Hoy en día muchas negociaciones (pequeñas y grandes) se concretan con un teléfono celular o un Nextel en un automóvil y desde los rincones más estancados de una vía rápida urbana. Enlazamos llamadas muy importantes a distancia y desde ahí tomamos decisiones de gran relevancia. Inclusive muchas de las entrevistas radiofónicas a políticos, empresarios o personalidades del espectáculo se realizan a través de un teléfono celular y desde un auto.

Por la naturaleza de algunos negocios, el concepto de una oficina física de tiempo completo se hace complejo y los largos traslados en ciudades grandes convierten a nuestro automóvil en sala de juntas.

Yo también soy usuario de estos recursos pero reconozco que el nivel de concentración a una conversación de negocios puede disminuir en estas condiciones, por lo que a continuación enlisto una serie de recomendaciones para no fallar en una negociación “móvil”:

– La primera sugerencia, no siempre viable, es que al recibir una llamada importante te detengas en un sitio seguro donde puedas brindar el 100% de tu atención a la llamada. Si vas acompañado y tu copiloto puede conducir se sugiere hacer dicho cambio y seguir con tu ruta.

– Si tienes una secretaria, asistente o colaborador en una oficina física, invítalo a participar en la llamada y pídele que tome notas de los principales acuerdos, y que al término de la llamada emita una minuta por escrito.

– Siempre tener en el coche un dispositivo “manos libres” o Bluetooth encendido para cualquier llamada (esta es muy obvia). Además de disminuir el riesgo de un accidente, te permite liberar tus manos para el manejo de movimientos corporales, que ayudan a concretar conceptos.

– Si tu participación en la llamada no es requerida en todo momento puedes poner tu micrófono en “Mute” o “Silencio” para que tus colegas o clientes no escuchen tu “música urbana”.

– Tener una pequeña libreta y pluma a bordo para anotaciones rápidas (si estás detenido). En su defecto, muchos dispositivos móviles, sobretodo los Blackberry de nueva generación, tienen la opción de tomar notas mientras haces una llamada.

– Para muchas personas el lenguaje gráfico les permite tomar decisiones con mayor facilidad, sobre todo con el uso mapas conceptuales. Dentro del automóvil nuestro cristal lateral puede funcionar como un “pizarrón” momentáneo, por lo que puedes llevar un plumón de preferencia negro (que pueda borrarse) para hacer algún pequeño esquema. Dichos gráficos se pueden fotografiar con el teléfono celular una vez que finalizó la llamada, y así tienes un resguardo de las notas.

– Finalmente: Cuando circules en zonas inseguras pospón la llamada, tu atención es requerida al 100% sobre el camino.

Por otra parte, el automóvil puede ser una excelente sala de juntas para una conversación física importante entre dos personas, porque la privacidad es absoluta y los tiempos “muertos” de un traslado facilitan la reflexión.  Para una conversación confidencial con un colaborador o socio, que requiera evadir distracciones, el automóvil puede ser aún mejor que un restaurante.

Hoy en día es inevitable trabajar desde el automóvil, pero es muy importante asegurarnos que la calidad de nuestras decisiones no se pierda durante nuestra movilidad.

¿Alguna sugerencia?. Se aceptan comentarios. 

Síganme en Twitter (y desde el auto): www.twitter.com/ageifman



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones