invertir desde 100 pesos es Cetesdirecto.com -aunque por este medio no puedas comprar renta variable solo deuda gubernamental-.

Si te sientes cómodo con la información que Kuspit te da en sus módulos informativos y ya has simulado un poco lo que harías con tu dinero puedes ligar tu cuenta de Kuspit a la bancaria y hacer transferencias de tu ahorro a tu propia Clabe bancaria de Kuspit e invertir tu dinero.

Y, ¿cuánto cuesta?

Utilizar el simulador el tiempo que quieras: nada.

Si das el paso a invertir hay un cargo anual de 0.99% del valor promedio de tu portafolio. Además, pagas un 0.40% por operación. Ve la tabla comparativa de comisiones para que veas cómo andan – esta tabla me la compartieron en Kuspit (al final del post).

Esta es otra opción que facilita el proceso de maximizar tus recursos. Si has estado pensando en que es hora de que tu ahorro sobreviva a la inflación y te ofrezca algo de rendimientos, revisa las opciones y toma la mejor decisión según tus necesidades. Recuerda que de las cosas más importantes al pensar en invertir es considerar cuánto estás dispuesto a perder (para saber tu apetito de riesgo) y cómo vas a diversificar tus inversiones para que no pongas todos los huevos en la misma canasta.

Mi experiencia:

Acabo de sacar mi cuenta hace poco. No le he invertido mucho tiempo, sigo el el proceso de inversiones en deuda y fondos por mercado. Así que voy en el segundo paso de instrumentos.

Los videos y la información proporcionada me parecen ágil y sencillos. Te hacen un examen después de ver un video y leer un texto corto que te ayuda a ver si estás listo para el siguiente nivel. No te dejan invertir en fondos por mercado si no pasas los tres exámenes correspondientes y has pasado por la etapa uno de entender deuda. Cada test toma, en serio, un minuto cuando mucho – esto si pusiste atención al video y la información escrita.

Me falta pasar por las secciones de fondos indizados, acciones y baja liquidez.

Simular las inversiones es divertido y ves qué puedes hacer con un millón de pesos. Sigo en el simulador, no he decidido si quiero ligarlos a mi cuenta de banco y hacer “trading” real. Lo que me queda claro es que si estás interesado en aprender, esto te va a ayudar.

La tabla comparativa de costos por comisiones:

En fin, los invito a informarse, a jugar o familiarizarse con la plataforma de Kuspit y las otras casas de bolsa en línea y pensar seriamente en dar ese paso a ser inversionista.

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter @vivircomoreina y Facebook www.facebook.com/vivircomoreina. 

 

 

 


Lo acepto. Hace un par de días perdí el tiempo pensando cómo sería vivir como la realeza inglesa -que en mi imaginación no tiene problemas de presupuesto- o como Carlos Slim, el hombre más rico del mundo.

Imaginé viajes ilimitados, compras ilimitadas, comidas en restaurantes de los que solo he leído reseñas e inversiones muy divertidas. Sí, aunque es una idea errónea, en ese momento pensé que si fuera millonaria sí invertiría en países que me suenan exóticos y prometedores.

Después regresé a la realidad. Es enero 2013, estoy más gastada de lo normal (sí, eso también lo acepto) y debo sentarme a trabajar porque este mes hay que pagar: tenencias, prediales, colegiatura (ups, me acabo de acordar que en eso voy tarde), y tarjetas de crédito.

Un día después volví a invertir tiempo en pensar en esto “del deseo de ser millonarios”. Y recordé lo que alguien una vez me dijo: ‘igual que otros, un millonario que no cuide su dinero debe vivir apretado por deudas, apretado por estar fuera de su capacidad de pago, estresado por cuentas por cobrar o pagar’. Entonces pensé: así, quizá no disfrute tanto viajar en avión privado para cenar en el Noma en Copenhagen, Dinamarca.

Y me repito. Es enero y seguramente todos nos sentimos un poco abrumados por las finanzas del año que apenas empieza, pero ser millonarios o ‘vivir como millonarios’ no depende de tener millones en la cuenta, sino de saber manejar el dinero que sí tienes. Es cierto, sin los millones no hay avión privado y viajes para comer en el Arzak, pero quizá puedas lograr probar la comida de Juan Mari y Elena si sacas puntos para un viaje con millas o ahorras el siguiente aguinaldo completo para que en 2014 puedas pasarla bomba en el verano en San Sebastián, España. (Sofía Macías acaba de escribir algo sobre esto del aguinaldo para las vacaciones)

“Vivir como reina y gastar como plebeya” es un espacio que me ayuda a aterrizar el vivir financieramente tranquila. Desde 2009 he buscado que por medio de la información que aquí comparto podamos todos vivir sin mucho estrés, pasarla bien con el dinero que sí tenemos y buscar las alternativas que tenemos al alcance de nuestras manos para vivir como realeza – o como la realeza de nuestras posibilidades.

Como ven en este post, a veces se me olvida y me dejo llevar por el sueño de los miles de millones o en las angustias de un mes complicado para las finanzas. Por eso regreso a este blog y se los comparto, para que entre todos busquemos la información, los instrumentos, las herramientas, los libros, los cursos, las clases y demás herramientas que nos ayuden a cuidar el dinero por el que trabajamos todos los días del año.

Es 2013. Es el cuarto año de este espacio y me encantará que sea uno en el que compartamos información, exijamos a nuestras instituciones financieras el servicio que merecemos y los instrumentos que queremos para invertir nuestro dinero. Los invito a de verdad hacer un esfuerzo porque todos -juntos- logremos “Vivir como reina (o rey) y vivir como plebey@”.

La libertad financiera no depende de los millones que tengamos o no tengamos, sino de cómo manejamos el dinero que sí tenemos y lo maximizamos para vivir felices.

Buen inicio de año y buenas finanzas para todos.

Por cierto, una primera recomendación para cuidar el dinero, es que se echen un clavado a este sitio nuevo de Robero Morán, antes editor de la revista Dinero Inteligente: Dinero Dinero

Espero sus comentarios en la zona de opinión y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina y Facebook www.facebook.com/vivircomoreina. 

 


Escribí un artículo sobre créditos que saldrá pronto en Dinero Inteligente y en la entrevista que le hice a Marco Carrera de Condusef, me dijo que parte del problema con los créditos en México es que seguimos diciendo: “tomé este préstamo porque el del banco me dijo que era bueno”.

Y, ¡zaz!, unos meses después tienes un problema y no puedes pagar y empieza la bola de nieve de intereses. O, no leíste bien el contrato y no te fijaste que en tu crédito hay penalización por pagos adelantados y cuando quieres saldar tu deuda te sale caro. Hay, y todos tenemos un ejemplo, miles de estos casos.

Quien no hace la tarea, pierde. Y Carrera de Condusef tiene razón. Si no somos capaces de entrar a internet y revisar los -sí lo acepto- espantosos sitios de internet de los bancos y averiguar la tasa de interés que nos van a cobrar por el dinero que nos van a prestar, estamos fritos. Y que quede claro que solo pido que comparemos un elemento, cuando para hacer bien la tarea hay que tomar en cuenta todos los elementos del crédito.

Pero para no aburrirlos, les dejo un ejemplo de lo que pueden averiguar -y ahorrarse- entrando a comparar un crédito:

Los créditos de nómina.

Es muy fácil, para quienes tienen nómina, pedir a su banco un crédito. No te preguntan para qué quieres el dinero, al final, saben cuánto recibes de sueldo y qué día te depositan, y como de ahí se pagarán ellos primero, entonces, te prestan. En general, no necesitas más de 10 minutos para sacar este préstamo. Es como tu sueldo por adelantado. El problema es que la diferencia de las tasas de interés entre un banco y otro son enormes. En serio.

Miren este comparativo de Condusef: La diferencia por un crédito de 10 mil pesos a pagar en 12 meses es de una tasa -la más baja- de 20% versus la más alta de 45%. Y si hablamos de los personales entonces puedes llegar a pagar una tasa de interés de 102%.

Para llegar a este comparativo me tardé cuatro minutos en internet. Por no invertir este tiempo tú podrías pagar por un préstamo de 10 mil pesos, lo doble. ¿Te sigue dando flojera averiguar sobre el dinero que vas a pedir prestado?

Les dejo otro ejemplo con tarjetas de crédito: Si tienes una básica, puedes pagar entre 32% y 53% de intereses; si tienes una clásica puedes pagar entre el 15% y el 71% por no ser totalero. Una vez más, me tardé tres minutos en sacar esta información.

¿No crees que sea buena idea comparar el plástico que tienes con el de otras instituciones para ver si no te está saliendo cada tu flojera?

Espero sus comentarios en la zona de opiniones y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina.

 

 


Sí, existe ya un crédito hipotecario que podría ayudarte a pagar la universidad de tus hijos, o iniciar ese negocio que tanto has deseado.

¿Qué necesitas tener? Una casa.

BBVA Bancomer anunció hoy su nuevo producto, el crédito hipotecario liquidez, que permite que utilices tu casa para obtener dinero en efectivo. En otras palabras, hipotecas tu casa entre 5 y 15 años y obtienes un dinero para la universidad de tus hijos, tu maestría o invertir en un negocio.

El crédito es a tasa fija y te presta hasta el 70% del valor de tu casa. No tienes que decirles para qué quieres el dinero y no te cobran comisión por apertura.

La tasa es de 13.7%. Un crédito hipotecario para conseguir casa tienen tasas de interés alrededor del 10%. Y aunque es un poco más caro, tiene beneficios, por ejemplo, es más barato que los créditos de nómina o los personales.

“Es una oportunidad interesante para gente que no sabe cómo hacer para pagar la universidad de sus hijos, que es el desembolso más grande de una familia y lo debe hacer por cuatro años”, me dijo Enrique Medina, director de desarrollo de negocios de la banca comercial de BBVA Bancomer, quien añade que puede servir para otro tipos de objetivos personales y familiares, por ejemplo, puede ayudar a una persona jubilada, con casa propia, y ganas de iniciar un negocio.

Ahora, tomar la decisión de hipotecar tu casa para lograr una meta financiera no es una decisión sencilla. Muchos dirán que es un riesgo.

En realidad si conoces tu nivel de endeudamiento, tu capacidad de pago y el plazo de la meta es similar al del crédito, dice Medina, puedes aprovechar los instrumentos que ofrece el mercado. Según Fernando Soto-Hay, director general de Tu Hipoteca Fácil, lo recomendable es que saques el 30% del valor de casa en este tipo de créditos y trates de que no sea más del 50%.

Es cuestión de cada usuario encontrar los instrumentos correctos para alcanzar sus objetivos, sin meterse en líos financieros.

Pero si hay productos específicos para pagar la universidad de tus hijos, ¿por qué usar este?

Es cierto, hay seguros educativos que pagas durante años para poder pagar una licenciatura. Pero si estás a punto de que tu primer hijo entre a la universidad y nunca hiciste lo del seguro, quizá este instrumento ayude.

Igual que si ya no tienes un ingreso fijo y no te quieres quedar sin liquidez para iniciar tu nuevo negocio. En este caso, Soto Hay recomienda que sea un negocio que conozcas, que tu socio -si tienes uno- entienda, no en un negocio que no tienes idea de qué trata o que te ha recomendado el vecino. De hecho, Soto Hay recomienda que si vas a invertir el dinero de tus ladrillos en un negocio, sea el que ya tienes y que quieres hacer crecer.

Otra función de este tipo de créditos, cuenta Soto Hay, es el deshacerte de deudas incómodas, como las familiares.

Según un comunicado que me acaba de llegar de BBVA Bancomer, la institución financiera planea otorgar 36,000 créditos hipotecarios este año, de los cuales 10% quiere que sean para este producto.

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación por Twitter en @vivircomoreina.

 


Fui al banco a recoger una chequera. La persona que me atendió me ofreció un servicio que blinda las chequeras y los plásticos de eventualidades.

Si te clonan la tarjeta y tienes este blindaje, entonces tienes 72 horas para darte cuenta del mal uso de tu tarjeta, bloquearla y te regresan el monto hasta un tope que depende de qué producto decidas contratar.

Y algunos de ustedes se preguntarán: ¿pero eso lo hace el banco de todas maneras, correcto? Es decir, si me clonan mi tarjeta y doy a aviso, me deben regresar el monto que se utilizó de forma incorrecta, ¿correcto?

Pues no necesariamente. El banco mete tu solicitud de queja por el mal uso de tu plástico y un comité determina en un cierto número de días si te regresan todo, parte o nada de dinero.

El empleado de mi banco me hizo pensar: ¿debo contratar un seguro que cubra falsificaciones de tarjetas, robo de cheques, asalto en cajero, o transferencias hackeadas?

Un dato que me hizo pensar más sobre este servicio:
En 2011 se reportaron cerca de 160,000 fraudes de tarjetas de crédito y débito ante la Condusef.

No tengo una respuesta todavía. Tengo todos los seguros que considero necesarios: vida, auto, gastos médicos, hogar. Pero no había pensado en uno para mis objetos y actividades financieras.

Ya me han clonado la tarjeta de débito. De hecho, dos veces. En ambas ocasiones me regresaron el dinero que se utilizó, aunque casi un mes después del hecho. Quizá por eso no había considerado la idea de pagar una mensualidad por si me llegan a robar un cheque.

Es como el seguro que se paga por el celular. Para muchos es una tontería, hasta que les roban su aparato.

Yo sigo en proceso de decidir si necesito este producto. Pero les planteo un poro el funcionamiento del servicio:

1. El monto que cubre el seguro más bajo es de 50,000, cobrando una mensualidad de 88 pesos. Y cubre 4 eventos por el 25% del monto máximo, es decir, tarjetazos de 12,000 pesos, por ejemplo.

2. El seguro incluye accidentes personales o daños por un asalto en el cajero.

3. El seguro cubre todos los gastos hechos por la persona mal intencionada desde 72 horas antes del bloqueo de la tarjeta. Muchos bancos no regresan el dinero que se utilizó las 72 horas antes de que llames a bloquear tu plástico..

Todo me lleva a pensar que es un servicio que debo tener. Pero no me he animado a regresar a la sucursal a contratarlo.

¿Qué opinan ustedes?, ¿quién tiene este tipo de servicios?, ¿cómo les ha funcionado?

De verdad me interesa mucho conocer sus experiencias y opiniones, espero leerlos en la sección de comentarios. Y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina


Ayer estuve en un seminario de manejo de activos y escuché a un par de manejadores de fondos y expertos hablar de este sector.

Les voy a compartir un par de datos y comentarios con la intención de que pensemos –los que no somos expertos, sino clientes o clientes potenciales de estos expertos- qué queremos hacer con nuestro dinero.

- En México hay 30 operadores de fondos que ofrecen 544 fondos de inversión.
- Hay 2 millones de clientes que tienen dinero invertido en fondos, sólo 165,000 están en renta variable.

Pocos aprovechamos los beneficios que el mercado ofrece para hacer crecer nuestro dinero. No creo que invertir todo lo que tengamos en deuda sea malo. Me parece que hemos olvidado que en un contexto de volatilidad, aunque se busque seguridad para mantener el dinero, hay que aprovechar oportunidades de inversiones a largo plazo y diversificar.

De hecho, ayer Pierre Emmanuel Bouyer de BNP Paribas en Nueva York, inició su charla cuestionando la diversificación de activos. Y es que durante la crisis por más diversificado que estuviera un portafolio, todo activo tuvo pérdidas. Esto me deprimió un poco, la verdad, pues son partidaria de la diversificación. Y estaba a punto de llamarle a mi asesor para regresar el 100% de mi portafolio a deuda cuando Bouyer demostró que si se hubiera invertido en materias primas o commodities hace ocho años se hubiera podido minimizar la volatilidad provocada por la crisis porque estos activos no reaccionan al mercado sino a otros factores como la oferta, la demanda o el clima.

Entonces, el principio de diversificación sigue en pie, la cosa es que el asesor encuentre contigo qué tipo de diversificación conviene…

Obviamente, decía Bouyer, este análisis se puede hacer sobre el pasado y no es tan fácil cuando se piensa en el futuro, pero como inversionistas: ¿queremos hacer crecer nuestro dinero o sólo protegerlo de inflación?, ¿queremos buscar activos que nos permitan obtener valor agregado y ayudarnos a lograr nuestras metas a largo plazo o sólo hacernos sentir tranquilos de que seguimos juntando bajo el colchón?

Hugo Petricioli de Franklin Templeton decía que en México los manejadores de fondos no han logrado convencer a la clase media de que hay que invertir. Tiene razón. Sólo los manejadores de fondos y los que trabajan en Fóndika, GBM, Santander o la operadora o distribuidora que ustedes elijan saben cómo funciona el mundo de los fondos y los beneficios de invertir en ellos. Si ellos no buscan cómo explicar a los clientes por qué conviene, cuánto cobran por estar con ellos y no dicen cómo es que les importa cuidar el dinero que se pone en sus manos, no van a lograr que los mexicanos maximicemos nuestro ahorro.

Ahora, no dejo fuera lo que siempre he dicho de que somos los ahorradores los responsables de informarnos y buscar opciones; de educarnos en cuanto a lo que es mejor para nuestro dinero. Pero, después de lo que escuché ayer, creo que debemos hacer una mancuerna entre clientes y expertos en el sector. Nosotros -los clientes- debemos informarnos y pedir lo mejor para nuestro dinero, ellos -los expertos- deben explicarnos bien por qué debemos darles nuestro dinero.

Ustedes, ¿en qué invierten? Y, ¿por qué invierten o no en fondos?

Espero sus comentarios en la sección de opinión y sigamos la conversación por Twitter en @vivircomoreina.

 


“Es que me la paso pagando comisiones por todo”, me dijo un conocido esta semana.

Y, en parte, tiene razón. Todos sentimos que hay mil y un comisiones injustas que pagamos a diario.

¿Pero realmente son injustas?

Las instituciones financieras son negocios, no beneficencia pública y deben cobrar por el trabajo que hacen por nosotros. De hecho, la definición de comisión, según la Condusef, es la “cantidad que se cobra por proporcionar algún servicio”.

No me voy a poner del lado de las instituciones financieras, pero sí hay que poner todas las cartas sobre la mesa.

Es normal que debamos pagar por un servicio, pero está en nosotros escoger las instituciones que menos comisiones cobran.

La línea delgada que a veces olvidamos es que cuidar nuestras finanzas personales es tarea individual. Por lo tanto, si no leemos contratos y comparamos productos, podríamos estar pagando comisiones extras –no necesariamente injustas-.

Un par de recomendaciones para pagar menos comisiones:
-       Si vas a pedir dinero prestado, averigua las comisiones por apertura de créditos en las instituciones.
Si vas a ir al mercado informal, también pregunta y compara.

-       En las cuentas de cheques una de las comisiones que puedes evitar es la del saldo mínimo. Algunas cuentas cobran comisiones por no tener un saldo mínimo, pregunta si la tuya lo requiere, de cuánto es el saldo mínimo y pregunta si tienen opciones que o cobren esta comisión (sobre todo si eres de los que de vez en cuando suele dejar su cuenta con 100 pesos).
Según datos de la Condusef, una de las grandes fallas de las cuentas de cheques en México es que tanto en contratos como en folletos informativos es frecuente que nos se informe del monto que se cobra en las comisiones, por lo que debes preguntar.

Las mejores y peores cuentas de cheques, según Condusef son:
3 mejores: Banorte, HSBC e IXE
3 peores: Multiva, Bansi y B X +

-       En tarjetas de débito intenta sacar efectivo de los cajeros de tu banco para no pagar la comisión.

-       Revisa en qué afore estás. Es en serio, las comisiones han bajado mucho, de hecho en los últimos 5 años ha habido una reducción promedio de 63% en el cobro de comisiones.
Según datos de Consar, 1 punto porcentual de diferencia en rendimiento puede resultar en 30 puntos porcentuales de diferencia en el monto de dinero que obtengas a la hora de tu retiro.

Aún así existen diferencias importantes entre cada afore. Según datos de Consar, la afore que combra menos comisión es PensionISSSTE, luego Inbursa y después Banamex. Las que más comisión cobran son Coppel, Invercap y MetLife.

PERO recuerda que lo que debes comparar no es sólo el monto de la comisión, sino lo que la Consar llama ‘rendimiento neto’ que es el rendimiento que te da tu afore menos la comisión que te cobra. Para revisar esto entra a esta liga en el sitio de Consar y da click a la Siefore según tu edad.

Por ejemplo, en la Siefore Básica 4 que es para personas entre 27 y 36 años:
Las mejores afores según el rendimiento neto son: Invercap, Banamex e ING (que por cierto ahora es Sura).
Las peores son: Inbursa, Banorte Generaly (que ya se fusionó con Afore Siglo XXI) y Coppel.

¿Qué otras recomendaciones se les ocurren para dejar de pagar algunas comisiones?

Espero sus tips en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina.

 


Foto: Cortesía Dinero Inteligente

En el post anterior, la cadena que está ligada a otros blogs financieros, podrán ver que hay lecciones financieras en todo, hasta en las películas. Esto me regresa a la serie de posts que he ido compartiendo con ustedes sobre lo que aprendemos de dinero en la familia y cómo compartimos con las siguientes generaciones nuestra relación con este medio.

Entrevisté a tres personajes: el actor Rafael Sánchez Navarro, la escritora Brenda Lozano y el financiero Manuel Somoza, quienes compartieron sus lecciones de finanzas.

Después un asesor financiero, Mauricio Medina, director general de Planifik, analizó sus experiencias y escribió un comentario. La idea es aprender de otros, pero con asesoría experta.

En este post comparto con ustedes la entrevista y las lecciones de Rafael Sánchez Navarro.

El actor: Rafael Sánchez Navarro, 53 años
- Ahorro, dinero y libertad
“De cada dos pesos que entren, guarda uno” decía la abuela Julia a Rafael Sánchez Navarro, quien participa en la puesta en escena de ‘Por el gusto de morir bajo el volcán’, una adaptación del clásico ‘Bajo el volcán’ del inglés Malcom Lowry.
Sánchez Navarro ha seguido el consejo. Así logró llegar a un punto en el que dice que lo más importante que el dinero le ha comprado es “la libertad de poder hacer los trabajos que quiero y de no hacer los trabajos que no quiero, de vivir como quiero y de hacer las cosas que quiero. Para eso sirve el dinero sobrante, cuando lo hay”, dice. Esta, dice, es la gran lección.

- A ganarse la vida
A la siguiente generación le dice: “Lo que me decía mi padre: aprende a trabajar, aprende a ganarte la vida y entiende que no es lo mismo. Aprender a ganarte la vida, a hacer que el dinero que entre te rinda para una vida digna es muy complicado y tiene mucho mérito”.

- Las volatilidades y las inversiones
Otras lecciones que comparte el actor están relacionadas con su experiencia personal, durante el sexenio del Presidente José López Portillo Sánchez Navarro vio desvanecer una cuenta bancaria que había ahorrado en dólares. “Me dio mucho rencor porque era muy joven y la primera lección que aprendí fue que una decisión política podía pulverizar el patrimonio de la gente”.
Por esta y otras devaluaciones sólo cree en las inversiones en bienes raíces “algo que es sólido, lo ves, lo tocas y lo puedes comprar y vender. En eso sí creo y me parece una inversión inteligente y un negocio noble”. Cuatro años tardó en comprar su casa al contado y 20 años después cree que podría venderla a por lo menos el doble de la inversión inicial.
El actor mexicano, hijo de Manolo Fábregas, también cree en inversiones en arte o antigüedades.

- Seguros, ¿sin seguros?
“Me da vergüenza decirlo, pero no creo en los seguros”, dice Sánchez Navarro.
Hoy sólo tiene asegurado su automóvil, por obligación civil, pero prefiere tener dinero ahorrado para cualquier eventualidad médica. No obstante, acepta, “mi filosofía es poco ortodoxa y no es lo más recomendable”.

El análisis: Que el miedo no obstruya tu patrimonio
Por Mauricio Medina, director general de Planifik, una empresa de asesoría en finanzas personales. Puedes seguir a la empresa en @Planifik_Asesor.
Rafael Sánchez Navarro resume en una oración cómo ser financieramente responsables: “… hacer que el dinero que entre te rinda para una vida digna es muy complicado y tiene mucho mérito”. Esta frase llevada a la práctica te hará llevar una buena relación con tus finanzas, ahorrando e invirtiendo.
La experiencia en cuentas de inversión llevó a Rafael Sánchez Navarro a desconfiar de estos instrumentos, pero el riesgo es un componente inherente de toda inversión. Por ejemplo, él confía en los bienes raíces, pero de la misma forma en que el tipo de cambio puede sufrir una devaluación y mermar el capital invertido, un bien inmueble está expuesto a otro tipo de riesgos que pueden modificar el valor del activo.
Para algunas personas la inversión en bienes raíces es más segura, pero es una realidad que la liquidez no es tan alta como en otro tipo de instrumentos y hay que considerar esto a la hora de decidirse por este tipo de activos. En otras palabras, el día que necesitas dinero en efectivo rápido puedes llegar a mal-vender tu activo y perderle dinero a tu vivienda.
Lo cierto es que diversificando lo invertido se minimiza el riesgo del patrimonio, así se pueden tener activos con diferentes retornos esperados, liquidez y horizontes de inversión. Esta es la clave para estar seguros.
Aunque estemos tranquilos con nuestra situación financiera, existe un riesgo potencial si no contamos con pólizas de seguros. Alguien podrá ser capaz de contar con los recursos para pagar algún tratamiento médico o reparar un coche chocado, sin embargo, hasta que no suceda una eventualidad sabremos si nuestros ahorros son lo suficientemente grandes para hacerles frente. Esa incertidumbre muchos no están dispuestos a averiguarla. No todos deben, como bien reconoce Rafael Sánchez Navarro, omitir el pago de seguros.

Espero sus opiniones en la zona de comentarios y sigamos la conversación en Twitter en @vivircomoreina.



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones