Parece una pesadilla. Por más que pagas el crédito, el saldo no baja. Y además, las mensualidades siguen subiendo.

Los créditos hipotecarios en Udis, que tal vez fueron una buena idea en la crisis de 1995 (para salvar a los deudores del gran salto en las tasas de interés de aquel entonces) o en 2001, cuando no había otros préstamos hipotecarios, se han vuelto constra sus usuarios.

Una lectora nos cuenta que hace cuatro años contrató un crédito de 350,000 pesos. Y ahora, sin haber dejado de pagar, debe 400,000 pesos. ¿Cómo es que la deuda se multiplica en lugar de bajar? Porque los udis se actualizan de acuerdo con la inflación y además se les carga una tasa de interés adicional, que anda como en 8 por ciento.

Si haces la suma, entre actualizaciones por inflación y tasa de interés, la tasa anda en alrededor de 13%, cuando en el mercado mexicano ya puedes encontrar tasas de interés de 11%. Sería momento de cambiarte y sustituir tu crédito en udis por uno de pesos, a menor tasa y con mensualidades fijas.

Los bancos y otras instituciones financieras están dispuestas a hacer el cambio, pero tú tienes que hacer tu luchita y preguntarles por las condiciones. También hay que hacer un desembolso extra, por los cambios en las escrituras, pero eso también podrían financiártelo. ¿Tienes tú problemas con tu crédito en udis? ¿Te atienden en tu institución financiera? Cuéntanos, tal vez podamos ayudar.

Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones