Esta semana, Carlos Slim recorrió lo que será la Plaza Carso, un conjunto de edificios para vivienda, oficinas y comercios. Si Slim le apuesta a que la gente aceptará vivir en estas nuevas ciudades verticales, entonces tal vez habría que pensar en invertir en algunos de estos metros cuadrados.

Los conjuntos de viviendas y oficinas se empezaron a poner de moda en la ciudad de México hace unos cinco años, después de que alguien descubrió que cada vez era más difícil llegar a Santa Fe. La apuesta es a que los habitantes de la capital mexicana se acostumbren a vivir en microciudades.

¿Te conviene entrar a eso? Según Fernando Soto-Hay, director de Tu Hipoteca Fácil (una agencia que te ayuda a comparar créditos hipotecarios), o Gene Towle, de Softec (una consultora sobre bienes raíces), los mexicanos compran una casa con la idea de que sólo saldrán de ahí con los pies por delante, así que invierten todo el dinero de un jalón en una supervivienda.

Para que una pareja joven decida comprarse un departamento de 80 metros cuadrados se necesitaría que tuviera planes de permanecer así cuando menos unos 8 años. Pasado ese tiempo, podrían vender más cara la vivienda, para comprar el siguiente escalón, una casa en la cual quepan los hijos. Esa sería la ruta para crear patrimonio, de acuerdo con la receta de Soto-Hay.

Gene Towle alguna vez nos contó que él esperó casi hasta los 40 años para comprar una casa (mientras vivió en un espacio que le dejaban sus padres). Pudo entonces dar más de enganche y conseguir un crédito hipotecario más cómodo.

Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones