¿Por qué son tan irresistibles las tiendas de Apple? Serán los colores, el montón de cajitas muy bien ordenadas, la iluminación, la atención de los chavos, que te tratan con tanta familiaridad y respeto que crees que de verdad eres alguien que sabe usar lo más nuevo de la tecnología: en resumen, que eres cool.

Eso ya lo cuenta Martin Lindstrom, en un libro de hace algunos años llamado Compradicción, que te confieso que no me vuelve loco, pero que sí trae algunas claves de lo que pueden hacer los mercadólogos para hacer que tú compres y vuelvas a comprar.

Si le sumas a eso que tu celular está en tus manos o a menos de 2 metros de ti durante todo el día, la adicción a comprar cositas de Apple y todo lo que se le relaciona es casi inevitable. Y ¿qué crees? Puedes comprar en automático. La tienda de iTunes abre 24 horas al día y ya está registrada tu forma de pago para siempre jamás, así que compras literalmente con dos clicks (porque debes meter tu clave).

Acabo de hacer un experimento científico. En un solo día gasté 400 pesos en la tienda de iTunes sin despegarme de mi celular. Y después de comprar la décima canción entré a mi cuenta y quité mi tarjeta del registro de la tienda. Tan sencillo como eso. Para enfrentar una conducta que se estaba convirtiendo en compulsiva, lo único que tuve que hacer fue que dejara de ser automática. Que me costara un poquito más de trabajo gastar.

Así de sencillo. No es que seamos culpables de comer o de gastar de más, porque eso está padre y a todos nos gustan las recompensas. Pero de esa forma no lograremos nuestro mayor bienestar. Comer de más es malo para salud. Gastarte toda tu quincena te deja sin ahorros para tu retiro, para la escuela de tus hijos o para pagar el hospital en caso de que te enfermes. De nada te servirá sentirte culpable cuando necesites el dinero (o cuando te duelan las rodillas por el sobrepeso). Necesitas una guía para cambiar de hábitos.

David Kessler, en el libro The End of Overeating, da algunas claves para romper con los malos hábitos para comer. Y esas claves también te pueden servir para romper con tus malos hábitos al gastar.

Son sencillas. Si quieres escuchar un podcast al respecto, pícale aquí. Aquí te va una pista. Tienes que reconocer qué es lo que haces antes de caer en tu compra o en tu comida por compulsión. Somos muy rutinarios, así que es posible que siempre te comas unas quesadillas grasosas cuando pasas por cierta esquina o te compres algo cuando te peleas con tu pareja. Reconoce esa rutina y haz algo diferente la próxima vez. Te puede servir.

 

 

Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones

Deja tu comentario