La Ley de Concursos Mercantiles que regula el proceso para tramitar las situaciones de crisis empresariales debido a las situaciones de insolvencia, es una gran desconocida entre nuestra clase empresarial, la cual ignora y recela de dicha ley, ignorando las ventajas y aspectos positivos que aporta.
La Ley Concursal puede ser una óptima herramienta a utilizar por las empresas en situación de insolvencia, y a través de la figura del concurso, obtener ventajas para sobreponerse a la situación de crisis que les afecte.
¿Cuáles son estas ventajas?
El deudor a través de este concurso puede llegar a  un convenio con sus acreedores. Esto supone compartir con los acreedores el riesgo de la viabilidad del convenio, y forzarles a aprobar dicho convenio, que en otra situación sería imposible.
Otra de las ventajas del concurso es que  supone igualmente la paralización de la ejecuciones judiciales que existan frente al deudor, dejan de correr intereses de las deudas, se pueden conseguir reestructuraciones en las plantillas o en áreas completas de producción, se pueden conseguir importantes rebajas en los créditos a través de la quita del convenio y de la subordinación de créditos entre los que se sitúan intereses de cualquier clase.
El concurso es también una opción a tener en cuenta en lugar de tener que ampliar o reducir capital para salvar una causa de disolución de la sociedad.



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones