Los gorrones (o polizontes) son un problema para ti y para la economía. Los que podrían pagar impuestos y no lo hacen, de todos modos reciben los servicios públicos (por más que te quejes, en las colonias de clase media de las grandes ciudades del país hay alumbrado público, calles pavimentadas y recolección de basura). En una pareja, el que no lava los platos porque considera con cinismo que mágicamente aparecerán lavados de todos modos. El que tira el árbol de Navidad en la calle, porque sabe que al final de cuentas, alguien lo recogerá, no importa el costo.
Los polizontes son un problema que han analizado los economistas, pero también representan un tema que tendríamos que ver al pensar cómo usamos nuestro dinero. Tú pagas entre 300 y 1,000 pesos por comprar un árbol de Navidad para adornar un bonito festejo religioso, que habla de paz y amor y esas cosas. ¿Cómo puede alguien, el 6 de enero, aventar ese árbol, convertido en basura, a la calle? Porque no ha pensado –o peor, porque sí lo pensó– que alguien más se encargará del problema.

navidad

No hay muchos datos de cuánto le cuesta a los gobiernos locales recoger los árboles. Pero no hay que ser Einstein para entender que ocupan espacio en los camiones recolectores de basura, lo que implica más viajes, y también que ocuparán espacio en los tiraderos, cuando podrían convertirse en buena composta.
Cada año los gobiernos anuncian que recibirán los árboles en ciertos lugares (o que pasan por ellos, previa cita). Y en 2012, el del DF incluso está regalando plantas y composta a cambio de que los lleves a esos centros de recolección. Cada año aparecen los árboles abandonados en el camellón. Pícale aquí para saber dónde reciben tu árbol en el DF.
Los economistas llaman a estos costos “externalidades”. Es una externalidad para una empresa contaminante las emisiones a la atmósfera: tendrán un costo para la sociedad, pero alguien más lo asumirá, a menos que la ley le obligue a reducir su contaminación. Son problemas serios, que suenan tan lejanos e irresolubles como el calentamiento global. Y que no se comparan en nada con tirar un inocente arbolito en la callecita. O sí. Porque tú también puedes usar tu dinero para ser un poco más responsable. Y sumarle al precio del árbol de Navidad, el poquito dinero y tiempo que te tomará llevarlo a un centro de recolección.
Gracias a Duilio Rodríguez por la foto en la Condesa, supuesto centro de la civilización y el refinamiento en el DF.

Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones

Un Comentario para “Santa Claus no recoge árboles”

  1. 1 | Lo dijo: ANTONIO

    La Condesa no tiene nada de civilizada porque mucha gente tira la basura donde sea y muchos tampoc recogen los desechso de sus perros pero si se dicen viajados, educados, con dinero , en fin puro wanna be !

Deja tu comentario