Es hora de preparar la presentación de la declaración anual del impuesto sobre la renta de las personas físicas del ejercicio 2009, la cual deberá presentarse a más tardar el 3 de mayo de 2010.

Los contribuyentes obligados a presentarla podrán aplicar las deducciones personales previstas en el artículo 176 de la Ley del Impuesto sobre la Renta. Dichas deducciones están limitadas y deben observar ciertos requisitos.

Entre otras deducciones que el contribuyente podrá a hacer deducible encontramos: los gastos médicos, dentales y gastos hospitalarios efectuados por el contribuyente para sí, su cónyuge o la persona con quien viva en concubinato, y para sus ascendientes o descendientes en línea recta, siempre que dichas personas no perciban durante el año ingresos en cantidad igual o superior a un salario mínimo general del área geográfica del contribuyente, elevado al año; gastos funerales, hasta un salario mínimo general del área geográfica del contribuyente, elevado al año; donativos no onerosos ni remunerativos; las primas por seguro de gastos médicos; gastos de transporte escolar de sus descendientes en línea recta, cuando éste sea obligatorio.

Gastos médicos
Tratándose de los gastos médicos, estos comprenden:

  •  Honorarios médicos
  •  Honorarios dentales
  •  Gastos hospitalarios
  •  Gastos indispensables por compra o alquiler de aparatos para el restablecimiento o rehabilitación del paciente
  •  Medicinas, siempre que las mismas se hubieran incluido en los documentos que expidan las instituciones hospitalarias
  •  Honorarios de enfermeras
  •  Análisis y estudios clínicos
  •  Prótesis
  •  Lentes ópticos graduados

Para que dichos gastos no sean rechazados por la autoridad hacendaria, deberán reunir los requisitos fiscales y haberse erogado en el ejercicio de 2009 a favor de instituciones o personas residentes en el país, además en el recibo correspondiente se deberá hacer constar que quien prestó el servicio cuenta con el título profesional de médico o cirujano dentista.

El IVA trasladado por dichos gastos no será acreditable, ya que se considera parte de la deducción personal que se disminuye de los ingresos acumulables.

Gastos superiores a ingresos
Cabe señalar que si bien la Ley del Impuesto sobre la Renta no establece un límite en cuanto al monto que el contribuyente puede disminuir respecto de los gastos médicos; en la práctica ha rechazado algunas devoluciones, en razón de que los gastos realizados eran superiores a los ingresos obtenidos.

Debemos recordar que la autoridad tiene que observar el procedimiento que marca el artículo 107 de la Ley de Impuesto sobre la Renta cuando una persona física tenga erogaciones superiores a sus ingresos.


El Servicio de Administración Tributaria (SAT), con la finalidad de facilitar el cumplimiento de la declaración anual 2009 a las personas físicas, crea el programa denominado “Declaración Automática versión 2010”.

 Este programa, según las autoridades, permite presentar de manera sencilla la declaración anual y ante todo  mantener de manera confidencial la información proporcionada por el contribuyente.

 Los pasos a seguir para uso de programa son:

  • acceder al apartado de la  Declaración Automática 2010 en la página electrónica del SAT
  • proporcionar su RFC, clave CIEC o su Firma Electrónica Avanzada (Fiel), si ya cuenta con ellas, verifique que se encuentren vigentes
  • revisar los regímenes fiscales que tuvo activos durante el ejercicio 2009, mediante el botón correspondiente en la pantalla de inicio y seleccione el o los regímenes fiscales por el o los que presentará su declaración anual
  • capturar los datos correspondientes en los apartados (pestañas) del programa
  • verificar a través del botón “vista preliminar” que la información fiscal capturada y generada sea correcta
  • imprimir el formato de impresión didáctica o guía con la información capturada y genere un archivo de respaldo (opcional)
  • cerrar la “vista preliminar” y confirmar los datos
  • efectuar el envío de la declaración, recibirá al instante el acuse de recibo definitivo
  • pagar por Internet si existe un impuesto a cargo, a través del portal del banco autorizado donde tenga cuenta proporcionando la fecha de presentación y el número de operación señalado en el acuse de recibo

 Al presentar la declaración no olvide:

  • si presenta la declaración de manera extemporánea con cantidad a cargo, debe pagar la actualización y recargos correspondientes
  • si obtuvo un saldo a favor mayor o igual a $10,000.00, debe firmar digitalmente la declaración y hacer el envío al SAT con su Firma Electrónica Avanzada (Fiel) para que en su caso, se le haga la devolución del saldo a favor

 Fuente: página del SAT


Las reformas al régimen de consolidación fiscal, publicadas el 7 de diciembre de 2009 y aplicables en 2010, trajeron consigo una limitante al “diferimiento del impuesto” derivado de la consolidación.

La afectación de estas nuevas reglas en materia de consolidación deben analizarse caso por caso. Existen empresas que se ven drásticamente afectadas como el caso de Cemex, la cual informó que el impacto de los cambios en la consolidación fiscal le generará obligaciones impositivas por 799 millones de dólares en los próximos 10 años. También el grupo Bimbo se vio afectado; sin embargo tomó la decisión de desconsolidar fiscalmente, lo cual dio a conocer a través de un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Algunos otros, como Grupo Modelo indicaron que no prevén una afectación derivada del régimen de consolidación fiscal debido a que “registra los pasivos con cargo a resultados por los efectos que en su caso generan al pagar los impuestos bajo el régimen de consolidación fiscal para los ejercicios de 2011 y posteriores”.

Impugnación
Las modificaciones antes citadas transgreden distintos principios constitucionales, como los de seguridad jurídica e irretroactividad, lo cual motivó a que 140 empresas que consolidan interpusieran el amparo en contra de dichas reformas el pasado 15 de febrero. Por tratarse de la impugnación de constitucionalidad, seguramente la última palabra la va a tener la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El término para presentar la demanda de amparo, son 30 días hábiles contados a partir de la entrada en vigor de la reforma a Ley del Impuesto sobre la Renta –LISR- (13 de febrero 2010, por ser día inhábil, el plazo vence el 15 de febrero) o bien, dentro de los 15 días hábiles siguientes al primer acto de aplicación, en el caso particular se computan a partir de que se realiza el pago del “ISR diferido”, el cual se debe efectuarse  en junio, de conformidad con el artículo cuarto transitorio de la LISR.

Reglas del SAT
Se espera que en los próximos días, el SAT dé a conocer algunas reglas de Resolución Miscelánea, en las que se corrijan varios errores técnicos en materia de consolidación fiscal, con lo cual los empresarios evaluarán si hacen efectivo su derecho de juicio de amparo ante la SCJN. Si dichas reglas resultan correctas, algunas empresas seguramente optarán por no ampararse.

 Fuente: idconline


En los primeros días del mes de febrero las personas que perciben pensiones por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se encontraron con la desagradable sorpresa que sus ingresos se vieron disminuidos, en virtud de que por primera vez se les retiene el impuesto sobre la renta.
Cabe señalar, que la retención no se da por una reforma fiscal de 2010, si no por una orden que dio el SAT al instituto para que realizara tal retención, en virtud de que la obligación siempre ha existido, sin embargo, por problemas de operatividad no se había llevado a cabo.

Las personas físicas residentes en México que perciben ingresos en efectivo, bienes, crédito y servicios, en términos de los artículos 1o y 106 de la LISR, están obligadas a pagar el ISR, conforme a las normas aplicables para cada tipo de ingreso. En tal virtud, la ley debe precisar claramente los elementos constitucionales de las contribuciones: sujeto, objeto, base, y tasa o tarifa.

Este principio constitucional también debe aplicarse a los ingresos derivados de pensiones pagadas por las instituciones de seguridad social, cuyo tratamiento resulta confuso al no existir reglas claras para la determinación del tributo.

En tal sentido, tradicionalmente estas pensiones se encuentran gravadas en el Capítulo I, por tratarse de ingresos percibidos por la terminación de la relación laboral, siendo éste el criterio de la autoridad fiscal, incluso ha dispuesto en las constancias de percepciones y retenciones, así como el formato de las declaraciones del ejercicio con estos conceptos como parte integrante de los ingresos por salarios y demás prestaciones que deriven de la relación laboral.

No obstante, existen otras postura donde los expertos han considerado que las pensiones y jubilaciones no pueden ubicarse en el citado Capítulo de salarios, ya que las pensiones otorgadas por el IMSS a los derechohabientes de ninguna forma pueden considerarse como ingresos obtenidos como consecuencia de una terminación de la relación laboral, porque la única persona legalmente obligada a realizar pagos por esta causa es su patrón. En ese tenor los conceptos que exclusivamente debe cubrir son los siguientes en caso de:

  • despido injustificado, el importe de tres meses de salario por concepto de indemnización, además de una prima de antigüedad consistente en 12 días por año de servicios prestados y las partes proporcionales de prestaciones (vacaciones, prima vacacional y aguinaldo), en términos de los numerales 76, 79, segundo párrafo, 87 y 162, fracción III de la Ley Federal del Trabajo  -LFT- y 123, fracción XXII de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

 

  •  renuncia y despido justificado, el finiquito compuesto por las partes proporcionales de prestaciones (vacaciones, prima vacacional y aguinaldo). Cabe señalar que en el segundo supuesto también se debe cubrir la prima de antigüedad.

Asimismo, en ningún precepto constitucional o de la LFT se establece que las pensiones sean una carga para las empresas, esto debido a que son beneficios de seguridad social a cargo de la institución creada para tal efecto (IMSS), que si bien son financiados por el patrón, los trabajadores y el Estado, mediante el pago de primas llamadas cuotas, y es el Instituto y no el patrón el encargado de cubrir las citadas pensiones al momento en que se presente el supuesto de reclamación (artículo 2o Ley del Seguro Social).

Posible Defensa
Si se encuentra en esa hipótesis, podría presentar el juicio de amparo por violación al principio de proporcionalidad tributaria, en estricto sentido, por las aportaciones que ya hubiesen cubierto el impuesto relativo, ya que se estaría gravando dos veces el mismo ingreso por una misma contribución, cuestión ajena a la Carta Magna.

El juicio de amparo se presentaría dentro de los 15 días a que se efectuara la retención, si se recibe un comprobante que acredite fehacientemente la retención, y de no ser así, al momento de presentar la declaración anual, donde se reflejará la retención que se realizó en el ejercicio. En este último supuesto, algunos juzgadores podrían considerar que existe un acto consentido, por lo que resulta prudente obtener el citado comprobante e impugnar el acto dentro de los 15 días siguientes a la retención.

Desea conocer como se calcula el ISR sobre estos ingresos, lo invito a visitar el portal www.idconline.com.mx

Fuente: IDCONLINE



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones