Por fin, las instituciones financieras quieren que inviertas tu dinero. Este mes, por primera vez en mucho tiempo, hay una oleada de productos para que tú empieces a forjarte un patrimonio. Ya no están tan caros como solían estar. Ya es hora de que inviertas y aproveches el momento.

Antes te pedían cuando menos 10,000 pesos para que abrieras una cuenta y tuvieras buenos rendimientos. Ahora ya puedes empezar con 1,000 pesos. En Invercap están por anunciar con bombo y platillo una cuenta que se llama Inverfácil, que se abre con 1,000 pesos y que le puedes ir depositando 1,000 pesos mensuales. Los de Finaccess también prometen presentar algo interesante. Veremos.

En Skandia ya presentaron sus cuentas, que te piden invertir entre 500 y 1,500 pesos al mes. Las comisiones andan entre 2 y 3% del saldo promedio. Si tú inviertes 6,000 pesos en un año, te cobran 180, pero se supone que ya te dejarán entrar a fondos con buenos rendimientos.

Los de Banamex presentaron Blink, un banco por internet que te facilita las inversiones.  Puedes abrir la cuenta con 5,000 pesos y te cobran 25 pesos mensuales de comisiones (más cargos por operación). Sí están algo altas las comisiones, pero aquí la ventaja  es que puedes empezar a comprar acciones en la Bolsa de valores o invertir en fondos, por ti mismo (aunque si ya vas a pagar sería bueno que pagaras un lugar con un asesor). Con picarle a unas cuantas teclas, o arrastrar iconos, puedes comprar acciones de Cemex o de alguna empresa extranjera, o invertir en un fondo de deuda del gobierno o de la Bolsa de Valores. Considera que estás pagando por un curso de hágalo usted mismo en finanzas bursátiles. Antes de meterle dinero real, podrías jugar un ratito con su Blink Trail y ver cómo te va como corredor de Bolsa autodidacta. En Banamex me dicen que a medida que aumenta el monto de tu cuenta, van disminuyendo las comisiones. “La intención es que incrementes el patrimonio”, dice Eduardo Contreras, director de Blink.

Tú ya sabes que también puedes empezar a invertir con poco dinero en las cuentas adicionales de las afore o en otras distribuidoras de fondos de inversión, como Fóndika, Actinver y MasFondos.

Y ya que hablamos de cursos para ser un autodidacta en la Bolsa, los de Actinver tienen su reto bursátil, que da premios a quien logre los mayores rendimientos en tres meses. Te inscribes con 1,000 pesos… y me cuentas cómo te fue.

Los bancos ya no están tan activos en esto de ofrecerte buenos rendimientos por un pagaré, como estuvieron hace un año, aunque algunos podrían sorprenderte. En este momento (mediados de marzo de 2010), Bancoppel ofrece un rendimiento de 7% anual para quien invierta cuando menos 1,000 pesos y los deje 330 días.
Recuerda que ahí hay que descontar comisiones e impuestos. También que debes tener inversiones en diferentes instrumentos y no quedarte sólo en prestarle dinero a un banco. Puedes comparar cómo andan los rendimientos ofrecidos por los bancos picándole aquí.

Si ya por fin decides invertir y te quitas esas ideas de que aquí no se puede hacer nada por culpa del gobierno, la cantina, los amigos, la familia, México, la pobreza o el pretexto que quieras inventar, te quedará todavía una fuerte tarea: vigilar cómo le va a tu inversión (nadie lo hará por ti) y evitar que te cobren comisiones de más.


Dale con el rescate del plan de ahorro escolar. Josefina Vázquez Mota, cuando era secretaria de Educación Pública, lo anunciaba cada vez que se reunía con los banqueros y ahora ya agarró la costumbre también Alonso Lujambio, su sucesor en la SEP.

Y los dos salen con la misma referencia nostálgica a aquellas estampitas que les daban en la escuela. ¿De qué se trata? ¿De revivir nuestros recuerdos o de generarles cultura financiera a los niños? Porque cada vez que se acuerdan de que existía aquel programa dicen que no funcionó porque la inflación erosionó el precio del dinero ahorrado.

¿Y ahora por qué no habrían de erosionarse los ahorros? Porque en aquellos entonces había inflaciones altísimas, como de 100% y ahora la inflación es baja. Mmmh. OK, si la inflación altísima era de 100% y el rendimiento del dinero guardado en el banco era de 90%, claro que estaban perdiendo. Y si ahora la inflación es de 5% y el rendimiento del banco es de 4%… ¿qué pasa? ¡Ah! También la inflación erosiona el valor del ahorro.

Parece que la gran novedad de este plan es que  en lugar de estampitas habrá hologramas o una tarjetita muy bonita. Ya lo había escrito antes, el plan me recuerda aquella escena de Mary Poppins en que los banqueros persiguen a los niños para quedarse con el dinero que ellos quieren darle a la señora de las palomas.

Claro, ese romántico mensaje viene de Disney, que no tenía que perseguir a los niños para quedarse con su dinero (en aquel entonces, nuestro dinero). La cosa es que deberíamos encontrar otra fórmula para la educación financiera, que sí, haga a los niños entender que los bancos son necesarios, pero que nos dé a todos (los niños y los grandes) el mensaje de que el buen manejo del dinero no se trata de sacrificarse para que la banca cobre comisiones y nos regrese ahorros devaluados, sino de juntar dinero para cosas más útiles que la satisfacción instantánea. Que el ahorro y la inversión implican también que sepamos planear para el futuro y entender en dónde guardamos nuestro dinero.

Nos urge que seamos un país que entienda de mejores maneras de guardar el dinero que la libretita de ahorro, ya sea con estampitas o con hologramas.



Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones