“Saber pasar la estafeta es el reto crucial del gran líder.”    Marshall Goldsmith 

Todos los empresarios familiares, “tarde que temprano”, se tienen que preparar para llevar a cabo el proceso de sucesión. Algunos autores han calificado este evento como “el último acto de grandeza” del líder familiar. 

¿Qué se necesita para estar listo? Se considera que el fundador tiene que cumplir lo siguiente: estar preparado en lo personal, seleccionar al sucesor, formar al sucesor y pasar la estafeta. 

La preparación personal comprende la autorrealización de que un día se tiene que dejar el puesto de Director General en manos de otra persona. El proceso de sucesión se parece a la carrera de relevos en la cual el corredor inicial pasa al siguiente corredor la estafeta.  Para lograr una buena transición, el primer corredor tiene que disminuir su esfuerzo, desacelerar y hacer la entrega y el siguiente tiene que estar pendiente de recibir la estafeta y acelerar. 

En la empresa familiar el antecesor tiene que reducir su ritmo de trabajo y el sucesor lo tiene que incrementar.  Lo ideal es que la transición sea gradual y que “no se sienta” el cambio de mando.  Para ello, se tienen que vivir tres etapas. En la primera, el líder encabeza el proceso de sucesión (en la empresa y en la familia), la segunda comprende seleccionar al sucesor, capacitarlo y entregarle el poder y la tercera es seguir adelante en una “nueva vida”. 

La parte mas difícil suele ser “soltar el poder”. El empresario familiar está acostumbrado a mandar, a ejercer el control y tener el reconocimiento de todos por su estatus de “jefe”. El aspecto económico normalmente esta satisfecho, al haber formado un patrimonio importante a través de los años de trabajo.  El reto está en el aspecto humano de “dejar de ser” el Director General de la empresa. 

 Lo importante es que el antecesor puede definir: ¿que quiere hacer de ahora en adelante? El retiro no implica inactividad pero si requiere un cambio de vida.  La participación en la empresa se puede concentrar en formar parte del consejo de administración, pero sin querer ejercer funciones ejecutivas, sino más bien realizar la supervisión y apoyo al nuevo grupo directivo. 

¿Tú, ya seleccionaste a tu sucesor? ¿Lo has formado transfiriéndole tu experiencia? ¿Ya le cediste el poder? ¿Ahora qué vas a hacer? 

Visita: www.profitconsulting.com

Sigueme en twitter: @mrbprofit

Nota: Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de CNNExpansión.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de CNNExpansión.
Términos y condiciones