La disrupción se ha convertido en la constante. Las técnicas estadísticas de proyección de demanda han limitado su validez a un máximo de dos o tres años, para efectos de planeación de operaciones, ya que el acelerado paso de la innovación tecnológica vuelve obsoletos y acorta el ciclo de vida de los bienes y servicios a mayor velocidad.

¿Cómo entonces anticiparnos a los hechos? ¿Cómo visualizar los posibles escenarios de los mercados y obtener así ventajas competitivas para la perdurabilidad rentable de nuestras empresas?

Desde hace algunos años, hemos incorporado con éxito los métodos de creación de escenarios futuros en las dinámicas de planeación y pensamiento estratégico de cursos de maestrías de negocios. Estas técnicas, que no son ni la bola de cristal, ni pasar a otros estados de conciencia, ni proyectar históricos, tienen sus orígenes en la empresa Shell, en la que el finado Pierre Wacks en la década de los 70, logró identificar escenarios, basados en prospectivas geopolíticas y económicas, que al ser considerados por la compañía y tomar decisiones estratégicas oportunas, los colocó a mediados de los 80, como una de las petroleras más grandes del mundo. Como legado suyo, algunos de sus pupilos, como Peter Schwartz y Kees Van der Heiden, crearon Global Business Network y han publicado sus métodos en libros y journals durante los últimos años, mostrándonos cómo aplicarlas para visualizar los escenarios en reveladores ejercicios de prospectiva estratégica.

Estos escenarios, son ambientes alternativos, que consideran los principales factores tecnológicos, demográficos, geopolíticos, ambientales y sociales, que nos permiten identificar las amenazas y oportunidades en horizontes de 10 a 20 años, con el fin de generar iniciativas estratégicas con las que se afronte cualquiera de esos futuros con éxito y menor esfuerzo y riesgo.

Conocer el futuro es cambiarlo desde nuestro presente, como lo muestra “NEXT“, un film de ciencia ficción del 2007, protagonizado por Nicholas Cage, en el que él puede visualizar su futuro en los siguientes dos minutos, tomando las decisiones oportunas que lo colocan siempre en una posición de ventaja e invulnerabilidad.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Aunque es una película de ficción, se pueden tomar lecciones de cómo el desarrollo de esta habilidad nos permite crear escenarios alternativos ramificados y tomar siempre las mejores decisiones.

En América Latina pocas organizaciones realizan esta dinámica en serio, dada nuestra escasa cultura de prevención y anticipación, nuestro corto alcance visual y preferencia por preservar el statu quo. Sin embargo, la perdurabilidad de nuestras especies empresariales y manufactureras están en riesgo de no incorporar estos ejercicios en nuestra práctica de negocios.

Aprendamos esta práctica y a incorporarla en nuestras vidas profesionales y negocios.

Espero sus comentarios.

 

Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones