La información que tengo indica toda que el abogado Rosenberg tenía una reputación intachable y era sumamente respetado y admirado en Guatemala. De tal manera que en caso que su asesinato haya sido “de Estado”, ahí radicaría un error de cálculo del gobierno del País; falló en calcular las consecuencias de haber eliminado a alguien, no de alto perfil, pues eso en realidad no es problema, sino con un record limpio y sin elementos oscuros que permitieran al menos tener dudas sobre quién y porque lo mataron.

Sin embargo el error principal del gobierno de Guatemala, de haber sido él quien ordenó su asesinato, no habrá sido en sí el asesinarlo – pues si creemos  la historia del mundo pero sobre todo las leyendas urbanas, asesinatos de Estado suceden en todas partes sin problema- habrá sido el advertirle a Rosenberg que lo eliminarían. Es que fue precisamente la certeza de que lo asesinarían lo que motivó a Rosenberg a realizar el video acusatorio, colocando en efecto al abogado siempre un paso delante de sus asesinos.

Para ser la de Colom una Presidencia mafiosa y asesina, es demasiado cándida e inocente, pues el advertirle con antelación de su eliminación a un abogado valeroso y honrado, educado en Harvard que lo asesinarían, fue ponerle en sus manos el arma con la que el propio abogado eliminaría a la presidencia Colom. Eso es lo que ahora estaría pagando el Presidente de Guatemala.

 Pero fue realmente la presidencia de Guatemala la que ordenó eliminar a Rosenberg? Si esto, como lo afirma el Presidente Colom es un complot, entonces Colom tiene por enemigo al hijo de Maquiavelo y Lucrezia Borgia. Alguien tan siniestro e inteligente como para –primero- lograr convencer a Rosenberg de que la Presidencia Colom lo asesinaría, y –segundo- convencerlo de que haga un video acusatorio contra Colom, con lo que el supuesto enemigo de Colom tendría la oportunidad de asesinar a Rosenberg limpiamente con la responsabilidad cayendo sobre su verdadero objetivo; Alvaro Colom.

He hablado con varios observadores en Guatemala –gente regularmente bien enterada- y todos están convencidos de que se trata de un crimen “de Estado”. Sin embargo la tendencia es la de creer que Alvaro Colom per se no habría sido el de la decisión e incluso ni conocido del hecho. Mas bien sería alguien de su oficina, uno de sus allegados, los que Rosemberg nombra a detalle y varias veces.

Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones