La crisis en la Unión Europea no es sólo económica: es cultural, social y política. La caída de las economías griega, italiana y española suscitan nostalgia por la antigua moneda nacional, que dependía de los bancos de cada país. Se extiende la opinión- apenas sustentable- que la autonomía bancaría perdida podría haber resistido y resuelto las crisis de estos países.
Aún más: la influencia determinante de Alemania en los asuntos europeos suscita una grave pregunta: quién gan+o finalmente la guerra? Si Berlín fue conquistada por los aliados en 1945, cómo se explica esta victoria económica de los alemanes, que dictan de hecho la política en Grecia y que, indirectamente, promueven las masivas manifestación que se preparan en Españoa ?
Y más todavía: es la Unión Europea el antídoto para evitar nuevos hechops bélicos que han destrozado a este continente durante siglos ? No está induciendo un nuevo tipo de desorden, esta vez no con armas militares pero con severas decisiones económicos?
Y cuál será el resultado de las próximas elecciones en Francia para el resto de la Unión? Si ganan Sarkozy y los grupos nacionalistas adversos a la migración africana, hacia dónde se encaminarán estos migrantes que apenas tienen trabajo y libertades en sus países de origen ? Probablemente, invadirán regiones que hoy padecen gravemente la crisis económica y financiera de Europa, acentuando las dificultades que de suyo ya tienen.
El desasosiego en la Europa unida se extiende. Sus líderes hablan sólo sobre economía. Descuidan la sensibilidad cultural y las preguntas acaso inocentes del ciudadanop común. Berlín y París deberían ser más sensibles a este insurgente ánimo.

Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones