(Ensayo elaborado por Gabriel Huerta García, alumno de la Licenciatura en Derecho de UVM Campus Zapopan)

 

Párrafo clave/abstract:

Lo más inquietante es que la crisis demográfica y la económica se potencian recíprocamente, en una espiral mortal. Cuanto más envejezca la población, más difícil será que pueda remontar la economía, pues el gasto en pensiones y sanidad requerirá una elevadísima presión fiscal. Y viceversa, el oscuro horizonte económico disuade a las parejas de procrear y obliga a los jóvenes a emigrar. En México aún no sucede, pero al parecer allá vamos, al parecer …sólo en unas cuantas décadas.

 

En un ensayo que escribí anteriormente, y en el cual, hago ver los peligros que implica la reducción de la natalidad bajo el sofisma de que la familia más pequeña vive mejor, o dicho de una manera más coloquial, “entre menos burros más olotes”, en este ensayo, hago una semblanza de la situación española, cuya idiosincrasia y cultura, por evidentes razones es la que más se asemeja a nuestro país de entré los países del viejo continente, y hace más entendible lo que pretendo establecer en el presente escrito.

España es ya un país de hijos únicos, y es uno de los países denominados PIGS, (Portugal, Ireland, Greece & Spain) no precisamente conocidos por su éxito financiero. La fertilidad en la “madre patria” es de 1.26 hijos por mujer, una de las más bajas de la historia de la humanidad, encontrándose a un 40% por debajo de la tasa mínima necesaria para obtener el reemplazo generacional (2.1 hijos/mujer) requerida para mantener estable la población, y la economía. De seguir así, cada generación será un 40% más reducida que la anterior. España perdió ya habitantes en 2012 y 2013. La natalidad española se hundió a finales de los 70, misma etapa en que en México se hizo hincapié en esos menesteres; España comienza a perder población apenas la anualidad pasada y esto fue porque a partir de 1998 la crisis demográfica fue disimulada por una excepcional avalancha de entré cinco y seis millones de inmigrantes, que duró hasta 2008, cuando se hizo evidente el desempleo y la crisis que atraviesan los PIGS.

Esa oleada fue motivada por el boom económico de 1998-2007 bajo los mandatos de Aznar y el partido Popular. No volverá a repetirse. Ya España no atrae migrantes. No es atrayente ir a un país con tasas de desempleo inverosímiles y donde si los naturales del lugar carecen de oportunidades, no se diga los extranjeros, máxime los latinos.

Si la fertilidad se mantiene como está, y sin contar el saldo migratorio (negativo desde hace unos años: emigra más gente de la que inmigra), la población española caerá en 0.6 millones para 2022 y en 1.8 millones para 2030, según cálculos de la Fundación Renacimiento Demográfico. Pero si presuponemos la persistencia de un saldo migratorio negativo, el desplome sería más rápido. Las previsiones de la Seguridad Social –según el informe financiero anexo a los Presupuestos de 2015- contemplan una caída de población de nada menos que 2.5 millones para 2023.

Lo decisivo, en todo caso, no es la población total, sino la estructura de edades. Y ahí todas las proyecciones son catastróficas, discrepando entre sí tan sólo en la rapidez con que llegará el desastre. El porcentaje de personas de más de 65 años aumentará constantemente, mientras desciende el de jóvenes. Desde 2010, el número de españoles en la franja de edad 25-40 se reduce en un 3% cada año. La relación entre jóvenes y jubilados se va a deteriorar constantemente: actualmente hay 3.6 españoles entre 20 y 64 años por cada español de 65 ó más; en 2035, habrá 1.9. Dentro de sólo veinte años, cada dos activos tendrán que asumir el sostenimiento de un jubilado.

Me gustaría que alguien me explicase cómo podrán pagarse las pensiones entonces, y para allá justamente, va nuestro país. En el IMSS que ofrece un pésimo servicio, en parte por mantener su gruesa, y un tanto inoperante nómina y por otra por las pensiones en las que se va una buena parte del presupuesto de dicha institución. El sistema público de pensiones entrará en fase crítica muy pronto: se irán jubilando las nutridas cohortes de los nacidos en los 50 y 60, y se echará de menos a los cotizantes que no nacieron en los 80′s y 90′s (pues se arrastran ya tres décadas de natalidad raquítica). Es una amenaza que se cierne sobre España a lustros, no a siglos. La mayoría viviremos para verlo incluso en México, donde en lugar de pirámide poblacional, cada día vemos lo que se asemeja a un cono invertido.

Considero que los extremos son malos, tanto traer al mundo a niños que a los que no se les puede dar un correcto sostenimiento, tanto económico, como afectivo; y también el caer en el egoísmo de los proyectos personales, en los cuales, primero se encuentra el desarrollo personal y como algo que da miedo entre la juventud actual,  el asumir la responsabilidad de establecer vínculos serios que conllevan a la formación de lo que es un tesoro infravalorado y que a fin de cuentas es la célula básica de toda sociedad y de toda civilización, es decir la familia. Es increíble como hoy día, se trata mejor a un animal que a un ser humano, y no se conceda la importancia debida a la familia como institución ni se vea por el bien común y la dignidad humana.

Benedicto XVI señaló correctamente que a Europa le falta humanizarse para recuperar su esplendor de antaño. Lo más inquietante es que la crisis demográfica y la económica se potencian recíprocamente, en una espiral mortal. Cuanto más envejezca la población, más difícil será que pueda remontar la economía, pues el gasto en pensiones y sanidad requerirá una elevadísima presión fiscal. Y viceversa, el oscuro horizonte económico disuade a las parejas de procrear y obliga a los jóvenes a emigrar.

En una sociedad sensata, la búsqueda de medidas reanimadoras de la natalidad se habría convertido en la gran prioridad nacional. Pero España se caracteriza por una suicida inhibición al respecto. El PP en el poder ha ignorado absolutamente la cuestión demográfica, en tanto, la izquierda desconfía de la inquietud demográfica: como Franco promovía las familias numerosas, el natalismo es franquista. En México ocurre lo mismo, las familias numerosas son cosa del pasado, y en todo caso de gente “mocha y retrógrada” apegada a la Iglesia.

Tener hijos es visto como una bendición en muchas culturas, y en los grandes imperios fue visto como símbolo de abundancia; es sin duda, algo noble, virtuoso, patriótico; quien decide tener hijos está rindiendo un servicio insustituible a la sociedad. Rusia consciente de ello ha impulsado una política para favorecer la migración, el gobierno de Putin ha salido avante de la crisis europea en base a favorecer a la familia como institución y con medidas señaladas por sus detractores como discriminatorias; pero al fin, efectivas para hacer frente a los nuevos retos económicos, conscientes de que el recambio generacional es la herramienta primordial para sostener su crecimiento económico, en medio de la hecatombe europea.

En la actualidad, tanto las leyes como los criterios morales dominantes siguen tratando la reproducción como un capricho privado que la sociedad no tiene por qué primar. A algunos les gustan los niños, a otros no; y sobre gustos no hay nada escrito.

Una perspectiva natalista consecuente necesitaría erradicar un dogma firmemente arraigado: el de que todos los estilos de vida privada valen lo mismo («vive y deja vivir»; «¿quién soy yo para juzgar?»). Pero no es cierto: el modo de vida de un matrimonio con siete hijos es socialmente más valioso que el de quien declina reproducirse, demasiado ocupado en realizarse profesionalmente, en «conservar su libertad» y/o en cambiar de pareja con frecuencia. Si queremos recuperar natalidad, habrá que lanzar una campaña cultural -que debería empezar en las escuelas- de revalorización del matrimonio y de la transmisión de la vida. Ayudarían mucho series de TV que incentivaran el dicho ideal, en lugar de la promiscuidad a lo «Física y Química». No se tienen niños porque hay cada vez menos familias estables: la gente ya no se casa, o lo hace a una edad avanzada (los 35 de promedio). Todo esto sonará a muchos «reaccionario»; pero, como dijo memorablemente Margaret Thatcher, «los hechos de la vida son conservadores».

En síntesis, mundo se presenta generalizadamente el envejecimiento de la población, siendo el continente europeo donde es más palpable esta situación. Algunos países han sabido reaccionar y hacer frente a dicha situación, convencidos que no es el exceso de población lo que evita que haya recursos suficientes, sino la incorrecta administración de recursos, las medidas propuestas para el presente ensayo basadas en el modelo ruso, tienen grandes alcances para prevenir más que para corregir siendo por tanto, eficaces y eficientes. Este es un tema que a todos atañe, y que se debe tomar partido para hacerle frente y evitar las catastróficas consecuencias que ya padece el continente europeo pues no supieron hacer valer su derecho humano de decisión personal y autodeterminación y permitieron que sus gobernantes faltos de visión les arrastraran a la crisis actual, crisis que en aún México se puede eludir, si los gobernantes lo abordan con la prontitud que el problema merece.

 

REFERENCIAS

Álvarez Londoño (2007) Derecho Internacional Público. Madrid, España Pontificia Universidad Javeriana

Fernández-Santamaría, J.A. (1986).Razón de estado y política en el pensamiento español del barroco (1595-1640). Madrid; España Centro de Estudios Constitucionales

Fernández García E. (1997). Entre la razón de estado y el estado de derecho: la racionalidad política. Lisboa, Portugal Librería-Editorial Dykinson

Hernández Bingas H (2005). Población, crisis y perspectivas demográficas en México. México D.F. UNAM

Liliana B. Irizar, (2009) Humanización de la Vida Sociopolítica: Según Cáritas in Veritate. Madrid España, Editorial San Pablo

Montoya Martín del Campo, (2004) A. México hacia el 2025 Centro de Estudios Estratégicos Nacionales

 


(Ensayo elaborado por Gabriel Huerta García, alumno de la Licenciatura en Derecho de UVM Campus Zapopan)

 

Hablar de Seguridad Pública resulta un tema polémico siempre, y hablarlo en nuestro país, con sus altos índices de corrupción y violencia, resulta aún más. Sin embargo, como tema central de este ensayo habrá que enfocarse en otro sentido, ¿Es realmente la Seguridad Pública un Derecho Humano? Y no sólo eso, ¿Está consagrado en el Derecho Mexicano de manera efectiva?

Para responder de mejor manera hay que partir de lo descriptivo para pasar al ámbito cualitativo, para esto hay que abordar ciertos conceptos que servirán de base para este ensayo. En primer lugar, ¿qué es Seguridad Pública? Según Verónica Valencia (2002) tenemos que: “La seguridad pública se entiende…, como la garantía que debe brindar el Estado para el libre ejercicio de los derechos de todos los ciudadanos.” Partiendo de la definición anterior, es el Estado quien debe garantizar el ejercicio de los derechos del ciudadano, por tanto que la propia Constitución en su artículo 21, párrafo noveno al calce refiere: “La Seguridad Pública es una función a cargo de la Federación, el Distrito Federal, los estados y los municipios, que comprende la prevención de los delitos; la investigación y persecución para hacerla efectiva, así como la sanción de las infracciones administrativas, en los términos de la ley, en las respectivas competencias que esta Constitución señala…”.

Entonces habrá que responder, ¿Cuál es el fin último de esta Seguridad Pública? Es al parecer del autor del presente, la existencia de un Estado de Derecho y de Hecho que permita el ejercicio pleno de las Garantías Individuales y de los Derechos Humanos de los ciudadanos. Es, con precisión, en ese “ejercicio pleno de las Garantías Individuales y de los Derechos Humanos” lo que habremos de analizar en este ensayo, ¿se puede decir que en México existe ese ejercicio pleno para todos sus ciudadanos con la libertad de la que tenemos derecho?

Por otro lado, y únicamente para efectos de este ensayo y por su enfoque, habremos de considerar a la “Seguridad Ciudadana” y la “Seguridad Pública” como conceptos similares en el ángulo de este ensayo, pero no por tanto querrá decir que son conceptos iguales.

 

​En México, como en muchos países de América Latina según lo dicho por la Comisión Interamericana Derechos Humanos (CIDH) en su Informe sobre Seguridad Ciudadana y Derechos Humanos (2009), se vive la alarmante situación en que los índices de violencia y corrupción han aumentado a tal grado, que resulta una situación más preocupante que la propia pobreza existente en el país, esto nos lleva a pensar, ¿en qué se está fallando?

Según podemos observar, en el “Índice de Paz México 2013” emitido por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), donde se hace un análisis del grado de paz en México y en los estados en particular, además de comparar “la calificación de México con las medidas de paz globales, incluida una comparación regional con otros países de América Latina…” nos dice que durante los últimos 10 años hubo un decremento en el índice de paz de un 27.5%, ¿por qué?

 

El Índice de Paz México 2013 concluye que:

- El descenso en el índice de paz se relaciona en gran medida al incremento en la tasa de homicidios.

- Al hablar de eficiencia en el sistema de justicia mexicano, observamos en los últimos 10 años un deterioro del 19% desde el 2007.

- Atribuye también el descenso de este índice a la guerra contra las drogas.

- Se dio un aumento en el número de armas que han sido introducidas ilegalmente en nuestro país en la última década.

- En relación con lo anterior se registró un incremento en un 117% de los delitos cometidos con armas de fuego.

- Aun cuando en los últimos 2 años se ha registrado un pequeño aumento en el IPM, nos dice que no es seguro que realmente México haya entrado en una “racha de paz”.

-  Sigue aumentando el número de homicidios sin condena a pesar de reducirse los niveles de delincuencia organizada y delitos con violencia, ¿qué nos dice en primer lugar esto? Que existe cierta corrupción en el sistema judicial que propicia esta situación.

 

Es importante observar también que en México, la percepción de la sociedad sobre la corrupción ha sido afectada por esta violencia e impunidad que ha asechado a nuestro país en los últimos 10 años. La población no confía en la policía ni en los funcionarios públicos, puesto que siendo éstos los responsables de proteger y defender el ejercicio de sus derechos, son (en no pocas ocasiones) los primeros señalados de hacer lo contrario.

De todo esto podemos concluir que la situación en el país, en base a lo dicho y registrado en el IPM es clara, este aumento en el índice de violencia y esta impunidad en la comisión de delitos tales como el homicidio se debe: a una deficiencia e ineficacia en el sistema judicial, resultando de esto un fallo en el cumplimiento de la obligación del Estado en materia de Seguridad Pública, pero ¿debido a qué?

 

No es alejado lo que opina el 90% de los encuestados para este reporte: es debido a la corrupción en el Estado lo que origina la poca creencia en la policía y en los funcionarios públicos, sumándose esto como una razón más de la impunidad que existe en nuestro país, puesto que los datos de la ENVIPE 2012 arrojan que “únicamente se denuncia 19% de robos, 8% de casos de fraude y 10% de casos de extorsión”. Lo que nos lleva a pensar, la autoridad no busca actuar y el pueblo no busca hacerla actuar.

 

¿No está resultando entonces una violación y vulneración de nuestros Derechos Humanos y Garantías Individuales, y no sólo esto, de su libre ejercicio por parte de los ciudadanos esta situación?

 

La respuesta es bastante clara, sí lo está. Quienes detentan el poder por derecho, de hecho no lo ejercen en beneficio del ciudadano común, y en su actuar se limitan a proteger sus prerrogativas y fallan constante y evidentemente al cumplimiento de su obligación para con el ciudadano común y lo que manifiestan como “tolerancia” hacia aquellos que ejercen supuestos derechos ilícitamente no es más que un miedo a perder su imagen pública o sus espacios políticos y se pretende sustituir eso mediante luchas o represiones armadas contra grupos delincuenciales cuando el verdadero prestigio se basa en actuar congruentemente en su hacer diario, la población no necesita guerras, necesita paz, necesita de un Estado fuerte por sí mismo y que no actúe bajo la premisa de hacerse necesario mediante la razón de estado.

 

CONCLUSIONES

La Seguridad Pública es una función del Estado, y por tanto una garantía de éste para con sus ciudadanos para el libre y pleno ejercicio de sus Derechos Humanos y sus Garantías Individuales. Por tanto, podemos concluir (como lo hace la CIDH) que es Derecho Humano, el derecho a la Seguridad Pública (aunque no de forma directa si observamos los Tratados Internacionales en materia de Derechos Humanos), pero sí porque este derecho engloba la protección de derechos humanos tales como el derecho a la vida, a la libertad, entre muchos otros.

No resultan las altas tasas de violencia e inseguridad de la falta de legitimación en el tema de la Seguridad Pública, puesto que la propia Constitución nos expresa el deber del Estado sobre el pleno ejercicio de nuestros derechos, sino de una mala legitimación, una mala actuación (por falta de ésta o por la corrupción que existe entre nuestros funcionarios públicos) y una falta de interés por parte de los propios ciudadanos en que realmente se resuelva esta situación, los cuales están muy enfocados en los hashtags y poco ocupados en exigir resultados en el mundo real mediante el legítimo derecho a manifestarse pacíficamente y en el marco de la legalidad.

 

 

REFERENCIAS

Comisión Interamericana de Derechos Humanos. (2009). Informe sobre Seguridad Ciudadana y Derechos Humanos. Recuperado de: http://www.unicef.org/honduras/Seguridad_ciudadana_DDHH.pdf

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, (2013).

Institute for Economics & Peace. (2013). Índice de Paz México 2013. Recuperado de: http://www.cibem.org/paginas/img/apa6.pdf

Valencia, V., Carmona, A.P., Arriaga, J.L. & Tapia, F.E. (2002). (1ra Ed). Quinto certamen de ensayo sobre derechos humanos La seguridad pública como un derecho humano. Toluca, México: Comisión de Derechos Humanos del Estado de México.


(Artículo elaborado por la Mtra. María del Mar Ares Morán, UVM Campus Texcoco)

 

La palabra “innovar” es un verbo base, que proviene del latín innovāre y que significa mudar o alterar algo, introduciendo novedades. El proceso de innovación, como se menciona, implica un acto de creación o modificación de un producto así como su posterior introducción en un mercado. El posicionamiento de la innovación, como eje base de las economías, se ha dado a pasos rápidos desde principios de la segunda mitad del siglo XVIII, con la revolución industrial y los mismos, se han exacerbado con la revolución tecnológica ocurrida en el último siglo.

Los procesos y dinámicas de innovación han tenido el poder de transformar economías, profesiones, culturas y hasta hábitos de la sociedad moderna, impactando positiva y/o negativamente en ella, en especial dependiendo de la tasa de inserción. Sin embargo,  cómo se menciona en el  libro “El ADN del innovador”, la innovación es un eje central en las estrategias mundiales que llego para quedarse. Por dicha razón, debemos comprender cuál será el impacto de ella en la sociedad (en este caso la mexicana), cuáles serían las mejores estrategias para llevarla a cabo, y cuáles son las limitantes.

 

Situación actual en México

Las autoridades mexicanas, en diversos años han solicitado a la OCDE (Organización para la cooperación y desarrollo económico) realizar estudios sobre la viabilidad de las políticas en materia de innovación. Los estudios realizados por dicho organismo señalan con optimismo, la capacidad de desarrollar innovación en ciencia y tecnología, entre instituciones de nivel superior y centros públicos de investigación. Pero dichos estudios también denotan como puntos limitantes de la innovación la falta de dinamismo en la creación de nuevas empresas basadas en el conocimiento. (OECD (2013). Knowledge-based Start-ups in Mexico. Reviewsof Innovation Policy) Esta situación, implica una necesidad inminente de cambio en las estrategias de interacción entre los actores de la sociedad y la política económica (gobiernos, entidades públicas como universidades, organismos no gubernamentales -ONGs-, sector inversor privado local y compañías multinacionales, y sociedad misma).

Estudios realizados sobre competitividad, en la presente década, basados en 12 pilares: instituciones, infraestructuras, entorno macroeconómico, salud y educación primaria, educación superior y capacitación, eficiencia del mercado de bienes, eficiencia del mercado laboral, desarrollo del mercado financiero, preparación tecnológica, tamaño del mercado, sofisticación de las empresas e innovación, por el World Economic Forum, posicionan a México en el lugar 61 del ranking de  “Competitividad global 2014-2015”, en el cual participan 144 países. Los primeros puestos del ranking como era de esperar, fueron para las economías desarrolladas, como Suecia, Singapur, Estados Unidos y Finlandia. Sin embargo, es importante destacar que por encima de México, se encontraban economías no tan posicionadas como las de Puerto Rico, Chile, Portugal y Filipinas. La competitividad mexicana a nivel global se situó al mismo nivel que la de algunos países Latinoamericanos como Brasil, lo cual la destaca dentro de la región, pero también compartió puesto con países que a priori parecerían ser mucho menos avanzados como el caso de  Ruanda. (The Global Competitiveness Report 2014-2015, Insight report. Estos datos, son otra muestra de una necesidad de cambio inminente, en la sociedad mexicana en términos de innovación.

Como se ha mencionado anteriormente, muchos de estos cambios en innovación requieren de la interacción de los diferentes actores de la sociedad y la política económica mexicana. Hoy en día, el papel de éste trabajo en conjunto, debe considerar a otros actores externos, a través de redes o grupos de trabajo e investigación, lo cual es imprescindible si realmente se busca una evolución. La sociedad mexicana debe fortalecer los vínculos implícitos entre cada actor de la cadena productivo-económica, respetando los roles de cada parte, pero también, generando nuevos grupos de intercambio de ideas, en los que la multi-disciplinariedad permita romper los viejos esquemas de trabajo. La creación y el fomento de estos grupos sin embargo, no es simple y requiere de un factor fundamental, el cual no es fácil encontrar en México ni a nivel global: el financiamiento. Trabajos publicados en la revista Science (Sung. sep-2012). Regulatory Science Innovation: A Rate-Limiting Step in Translation. Sci Transl Med). Indican que la financiación sostenida para la regulación de la ciencia es esencial para impulsar la innovación y su aplicación, así como pilar base, para crear una fuerza laboral capacitada. Muchas veces las regulaciones a nivel de país es lo que disminuye la tasa de adopción de una tecnología, que podría beneficiar  la economía del mismo. Otros factores que disminuyen las tasas de innovación, son en muchos casos, los altos aranceles impositivos a la adquisición de productos extranjeros, sin la presencia de una industria nacional capaz de sustentar o proveer las últimas innovaciones en tiempo, forma y costos adecuados.

Sin embargo, las mayores limitantes parecen encontrarse en la idiosincrasia de la sociedad y en su cultura o más aun en su forma de pensar y actuar. Se debe ser capaz de hacer una crítica constructiva como sociedad para poder avanzar al ritmo que la globalización impone. Coparticipes de la creación divina, la sociedad mexicana se encuentra ante una paradoja, es una sociedad genial, fabulosa y con muchos recursos, los cuales se pueden observar en muchas cotidianeidades. Un buen ejemplo lo vemos en el lugar en que en algunos mexicanos se ganan la vida, comen, negocian, y hasta disfrutan un domingo. Este lugar son los mercados populares callejeros de multi-productos y semi-ilegales ampliamente conocidos como tianguis. En ellos, se encuentra innovación pura, allí, se comercia con basura, artilugios, reparados y funcionales, armas, artículos económicos y con toque “vintage” y muchas cosas baratas, que encontraría a precios irrisoriamente elevados, dentro de un cálido y limpio centro comercial. Además, en los tianguis encontramos a los comerciantes callejeros quienes se presentan con slogans creativos y sorprendentes, ingeniosos hasta la medula. Aquí vemos el potencial innovador del mexicano promedio, el mexicano ingenia, re ingenia, produce, re produce y repara, en el quehacer diario, todo lo que sea posible para salvar su economía diaria, pero sin demasiada planificación.

Sin embargo, podemos observar que esta misma sociedad genial, no muestra grandes avances en la innovación formal. Parecería, que a la sociedad mexicana le da flojera la formalidad, y más aun la formalidad en innovación. Es como si la sociedad mexicana, se negara a avanzar en este aspecto, como si lo relegara. En cierta forma, uno ve a la sociedad como inmersa en un laberinto, del cual no puede escapar, esa sociedad infantil y protegida. Esperando ayudas de terceros, como si no quisiera hacerse responsable de su propio crecimiento. Llevándolo hacia una comparativa con la medicina-psicología, los chinos creen que las personas (en este caso sería una sociedad), reaccionan innovando o no innovando ante un posible cambio, En aquellas más estructuradas, el miedo se instala en los riñones provocando padecimientos a nivel orgánico, que nada tienen que ver con los síntomas. ¿Pueden imaginarse algo así a nivel de sociedad?, ¿Nunca se preguntó por qué cosas que funcionan de manera muy simple en otros lados, aquí no logran comenzar? Uno de los tratamientos para solucionar ese efecto adverso del miedo es aplicar calor en los pies para que la energía circule. Otra vez, si hacemos el paralelismo, México parece que tiene miedo, lo tiene arraigado en los riñones, y daña todo el sistema.

Sin embargo, por supuesto existen casos de éxito. En dichos casos, en que se ha logrado acortar la brecha entre el mundo romántico de los mil usos, arregla todo y la realidad de la competitividad, se puede apreciar que el mexicano puede alcanzar los mejores estándares de innovación. Sin embargo, los datos estadísticos indican que estos casos son la excepción a la regla, de 400 empresas formales de nueva creación, solo el 10% sobrevive los 3 primeros años y muchas menos a largo plazo. Estos datos, serían más entusiastas, si se consideraran, aquellos mini-emprendimientos, informales que sin duda tienen el camino más fácil, aunque generalmente se refugian en lo ilícito. La pregunta que queda por desarrollar es la siguiente: ¿Qué le falta a la sociedad mexicana para afianzar la innovación en el proceso formal? A simple vista, parecería que la sociedad mexicana, necesita desarrollar habilidades, capacidad de trabajo en redes, eficiencia productiva y negociadora y entre otras cosas, avances en el conocimiento técnico y en la capacitación de su fuerza laboral. Esto obviamente, debe ir acompañado por el financiamiento de los diferentes actores.

Por suerte, la medicina no es solo mexicana, y se aprende, y las cosas muchas veces se pueden transpolar de un sistema a otro, así como de un país a otro. La respuesta para avanzar en la formalidad de la innovación, es hacer que la energía circule, y si está en las manos de la misma sociedad, la sociedad en su conjunto, tiene la chispa para ese despertar, ser esa energía que caliente e impulse la innovación. Ahora, solo queda que cada actor, acepte su parte y colabore con el prójimo para que juntos avancen como sociedad.

Nunca debemos olvidar aquellos líderes que enuncian que “la innovación es la savia de nuestra economía global y una prioridad estratégica para casi todos los consejeros delegados del mundo”. (Dyer J. 2012)

 


(Artículo elaborado por la Mtra. María Eugenia Díaz Islas, UVM Campus San Rafael)

 

Con el advenimiento de la Nueva Administración científica, sobre todo en el último cuarto del siglo XX, el término empleo, fue tomando nuevos rumbos cada vez más técnicos hacia una mayor eficiencia y realización humana y de estos rumbos el Autoempleo fue y es una de las grandes temáticas como coadyuvante a las soluciones que la sociedad sigue y exige encontrar para los satisfactores actuales económicos y de realización personal.

El Autoempleo exige y facilita al individuo explotar sus inquietudes y potencial  para sentir primero una sensación de realización personal  y al sentir esta dinámica, poder alcanzar una percepción económica que le permite subsistir y desear un crecimiento en sus actividades que le permitirán obtener mayores satisfactores para este crecimiento como son: el emplear personal que le ayude a realizar con mayor soltura estas actividades, mayores fuentes de abastecimiento al lograr un mayor tamaño en el dinamismo de su negocio, probables fuentes de financiamiento al sentir que su negocio es confiable y sustentable.

Las características de la formación para el autoempleo, como pueden ser un modelo formativo fundamentado en las competencias, relaciones teoría con práctica, el método del caso y el papel del profesor, de acuerdo a (Modelo de formación para el autoempleo en Europa, Pedro Alonso García).

 

La Formalización

Es sabido que el orden y el buen sentido común son los lineamientos necesarios para lograr buenos resultados en todo lo que emprendemos, por tanto, la formalización, la observación de las reglas a nivel personal como de negocio son necesarias para la consecución de los logros. El que un individuo este reconocido como Formal, con toda su documentación clara para ser sujeto formal de Autoempleos es la primera parte del rompecabezas. De acuerdo a la situación del mercado en el que un solo trabajador forma la empresa, Henríquez (1996). La regularización, el cumplir todos los requisitos necesarios que implica una actividad es imperante para poder ejercer una actividad formal y el observar las reglas generales sociales y ecológicas son necesarias para poder sustentar el desarrollo de esfuerzos constantes y crecientes en esta sociedad.

 

Centros de Negocios e Incubadoras

Para que el autoempleo pueda convertirse en un elemento fuerte y valioso de nuestro entorno, actualmente, debe contar con mecanismos técnicos, sistemáticos, académicos, éticos que permitan integrar los conceptos sanos y sólidos para poder realizar actividades valiosas y perdurables útiles para nuestro entorno social, a través del diseño e implementación de programas para creación de Incubadoras (Thomás S. Lyons 2003). que con su debida difusión, puedan alcanzar los entornos debidos y poder servir y mostrar los lineamientos básicos implicados en toda organización o actividad, ya sea personal  u organizacional. Y me refiero a los dos rubros, a gente realizando actividades profesionales o técnicas trabajando solos en forma personal, pero que realizan importantes  actividades como son personas trabajando como OutSourcing en sistemas, Head-hunters, Músicos instructores, Reparadores técnicos, etc. que pagan sus impuestos y cumplen con todas las reglas de formalidad laboral en que son implicados.  Y como negocios, aquellos que formando un grupo de trabajo, se integran para realizar algún producto o con ideas diferentes que se complementan y forman un negocio que con capacitación esperan lograr un resultado económico.

 

Emprendedurismo

Es imperante pues, que el término Emprendedurismo y su connotación técnica sea un término valioso y real, factible y potencialmente perdurable, que sirva como base para una nueva forma de impulsar a nuestra sociedad a la consecución de sus logros. El emprendedurismo es una oportunidad real de proporcionar y dotar al individuo  de conocimientos que le permitan vislumbrar la gama de expectativas que giran en nuestro entorno como son, a través de un plan de negocios, el mercado potencial, los canales de distribución, la economía regional, la inversión, la reinversión, el punto de equilibrio, las acciones éticas y todo esa gama de cualidades y habilidades administrativas que son importantes para el desarrollo de un negocio.

Mencionando Centros de Negocios e Incubadoras, hay una fuerte difusión por los medios de comunicación y fuentes publicitarias alternas de estos centros de negocios en los que la gente en general pueden recibir información de cómo realizar actividades formales de trabajo auto empleándose e integrándose para dar marcha a las ideas y creatividad que permitan una fuente de trabajo. Centros tecnológicos, escuelas de educación media, universidades públicas, universidades privadas, escuelas de especialización profesional, centros de negocios televisivos, dependencias de gobierno, etc., son centros posibles de información y capacitación que pueden dar orientación para dar cuerpo y estructura a las ideas y buscar los posibles medios de financiamiento que permitan darle movimiento al concepto de negocios de se buscan.

 

La Calidad

En este siglo, la gente es como una esponja que gotea información, solo se exprime un poco y esta información fluye. Hace 20 años era difícil manejar o instalar un dispositivo adicional en las computadoras. Ahora, los niños traen en sus manos un dispositivo Tablet para jugar y hacer la tarea. De la misma forma, la información que la gente recibe acerca del autoempleo o el ser emprendedor o echar a andar un negocio, parece ser un comercial más de televisión, se mira pero no se toma en cuenta y la irregularidad y falta de calidad en la capacitación, empiezan a pesar un poco en el valor de estas cualidades actuales en la sociedad como son los Centros de Negocios e Incubadoras. Parece importante dar mayor ímpetu y dinamismo a estos centros, parece necesario dar mayor apoyo para que estos den mejores resultados y sean más útiles. Hablando de autoempleo y Emprendedurismo, es necesario erradicar las viejas ideas como: autoempleo igual a “yo no trabajo para nadie”, “como autoempleado trabajo cuando quiero”, etc., Emprendedurismo: “vamos juntos a buscar chamba” etc., ideas que hacen mucho daño al país. La calidad en la capacitación, el plan de negocio, la organización y la formación de Administradores capaces de transmitir sus conocimientos a otras personas, son esenciales para el desarrollo  y la realización profesional, adquiridas en las universidades y escuelas superiores.

 

El pensamiento positivo y sólido de estos conceptos, logrará buenos resultados, que redundaran en beneficios en nuestra sociedad y el país en general.

 


(Elaborado por la Mtra. Aime Gutiérrez Antúnez, Directora Institucional de las Incubadoras de Empresas & Emprendedores, Universidad del Valle de México)

 

Emprender es vivir durante unos años como mucha gente no lo haría para poder vivir el resto de tu vida como la gente no podría.”

Anónimo

 

En la actualidad las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPYMES) buscan un equilibrio entre ganancias y la satisfacción de las necesidades que el mercado demanda.

 

Tomar en cuenta diversos aspectos a tenerse en consideración, resulta por tanto, indispensables para dar origen a una empresa o negocio, así como el consolidarlo. Lo anterior es de vital importancia, ya que el éxito del proyecto de negocio está basado no sólo en la suerte, sino en una serie de herramientas y pasos que a continuación se desglosan.

 

Iniciemos estableciendo los aspectos que un emprendedor debe conocer para emprender su negocio. En la edición electrónica de la revista Forbes del mes de abril de 2014, se identifican 3 aspectos básicos:

i)         Claridad: realizar acciones que lleven a los objetivos trazados con tenacidad.

ii)       Compromiso: persistencia y entereza.

iii)      Negociación intrapersonal: determinar si estamos dispuestos a pagar el precio requerido para para llegar a la meta establecida (Meza, 2014).

 

Aunado a estos elementos, cabe mencionar que la creatividad también es básica para un emprendedor (Marín y Torres,  2010).  De esta forma, algunos indicadores que  bien pueden contribuir al efecto y que corresponden al renglón de la creatividad sería:

  • Originalidad: se refiere a lo nuevo, único, irrepetible y auténtico.
  • Flexibilidad, se opone a la rigidez e incapacidad de modificar comportamientos y generar nuevas respuestas.
  • Productividad: cantidad de respuestas y soluciones dadas por el sujeto ante una situación.
  • Elaboración: relación con el proceso y organización de la información, valorándose positivamente la capacidad de las personas para expresarse con la mayor precisión posible.
  • Análisis y síntesis: el poder descomponer mentalmente una realidad en sus partes y elaborar esquemas, organizar la información y extraer los atributos más valiosos.
  • Apertura mental: posibilidades que tiene la persona para afrontar retos y obstáculos y resolverlos, siempre en la búsqueda de la mayor cantidad de alternativas posibles.
  • Comunicación: capacidad de transmitir y compartir mensajes, productos y descubrimientos con otras personas.
  • Sensibilidad para los problemas: empatía para percibir y descubrir situaciones difíciles y problemáticas.
  • Redefinición: empleo de encontrar usos, funciones, aplicaciones y definiciones diferentes a las habituales.
  • Nivel de inventiva: habilidad para percibir la realidad y transformarla parcial o totalmente (Diaz, 2010).

Las características arriba descritas son rasgos recurrentes en emprendedores con proyectos de negocios exitosos.

 

Al igual que en todo proyecto, el tomar en cuenta el proceso para la construcción de una MiPYME resulta crucial; es por ello que se recomienda que tomar en cuenta los siguientes pasos que todo emprendedor debe recorrer para consolidar una idea de negocio y transformarla en una empresa exitosa:

  1. Realiza lo que más ama. Empata tu misión y visión de vida con la de tu negocio, de esta manera, harás el trabajo con pasión y dedicación.
  2. Conoce lo fundamental, “información es poder” (Castañeda, 2009), por tanto, infórmate de todo lo que puedas acerca del negocio que vas a emprender.
  3. Innova: la popular compañía Apple, durante la segunda gestión de Steve Jobs, (Walter 2011),  se caracterizó por lanzar al mercado productos innovadores. Reproductores de música, tabletas electrónicas, teléfonos celulares…  todo esto ya había sido inventado, sin embargo,  el equipo de Apple se encargó de darle un “nuevo giro” a cada uno de sus un producto de ésta conocida marca.
  4. Presta atención exagerada a los detalles de tu negocio (Connellan, 2012), siempre hay que estar alerta de nuestro entorno, principalmente antes de concretar un proyecto, ya que sin estas bases, se puede cometer muchos errores que puede hacerte perder tu patrimonio más rápido de lo que esperas.
  5. Atrévete. Estamos condicionados a no cometer errores… pero no hay nada que tener. Aún los mejores empresarios del mundo, han tenido enormes errores… Steve Jobs (Walter 2011) fue expulsado de la empresa que él contribuyó a crear y durante esta época en la que permaneció fuera de dicha organización, ayudó al crecimiento de la empresa de animación PIXAR además de crear NeXT, compañía de tecnología que posteriormente fue adquirida por Apple, marcando su regreso a la empresa.

 

 

No es difícil ver, por tanto, que este proceso ayuda a evitar errores comunes, además de crear hábitos empresariales saludables, necesarios para el crecimiento y desarrollo estratégico de la MiPYMES.

 

Por otro lado, otra excelente herramienta que permite neutralizar riesgos potenciales en nuevas empresas corresponde a implementar el proceso de incubación. Al final, el ser precavido a la hora de emprender un negocio tiene muchas ventajas…incubarlo, aún más.

 

Para ello, diversas instituciones y organizaciones han contribuido proponiendo diversas metodologías para incubar empresas. Igualmente, las instituciones de educación superior, en todo el mundo, han contribuido para el efecto.  Por ejemplo, en  la Universidad del Valle de México, el 30% de los alumnos de las carreras de Negocios “quieren poner o tienen ya su propio negocio”.  El reconocer el gusto que tienen los interesados a ingresar a la UVM así como el perfil de los estudiantes que están ya cursando sus estudios en dicha Institución, hace palpable la necesidad que tienen los empleadores y la sociedad por cumplir con un perfil que tenga las competencias para emprender.

 

La importancia de que las Universidades cuenten con su Incubadora de Empresas, validando su  modelo de emprendimiento, cobra tanta importancia que incluso la Secretaría de Economía ha intervenido con diversos procesos para reconocer la efectividad y seriedad de las mismas. A entender, uno de estos organismos en México avocados a dicha labor, es el propio Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) quien en los últimos años ha hecho un trabajo muy esmerado y eficiente en México.

 

Gracias a ello, se cuentan con Centros de Negocios avalados por la Secretaría de Economía, en donde se apoyara para desarrollar tu proyecto de negocio. Aunado a ello, se da  acompañamiento durante el inicio, arranque y consolidación de tu negocio.

 

Los Centros de Negocios tienen diversos niveles de efectividad, es decir, la tasa de sobrevivencia y supervivencia que se tiene registrado de los proyectos que se incuban. Como un ejemplo, en la UVM,  el 80% de los negocios emprendidos sobreviven a los primeros 2 años de vida. Esto es de reconocerse, pues de acuerdo con algunos expertos, ocho de cada diez empresas no sobrevive al primer año de vida, mientras que una de cada dos muere al cabo del cuarto  año (Rumayor, comunicado personal, 2013). El allegarse a un Centro de Negocios como bien lo es el citado anteriormente hace que se inviertan los porcentajes, aumentando considerablemente las probabilidades de éxito de la empresa que recién se ha consolidado.

 

Además, al concluir el plan de negocio, el emprendedor tiene posibilidades de acceso a premios tanto nacionales como internacionales a través de la presentación de su proyecto a posibles inversionistas de México y el mundo.

 

Se puede destacar que una de las ventajas de emprender un negocio después de egresar de la Universidad, es el de ser dueño de tu tiempo.

 

Esto incluso invita a que puedas explorar las diferentes áreas del negocio, en las que siendo un trabajador, tal vez no tengas acceso (o bien el mismo sea restringido). Siendo emprendedor tienes acceso a toda la información de la empresa, tienes la libertad para la toma de decisiones en lo que respecta a estrategias de mejora o desarrollo de la misma.

 

Nuestro país se encuentra en una fase de emprendimiento básica, sin embargo es un área de oportunidad bastante amplia para la población en general; a pesar de la numeraria en contra, incitamos a emprender por las grandes ventajas que ésta constituye.

 

Vivimos en una sociedad acelerada donde ser empleado es una opción cada vez más acotada (referencia). El emprendimiento se ubica por tanto, como toda una alternativa.

 

Así, de acuerdo con el Índice Global de Emprendedurismo y Desarrollo (GEDI), México se encuentra en el lugar 62 de un total de 118 países que conforman éste índice. Según el GEDI, México ocupa el lugar 57 en términos de actitud emprendedora, 46 en términos de habilidad y en el 74 en términos de aspiraciones emprendedoras. (GEDI, 2011). Otra encuesta realizada por la empresa multinivel AMWAY, indica que México tiene un 52% de potencial de emprendimiento, de los cuales el 85% son menores de 30 años que muestra una actitud positiva ante los retos del emprendedor.

 

En conclusión, se puede agregar que cada día más se desarrolla el potencial emprendedor en México. Ha sido un proceso que crece a pasos agigantados y que poco a poco se aproxima en etapas cada vez más tempranas a la incubadoras de empresas… no hay fórmulas perfectas o recetas secretas para el emprendedor salga victorioso de esta aventura que llamamos negocios; es con información, instrumentos y herramientas que ofrecen las incubadoras de empresas, las que hacen de un negocio algo certero, profesional y exitoso.


(Artículo elaborado por MBA Han Van Kasteren, UVM Campus Hermosillo)

 

A frequent question to aspiring entrepreneurs, to determine whether they have got what it takes to succeed in enterprise, is: “How do you handle failure?”, or more to the point “Do you fear failure?” In their eagerness to appear strong-willed or unwillingness to appear feeble; most will answer that they do not accept failure or that failure is not an option. Only success counts. In doing so, these budding businessmen have betrayed that they are, in fact not cut out for entrepreneurship.

 

It is a simple truth that many new ventures fail, for every successful new business idea, at least 10 businesses fail. This does not mean it is a failure, nor should it be considered as such. It should be seen as experience gained, new light shed. Entrepreneurship is the area of risks, innovation, new ideas. Not all of them will stick, but innovators do not stop trying when one idea does not pan out, they tinker, and try again. Ostwalder and Pigneur (2010) say that successful innovation requires a deep understanding of customers, including environment, daily routines, concerns and aspirations. Such understanding can only be gained from experience, not observation. One must put one’s self out there and see what happens. Customers are not uniform; one might launch a business even without knowing who one’s customer base is. The customer is not going to come, an entrepreneur has to go and find him. Henry Ford’s idea that if you make the product, the customers will flood in by themselves, was replaced in the Fifties, by the idea of taking the product and taking it to the customers; first through the use of the hard sell, and later through sales and eventually integrated marketing. It is no longer true that if you build it, they will come.

 

Teece (2010) notes that even Edison failed in many projects and on many fronts, not least because of his stubborn belief that his was the only correct way of doing things. Edison abandoned the recording business, after insisting unsuccessfully that Edison discs work only on Edison phonographs. A costly lesson learned, but one learned nonetheless, as evidenced by Philips, Sony, Samsung and others setting aside competition and teaming up during the development of Blu-Ray, leaving Toshiba to flounder with its HD DVD format. Teece (2010) even comes out point blank saying that innovators will fail, even if their innovation itself is remarkable: “great technological achievements commonly fail commercially because little or no attention has been given to designing a business model to take them to market properly; this can and should be remedied.” Lessons learned, insights gained.  He goes on to mention that it is apparent that failures are a function of an entrepreneur’s ability to create viable business models using mechanisms that are available to them. It is clear that one of these mechanisms is failure itself, and the lessons gleaned from it.

 

In another paper, co-written by Al-Aali (2014), Teece mentions that the new mantra of entrepreneurs these days is “fail fast but fail smart”, and that the ability to pivot is critical to new venture success. They give the example of Google, which will more often than not recall their efforts that do not popularize, reshaping them, retooling them, tinkering with them until its value proposition does satisfy the customers’ value demand, as shown by Google+, which had several predecessors.

 

Gabrielsson, Gabrielsson and Dimitratos (2014) mention that successful international enterprises are exactly those who recognize there are various possible outcomes to launching new ventures; among those prosper, adapt, sell, merge and, yes, fail. These enterprises have a very open culture with respect to risk-taking and encouraging creativity, and most important adopt a policy of not punishing those who failed. If even in an international context, which is by far much more risky than small business entrepreneurship, failure is recognized as not only reality, but an acceptable risk, one can deduce that said enterprises, through years of experience, have learned that out of failure something good will come. Jones and Casulli (2014) refer to entrepreneurs who found the experience of unsuccessful internationalization negative and would never do it again, as suffering from “failure myopia”, drawing only on successful experiences, and choosing to forget failures as purely negative experiences. Whereas, actually negative outcomes and mistakes made while learning by doing may have a positive and constructive impact on future efforts

 

Recently, an extensive investigation into entrepreneurship in Sonora was carried out through interviews with local entrepreneurs. One of the final questions posed to said entrepreneurs was: “What is the key to succeeding as an entrepreneur?” One interviewee, the CEO of a local investment group and General Director of a group of supermarkets replied “attitude.” He continued to elaborate that to succeed, one must not only accept failure, one must embrace it. Every success will be preceded by ten failures, and one should take from each failure whatever will improve the next intent. One can not give up after the first failure, or even the tenth. If one does not have the attitude to pick one’s self up from the ground, dust one’s self off, and try again, you are not an entrepreneur. He compared it to learning how to walk; the first kilometer you will fail 10 times, the second kilometer you will only fall 5 times, and each kilometer you will fall less, until you don’t fall down at all anymore.

 

Down (2010), in his excellent and entertaining book, relates the story of the six blind men and the elephant. A king travelling with his entourage of elephants stooped to camp outside a city populated entirely by blind people. The inhabitants of the city had heard of elephants before, but had never had the opportunity to know one. Six young men rushed out to touch it, and rushed back to the city to relate what elephants were like. However, each one gave a different account of its appearance; it was like a wall, a snake, a spear, a tree, a rope, a fan. Each of events and creating conflict in the city between these 6 factions one gained a group of followers, avidly defending their version Finally, and old man, with a lifetime of experience, and the insight that one has to look at the entire picture, not a snapshot, had gone out after the six young men and had taken his time to study the elephant, all parts of it, its shape, its smell, its sounds, its movements, and in doing so, was the only one ably to offer the people of the city the truth and end the conflict.

 

Oscar Wilde’s saying that Experience is the name everyone gives to their mistakes may be an old and well-worn adage, but it is so for a reason: because it is true. We learn more from our mistakes than from our successes. Failure shows one how not to do something, so through the process of elimination one gets better with each turn. Success may look like it is the correct way to do something, but it may be only one of many, and there may be more efficient or successful ways that will not be explored, because there is no necessity to try things differently. Moreover, one’s success may simply be the result of standing on the shoulders of giants, the result of experienced not gained, but borrowed. It is still a commonly committed error to file away failures as negative experiences, and overshadow the actual facts and causes of a failure with the negative emotions of the experience. Entrepreneurs, especially, like innovators need to remove said negative aspect from the experience and look at it objectively, and take away whatever they can from the experience without clouding by an invalid sense of emotional trauma. Entrepreneurs need to stop considering failure a blight, and embrace it for what it is; the way to future success. Therefore, to those who say that failure is not an option: Failure is the only option.

 

 

 

References              

 

Al-Aali, A., & Teece, D. J. (2014). International Entrepreneurship and the Theory of the (Long-Lived) International Firm: A Capabilities Perspective. Entrepreneurship: Theory & Practice38(1), 95-116. Available from: Business Source Complete, Ipswich, MA. Accessed October 9, 2014.

 

Down, S. (2010). Enterprise, Entrepreneurship and Small Business. Thousand Oaks, CA: Sage.

 

Gabrielsson, M., Gabrielsson, P., & Dimitratos, P. (2014). International Entrepreneurial Culture and Growth of International New Ventures. Management International Review (MIR)54(4), 445-471. Available from: Business Source Complete, Ipswich, MA. Accessed October 9, 2014.

 

Jones, M. V., & Casulli, L. (2014). International Entrepreneurship: Exploring the Logic and Utility of Individual Experience Through Comparative Reasoning Approaches. Entrepreneurship: Theory & Practice38(1), 45-69. Available from: Business Source Complete, Ipswich, MA. Accessed October 9, 2014.

 

Ostwalder, A. & Pigneur, Y. (2010). Business Model Generation. Hoboken, NJ: Wiley.

 

Teece, D.J. (2010). Business Models, Business Strategy and Innovation. Long Range Planning (43). Pp. 172-194.

 


(Artículo elaborado por Mtra. Helen Krisma Morales Ruiz, UVM Campus Hispano)

 

Lo que envuelve una marca es más que una imagen de la empresa o un sello atractivo, es la esencia de la empresa, es aquella que hace la diferencia entre el resto del mercado, es la que atrae a los clientes; sin embargo, cómo se logra crear una marca de emprendimiento.

 

Se sabe que los negocios se basan en una idea que surge en la mayoría de las veces de lo particular a lo general, después se crea el producto o servicio que se brindará; pero esto es apenas el inicio de la estructura de un negocio, un factor importante para que el negocio sea un éxito; es la marca que permitirá que emprenda y se transforme en una empresa.

 

Es fundamental que la marca sea convincente ante la vista del público al que va dirigido, para que genere interés y sobre todo que en frente el mercado con bases fuertes que sustente a la marca que representa a la empresa. “Buscar el sector disponible para competir es aprender a razonar en términos de segmentos de mercado, y descubrir aquel en el que la nueva empresa puede encontrar su nicho”. (Silva Duarte J., 2008, p.138). Cabe destacar, que la marca tiene que ser distintiva, de preferencia tener un diseño innovador, ser constante en el mercado y debe trabajar en conjunto con los objetivos que tenga planeados el negocio tanto a corto plazo, como mediano y largo plazo.

 

Las grandes industrias tuvieron que pasar por este tipo de planeaciones y estrategias para posicionar su marca dentro del mercado, por medio de los Mass Media que son los que tienen más peso dentro de la sociedad.

 

Actualmente la marca es considerada por la sociedad como un estatus dentro de la mercadotecnia, la marca no es sólo una relación con la publicidad y por lo consiguiente con las ventas, realmente con lo que tiene un vínculo es con las necesidades que tiene la sociedad.

 

Ahora bien si se habla de una marca de emprendimiento se hace referencia aquella que es capaz de llegar a crear un prestigio a nivel internacional, ya sea por la calidad de sus productos o servicios, pero principalmente por satisfacer alguna de las necesidades primarias de la sociedad.

 

Otro factor que le asiste a los emprendedores para crear una marca son todos los recursos disponibles y que tienen a su alcance, para emplearlos en conjunto con la idea de su negocio. Asimismo, como emprendedores deben comprometerse con la empresa, identificar sus objetivos, planear sus metas, ser realistas, tener confianza y tener enfocadas las estrategias a las que recurrirán para consolidar su empresa.

 

Lo que con lleva a que un negocio se mantenga dentro del mercado es la marca en conjunto con el prestigio que obtiene a través de los años, gracias a la creatividad e innovación que fundamenta nuestra marca, lo cual permite que ésta evolucione en conjunto con las necesidades de la sociedad; esto hace referencia a que si surge una idea la podemos expresar a través de la marca.

 

Se debe mencionar que para que una empresa logre posicionarse dentro de las mejore del país o el mundo, absolutamente todas necesitan saber trabajar en equipo, debe existir comunicación (planes de comunicación organizacional), saber planificar y saber manejar su capital (presupuesto) en conjunto con los recursos con los que ya cuenta la empresa.

 

La naturaleza de una marca depende del servicio o producto que se le facilite a la sociedad, de los emprendedores y sus ganas de ser empresarios exitosos, de los recursos con los que se cuentan, de la iniciativa que propongan, de la variedad de sus objetivos e ideales que constituyen a la empresa.

 

Todo lo que con lleva una empresa es transmitido por la marca, por lo que esta tiene una gran influencia en la amplitud que genere a lo largo del tiempo en que se establezca en el mercado.

 

Con el paso del tiempo la marca será relevante, podría cambiar y seguiría siendo algo que beneficie a la empresa, sostendría la evolución de los productos y los servicios; es decir, su diversificación, clasificación, su expansión entre otras cosas.

 

Lindstrom M. (2011) señala que “Mientras más jóvenes seamos cuando empecemos a usar una marca o producto, más probable será que continuemos usándolo en los próximos años” (p.31). Por lo que los consumidores crean un vínculo con las marcas que ya conocen y es más llegan a casarse con esa marca, aunque existan los mismos productos con diferentes marcas los consumidores, siguen consumiendo esa marca por el prestigio y calidad.

 

Los emprendedores son personas que están interesadas en generar un cambio en la economía del país, por medio de la creación de empleos, sobre todo son empresas que son sustentables, que buscan la manera de reutilizar materiales, se capacitan en la materia, se concentran en llevar un control de sus trabajadores, estudian detalladamente a sus clientes, planean estrategias, siguen un protocolo dentro de la empresa.

 

No obstante, los empresarios tienen que analizar que su marca tendrá que modificarse en algún momento, esto, debido a las costumbres y tradiciones que existen alrededor del mundo porque no es lo mismo una marca en el continente Americano que en el Europeo, por lo contrario si no analizan e mercado las empresas tienden a fracasar y se generan grandes pérdidas de capital. Asimismo, el estilo de vida de los consumidores, esto es su estatus social y económico, porque las marcas sobre existen de acuerdo a estos factores.

 

“No sorprende que una vez que la ciencia de las imágenes cerebrales atrajo la atención del mundo de la publicidad, penetrara también en otras disciplinas” (Lindstrom, 2009, p.33).

 

Centralmente en el ámbito de las marcas existe una gran multiplicidad, ya que las empresas por lo general no son de un mismo tipo, sino que son de diversas clasificaciones, es por ello que estás marcas están enfocadas a el producto o servicio; por medio de los sentidos. Cabe mencionar, que dentro de las marcas se encuentran las marcas de nominativa (son las que se identifican por un sonido en particular), las marcas figurativas ( las que están compuestas por dibujos, letras, representaciones gráficas, colores, etc.), las marcas mixtas (son las que contienen componentes denominativos y algún elemento gráfico), las marcas tridimensionales (son las que recaen en la figura de los productos o de sus empaques), las marcas de acuerdo a su distinción (son las que son sugestivas, arbitrarias o de fantasía).

 

Después de conocer cuáles son las peculiaridades que existen tras la creación de una marca y la atribución que tienen en el éxito de una empresa, se debe llevar un plan de trabajo y por lo regular se busca una orientación de expertos para llevar a cabo el proyecto.

 

Un ejemplo muy claro de cómo se comienza a formalizar una idea es lo que se lleva a cabo en una Incubadora de Negocios, en donde te orientan a seguir protocolos para lograr tu empresa, tal es el caso de Nimbo una empresa dedicada a la construcción de carritos para niños sustentables.

 

Vamos a conocer un poco sobre este emprendedor y la idea de crear la empresa Nimbo, su nombre es Iván Moisés Osegueda Estrada con tan solo 19 años, estudia  Administración de empresas turísticas en la Universidad del Valle de México Campus  Hispano.

 

Es un placer compartir este caso de éxito. Más del 80% de las personas tienen una idea emprendedora, hace unos meses, cuando todavía no tenía definido un objetivo preponderante, conoció a una persona que cambiaría el rumbo de su vida y debido a ese día, hoy por hoy comparte con orgullo que decidió ser emprendedor gracias a la materia  de Negocios Internacionales, en la cual como  proyectó final tenía como tarea crear un producto  innovador que ayudara a la sociedad mexicana,   no necesariamente relacionado con su carrera.

 

Sus compañeros y Osegueda Estrada conformaron un equipo,  con la finalidad de tener más ideas  e ir complementándolas, tenían que convencer a la Profesora  con una sola idea,  para que les diera luz verde.

 

Diferentes propuestas llegaron a su mente, varias de ellas innovadoras y útiles, algunas  ya existían, pero al final  se concentró en una idea  tecnológica e investigando  en  el tema de la sustentabilidad,  se informó y descubrió que la mayoría de las empresas nacionales  están comprometidas a contrarrestar la contaminación que se genera diariamente y los compromisos sociales, aquellos que se desarrollan para apoyar a las comunidades afectadas por las grandes industrias.

 

Su mayor deseo era impactar en las pequeñas generaciones para que comiencen a utilizar  energía que no contamine al producirse y de una manera consiente. Al re usar las cosas  y utilizar, las energías limpias son tan útiles y eficaces  para que podamos vivir  cotidianamente, ya sea eólica, foto voltaica, mecánicas o por cualquier forma que no dejen residuos dañinos para el medio ambiente. Por lo que se dio  a la tarea de pensar en cargadores para celular con paneles solares, o ropa  para cargar cualquier cosa, pero al final  opto por juguetes particularmente en  autos.

 

La idea es un auto que no tenga que recargar su batería al conectarlo con una toma eléctrica, ya que una toma eléctrica genera  dióxido de carbono dañino para animales y plantas. Después de investigar mucho en la contaminación provocada por generar energía eléctrica percibió que es importante continuar   inculcando  la cultura del reciclaje, en  las pequeñas generaciones y en específico a los  niños.

 

El concepto iba tomando forma,   mientras  los pequeños jugaran con el auto se continuaría  cargando  y  no se tendría que  esperar para ser cargado y  volver a utilizarlo. Mediante paneles solares adoptados al  auto de juguete donde los niños pudieran subirse y disfrutar de el.  Pero, consumar esta idea le resulto bastante pretencioso. ¿Con qué? ¿Cuánto costaría? ¿Qué materiales utilizaría? ¿Realmente sería sustentable y factible para ayudar a la comunidad? Todas estas preguntas además de perturbadoras, hacían que me comprometiera más  con el proyecto.

 

Llenar todo el plan de negocios junto con su equipo fue un desastre y hasta ineficiente, todo el tiempo me la pasaba molesto porque era el único interesado y el que de alguna forma hacia todo lo que nos pedía la profesora para desarrollarlo. Tenían las herramientas, las asesorías y  la idea en concreto, así que decidió concentrarse en el proyecto al 100%,  en la recta  final se separo de su equipo inicial y trabajo sólo por un tiempo.

 

Se dedico a armar el prototipo para mostrárselo a la profesora, investigó como armarlo, como iba a funcionar, como conectarlo y todo lo que necesitaba. Después les pidió ayuda a unas amigas de la carrera. Actualmente una de ellas, su novia le ayuda con el proyecto, debido a que sus equipos igual que el de él, no tenían una organización satisfactoria.

 

Fue más cómodo trabajar con ellas, tenían más disposición, dividían el trabajo y seccionaban las tareas, arreglaban las cosas juntos; cada obstáculo que se les presentará no los detenía, era un aliciente para llegar a la siguiente meta y así fue como culminaron con el proyecto en prototipo,  la materia la aprobaron con un  10, aprendieron a trabajar realmente en equipo.

 

El proyecto fue tan innovador que los invitaron a participar en el concurso de la Universidad del Valle de México, en el Campus Hispano  llamado “Feria emprendedora” en el cual obtuvieron  el primer lugar, Nimbo pasó a la etapa de pre incubación en  la de incubadora de Negocios de la UVM. Donde  la profesora los capacito y asesoro para desarrollar el plan de negocios y así entrar a la Feria Financiera de la Secretaria de  Economía.

 

Debido al premio que recibió se sintió satisfecho, su creatividad sirvió para ayudar a contrarrestar la contaminación que generamos día a día. Considero que aún faltaba camino por recorrer, pero en el proceso de crecimiento se podía ir mejorando, aún tiene varias ideas para que este proyectó sea grande, confió en el emprendedor que se forjó en él, en cada tropiezo y obstáculo generado desde el inicio, entonces podemos decir que el talento es plasmado en la constancia y perseverancia de los emprendedores.

 

Es importante que se concientice, sobre lo que vive este país que da a manos llenas lo necesario para respirar y vivir. Es momento de contrarrestar el cambio climático, el efecto invernadero con iniciativas que comiencen con una sola idea y de simple como en un salón de clases. ¡Es suficiente! aún están a tiempo de  hacer la diferencia  de dejar una marca,  transformar ideas en actos  e impregnar en  las nuevas generaciones  una verdadera cultura de cambio y cuidado por el medio ambiente.

 

Sin duda, el emprendedor de Nimbo es un ejemplo muy conciso de lo que implica ser un emprendedor, pero peculiarmente de lo que conforma una marca de emprendimiento el alcance que tendrá en un tiempo, ya que es una idea que tiene todo lo necesario para llevarse a cabo y ser todo un éxito.

 

En primera instancia debe quedar completamente claro que para llegar a ser un emprendedor, necesita una idea, tener una ideología de ganar – ganar, dejar una marca que proporcione o facilite la vida de las personas. Es fundamental, gestionar de manera concisa el proyecto e incluso tener previstos algunos de los obstáculos que puedan presentarse, para no perder el tiempo y tener estrategias para salir de los problemas de manera rápida y sin caer en un caos.

 

Despertar la actitud emprendedora no es nada fácil, si no existe la capacidad de soñar y de creer que una idea puede ser tan compleja como para incursionar en el mercado empresarial. Hay que presentar diversas alternativas conformo a lo que se observa alrededor y analizar los pros y los contras de llevar a cabo ese proyecto, obviamente hay que seguir un protocolo.

 

El emprendedor no es solo una persona dependiente del trabajo, más bien es un impulsor dentro de la sociedad, busca un capital, la mayoría de las veces el emprendedor ofrece su trabajo para satisfacer necesidades; principalmente para orientar a otras personas para que realicen acciones que mejoren el país y con el tiempo el mundo.

 

En pocas palabras el emprendedor es un inventor que constantemente está creando productos o servicios que desde el punto de vista de algunas personas pueden ser locas, cuando en realidad son muy funcionales y sobre todo sustentables que se vuelven empresas de éxito, pero lo más importante crean un prestigio a nivel global.

 

El emprendedor siempre percibe que hay cosas que crear, que pensar, que dar, que proporcionar, de tal forma que lo importante es satisfacer las necesidades que se encuentran alrededor de el y su entorno.

 

 

Bibliografía

  1. Lindstrom M. (2011). Brandwashed. El lavado de cerebro de las marcas: trucos que usan las compañías para manipular nuestra mente y obligarnos a comprar. Bogotá: Norma.
  2. Lindstrom, M. (2009). Compradicción: verdades y mentiras de por qué las personas compran. Bogotá: Norma.
  3. Silva Duarte J. (2008). Emprendedor, crear su propia empresa. México: Alfaomega.

(Artículo elaborado por Mtra. Alma Yadira Rivera Ruiz, UVM Campus Nogales)

 

La Frontera, punto donde convergen la diversidad y las oportunidades, considerada el espacio geográfico, que es punto de unión entre culturas de dos o más países, socialmente las zonas fronterizas de cualquier país traen consigo la diversidad cultural, la inflexión de necesidades que propician oportunidades, donde el emprendedor ávido de generar negocios busca abrirse paso al detectar una oportunidad para concretar negocios.

 

La dinámica que rige el ritmo de vida en la frontera aunado a  la multiculturalidad genera a diferencia de otras zonas económicas del país, necesidades inesperadas, donde pueden desarrollarse negocios en las  áreas de servicios básicos, de consumo, alta tecnología, hasta actividades que pudieran considerarse superfluas; así es como la nueva generación de emprendedores incentivados por las oportunidades visibles inician el camino empresarial, más las estadísticas nos alientan a seguir generando alternativas que lleven a los jóvenes a generar capacidades empresariales, innovadoras y de beneficio social.

 

La Global Entrepreneurship Monitor (GEM), iniciativa de Babson College que opera y monitorea la actividad emprendedora en el mundo refiere en su reporte de 2013, que México se encuentra en 8º lugar como país que propicia negocios basados en la eficiencia, aunque este lugar denota un crecimiento e interés en la última década, sigue estando por debajo de países con economías menores.

 

La cultura emprendedora en México se ha reactivado a partir de 2013 con la creación del Instituto Nacional del Emprendedor ( INADEM), a su vez éste generó un estudio de sectores estratégicos estatales (Fuente: http://inadem.gob.mx/sectores_estrategicos.html Junio 3 de 2013), donde denota las áreas de desarrollo por zonas que agregan valor e impulsaran la actividad emprendedora,  con la generación de programas específicos como Fondo para Frontera, mismo que busca detonar el desarrollo económico de estas zonas, que propicien la generación de actividades productivas clave que  atienda a las áreas estratégicas declaradas.

 

La Tasa de actividad Emprendedora (TAE) mide el porcentaje de personas entre los 18 y 64 años que han generado empresas en los últimos tres años y están en operación según la GEM, México presenta una tasa del 26.3 % porcentaje que se ha incrementado respecto a años anteriores, pero sigue estando por debajo de países de Latinoamérica que  muestran una TAE del 55.9 %, definitivamente existen factores que inhiben la actividad emprendedora y generan desconfianza,  dentro de los factores que pueden considerarse críticos para detonar el emprendedurismo a mayores niveles se encuentran las opciones de financiamiento,  modelos negocios definidos, cultura de ahorro e inversión financiera y  la preparación del emprendedor,  que no permiten la generación de más actividad emprendedora, siendo este un factor generalizado que incluye  la frontera.

 

La particularidad de la frontera norte al ser puerta de negociaciones internacionales de México con Estados Unidos de Norteamérica, trae consigo el impacto en sectores económicos de la región demandando infraestructura,  medios, servicios, herramientas propias para la operación de estas actividades internacionales, que son claras oportunidades de negocios para el emprendedurismo en la Frontera.

 

Un factor común que no puede dejarse de mencionar es la Migración o población flotante que se vive en frontera, desde la ciudad de Tijuana considerada la ciudad fronteriza más visitada del mundo por la cantidad de negociaciones que en ésta se generan de impacto al mercado latino en Estados Unidos por su cercanía con California, así mismo las demás ciudades fronterizas del país reciben cada año a migrantes que temporal o de forma definitiva cambian su residencia, generando necesidades que son oportunidades para el emprendedurismo.

 

La mujer en la frontera es un emprendedor en potencia, según el Instituto Nacional del Estadística, Geografía e Investigación ( INEGI) el 28% de los hogares de la ciudad Fronteriza de Nogales, Sonora están al frente de una mujer ( Fuente: http://www.inegi.org.mx) donde la creatividad, la innovación y las necesidades han generado una cultura emprendedora, dado que el 53% de los proyectos registrados en diversos programas de INADEM, son de mujeres emprendedoras que por sus características sociales han optado por emprender negocios como forma de sustento económico para su hogar, dato muy significativa ya que a nivel nacional y mundial se manejan cifras de un 10% de participación de la población femenina en actividades de emprendimiento.

 

Una necesidad origina la oportunidad, en una inmersa diversidad de ideas, que pueden transformarse en desarrollos emprendedores, de acuerdo a nuestra evolución y adaptabilidad social, cada día se generan  múltiples necesidades encaminadas  a generar confianza en el  ser humano en sus actividades rutinarias,  la cultura emprendedora como una gran red, busca identificar las mejores ideas de negocios, viables técnica y financieramente, socialmente responsables que detonen económicamente  las zonas donde se impulsan que contribuyan a la generación de empleos propiciando flujos de efectivo en las económicas locales, por ello en  el último año a través de  diversas plataformas se  ha permitido mayor accesibilidad a los ecosistemas emprendedores en México y en Frontera, sin embargo según GEM, aunque el 53.6 % de la población se percibe con oportunidades para iniciar un negocio, además de contar con habilidades de negocios, más del 30% de la población emprendedora menciona que tiene miedo al fracaso, esto se refleja en la cantidad de proyectos que se quedan en ideas o en planes de negocios y no se atreven a dar el paso de emprender por miedo a tomar el riesgo de invertir.

 

Las incubadoras de Frontera, sensibles ante todos los factores mencionados, es que operan un Modelo de negocio que permite un acompañamiento constante durante las fases de incubación, inmersos en el  ecosistema emprendedor particular de  la frontera, donde  los sectores de mercado mantienen comportamientos agresivos de competitividad, dadas las exigencias de  la industria maquiladora, que su naturaleza de estándares de calidad y procesos certificados obligan al sector de comercio y servicio que les soporta las actividades que agregan valor a sus procesos, a ser certificados para poder proveerles insumos o servicios, los organismos como Secretaria de Economía a través de sus delegaciones estatales y federales se unen en este ecosistema, al igual que el sector productivo, asociaciones, y agrupaciones que coinciden para colaborar con el emprendedurismo en la frontera, mismos que se alinean a los planes de desarrollo nacional, estatal y municipal,  aunado a los sectores estratégicos de la región que denotan factores y características diferentes al interior de un país.

 

La economía basada en eficiencia, misma que surge por necesidades está orientada al consumo, por ser identificada zona multicultural, se demandan productos de otras zonas del país o de otros países, que los nuevos  habitantes  de frontera por costumbre busca, generando oportunidades de mercado a satisfacer,  con precios a libre demanda.

 

Una ventaja comercial de la zona fronteriza y oportunidad tomada por los emprendedores, es el turismo comercial que se propicia, en la frontera Norte de México el consumidor proveniente de Estados Unidos de América   al comparar la diversidad de productos, precios y calidad de servicios, como es el caso del sector salud, viaja a las ciudades  Fronterizas  de México para adquirir estos productos,  aunque en la última década han surgido  leyes que regulan la cantidad y tipos de productos que pueden pasar la frontera entre Estados Unidos y México, sigue siendo una fuente de ventas en la zona,  que incentiva la economía y propicia flujos positivos de efectivo.

 

Un indicador importante de mencionar que empuja el emprendedurismo en frontera, es la diversidad  y preparación profesional que permite el desarrollo del mismo, al contar en la zona con empresas multinacionales donde su personal administrativo, operativo y directivo esta altamente capacitado y ha mostrado gran colaboración ante el sistema emprendedor de la región, sumándose a los modelos de negocios que operan, aportando experiencias, conocimientos, herramientas de guía a los emprendedores, así mismo se vincula a los diferentes sectores productivos de la región a través de actividades empresariales donde comparten espacios la pequeña, mediana y gran empresa de diversos sectores y áreas productivas, impacta el desarrollo de nuevos negocios.

 

El emprendedor en frontera se ha adaptado al constante cambio y exigencia de los sectores predominantes de la economía local, como la industria maquiladora y manufacturera, la calidad de productos y servicios que el consumidor extranjero exige,  la diversidad y comportamiento del consumismo por la migración, a los contextos socioeconómicos y socioculturales que engloban el desarrollo de nuevos modelos de negocios activos, con capacidad de  respuesta y resultados positivos para seguir generando oportunidades de empleo, ya que los negocios en crecimiento son fuente de trabajo y que de acuerdo a datos de la Secretaria de Economía el índice de empleo en la frontera se mantiene estable al igual que la tasa nacional permitiendo a empresas de reciente creación, estabilidad, proyección y en algunas hasta la internacionalidad de sus productos,  cobijados por la sociedad latina en los condados de habla hispana del sur de Estados Unidos que consume productos mexicanos para beneplácito de los emprendedores mexicanos en frontera.


(Artículo elaborado por Mtra. María Luisa Victoria García Rosas, UVM Campus Puebla)

 

Emprendimiento, desde mi punto de vista es una filosofía de vida que nos permite visualizar el macro y micro entorno con una actitud humana, pero determinante para llevar acciones de cambio trascendentes para con nuestra sociedad, que  enfrenta a un mundo global, materializado y sin sentido de vida.

 

El emprendimiento implica un renovarse y reinventarse constantemente, para tener un autoconocimiento de quien soy y a dónde voy, es experimentar una fuerza interna que nos permite tener una voluntad y coraje para llevar a cabo acciones de colaboración y cooperación para la solución de circunstancias complejas y adversas.

 

Compromete a estar dentro del juego respetando normas y reglas, enfocado a un bien común solidario, que genere valor e impacto para con la sociedad. Es ir construyendo un tejido social a través de pequeñas células que inspiren a otros, impulsando el talento humano, crítico y cognitivo de cada uno de los emprendedores para generar nuevas formas o bien innovar las ya existentes para un desarrollo económico social sustentable, más justo y equitativo.

 

La acción del emprendimiento es realizada por personas que inspiran y se apasionan por lo que hacen, el riesgo lo asumen con responsabilidad, compromiso y profesionalismo, se atreven a hacer lo imposible en posible, siempre en búsqueda de alternativas que den solución a necesidades específicas. Son los Emprendedores los que tiene el poder de cambiar las cosas, vencer cualquier peligro, luchan por una misma misión. (Endeavor/https://www.youtube.com/watch?v=ypTAJ0siJEs).

 

La actividad emprendedora es “la gestión del cambio radical y discontinuo, o renovación estratégica, sin importar si esta renovación estratégica ocurre adentro o afuera de organizaciones existentes, y sin importar si esta renovación da lugar, o no, a la creación de una nueva entidad de negocio.(Scott Kundel)

Los jóvenes son el hoy y el mañana, en sus manos está nuestro país, son los agentes de cambio, esto ha dado lugar a que las instituciones de educación superior, enfoquen su modelo educativo al desarrollo de habilidades y competencias empresariales con una visión global, como es el caso de nuestra institución la UVM, en dónde en un primer momento es sensibilizar y fortalecer el espíritu emprendedor de los jóvenes.

 

Definir el espíritu emprendedor no es cuestión sencilla, debido a que existen muchas características que tienen unas personas y otras no, pero que de cualquier forma los hacen exitoso; en la actualidad el espíritu emprendedor es sinónimo de creatividad, innovación, cambio, fundación de una organización empresarial, o toma de riesgos. (Valvanera Castro 2010/2011)

 

El emprendimiento en nuestro país se ha convertido en un instrumento de política pública, para promover el emprendimiento en los jóvenes como alternativa de auto emplearse e impactar en la microeconomía nacional, a través de diferentes programas y apoyos de financiamiento para que puedan pilotear sus ideas de negocios “Startups”. Ha sido un proceso de varias décadas  para fomentar cultura emprendedora en nuestros jóvenes.

 

Emprendedurismo es la plataforma de acciones de un ecosistema emprendedor para fomentar un marco de Desarrollo Económico y Social Sustentable de un País, este se traduce en políticas públicas viables y factibles para los diferentes sectores  y actores de la sociedad, haciendo que se genere una sinergia entre el gobierno, los empresarios, las iglesias y el tercer sector “la sociedad organizada”. Todos somos responsables de potencializar las capacidades de las personas que integran nuestro ecosistema.

 

Por supuesto que esto implica un cambio de actitudes creativas e innovadoras que nos permitan estar en un constante movimiento de acciones claras, concretas y organizadas, siempre con una planeación estratégica que mida el logro de objetivos y metas en un corto, mediano y largo plazo.

 

La educación, aspecto fundamental para llevar a cabos cambios radicales y trascendentales mediante programas y espacios que permitan el desarrollo de habilidades y competencias enfocadas a un razonamiento crítico y positivo en los niños, jóvenes y adultos. Nuestro mundo cambia a cada instante es la tecnología la que nos ha motivado u obligado a investigar y promover nuevos modelos y metodologías para hacer cosas diferentes que den valor agregado a lo ya establecido, buscando ser más competitivos en los mercados internacionales.

 

Tenemos que migrar de estados de confort a un dinamismo constante y objetivo, que provoque los grandes cambios que requiere nuestro país, hablando desde mi experiencia en el ámbito emprendedor, observo logros muy interesantes en proceso que tiene que ver con el proyecto de vida de un joven emprendedor, sus inquietudes, sueños, dinamismo, es canalizado en acciones que le apertura una visión amplia enfocada a sus intereses que le permiten desarrollar habilidades empresariales.

 

Experimentar creo que es uno de las características que potencializan las capacidades del emprendedor, ya que le permite estar en situaciones de riesgo, de constante toma de decisiones y aprendizaje. Sin embargo siempre viene acompañado de un pull de mentores o consultores que lo van orientando en su proceso, situación que le provee de fortalezas para sentirse acompañado en este camino que es uno de los más intensos.

El ecosistema emprendedor tiene como objetivo blindar al emprendedor para que emprenda en el menor tiempo y lo provea de diferentes tipos de espacios para que pueda darse a conocer, capacitarse, vincularse y hacer crecer su negocio y exista un menor de posibilidades de fracaso.

 

Es muy importante tener presente que cada estado tiene un plan estratégico sectorial para el desarrollo de este, lo anterior por las acciones de emprendimiento que tomará a través de sus diversas instancias para allegar a sus aliados, en este caso a las universidades a enfocar sus programas al desarrollo de competencias específicas para sus estudiantes, y vincularlos al sector estratégico desde sus primeros semestres.

 

Es muy amplio este tema, hablar de emprendimiento y emprendedurismo es conjuntar  una filosofía y acciones congruentes a una realidad que enfrenta nuestra sociedad ante una globalización de cambios constantes, sin embargo  nos da la oportunidad de  ser parte de cambios trascendentales  mediante actitudes y acciones  emprendedoras vinculando la academia con el ecosistema emprendedor para experimentar y profesionalizar la vocación empresarial en nuestros jóvenes.

 

Siendo así las incubadoras o centros de negocios el vehículo de buenas noticias para el emprendedor o empresario que desee iniciar su empresa o bien potencializar esta mediante un acompañamiento profesional que le permita permanecer y generar autoempleos y empleos de acuerdo a un plan estratégico de crecimiento. Hoy es momento de sumar esfuerzos, de compartir buenas prácticas, de mantener buenas relaciones con el ecosistema emprendedor nacional e internacional, para la apertura de nuevos canales y oportunidades para nuestro país, y lograr disminuir los índices de pobreza y delincuencia por falta de oportunidades para todos.


(Artículo elaborado por Mtra. Alejandra Rodríguez de la Torre, UVM Campus Zapopan)

 

¿Qué es el coaching?

 

El coaching es una actividad profesional regulada por instituciones internacionales como la ICF (International Coach Federation), la IAC (International Association of Coaching), entre otras.

 

Es el resultado de diversas disciplinas como la filosofía, psicología, liderazgo y management, programación neurolingüística, negociación, entre otras. No tiene como tal una raíz u origen único, del mismo modo, existen diversas definiciones de acuerdo a diferentes escuelas y corrientes de coaching. Su propósito es crear conciencia para promover un cambio sustentable al aclarar las creencias, valores, limitantes, oportunidades, recursos propios, para tomar decisiones estratégicas y llevar a cabo acciones específicas.

 

La International Association of Coaching IAC lo define como: “Un proceso de transformación dirigido a la toma de conciencia, el descubrimiento y el crecimiento personal y profesional”.

 

La International Coach Federation lo define como: “Una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas. Mediante el proceso de coaching, el cliente profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida”.

 

 

Descripción del coaching

El coaching podría describirse como un proceso que se desarrolla a lo largo de un determinado periodo de tiempo y que tiene lugar entre dos personas: coach y coachee.

El coach, utiliza una metodología basada en preguntas, que ayudan al coachee a explorar sus propias creencias, valores y limitaciones. Como resultado de esta exploración, el coachee hace conciencia de su realidad e identifica opciones. Posteriormente toma decisiones y establece compromisos en un proceso de cambio y aprendizaje.

De manera creativa, pueden llegar a generar ideas con el fin de despertar el potencial del coachee, ya que el coach parte de la creencia de que el coachee cuenta con los recursos necesarios para fijar y lograr sus objetivos por sí mismo.

 

El coaching

Sirve para acelerar procesos de cambio o mejora, enfrentar de una mejor manera situaciones difíciles de manera proactiva y consciente. No se queda en un proceso de análisis, está enfocado a la acción.

 

 

Tipos de coaching

Existen diferentes métodos y aplicaciones del coaching, dirigidos a diferentes áreas, tales como el Coaching Ontológico, Político, Directivo, deportivo, de vida, de negocios, educativo, ejecutivo, de equipos, etc.

Independientemente de su área de aplicación, el coaching está orientado a provocar el cambio de manera consciente, invita a derribar barreras mentales, permitiendo poner rumbo a lo más importante. Está basado en el desarrollo, aprendizaje y crecimiento personal, todo enfocado a la obtención de resultados tangibles y extraordinarios, liberando el potencial de una persona para lograr elevar el rendimiento propio y verlo reflejado en su vida, profesión o negocios de las personas.

 

Emprendimiento en México

El concepto de emprendedor hoy en día se ha asociado más con una actitud que con el simple hecho de iniciar un negocio. Si bien, las iniciativas se están lanzando al mercado, el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) indica que cada año en México surgen 200,000 nuevas empresas aproximadamente, de cuales solamente 35,000 sobreviven a los dos años.

Las causas de mortalidad son diversas, puede deberse a factores externos y del entorno, sin embargo, en aquellos factores internos que están en manos del emprendedor, puede deberse a la baja calidad de los proyectos e inclusive a la falta de capacidades, conocimientos, visión del (los) emprendedor (es).

 

La falta de claridad, estrategias y objetivos bien formulados pueden hacer la diferencia en el resultado del emprendedor, y es justamente uno de los propósitos del proceso de coaching.

 

El emprendimiento ha cobrado un gran impulso; el gobierno e instituciones de iniciativa privada le han dado un papel protagónico como una de las alternativas más viables para elevar la economía del país y una alternativa también para resolver el problema de desempleo por falta de oportunidades acordes a las necesidades de los profesionistas.

 

Han surgido un sinnúmero de programas, convocatorias, becas, capacitación, programas de mentoring y apoyos que suman a la plataforma de impulso del ecosistema emprendedor, el cual cada vez se muestra más sólido, trabajando de manera colaborativa, tejiendo redes y construyendo alianzas entre sí con el interés de facilitar a los emprendedores los medios para fortalecerlos y acelerarlos.

 

Ante estas oportunidades y plataformas, las nuevas generaciones están optando por explorar el camino del emprendimiento, apostar por sus ideas y potencial creativo y ser cada vez más conscientes de que al emprender no solo tendrán la oportunidad de activar la economía y auto emplearse sino que les permitirá tener mayor autonomía.

 

Las universidades e instituciones educativas juegan también un papel muy importante en generar las primeras experiencias emprendedoras en los jóvenes, a través de foros, simuladores, proyectos, etc. Así mismo, los docentes y facilitadores del conocimiento pueden proveerles de herramientas que permitan acompañar los proyectos que surjan de las prácticas académicas y de los cuales los estudiantes quieran llevar más allá del aula.

 

Más que lanzar proyectos al mercado, el verdadero trabajo está en formar emprendedores potenciales que sean capaces de identificar problemáticas específicas y planteen soluciones escalables que transformen industrias, a una sociedad que está receptiva y en espera de gozar de una mejor calidad de vida a través de nuevos productos y servicios o bien, de nuevas maneras de acceder a ellos.

 

Problemáticas empresariales

Del tamaño del reto que el emprendedor se ha planteado, será la preparación y el trabajo que deberá realizar. Es en ese salto de confianza de llevar su idea a la acción, el emprendedor se ve ante el reto de enfrentarse a sus miedos, barreras internas, nuevos problemas.

La brecha entre el punto de partida y el logro de los objetivos empresariales, es un camino que debe trazarse a través de acciones concretas, específicas, medibles, lo suficientemente retadora para mantener el interés por lograrla, así como motivadora y atractiva de modo que mucha gente desee sumarse y ser parte de ella.

 

De acuerdo al Censo Económico de 2010, INEGI, las empresas en México están distribuidas de la siguiente forma:

95.2% (4.8 millones) son microempresas

4.3% (211,194) son pequeñas empresas

0.3% (15,432) son medianas empresas

0.2% (10,288) son grandes empresas

 

Las empresas MiPYMES, tienen ciertas características que pueden ponerlas en peligro de salir del mercado, algunas de ellas son:

  1. Falta de capital: obstaculizan su capacidad de modernización, adquisición de equipos o infraestructura, tecnología, imagen, crecimiento, contratación de servicios que permitan su mejora, etc.
  2. Falta de estrategias: El origen de muchas empresas se hace de manera empírica y no basado en un plan de negocios, con apoyo de un asesor profesional o mediante un proceso formal de incubación. Van viviendo un proceso a prueba y error y armando en el camino su experiencia. Viven más bien al día, de manera reactiva. No incorporan sistemas, planeación o procesos a su operación.
  3. Desconocimiento del mercado: limitando las posibilidades de éxito, desconocen de tendencias, comportamiento del mercado, información de la competencia e incluso de su propia industria.

 

 

La conciencia de la situación real de un negocio es el punto de partida para comenzar a escribir una nueva historia hacia la mejora.

No solo se trata de reconocer lo que se hace mal, sino saber que implementar mejoras, trabajar con orden, estrategia, etc. posibilitará el acceso a los apoyos que el ecosistema emprendedor acerca a las empresas para fortalecerlas y desarrollarlas.

 

 

Coaching como potenciador para el emprendimiento

Ante el nuevo reto de transformar una idea en una empresa, o bien crecer un negocio, el emprendedor debe comenzar a plantear hacia dónde quiere ir para dirigir los esfuerzos de manera correcta.

Pocas cosas son tan emocionantes como viajar o emprender por primera vez.

No es lo mismo viajar a un país conocido, que viajar a un país que nunca hemos visitado, que cuenta con otra cultura, otro idioma, otras costumbres, etc.

La realidad es que, emprendedor no siempre sabe cómo llevar a su empresa al éxito, sin embargo, puede comenzar a definir cuáles serán los objetivos que desea alcanzar con su empresa.

 

 

Un proceso de coaching puede ayudar al emprendedor a:

  1. Definición del proyecto: Enfocarse en lo que realmente en una propuesta de negocio viable, con una clara necesidad reconocida.
  2. Objetivos: La correcta formulación objetivos, que estén debidamente alineados con su empresa, lo que le permitirá movilizarse en una determinada y clara dirección.
  3. Establecimiento de prioridades: apoyará su toma de decisiones para tener claras las prioridades del día, invirtiendo su energía en aquello que le genere mayores resultados con el menor esfuerzo. Evitando dispersión y pérdida de tiempo.
  4. Puesta en marcha: ya que el coaching se enfoca en poner en acción los objetivos.
  5. Equipos de trabajo: Ya que el emprendimiento no es una aventura que se vive en solitario, sino que el emprendedor debe saber integrar a lo largo del camino personas clave, y tener la habilidad de formar equipos integrados, cohesionados, que trabajen colaborativamente.
  6. Fortalecimiento de habilidades del emprendedor: profundizar en las habilidades personales del emprendedor, ya que se enfrenta constantemente a retos, decisiones que pueden poner en riesgo el éxito o ser claves para impactar positivamente su negocio.
  7. Inteligencia emocional: las emociones juegan un papel muy importante en el comportamiento de las personas. Comprenderse a sí mismo y a los demás, es necesario para asumir el rol de liderazgo en una nueva empresa. Cada uno actuamos en base a nuestras creencias y tenemos diferentes motivaciones y detonadores.
  8. Plan de acción: una vez que se ha definido la situación y actual y la situación deseada, a través del coaching se puede generar un plan de acción con acciones concretas, específicas, medibles, realistas y con límite de tiempo, de forma que sea posible acercarse al objetivo deseado.

 

Emprendedor en acción

 

No se trata solamente de tener una buena idea, talento, etc. una vez que el emprendedor toma la decisión de lanzarse al mercado, debe darse cuenta del entorno y condiciones externas.

El mercado es cada vez más competitivo, que llevan al emprendedor a buscar resultados a corto plazo para poner a prueba su idea. Esto hace que muchas veces invierta gran cantidad de tiempo y energía y se genere un desequilibrio entre su vida personal y profesional, ocasionando desequilibrio en otros planos de su vida que pueden provocar estrés y problemas personales.

 

Asumir el rol de líder en una empresa, es una decisión de vida. Es importante equilibrar todos los aspectos personales para que el emprendedor pueda tener una adecuada dirección de su organización y enfoque en todas sus acciones.

De la misma manera que un coche no llegaría muy lejos si cada una de las ruedas estuviera alineada en distintas direcciones, el emprendedor deberá desarrollar la capacidad de dirigirse a sí mismo para el logro de sus objetivos.

 

¿Cuál es el correcto papel del coach?

 

Un coach no es un mentor, no da consejos, no da soluciones, instrucciones ni hace propuestas de cómo pueden resolverse los problemas del coachee.

El coach parte de la creencia de que el emprendedor es capaz de fijar y lograr sus objetivos por sí mismo, ya que el coachee es el que mejor conoce su situación, es quien tiene el poder de decisión de qué tan lejos quiere llevar a su empresa.

El coach entonces, actúa como un facilitador del proceso para que el coachee haga conciencia, descubra sus habilidades, destrezas personales, identifique sus creencias limitantes y las reemplace por nuevas creencias que aumenten su rendimiento y potencial.

 

Con esto, poner rumbo a lo más importante.

 

Durante todo el proceso el coach apoyará al emprendedor a conservar objetivos claros, y la posible implementación de estructuras y sistemas que le permita mantener su nuevo enfoque hacia los procesos de aprendizaje, el valor de utilizar o crear recursos nuevos, por sí mismo, para alcanzar sus propósitos.

 

En conclusión, la esencia de un buen proceso de coaching reside en que el coach logre fomentar en el coachee conciencia, desbloquear y liberar el potencial; y que el que logre desarrollar un sistema propio aplicable a su vida personal o profesional que lo lleve siempre a incrementar su rendimiento.

 

El emprendedor puede encontrar en el coaching una herramienta de crecimiento, superación e incluso formación para convertirse él mismo en un líder coach.

 



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones