Cuando salió de la Universidad, Juan empezó a ahorrar. Diez años después, su amigo Miguel se sorprendió de la buena cantidad de dinero que había juntado Juan, así que decidió empezar también él. Y aquí te va una pregunta: ¿quién habrá juntado más dinero al cabo de 40 años, Juan o Miguel? Porque Juan dejó de ahorrar en ese momento y Miguel estuvo ahorrando los siguientes 30 años.

Esa historia, que Karla Bayly cuenta en su libro Toma el control de tu dinero, ilustra las maravillas de empezar a ahorrar de joven. Gracias a que empezó antes, Juan acumuló más en 10 años que Miguel en 30. ¿Dónde está el truco? En el interés compuesto. Se supone que ambos ahorran la misma cantidad al mes, y que la tasa de rendimientos que obtienen es igual para los dos. Si quieres más detalles pícale aquí para leer a Karla.

Bien, bien. Empecemos a ahorrar. Pero dónde. A la redacción de Dinero Inteligente llegó un representante de una compañía de seguros para venderle un plan de ahorro a uno de los jóvenes diseñadores, un soltero de 25 años, sin planes próximos de formar una familia.

El plan de ahorro incluye un seguro de vida y el joven puede escoger entre hacer aportaciones en pesos, en udis o en dólares. También puede elegir entre varios portafolios de inversión, que pueden llegar a estar casi por completo en la Bolsa Mexicana de Valores. Aquí hay algunos ejemplos, de Seguros Monterrey, Bancomer o GNP (que conste que no son recomendaciones de compra).

El plan le ofrece seguridad, pero también le pide que se comprometa a dejar el dinero ahí 10 años. Si este joven tuviera un hijo, estaría encantado de esperar tanto tiempo para juntar dinero para pagarle sus estudios o un viaje por Europa. Como no lo tiene, necesita otro incentivo para dejar ahí su dinero.

Un problema más. El compromiso de ahorro es de 1,600 dólares anuales. Y este joven no está seguro de tener la disciplina de guardarlos siempre.

De cualquier manera sería bueno que empezara a emular a Juan. ¿Qué tal que hiciera aportaciones a su cuenta de la afore? Pero ni siquiera sabía en qué afore estaba. Llamó al teléfono de la Consar, para que le dijeran en cuál está. Marcó el número: 01-800-50-00-747, y ahí una grabación le pidió que marcara su número del seguro social. Sólo con eso le informaron que todavía no ha sido asignado a ninguna afore, así que el siguiente paso es escoger una, para empezar a meter ahí su ahorro voluntario.

Es el primer paso para empezar a formar su patrimonio.



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones