María Félix murió hace 9 años, el 8 de abril: 9 y 8 como el año en que, por un momento, a mi lado, esa mujer a la que llamaban La Doña, bajó del pedestal.

Ésta es la conversación atropellada que sostuve con ella una mañana de 1998 en el antiguo Palacio de Lecumberri, el edificio guardián de lo que hoy es el Archivo General de la Nación. Inauguraba una exposición de fotografías de divas de todos los tiempos.

La suerte, el tumulto y la vorágine de los asistentes al lugar, que deseaban ser copartícipes del aroma de una diva, acercarse un poco a ella, y hablarle, me situó circunstancialmente, sin pretenderlo -yo no sabía de su presencia- a su costado.

De pronto, estuve codo con codo -literalmente- de la diva. Tardé un tiempo, quizá un minuto, en reaccionar, primero al alboroto que causaba el monstruo de las mil cabezas que nos acechaba, y luego en ver tal cual era a la frágil mujer que a partir de ese momento me usaría como su escudo: sí, era ella, María Félix, La Doña, la diva, pero disminuida, de una estatura menor a la que lucía en las películas. El mismo garbo, pero sin altanería.

Calzaba zapatos de piso y vestía pantalones negros y una blusa que apenas se asomaba por la también oscura chalina que la cubría. Lo único refulgente eran sus prendedores, sus aretes, sus enormes anillos, su cabello limpio, sus piedras preciosas, no más que ella.

Recordé en la barahúnda, inconsciente pero no tonto, que en la bolsa del pantalón guardaba una grabadora portátil que había comprado recién. Con la grabadora en la mano y la imprudencia en la actitud, caminé a su lado, con la misma cercanía de los amantes que la acompañaron por las calles de París o Cuernavaca… sólo que entre los pasillos oscuros de una exposición en el decimonónico edificio de la ex penitenciaría porfirista de la Ciudad de México.

Le susurré algunas, muchas, malas preguntas. Y ella gritó varias, muchas, buenas respuestas. Algunos reporteros registraron nuestra conversación y luego me la arrebataron para hacerle unas preguntas más. Aquí las reproduzco todas.

Es la única vez que la vi. Al final, cuando todos se habían ido, me dejó como recuerdo su firma temblorosa en una fotografía, que obtuve con alguna frase adulatoria, de ésas que a ella le encantaba escuchar y yo detesto decir.

Le di un beso en la mano llena de suaves arrugas. Cruzamos nuestras miradas y, en eso, sorpresivamente para mí -quizá sin saber, o sin importarle ya, que yo aún grababa- se bajó del pedestal en el que siempre estuvo, y me hizo, muy de cerca, casi al oído, la última, la verdadera confesión, la que a nadie:

“Nunca creí que algún día provocaría lo que hoy provoco. Ser la Doña es como un sueño”.

___________________

“Ayer te vi rodeada por la tarde. Ibas como un cuchillo: desafiando al aire”. Son palabras que, según me dijo María Félix, Pita Amor le dedicó.

¿Basta ser bonita o hace falta saberse bella?, le pregunté.

“Bonita, bonitilla nada más, no, no, no basta, necesita uno saber caminar, estar siempre limpia, creo yo que es lo más importante, ir con el dentista, hacer gimnasia para ponerse siempre en forma, hay muchas cosas para ser bonita, no nada más la nariz”.

¿Y para ser actriz como María Felix?

“Estudiar, estudiar y aprender un oficio”.

¿Las joyas le dan realce a la belleza?

“La afición por las joyas se debe primero a que tienes con qué comprarlas, porque si no es un complejo. Son joyas de amor. Pero ya no se puede salir como antes con unos diamantes porque no sabes qué te puede pasar; pero siempre una mujer necesita un poco de cosas de éstas, el oro da luz”.

Se ha dicho que usted admiraba mucho las joyas de Dolores del Río, ¿es así?

“Dolores del Río no tenía joyas: eran joyitas. No es que la esté criticando, cada quien tiene lo que tiene y yo he tenido por privilegio joyas muy, pero muy buenas, pues también mi talacha me daba mucho dinero y las compraba”.

¿Hay alguna mujer que haya pretendido situarse a la estatura de diva que usted ostenta?

“Yo no la conozco. Mi trabajo no tenía rivales, no sé, a mí me ha ido siempre tan bien en todo. El cine antes era muy chiquito, no era muy importante. Ahora el cine en México no existe; pero yo creo que nunca tuve competencia real”.

¿Se quedó con ganas de sostener un romance con algún actor?

“No, todos se me dieron muy bien”.

¿Qué le hace falta como mujer?

“¿Qué me hace falta a mí?, ¿a mí como mujer? ¡Nada! ¡Qué me va a hacer falta! un hombre siempre he tenido cerca… uno o dos. ¿Y cuál es el defecto de andar con tres o cuatro? Estar acompañada por alguien inteligente, bien, guapo, te levanta el ánimo enormemente, tener a una persona cerca siempre, ¡por supuesto que macho! Pero no maltratada de golpes y empujones, no, a mí no me gusta eso.

“Hay algunos que no me convenían realmente, unos por feos, otros porque estaban muy pobres y no, a mí no me gusta andar pidiendo medias, a mí me gusta tener una gente que trabaje, que se gane su vida, como yo…

“Siempre he sido independiente, rechacé casarme con algunos para poder ser independiente y hacer lo que yo quisiera. Yo soy liberal porque siempre hago lo que quiero. Soy alguien amable, alguien que está programada para pasarla bien.

“La vanidad puede ser buena y puede ser mala, según como la manejes, te motiva, te ambiciona (sic)”.

¿Agustín Lara fue su mejor amante?

“Yo creo que eso lo inventaron, porque he tenido gente con las mismas cualidades. No lo sé, esas cosas no se pueden hablar así nada más, esas cosas son más bonitas porque son más secretas”.

¿Qué veía usted en los hombres que escogía para quererlos?

“¡Debían de tener algo para que me fijara yo en ellos!”

¿Qué era?

“¿Puedo decir la palabra ‘pendejo’ que es tan bonita? Bueno, pues ese tipo de cosas no divierte, he procurado tener siempre gente inteligente cerca de mí, mis amigos han sido muy inteligentes, desgraciadamente la mayor parte se han ido de este mundo, ya no están.

“Tuve a un Renato Leduc como amigo, un Diego Rivera, una Frida Kahlo, un Xavier Villaurrutia, Pepe Alvarado, tuve muchos amigos inteligentes que ya se fueron.

“A mí el amor se me dio muy bien, para que voy a negarlo, siempre estoy acompañada por alguien que me ama y eso es bastante bonito porque te hace la vida, ¿no?”

¿Alguna vez ha disputado un hombre con otra mujer?

“Yo pelearme por un señor, no. Ellos sí por mí; pero yo por ellos no”.

¿Algún hombre la ha hecho llorar?

“En el cine sí”.

¿Y en la realidad?

“No, he tenido mucha suerte porque me han querido mucho, he tenido mucho amor, me lo han dado mucho y la verdad es que yo nunca he llorado por un hombre porque desde el momento en que no me quiere él ya no lo quiero yo”.

Diosa, ¿se ha usted arrodillado ante algún hombre?

“Me he arrodillado en la iglesia; pero ante un señor todavía no”.

¿Es usted feminista?

“Hay una cosa muy mala en las mujeres de hoy: que quieren parecerse a los hombres y no podrán nunca parecerse a los hombres. El hombre está constituido de una manera que no podremos nosotras, jamás, por mucho que queramos tratar de parecernos, somos diferentes, ser como un hombre no se puede.

“Soy feminista en el sentido de que quiero que la mujer progrese, no lo soy en el sentido de que la mujer se quiera parecer al hombre, soy feminista de los 90.

“A las mujeres no les va a gustar esto que voy a decir; pero creo que ya lo he dicho alguna vez: para que un hombre pueda saber cómo es la mujer de su casa necesita probar otras. También la mujer, no nada más el hombre, la cosa debe ser pareja”.

¿De qué está usted en contra?

“Yo estoy en contra de muchas cosas, estoy en contra de que en la explanada del Centro Histórico (de la ciudad de México, cuando Cuauhtémoc Cárdenas era jefe de gobierno) se pongan árboles porque se va a volver un excusado público. No volveré al Centro Histórico si lo convierten en plaza con árboles y con flores. Yo creo que esta plaza le pertenece al pueblo, que es el que tiene que decidir, y es una tribuna en la que el pueblo se puede manifestar.

“Estoy a favor de manifestarse en contra de la inseguridad que hoy tenemos: no podemos salir a la calle porque no sabemos qué nos van a dar, si nos van a dar un machetazo, si nos van a pegar, si nos van a secuestrar, si nos van a robar.

“Pero no es con un listoncito blanco que vamos a manifestarnos. Bueno, eso creo yo, es mi opinión y como no soy ejemplo para nada… Pero añoro Reforma, tan bonito paseo que lo han hecho horrible, añoro cuando la ciudad estaba más limpia; ahora está muy sucia y muy fea. He tratado de limpiar un poquito la Catedral (Metropolitana) que estaba en ruinas, que no sea un excusado público como lo es porque yo, con el ojo de mi cara, he visto muchas cosas ahí. Ésta es una ciudad muy difícil que no debería tener uno sino cuatro o cinco regentes.

“Creo que estamos mal; pero no sólo los mexicanos, creo que es una cosa mundial, en todos lados está mal. La economía va mal, no hay líderes realmente. Pero yo sí creo en la buena suerte: debe haber buena suerte para México; pero debemos ayudarle mucho para que no tengamos tantas dificultades para encontrar un trabajo, el trabajo es una cosa que le falta a muchos mexicanos”.

¿Qué opina del “Mochaorejas” (un famoso secuestrador recién aprehendido en esos días)?

“Si yo hubiera tenido algún poder para hacer algo para (Daniel) Arizmendi, lo hubiera colgado en el zócalo y le habría cortado las orejas y sus partes nobles. Él hizo sufrir a tanta gente que lo menos que podía haber recibido es el mismo castigo de cortarle las orejas”.

¿Qué piensa de la pena de muerte?

“Yo estoy con la pena de muerte para que tengan un poco de miedo todos estos rateros y asesinos”.

¿Le interesa la política?

“Yo no me puedo hacer diputada, pero ustedes sí pueden hacerme diputada o senadora, lo que sea, ¡échenle y a ver cómo nos va! Pero a los políticos los defienden, a ellos no les hacen nada, hay uno de ellos que no sé su nombre, que está gastándose el dinero de nosotros, de nuestros impuestos.

“Yo no soy representante de los mexicanos, nunca he dicho eso, yo tengo mi voz propia”.

¿Sabía que Gloria Trevi quiere lanzarse como candidata a la Presidencia de la República?

“¿Quién es Gloria Trevi?”

¿Hay algún personaje que hubiera deseado interpretar?

“Yo no me acuerdo. Me gustó mucho hacer prostitutas, porque hacer prostitutas, que es un oficio muy difícil… pues hacerlo así de mentiritas es muy interesante”.

¿Es fácil la vida de una estrella?

“Es muy duro estar frente al público, a veces estás consentida pero es parte de todo.

“En cada película mía yo quería aprender, ser mejor, porque soy una improvisada. Entré a trabajar así pero me apuré a aprender porque vi que tenía mucho éxito. Yo nunca estuve en escuelas de arte dramático ni nada, aprendí al paso de la vida, lo que me ensañaban mis papeles, mis roles, la gente buena que trabajó conmigo, porque yo trabajé con gente sumamente extraordinaria.

“Por ejemplo, yo no sabía hablar francés, pero aprendí para trabajar. He aprendido lo que mis directores me han enseñado, lo que he podido aprender al paso del trabajo”.

¿Recibió propuestas indecorosas de algún director?

“Yo nunca tuve que estar con las patas pa’ arriba para trabajar, nunca me dediqué a eso, nunca me tuve que ir con un hombre para tener trabajo, jamás, ni por dinero ni por trabajo”.

¿Juzga usted que nuestro cine sigue produciendo estrellas comparables a las de antaño?

“No… pero… bueno… ¡yo valgo por 50!”

¿Por qué se retiró del cine?

“Me retiré porque tenía 87 caballos pura sangre que dirigir y que poner en valor, por eso me quité de hacer películas”.

¿Tiene planes para volver a actuar?

“Benjamín Cann, que es un buen amigo mío, es además un gran director, y está haciendo algo para Verónica (Castro) y para mí. Quiero mucho a Verónica, es una muchacha inteligente, guapa, muy talachadora como yo, que le gusta mucho el trabajo y me cae bien. Yo siempre he estado en Televisa desde que estaba quien la fundó, el señor Emilio Azcárraga Vidaurreta”.

En una película ideal de su vida, donde usted fuese la estelar, ¿quienes serían sus coprotagonistas más importantes?

“Digamos que el ‘Músico Poeta’ (Agustín Lara) fue muy importante en mi vida, muy importante. En el lugar donde yo esté, me pongo de pie cuando alguien pronuncia el nombre de Agustín Lara porque yo le he tenido un respeto y una admiración sin límites.

“También me pongo de pie, por ejemplo, con Carlos Gardel…  en fin, me pongo de pie con la gente que yo reconozco… ¡claro que no todo el tiempo porque estaría yo de pie todo el día!”

¿Le gustaría actuar en una película biográfica?

“Yo no… ¡volver a pasar todo lo que he pasado, ya no!”

¿Se considera usted una leyenda?

“Leyenda es la que ya se murió, yo todavía sigo aquí. Tal vez (decir que es una leyenda) es un homenaje a las tantas veces que se pronunció el nombre de México fuera de aquí, gracias a mí”.

¿Qué es ser “La Doña”?

“Algo fregona tiene una que ser para que le digan así. Estoy acostumbrada a serlo, mi lorito en mi casa me dice ‘La Doña'”.

¿Qué le ha dado la vida?

“El privilegio de estar al frente del público, haber tenido el privilegio de tratar con tanta gente inteligente. He tenido un privilegio muy grande que me ha dejado mi carrera: haber conocido a tanta gente importante y haberme dado cuenta de la importancia de cómo está México, mi país, de tener una voz, creo que en este país tengo una voz y puedo decir lo que pienso porque nunca les he metido y siempre he querido hacer lo mejor, cosas chiquitas porque no puedo hacer cosas grandes, como quitar la Diana de donde la tenían arrumbada.

“Yo he tenido siempre mucho valor para las cosas, no he sido una timorata ni una tímida. Para muchas cosas sí, pero no en el trabajo, no en mis amores”.

¿Le gustaría ser recordada después de su muerte con una exposición como ésta, de fotografías o de pinturas?

“En primera pienso que para eso falta mucho tiempo. Pero creo que donde esté, a su tiempo, me dará mucho gusto que hagan una exposición de fotos así y que se me recuerde, ni modo.

“En muchas partes se ha anunciado mi muerte y todavía no, estoy muy viva, muy enérgica, muy entusiasmada, todavía con el privilegio de hacer muchas cosas y le doy gracias a la vida que ha sido tan buena conmigo.

“Yo no me voy a despedir nunca, siempre estoy con ustedes y eso es lo que me mantiene con esta energía”.

¿Creyó en su juventud que algún día iba usted a provocar todo esto, ser La Doña?

“No, nunca. Nunca creí que algún día provocaría lo que hoy provoco. Ser la Doña es como un sueño”.

Y María murió en el sueño hace 9 años, el 8 de abril de 2002, exactamente 88 años después de haber nacido.

__________________

Déjame aquí tus comentarios y búscame en Twitter, donde soy @MariodelaRosa


Pocas cosas más falsas que contestar “¡sí, claro!” a la pregunta que da título a este comentario.

Muchos mexicanos aplauden que el carismático futbolista Javier Hernández encabece una campaña publicitaria que ensalza el haber nacido en este país, un orgullo frecuentemente apaleado, la última vez tras ciertos comentarios peyorativos dichos en un programa humorístico de la televisión inglesa que causaron revuelo.

Otros tantos apoyan el discurso que la periodista Carmen Aristegui ha adoptado tras ser despedida de un noticiario radiofónico, luego de presuntamente haber transgredido el código de ética de la empresa MVS.

Sí, pero ¿cuántos mexicanos respaldan éstas u otras causas con la autoridad moral que sólo dan las verdaderas y arraigadas convicciones que llevan a la acción?

No muchos, de acuerdo con mi lectura del estudio “Sueños y aspiraciones de l@s mexican@s”, realizado en otoño de 2010 por las firmas de estudios de opinión Gaussc y Lexia, encargado y recién publicado por la revista Nexos, que dirige el escritor Héctor Aguilar Camín.

Según este sondeo nacional, patrocinado por Walmart, BBVA Bancomer, la Bolsa Mexicana de Valores y Grupo Nacional Provincial, 86% de los mexicanos es, sobre todo, individualista: cree mucho en sí mismo, en su esfuerzo, pero muy poco en sus connacionales, en su país.

Un sentido antinacionalista muy lejano, pues, del emotivo eslogan “imagínate despertar y recordar que eres mexicano. Menos prejuicios, más ejercicio” que Powerade promueve con el “Chicharito”, por lo demás el mexicano con mayores triunfos hoy en día en el futbol profesional internacional.

Por otra parte, según el mismo estudio y por diversas circunstancias, 64% de los mexicanos no tiene un amplio acceso a la información, propuesta que abandera Aristegui, y sólo 9% tiene como principal aspiración en la vida que México sea mejor, premisa del discurso de la periodista a favor de la transparencia gubernamental.

Ni todos somos “Chicharito” ni todos somos Aristegui. ¡Cuánto mejor! dirá algún despistado y superficial defensor de la multiculturalidad. Y tendría razón, mucha razón, si, y solo si, estos arquetipos no habitaran, en el tan despoblado país de nuestro imaginario colectivo, el callejón casi fantasma de los mexicanos con alguna convicción, aunque de tan mediáticos opaquen a vecinos más discretos.

Siempre habrá, claro, quien desde su sofá llame a la insurgencia contra uno que otro faraón, quien achaque a “la clase política” los demonios de este país y quien repita, desde su smartphone vía Twitter, que ya basta de que todo, pero todo todo, se haga siempre, pero siempre siempre, tan mal.

Siempre habrá de ésos, pues, que creen que los sueños se pueden hacer realidad, 76% de los encuestados por Nexos.

Pero quien salga a hacerlos realidad, quien salga a dar su lucha, cualquiera que ésta sea, se esté a su favor o en su contra, y se arriesgue a equivocarse y fracasar, vive en México en el pírrico 1% de quienes, según el estudio, tienen por objetivo vital algo tan poco sexy -y tan poco explorado por aquí- de ser un buen ciudadano (y que conste que yo no meto las manos al fuego por nadie; ni al agua, pues).

¿Qué opinas de esto? ¿A favor o en contra? Te agradeceré que me lo digas aquí mismo, abajo, en  la zona de comentarios de este blog, y que sigamos la conversación en tiempo real vía Twitter, a través de mi cuenta @MariodelaRosa.


“Sueñan las pulgas con comprarse un perro. Y sueñan ‘los nadies’ con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni mañana ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que ‘los nadies’ la llamen, ni aunque les pique la mano izquierda o se levanten con el pie derecho… o empiecen el año cambiando de escoba”

Eduardo Galeano

A “los nadies” no les llueve la suerte, pero les llueven aludes que sepultan sus casas ya de por sí “jodidas, re jodidas“, como diría el escritor uruguayo. En Tlahuitoltepec, Oaxaca, por ejemplo, la madrugada de este martes el desgajamiento de un cerro en la región Mixe dejó a personas desaparecidas cuyas casas, si se les podía llamar casas, quedaron sepultadas mientras dormían: http://cnn.mx/n000A7N

En Oaxaca ya había desde ayer 4 ríos desbordados, 20,000 damnificados y más de 5,000 casas con daños severos por las lluvias.  En Veracruz, por efectos de la tormenta “Matthew”, 7 mil personas duermen hoy mismo fuera de sus casas.

Casas de los nadies “que no son, aunque sean; que no hablan idiomas, sino dialectos; que no profesan religiones, sino supersticiones; que no hacen arte, sino artesanía; que no practican cultura, sino folklore; que no son seres humanos, sino recursos humanos“, como escribió Galeano con ironía, con rabia.

Imagen de previsualización de YouTube

¿Cuántas veces hemos escuchado esta noticia? ¿Por qué siempre “los nadies”? ¿Cuándo les lloverá la buena suerte? ¿Qué hacemos, más allá de dar donativos que ayudan, pero no resuelven, y condolencias que consuelan, pero no reviven a los muertos? ¿Cómo ayudamos a “los nadies” a ser “alguien”? ¿Cómo hacemos que su suerte deje de depender de “la buena” o “la mala suerte“? ¿Cómo logramos que un alud de justicia sepulte la “mala suerte” a la que sus gobernantes, no el destino, sus gobernantes, los han condenado?

Los desastres naturales son muchas veces inevitables, cierto, pero en este siglo 21 evitar ser víctima de ellos es casi siempre, creo, muy posible, al menos, muy previsible. El alud cayó sobre los oaxaqueños mientras dormían… ¿cuantos aludes tienen que caerle a este país, a este mundo, antes de hacerlo despertar? ¿Pueden ustedes hacer algo que resuelva el problema de raíz, señores poderosos, señores millonarios? ¿O será que nuestras esperanzas, como las casas de “los nadies”, ya quedaron sepultadas?

¿Fue la mala suerte otra vez? Déjame aquí tus comentarios y ayúdame a contestar la pregunta en Twitter, mi cuenta es @MariodelaRosa


La directora de orquesta Alondra de la Parra, esa joven de 29 años que la revista Expansión llamó en 2009 “la batuta que inspira”, será la joya de la corona en la celebración del Bicentenario de la Independencia de México en la capital y otras 5 ciudades del país.

Su Orquesta Filarmónica de las Américas, con ella al frente, dará un concierto de música mexicana en pleno 15 de septiembre al pie del Ángel de la Independencia, en el Paseo de la Reforma, donde apenas en diciembre pasado hizo lo propio el tenor Plácido Domingo.

Apréndete su nombre: lo vas a escuchar mucho las próximas semanas y, si su carrera sigue ascendiendo como hasta ahora, no le perderás la pista en mucho tiempo (hasta Emilio Azcárraga Jean, el CEO de Televisa, twitteó el fin de semana las fechas de su actual gira).

¿Pero quién es esta mujer a la que la revista Quién ubicó en 2009 dentro de los 50 personajes que mueven a México? ¿Cómo hizo para llegar tan alto? Platiqué con ella hace unos días y te la quiero presentar. Por favor ve este video y después te cuento dónde la puedes encontrar.

Alondra de la Parra acaba de estrenar junto con su orquesta su primer disco doble, Mi Alma Mexicana, con 15 temas de compositores nacionales de los últimos 200 años, que ella misma seleccionó con el auxilio del crítico musical Lázaro Azar y el también director Joshua Feltman.

Da clic aquí para escuchar los temas

De la Parra, nuera del ex presidente de México Ernesto Zedillo (pues está casada con su hijo Carlos), licenciada en piano y maestra en dirección orquestal por la Manhattan School of Music, hará una breve gira por el país entre el 3 y el 16 de septiembre.

Los habitantes de la Ciudad de México tendrán más oportunidades de verla y escuchar a su orquesta, pues además del concierto del 15 en el Ángel podrán acudir a la Sala Nezahualcóyotl de la UNAM tan pronto como este viernes 3 o el lunes 6 de septiembre.

Ambos días el repertorio será mexicano y extraído de su disco, pero será distinto para cada fecha (¿te gusta Ponce? ve el viernes, ¿prefieres a Moncayo? espera al lunes).

El sábado 4 estará en el Teatro Ocampo de Cuernavaca; el miércoles 8 en el Ramón López Velarde, de Zacatecas, y el viernes 10 en el Degollado de Guadalajara.

El domingo 12 actuará en el Teatro Macedonio Alcalá, de Oaxaca y el jueves 16 cierra su gira por México en el Festival Internacional Santa Lucía, Bicentenario NL 2010, en Monterrey.

¿Qué opinas de Alondra de la Parra? ¿Crees que tiene el nivel para encabezar uno de los festejos más importantes del Bicentenario en México? ¿A quién prefieres para los festejos? ¿A Alondra de la Parra o a figuras como Áleks Syntek, quien canta la canción oficial de la celebración? ¿Qué otros artistas mexicanos deberían estar incluidos en la celebración oficial?

Déjame aquí tus comentarios y continuemos la conversación en Twitter, sígueme en @Mario de la Rosa.


Ponemos punto final a la euforia por el futbol con el triunfo de la Selección de España en la final del Mundial de Sudáfrica 2010… ¿cierto?

Si no, aquí van 5 datos para que, por lo menos los mexicanos, volvamos a la realidad:

1. Vamos perdiendo en educación

Este año, un millón de menores de entre 12 y 14 años se sumará a la población sin educación básica, según el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

2. Vamos perdiendo en seguridad

19 estados del País aumentaron su incidencia delictiva en los últimos 15 años, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública de la Secretaría de Gobernación.

3. Vamos empatados en corrupción

Las corporaciones policiacas de todos los niveles tienen hoy el mismo grado de corrupción y vínculos con la delincuencia que hace 14 años, según un estudio del Centro de Investigación y Docencia Económicas y el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey.

4. La pobreza nos va ganando

El porcentaje de mexicanos cuyos ingresos laborales no alcanzan para comprar una canasta básica de alimentos aumentó 13.8% en 5 años, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.

5. … Y el desempleo en los jóvenes, también

La población económicamente activa de entre 20 y 29 años sin empleo en México creció 38% en 2 años, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo.

Que ya tenemos la mira puesta en Brasil 2014, dicen. Me parece muy bien. Ya va siendo hora de superar el “ya merito” y ganar, por fin, la copa de la FIFA de ese año.

Pero ojalá que también tengamos planes -y si no, que los hagamos- para superar nuestros múltiples rezagos en los asuntos listados… y en muchos otros, igual de prioritarios: ¿qué tal los de tantas décadas en temas de derechos humanos, transparencia, democracia o justicia social… por ejemplo? Y en economía, ni hablar.

¿Alguien se atreve a hacer una predicción para Mexico? ¿Acaso el pulpo Paul?

¿Cuáles deben ser las prioridades de este país? ¿Cuáles son sus más grandes pendientes?

Déjanos tus comentarios aquí por favor y también sigamos la conversación en Twitter, mi nickname es @MariodelaRosa.


Rolando Villazón, el tenor mexicano más importante de la actualidad, cree que México será campeón en el Mundial de Sudáfrica (y tiene razones muy convincentes).

Entrevisté en exclusiva al llamado sucesor de Plácido Domingo en el Auditorio Nacional la medianoche del jueves 17 de junio, apenas minutos después del primer concierto que ofreció en la Ciudad de México tras una ausencia de 5 años y antes de los que ofrecerá el 23 en Zapopan, Jalisco, y el 26 en Acapulco, Guerrero.

Confronté sus opiniones contra las de algunos asistentes que, como casi 10,000 personas, también atestiguaron el estreno de su nuevo disco de música mexicana, “¡México!” y a los que quizá sólo las una el gusto por Villazón: Manuel Bartlett, Lázaro Azar, Iván Martínez, Jorge Volpi, José Areán, Laura Zapata, Gerardo Estrada, María Luisa de Chávez, Gerardo Priego y Verónica Lelo de Larrea.

En este video, buena parte de lo que platiqué con Villazón y los demás esa noche. Velo por favor… y seguimos platicando.

¿Qué opinas? ¿Estás de acuerdo con Rolando Villazón? ¿México será campeón? Ya se sabe que yo odio el futbol, pero déjame aquí tus comentarios y también nos leemos en Twitter: @MariodelaRosa



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones