Su marido le dice “la roca”.

Y su presencia se siente igual. Tuve la suerte de compartir un cocktail con ella y otras mujeres en Los Pinos hace una hora.

Exhala seguridad y está atenta a los detalles. Pregunta antes que una le pregunte, mira fijo a los ojos, te toma de las manos y se interesa por lo que cada una comenta.

No se ve como una pose. Se ve auténtica y sabe que eso la convierte en un imán para la gente que se acerca.

La reunión, el cocktail se desordenó con su presencia: todas, desde gobernadoras hasta diputadas, presidentes de corporaciones internacionales, catedráticas, ejecutivas querían una foto con ella.

A pesar de lo varipinto de la convocatoria, algo unía a estas 50 mujeres: ninguna quería irse de esa sala sin una foto en su celular de la primera dama.

“Este es mi primer viaje a México pero prometo que no será el último. En la siguiente visita traeré a mis hijas para que aprendan lo maravilloso de este país: su arquitectura, su historia, su cultura”, dijo con tono confidente y enfundada en un vestilo arrasado corto color amarillo.

“Es tan sencilla”, “es tan normal”, “me encanta su estilo”, “no parece que fuera la esposa de Barack Obama”… comentaban las mujeres a su alrededor.

La diseñadora de joyas Tanya Moss se acercó a saludarla y la Primera Dama de la Casa Blanca lo primero que hizo fue tomar el collar que ella traía para ponderar el diseño (vale decir que Tanya casi muere de la emoción cuando hizo halagos a la platería que traía).

Pasos más allá Beatríz Paredes la cruzó al paso para decirle que ella fue una de las primeras en festejar el triunfo de su marido en la presidencia de Estados Unidos y le entregó un folder ‘con la historia del PRI’ para que conociera su partido.

Otra invitada que llegó con regalos fue Denise Dresser que le llevó sus dos últimos libros a Michelle Obama.

Michelle Obama tiene una cualidad: hacer sentir cómoda a la gente a su alrededor. Le gusta abrazar, no le molesta que la abracen, sonrie, arquea las cejas y se deja sofocar por las invitadas.

De cerca la sigue todo el crew de seguridad del gobierno de Estados Unidos, de México y sus dos secretarias privadas, Kathy y Kristen (que no superan los 30 años) que se encargan de anotar todos los pendientes que ella va recorriendo paso a paso por la reunión.

La marimba  de fondo no dejaba escuchar muy bien las preguntas que le hacían, pero ella no dudaba en acercarse más y preguntar de nuevo.

“¿Qué diseñador es el de su vestido?”, le preguntaron casi domésticamente a la Primera Dama y ella con un ademán muy fresco dice “la verdad es que no me acuerdo… a ver déjame pensar y al ratito te lo digo”.

Margarita Zavala, la primera dama de México y anfitriona, se sentía agobiada por el asedio de las mujeres pero ella estaba meas tranquila y le decía al oído, “no te preocupes, yo las entiendo”.

Las mediáticas Adela Micha y Martha Debayle no la soltaban ni a son ni a sombra, y pedían más fotos con la mujer detrás del hombre más importante del planeta.

Se ríe con naturalidad, sabe que es el centro de la escena y sin embargo le da el espacio a cada una. “Quiero una foto para el Facebook”, decía en la fila para el beso oficial la ex secretaria de Educación Josefina Vázquez Mota.

Muchas la llaman ‘La nueva Jacqueline Kennedy’ y no fueran pocas las mujeres en la cena que hablaron de sus famosos biceps.

Estoicamente esperó su turno Maria Elena Morera quién le contó de la nueva organización que acaba de crear, Causa Común, y Michelle la tomó de las manos y escuchó toda la propuesta ciudadana de Morera.

Pasos atrás, Rosario Green esperaba su turno y fue con la única que pidió a su asistente coordinar una futura reunión. Nombraron amigos en común de Washington y no faltó el flash final de la foto sonriente.

“Este es el primer viaje que hago sola fuera de Estados Unidos y elegí México porque se que tenemos más cosas en común que cosas que nos separen”, dijo entre las invitadas.

Sin guión, sin agenda política aparente, con fuerza, con estilo propio Michelle Obama está dejando su marca registrada por donde pasa. Tanto que hoy su imagen positiva supera a la de su propio y famoso marido (70% versus 50%)

Y ‘la roca’ pasó por México.

Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones