A partir de enero de 2011 los contribuyentes que opten por emitir comprobantes impresos en papel, solicitarán la asignación de folios en la página de Internet del SAT. Una vez autorizados los folios el sistema generará un código de barra bidimensional. El contribuyente deberá descargarlo e imprimirlo en el original y en la copia de cada comprobante.

El código incluirá los siguientes datos: 

  • clave del RFC  del contribuyente emisor
  •  número de aprobación
  •  rango de folios asignados y en su caso la serie
  •  fecha de asignación de los folios
  •  vigencia

Pero, qué es un código bidimensional
El código bidimensional es el sucesor del conocido “código de barras”. Se trata de un archivo bidimensional que permite albergar toda la información que se requiera para identificar plenamente al contribuyente, que es capturada por el fisco en forma automática e instantánea, utilizando para ello un dispositivo de lectura diseñado a estos efectos.

El contribuyente la imprime, desde su PC personal, junto con el resto de la factura. La información puede ser recuperada aunque parte de la mancha se deteriore o se destruya.

Esta tecnología tiene varias ventajas tales como que no es necesario que el contribuyente disponga de un equipamiento especial; su desarrollo no es costoso; alberga toda la información requerida; la captura es instantánea y puede ser efectuada por cualquier agente del fisco y validarse la consistencia de los datos.

No obstante los beneficios enunciados, requiere del soporte papel y del desplazamiento del responsable para dar cumplimento a su obligación.
Las principales ventajas del uso de estos códigos son que permiten almacenar más información en menos espacio. El código ha sido creado para identificar objetos y facilitar el ingreso de información, eliminando la posibilidad de error en la captura.

Varios países han utilizado esta tecnología entre ellos Argentina (facturas), Chile (declaraciones), Brasil (facturas) y Guatemala (aduanas), entre otros.
Debemos recordar que esta modalidad de comprobación solamente podrá optar por ella, los contribuyentes:

  •  cuyo monto de operación sea hasta de $2000
  • cuyos ingresos en el último ejercicio no hubieran excedido de cuatro millones de pesos
  •  todos los contribuyentes independientemente de sus ingresos o monto de la operación de enero a marzo del 2011

El domicilio fiscal es uno de los aspectos más importantes en la fiscalización, ya sea en la verificación de los comprobantes fiscales, en una visita domiciliaria o una simple notificación. Por ello el legislador ha establecido sanciones severas a aquellos contribuyentes que no den aviso de cambio de domicilio fiscal principalmente cuando la autoridad ha ejercido sus facultades de comprobación al considerar que existe mala fe.

Es un delito el desocupar el domicilio fiscal después de haber sido notificada una orden de visita domiciliaria y antes de un año a partir de la notificación de ésta; pero para que éste se configure, no es suficiente que el contribuyente cierre el local, sino que es necesario acreditar fehacientemente que durante dicho plazo lo desocupó.

La intención del artículo 110, fracción del Código Fiscal de la Federación, acorde a interpretación de la Corte, es castigar aquellos contribuyentes que impiden las auditorías fiscales al perderse el vínculo con la autoridad.

Bajo razonamiento de la Suprema Corte no se configura el delito por el sólo hecho de que el contribuyente cierre el local en donde se encuentra su domicilio fiscal; la autoridad tributaria tendría que acreditar que el contribuyente desocupó totalmente el domicilio sin presentar el aviso correspondiente.

Para la Suprema Corte el término desocupar implica dejar un lugar libre de obstáculos, o sacar lo que hay dentro de alguna cosa, lo que es distinto a cerrar el local o establecimiento al público.

Este mismo argumento podría aplicar en los casos en que se pretenda por la autoridad suspender los plazos para concluir una visita en los términos del artículo 46-A; establecer la responsabilidad solidaria de los directores, gerentes o administradores a que se refiere el artículo 26, fracción III, inciso d), e incluso suspender el plazo para la extinción de facultades del fisco.

El criterio de la Corte es el siguiente: DESOCUPACIÓN DEL DOMICILIO FISCAL. PARA QUE SE CONFIGURE EL DELITO PREVISTO EN LA FRACCIÓN V DEL ARTÍCULO 110 DEL CÓDIGO FISCAL DE LA FEDERACIÓN, NO BASTA QUE EL CONTRIBUYENTE, DESPUÉS DE NOTIFICADA LA ORDEN DE VISITA Y ANTES DE UN AÑO CONTADO A PARTIR DE DICHA NOTIFICACIÓN, CIERRE EL LOCAL DONDE SE ENCUENTRE SU DOMICILIO FISCAL, SINO QUE ES NECESARIO ACREDITAR FEHACIENTEMENTE QUE DURANTE DICHO PLAZO LO DESOCUPÓ.

CONTRADICCIÓN DE TESIS 70/2009. Localización: 9a. Época; 1a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; XXXI, Enero de 2010; pág. 82.


El Servicio de Administración Tributaria informa acerca de los nuevos mecanismos de comprobación fiscal que se aplicarán a partir del 1 de enero de 2011:

  • los contribuyentes que al 1 de enero de 2011 tengan comprobantes impresos, podrán seguir utilizándolos hasta que se agote su vigencia de 2 años.
  •  los contribuyentes con ingresos acumulables iguales o menores a 4 millones de pesos al año, el proceso de transición también prevé que puedan seguir expidiendo comprobantes fiscales impresos, los cuales contendrán un elemento de seguridad adicional que será proporcionado, sin costo, por el SAT. Para ello, los mismos contribuyentes deberán pedir la aprobación de folios a través del portal de Internet del SAT utilizando su Firma Electrónica Avanzada (Fiel) e imprimirlos desde su casa, negocio, café Internet, impresor, etcétera, con lo que los mecanismos de emisión de comprobantes se amplían de manera importante.
  •  los contribuyentes con ingresos superiores a 4 millones de pesos al año podrán emitir comprobantes impresos con código de barras, sólo para operaciones cuyos montos no superen los 2,000 pesos.
  • contribuyentes que ya optaron u opten por el uso de la facturación electrónica durante 2010, se les respetará el uso de los modelos vigentes, considerando, además, que los contribuyentes que emiten facturas electrónicas a través de proveedores actuales podrán seguir operando éste esquema, durante el primer semestre de 2011.

Los actuales impresores autorizados podrán ofrecer una gama muy amplia de servicios al contribuyente, como puede ser la renta de equipo e Internet a quien no disponga de los mismos, impresión de comprobantes con características especiales y en altos volúmenes.

Adicionalmente, cualquier impresor podrá brindar los servicios al contribuyente de impresión de comprobantes fiscales, con lo que se ampliará el número de prestadores de servicios y la diversificación de sus funciones.

Se puede consultar mayor información sobre este tema en www.sat.gob.mx



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones