“Más vale paso que dure, que trote que canse.”       Dicho popular

El crecimiento de la empresa familiar puede significar: conseguir más clientes, ofrecer más productos o servicios a la clientela actual, generar más ingresos, lograr mayores utilidades, incrementar su productividad, acrecentar sus activos, aumentar su plantilla de personal o mejorar su rentabilidad.

En cualquier caso, las empresas familiares tienen 4 caminos principales para crecer: mejorar sus procesos actuales, innovar en sus productos o servicios, escalar su tamaño o realizar la adquisición estratégica de una empresa.

El primer camino es mejorar los procesos de la empresa.  Esto implica hacer las cosas con mejor calidad, de una manera más rápida y más barata. Para ello, la empresa debe estar dispuesta al aprendizaje en todo lo que hace.  Es decir, debe intentar nuevas formas de actuar y experimentar lo que razonablemente permita lograr una mejora.

El segundo camino es innovar.  Innovar significa hacer algo nuevo o diferente en la empresa.  No requiere que sea algo nuevo en el mercado, pero sí algo que la empresa no haya intentado nunca.  Las empresas pueden aprender de sus competidores o incluso de otras industrias y otros mercados y transferir tales innovaciones a su empresa y su mercado.  El desafío es preguntar: ¿Por que no? Y estar dispuesto a retar el “status quo”, con pequeñas modificaciones sobre las que se pueda construir para llegar a algo verdaderamente innovador.

El tercer camino es escalar el tamaño de la empresa.  Escalar implica hacer mucho más de lo que la empresa hace en la actualidad.  Esta tarea requiere conseguir más clientes o bien vender más productos y servicios a los clientes actuales.  Para lograrlo se puede ofrecer productos complementarios, desarrollar nuevos productos, ofrecer nuevas variantes de los productos actuales, procurar la compra más frecuente de nuestros clientes (programas de lealtad), buscar nuevos canales de distribución (Internet), ampliar las garantías de los productos o promocionar nuevos paquetes de productos y servicios.

El cuarto camino es la adquisición estratégica de empresas. Una adquisición es estratégica, cuando permite que la empresa obtenga nuevos clientes, nuevos productos, nuevos servicios, incremente su cobertura geográfica o bien desarrolle nuevas competencias.  Para realizar un buen proceso de adquisición la empresa debe contar con los conocimientos para diagnosticar y analizar la situación de la empresa por comprar (“due diligence”), habilidades de valuación para fundamentar el monto de la operación y capacidad de integración (humana y técnica) de la empresa adquirida a la empresa compradora.

Para que se tenga éxito en el camino de crecimiento seleccionado, la empresa debe cumplir con lo dispuesto por las 4 P´s: planeación, prioridades, paso de crecimiento y procesos.  La planeación implica que el empresario tenga claro a donde quiere llegar y cual es la estructura y la infraestructura con la que cuenta.  Las prioridades  requieren definir el enfoque estratégico para dirigir todas las acciones hacia la meta.  El paso del crecimiento significa la capacidad de “pisar o soltar el acelerador”, para que el crecimiento sea acorde a los recursos humanos, técnicos y financieros de la empresa.  Por último, los procesos deben ser revisados para asegurar que se cumplan y que se mejoren.

¿Qué crecimiento busca tu empresa? ¿Cual es el camino de crecimiento que sigues? ¿Cumples con las 4 P´s?

 Visita: www.profitconsulting.com

Sígueme en twitter: @mrbprofit

 

 

 

 

Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones