pemex refinacionLa construcción de una refinería adicional en el país tiene implicaciones económicas, sociales y ambientales, pero en ocasiones no es tan evidente la razón por la que es necesaria una obra de esas características.

Lo que me interesa destacar es que la refinación es una actividad de alta complejidad dentro de la industria mundial de hidrocarburos, y ofrece varias alternativas tanto para los países como para las empresas del sector.

En nuestro país, la producción de petrolíferos tiene características interesantes que vale la pena recordar luego del compromiso del Gobierno federal para contar con una séptima refinería en el territorio nacional.

Un primer dato a considerar, de acuerdo con Pemex, es que entre enero y mayo de este año se tuvo que adquirir a otros países el 43% de la gasolina que se consume en México.

Esa proporción casi no ha variado desde 2005, y se tradujo en que la petrolera gastó 13,309 millones de dólares durante todo el año pasado para importar al país los petrolíferos que demandan los mexicanos.

De acuerdo con la paraestatal, se estima que construir la refinería Bicentenario en Tula, Hidalgo, tendrá un costo aproximado de 10,000 millones de dólares y el plazo para tenerla en operación podría ser de hasta 6 años.

El inicio de las obras ya acumula un retraso, pues se había estimado su arranque en los primeros meses de 2011 pero hace unas semanas la Secretaría de Energía lo aplazó hasta febrero de 2012.

Aquí un apunte interesante es que, según algunos conocedores del sector de refinación, para cuando se termine de construir la nueva refinería el déficit de petrolíferos será equivalente al actual, por lo que debió considerarse la necesidad de construir no una, sino dos nuevas plantas.

De cualquier manera, un proyecto de esta naturaleza generará empleos y una inyección de recursos antes, durante y después de su construcción, por lo que la economía de Hidalgo se verá beneficiada.

Pero tampoco hay que olvidar que, en el caso de Pemex, la producción de petrolíferos es una de las actividades que más pérdidas le genera anualmente: la subsidiaria Pemex Refinación tuvo mermas por 119,500 y 48,500 millones de pesos en 2008 y 2009, respectivamente.

Una de las propuestas de Felipe Calderón en su iniciativa de reforma energética de 2008 fue permitir un esquema similar a la maquila para la refinación.

Con ello se buscaba que empresas privadas pudieran construir refinerías en el territorio nacional para producir gasolinas y otros derivados con el crudo que Pemex les proveería, pero el punto no prosperó durante el debate en el Senado.

Y otro aspecto curioso es que, mientras Pemex tiene limitaciones para asociarse con otras empresas dentro del territorio nacional, en el extranjero puede realizar inversiones conjuntas, como es el caso de la refinería Deer Park, ubicada en Texas.

En 1993, Royal Dutch Shell vendió a nuestra petrolera el 50% de esa planta en alrededor de 1,000 millones de dólares, con un compromiso a 30 años de suministro de crudo tipo maya extraído del subsuelo mexicano.

Para algunos expertos, debió considerarse la opción de que, al igual que en Deer Park, México adquiriera capacidad de refinación subutilizada en otras latitudes del mundo.

Me parece que es importante reflexionar sobre las alternativas para que México encuentre la mejor combinación entre oferta y demanda de petrolíferos.

Ese análisis también deberá tomar en cuenta que, desde el punto de vista ecológico, en el mundo hay que avanzar hacia un menor consumo de hidrocarburos y una mayor participación de las fuentes renovables de energía, sobre todo en el transporte.

¿Qué opciones consideras que nos convienen más a los mexicanos?

Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones

3 Comentarios para “¿Para qué queremos la nueva refinería?”

  1. 1 | Lo dijo: Atza

    dónde quedó la autonomía en refinación???, la misma Sener y Pemex han reconocido que esto “no es conveniente”, me pregunto: por qué???? si el mandato de la nueva Ley de Pemex es maximizar el valor agregado… mal mal mal…

  2. 2 | Lo dijo: El Cochupo

    Antes que por que no se invertía en una nueva refinería y ahora que por que ya es mucho petróleo. Quién los entiende. Gongori-Gongori!!

  3. 3 | Lo dijo: Santiago

    Pero que chingada necedad de meterle dinero bueno al malo, habiendo otras fuentes de energia mucho mas limpias como son el transporte electrico en grandes urbes como son la ciudad de mexico. Imaginense en lugar de metrobuses, nuevamente trolebuses. Les falta capacidad a quienes manejan las deicisiones en materia de inversion.

Deja tu comentario