Aprovechando un reciente estudio del Instituto Mexicano del Transporte (IMT), en el que se asegura que para 2015 el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) se verá completamente saturado en sus operaciones, hay quienes promueven sus propios proyectos. Es el caso de Estafeta, la empresa mexicana dedicada a la mensajería y servicios logísticos, que levantó la mano para dar un mensaje: la opción ante la “inminente” saturación del aeródromo capitalino está en San Luis Potosí, donde tiene su principal centro de operaciones, pero hay que invertir unos 30 millones de dólares. Desde hace años, la empresa comandada por Ingo Babrikowski ha tratado insistentemente de convencer al Grupo Aeroportuario Centro Norte (OMA) —quien tiene la concesión de dicho aeropuerto— de ampliar la pista de aterrizaje para recibir aviones cargueros de más de 100 toneladas, lo que, a su parecer, será el atractivo principal para concretar el proyecto. Al interior de Estafeta reconocen que, durante todo este tiempo, se han topado con negativas o la ya afamada frase “diles que sí, pero no les digas cuándo”, pero no hay peor lucha que la que no se hace.

Transferencias, paso a pasito
De septiembre a la fecha, BBVA Bancomer ha captado 90,000 usuarios que han realizado unas 150,000 operaciones a través de Dinero Móvil, el producto que ofrece una plataforma para que sus clientes hagan transferencias de hasta 5,000 pesos diarios por medio de un teléfono celular de cualquier compañía telefónica. Cuando lanzó el producto en septiembre de 2012, el banco se planteó llegar a un millón y medio de usuarios y a un volumen de 19.5 millones de envíos durante el primer año de operación. Así, el banco tiene aún mucho trabajo por hacer en los próximos siete meses para lograr convencer a sus 20 millones de clientes a usar este producto. Ya sea a través de la aplicación del teléfono celular o por medio del portal de Internet, los usuarios podrán realizar las transferencias, donde el receptor del pago recibirá un SMS a su teléfono celular, el cual contiene 14 números de seguridad, además de cuatro dígitos más que deberá proporcionar directamente el cliente de Bancomer. La institución tiene también en frente la competencia de los productos móviles de otros bancos, como Transfer de Banamex y MiFon de Banorte. Los grupos financieros buscan aprovechar los 90 millones de líneas telefónicas celulares que hay en el país para aumentar la bancarización a un menor costo de operación.

Turismo de reuniones, ¿relegado?
Los empresarios del turismo de reuniones se sienten engañados por los funcionarios del Gobierno federal, pues les incumplieron la promesa de incluirlos en el Plan Nacional de Turismo que recientemente anunció el presidente Enrique Peña Nieto. De hecho, agremiados a la Asociación de Mercadotecnia de Destinos de México (AMDEM) aseguran que en noviembre hablaron con Carlos Joaquín González, entonces coordinador de Turismo para la Transición, a quien le explicaron la importancia de este sector. Incluso, afirman que Rodolfo Negrete, director del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), les dijo que sí los iban a considerar, pero cuando se dio a conocer el Plan se llevaron la sorpresa de que el sector ni siquiera estaba mencionado. Dicen que de esta manera se fue la oportunidad de ampliar al espectro de la industria turística, pues el nicho de las reuniones ha crecido en los últimos años, lo que trae de la mano más cuartos de hotel, construcción de aeropuertos, carreteras y centros comerciales en las ciudades. De hecho, en los últimos años se han llevado a cabo proyectos como la ampliación de Expo Guadalajara, el Centro de Convenciones de Zacatecas, Mundo Imperial (Acapulco) o el Centro de Convenciones Metropolitano de Tijuana-Rosarito, que abrirá sus puertas el próximo mes. Pese a haber quedado fuera, los empresarios del turismo de reuniones esperan que haya un ajuste en la política del Gobierno y se les tome en cuenta.



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones